Good Will Hunting (1997)

A9079-00

La película dirigida por Gus Van Sant, escrita por Ben Affleck y Matt Damon, quien la protagonista, y la participación de Robin Williams, cuenta la historia de Will (Damon), un joven huérfano de Boston que se nos presenta como un genio matemático – al parecer cuenta con una memoria fotográfica y lógica – quien logra resolver problemas y ecuaciones de alta complejidad en solo un momento.  Will comparte su vida con su mejor amigo, Chuckie (Affleck) y sus otros amigos del barrio, y divide su vida en la auto-educación, pequeños trabajos, compartiendo en bares y buscando riñas.

Will, trabajando en una universidad como auxiliar de aseo, resuelve un problema planteado en una pizarra, donde finalmente es descubierto su talento por un Profesor (Stellan Skarsgård), quién lo busca y apadrina. El problema que encuentra es que Will “no quiere” ser un genio. No le interesa cumplir con las expectativas que existen sobre él, y utiliza su inteligencia para evitar aquel futuro grandioso que está a sus pies.

Entre tanto, Will conoce a Skylar (Minnie Driver), una estudiante inglesa de Harvard, quien se enamora de Will y también deberá sufrir la visión lógica con que él maneja su vida. Para intentar “habilitar” a Will y, según él, regalar al mundo un nuevo genio, el Profesor contacta a Sean (Williams), un sicólogo que tendrá que enfrentarse al desinterés de Will, al que solo le gustaría continuar con su vida junto a sus amigos y conquistando a Skylar, en el anonimato académico. Es este último interés el que lo acerca a Will, y que hará a Sean crecer al compás del violento rechazo que recibe de parte de su nuevo paciente.

Eso nos plantea Good Will Hunting: la historia de Will, la historia de un hombre que está condicionado por su pasado, que lo atormenta y estanca, que ha encontrado una familia que no está dispuesto a dejar por un prometedor futuro, consecuente con su personalidad, y que encontrará tres impulsos para perdonarse a sí mismo.  Es aquí donde la profundidad de los personajes se agradece de sobremanera, pues cada uno constituye una forma tan distinta de apuntar a la vida en sus respectivas posiciones, donde finalmente nadie está en lo cierto ni equivocado, y todos ofrecen a Will una vía, un camino, que de alguna manera él deberá decidir cuál es el que lo hará dar un paso en su vida, el que nunca se ha permitido.

La película quizás podría ser otra de esas que nos cuenta superaciones, aceptación, amistades a toda prueba, personajes problemáticos u obsesiones, pero sin dudas esta película entrega actuaciones tan sobresalientes que conmueve en su desarrollo, regalándonos escenas inolvidables. Es en este tipo de películas, donde quizás el guión es resuelto por el espectador al momento en que el problema es presentado, en que se valora una gran dirección, que te mantiene en vilo durante toda la película y te deja con un nudo en la garganta cuando se presentan los créditos.

Good Will Hunting es la historia de un potencial, de un talento, que debe perdonar sus errores y los que no son propios para avanzar, una etapa que más de alguna vez todos vivimos y que algunos todavía no se atreven a dar ese paso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s