Ladies and Getleman… The Beatles (II)

Seguimos con la segunda patita de revisión de los Beatles en la pantalla grande. Aersh…

Yellow Submarine

yellow-submarine-poster

Luego del fracaso de Magical Mistery Tour, mucho se dudaba respecto de la capacidad creativa del cuarteto sobre todo teniendo en cuenta el ambiente turbulento en la interna de la banda. Bueno, 1968 es el año de la revancha y  publican una de las grandes joyas de la música, el famoso disco homónimo o The White Album y el estreno del film animado dirigido por el director canadiense George Dunning, Yellow Submarine (1968). Si bien la banda no participo ni siquiera en el doblaje de las voces, la película se convirtió en un icono, tanto para los Beatles como para una época en la cual el discurso peace and love se tomaba las calles del mundo. Yellow Submarine sirve  para crear todo un universo paralelo e imaginario a partir de las creaciones musicales de los Beatles utilizando parte de sus mejores canciones de la época más experimental y sicodélica (entre Revolver y Stg. Pepper…), y  también resulta un producto que funciona muy bien en sí mismo, con una animación atractiva y de gran contenido artístico y  discursivo, que acorde al contexto social, enaltece el mensaje libertario de una generación que empezaba a generar cambios en las sociedades más conservadoras.

Pepperland, una tierra “hermosa y desconocida” en donde reina la música y el amor, es invadida por los Blue Meanies, quienes hacen desaparecer todo vestigio de música capturando a la Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. El alcalde de Pepperland ante la inminencia del ataque envía al joven Fred a que busque ayude en un submarino amarillo. El “vehículo” lo lleva a Inglaterra donde encuentra a Ringo, quien logra conmoverse por el afligido personaje, y reúne a la banda para ir en ayuda de Pepperland. Viajes por extraños “mares”,  notables guiños a la realidad (como la escena del clásico entre Everton y Liverpool), extraordinarias versiones de clásicos del grupo con un colorido “tellible-shuper-loco”, y una máxima de vida que nos deja la lucha entre la música de la remozada Banda del Sargento Pimienta y los Blue Meanies: “…todo lo que necesitas es amor”.

La banda sonora del film no es del todo atractiva, ya que la única creación inédita es la lúdica “All Together Now”, lo demás éxitos ya probados y música incidental a cargo del gran George Martin. Mucho mejor resulta ver y escuchar los temas a través de la misma animación. Así temasos como “When I’m Sixty-Four”, “Lucy in the Sky…”, “Sgt. Pepper’s…” adquieren nueva forma y vida, llevándote al cerrar los ojos (y por supuesto con la ayuda de algo mas) al mismísimo mundo de Pepperland.

Let it Be

lp13peli_cartel

Algo de pena da ver este documental, y es que presenciar en primera fila como se termina por desintegrar la sociedad musical más exitosa de la historia no es menor para quienes disfrutamos de su música tanto como se goza del gol de tu equipo favorito de fútbol. Factores del quiebre son múltiples desde los egos personales  hasta cierta mujer oriental que no se despegaba nunca de Lennon (en la película queda de manifiesto). Pero lo más notorio dentro de la interna del grupo es que nadie se toleraba y la sensación es que esta última etapa de los Beatles se trata de McCartney intentando dirigir un buque que todos quieren abandonar (no por nada este es el único proyecto musical en donde George Martin no participa en la producción, quedando en manos del excéntrico Phil Spector).

Let it be (1970), originalmente titulada “Get Back”, fue idea de Paul McCartney, que desde la muerte de Brian Epstein (manager de la banda) se convirtió en el líder indiscutible del grupo tanto en lo musical como en los negocios. Se trata del primer docureality de la historia: grabación y seguimiento durante la creación de su último disco que los llevaría de nuevo a sus raíces (de ahí el título Get Back). Claro, Macca no contó con que los ánimos  en el estudio no serian los mejores, lo que se tradujo finalmente en que el documental retrataría la separación definitiva de la banda (hasta ese entonces).

El documental en un inicio nos muestra a la banda en pleno proceso de composición de su nuevo álbum, con protoversiones de “I Got a Feeling”, “Maxwell’s Silver Hammer”, “Across the Universe” (que en un inicio se titulaba Nothing Gonna Change My World) entre otras. El desgano y la tensión en el ambiente son evidentes, lo que queda retratado para la posteridad en esa  notable escena en donde Paul y George discuten al interpretar “Two of Us”. De ahí en más el documental muestra como el hastío se apodera de los Fab Four; como Yoko Ono no deja respirar a Lennon; como Harrison deja la banda por sentirse menospreciado volviendo al tiempo después para terminar el proyecto y como la familia musical solo vive de las apariencias de buena convivencia (tragicómica es la escena en donde George lleva a Billy Preston a grabar y el resto de la banda disimula muy bien la mala relación en el estudio).

A pesar de grabarse durante los primeros meses de 1969 solo vería la luz junto con el disco del mismo nombre en 1970, después de la publicación del último LP grabado  por los Beatles Abbey Road, y con la banda ya separada.

Entonces ¿Qué nos deja de bueno Let it Be? En primer lugar, era que no, un puñado de las mejores composiciones del cuarteto tales como “Across The Universe”, “Let it Be”, “The Long and Winding Road”, “I Me Mine” “Get Back”, etc. , (aunque la critica que incluso el mismo McCartney realizo a lo sobreproducido del disco, obra de Phil Spector y su muralla de sonido, llevo a la publicación de una versión “desnuda” el año 2003, sin los arreglos excesivos presentes en la versión original llamada Let it Be… Naked). Y en segundo lugar lo más importante, el registro visual de la última presentación en vivo de la banda en la terraza de la sede de Apple Records, interrumpida de forma intempestiva por la policía. Esta sorpresiva tocata constituye un hito ya que no se presentaban en vivo desde 1966 al abandonