Man of Steel (2013)

New_Man_of_Steel_Poster

ATENCIÓN: Esta reseña contiene algunos spoilers -menores- sobre la trama de Man of Steel, por tanto, si alguien no quiere conocer algún elemento sin antes haber visto la película, se encuentra advertido.

El hombre de acero está de vuelta y de gran forma, de la mano de Zack Snyder, Christopher Nolan y la genial actuación de Henry Cavill como Kal-El/Clark Kent -más Kal que Clark-, en este reboot de Superman que no sólo lo trae de vuelta al cine, sino que sirve para lanzar el universo compartido de DC Comics en el cine, luego del fallido intento que ocurrió con Linterna Verde (2011).

Ha existido una cierta controversia que rodea a Man of Steel, respecto a lo que se puede decir han sido críticas polarizantes, entre algunos críticos que da la sensación que decidieron odiar a esta película sólo por el hecho de odiarla, sin analizarla realmente por sus propios méritos y entre la comunidad de fanáticos de Superman y los cómics y la cultura pop en general, la cual ha sido en, al menos un 90%, más que favorable. Por lo tanto, y en nuestro análisis queremos recalcar que Man of Steel es una más que buena película, que no está exenta de algunos problemas, pero que entrega un espectáculo visual más que generoso y grandilocuente (que incluso deja chica, en términos de acción, a lo que fue la batalla de Manhattan en “The Avengers” -2012-), actuaciones muy sólidas, con algunas sobresalientes como el mismo Cavill, la hermosísima y talentosa Amy Adams como Lois Lane, y Michael Shannon como un más que convincente y efectivo en su rol General Zod; y en general un sólido reparto con Kevin Costner y Diane Lane como Jonathan y Martha Kent, Russell Crowe como Jor-El, Antje Traue como Faora-Ul, Ayelet Zurer como Lara Lor-Van y Laurence Fishburn como Perry White.

La película configura en sí una serie de narrativas, entre ellas, la situación de ruina inevitable que asecha al planeta Kryptón, entre la inminente destrucción del planeta por la explotación con fines energéticos de su núcleo -vaticinada por Jor-El e ignorada por el consejo supremo del planeta-, y un fallido golpe de estado intentado por el General Zod y sus subordinados, que los lleva a ser condenados a la zona fantasma. Ante esta situación de caos y ruina, es que Jor-El y Lara Lor-Van deciden enviar a su hijo a la tierra, para salvarlo de este futuro y esperar que él se convirtiera en un faro en la oscuridad, que pudiera guiar e inspirar a este pueblo más primitivo que el de Krypton, a un futuro prospero. Junto al bebé Kal viaja también un artefacto kriptoniano, el códice, que contiene la información genética y tecnológica de Kryptón, que podrían permitir un eventual renacer de dicho pueblo.

Luego de esto, la película se reparte en su segmento intermedio, entre dos narrativas: una en el presente, donde Clark Kent se encuentra tratando de mantener un bajo pérfil, mientras trata de encontrar su verdadero lugar en el mundo; y otra que es contada por medio de flashbacks que entrelazan con la historia en el presente, que nos muestran la infancia y adolescencia de Clark, la forma en qué fue descubriendo sus poderes, así como la manera en que esto reflejaba su entorno y las lecciones que sus padres Jonathan y Martha le inculcaban, no sólo respecto a encontrar su lugar en el mundo, sino a tratar de mantener en secreto su identidad verdadera, debido al miedo que en la gente suele despertar lo desconocido.

Es en la narrativa en tiempo presente que Clark conoce a Lois Lane, la audaz e independiente reportera del Daily Planet, que se encuentra realizando un reportaje sobre un descubrimiento militar en Alaska. Sin ahondar mucho, Lois se mete en un problema del cual es rescatada por Clark, ante lo cual se despierta el interés de la reportera, no sólo en tener la premisa de esta historia, sino que comienza a recomponer la vida y los viajes de Clark, y la presencia de una figura que, actuando como ángel guardián, había salvado a mucha gente de accidentes y catástrofes de forma anónima, siempre desapareciendo posteriormente. La investigación que Lois comienza a realizar sobre Clark no sólo lo ayudará a encontrar cual es su rol en el mundo y el por qué debe alzarse como el protector de la humanidad, sino que también sirve como detonante para la aparición del General Zod y su grupo de kryptonianos en la tierra.

Zod, como este líder militar genéticamente fabricado para cumplir y servir a su pueblo, viene no sólo con la intención de recuperar a Kal-El, sino de conseguir el códice y reconstruir Kryptón en la tierra, ciertamente a costa de realizar un genocidio de toda la humanidad. Es ante este reto que Kal debe sobreponerse antes las circunstancias, y probarse, no sólo a sí mismo, sino que a toda la humanidad, que no es una amenaza ni viene a reinar, sino que su rol es el de un protector y de una figura que busca inspirarnos.

Como dije previamente, la película es más sobre Kal-El que sobre Clark Kent, ya que aquí no están las típicas imágenes de una infancia idílica en Smallville que muchas veces han estado presentes en la narrativa de los comics o en otro lugares. Después de todo Kal y sus padres saben que él es distinto, se sabe que la gente reacciona con miedo a lo desconocido. Y es parte del mensaje que entrega la película, no sólo de la forma en que reacciona la humanidad como colectivo al confirmarse la existencia de extraterrestres con la llegada de los kriptonianos; sino que también toma un mensaje importante de Superman, qué es, la forma en que la gente puede dejar atrás este temor inicial por lo desconocido, para darse cuenta que ante este posibles diferencias, hay elementos en común que acercan a la gente. Y es un mensaje bastante relevante en la sociedad actual, y la discriminación y prejuicios que muchas veces existen ante distinta gente.

La película también pone un gran énfasis sobre la habilidad de Superman, influenciado tanto por sus padres terrestres como por los de Kryptón, de poder tomar las decisiones adecuadas en los momentos más difíciles, y por imposibles que puedan resultar. Esto a veces puede resultar shockeante para algunos de los fans más puristas del personaje, respecto a un par de decisiones que se sienten fuera del personaje (aprensión que comparto respecto de una de estas decisiones en particular -la muerte de Zod-), pero que, en la lógica de la película y de esta encarnación de Superman tienen sentido. Si el Superman de Richard Donner protagonizado por Christopher Reeves era el reflejo del corazón más liviano y del colorido de la llamada “Edad de Plata” de los cómics, este nuevo Superman de Snyder y Cavill está más al día con una narrativa más moderna y relevante. Por eso también abundan escenas y momentos que evocan la destrucción del 11 de Septiembre norteamericano -que a estas alturas ya casi son obligatorias en cualquier filme-, las cuales pueden resultar polarizantes.

Sobre lo negativo, la forma no lineal de contar la historia de Clark durante la película no funciona en los niveles esperados. No todas las historias de origen son Batman Begins para funcionar de esta forma (y de todas maneras, Man of Steel tiene menos bagaje emocional que el que tiene la primera película de la trilogía de Nolan sobre Batman), y aquí, si quizás se hubieran usado las mismas escenas (no hay sobre exposición de la infancia/adolescencia de Clark, sino lo que los realizadores consideraron era suficiente), pero de forma lineal, habrían funcionado mejor.

Pero fuera de estas salvedades, en general Man of Steel es una buena película, que agarra vuelo cuando corresponde y no da respiro en cuanto a su espectáculo visual, no bien esto sacrifica desarrollo de personajes (como el caso del tercer arco de Lois), pero esto es comprensible, a mi parecer, en que la película está centrada en Superman, y es el espectáculo que se espera de él. En este aspecto, la acción es increíble, y si la queja de Superman Returns es que estaba al debe en ese departamento, Man of Steel tiene suficiente para cumplir por las dos.

Comentario aparte merece la banda sonora realizada por Hans Zimmer, que evoca en cuotas adecuadas la grandilocuencia de la película, con la majestuosidad que se espera tanto del hombre de acero, como de este compositor. Debe ser uno de los mejores trabajos de su carrera y es una obra de pura belleza.

Al final, Man of Steel es una buena película, más que recomendable, pero que se entiende que podría no satisfacer  a todos. Pero si ud. es fanático de la acción, de Superman, de los comics en general, o quiere pasar un buen rato con una película muy dinámica, y que lo puede tener en el borde del asiento -como vi a muchos en el cine-, no dude en ir a verla. Nosotros la vimos en 3d, y dicho efecto no agrega mucho a la película, da una capa de profundidad a algunas escenas, y no tiene ese 3d invasivo que salta a la vista, pero en general no añade mucho.

(PS: Si tiene buena vista, trate de buscar el easter egg con el logo de Wayne Enterprises escondido en la película)

Anuncios

11 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s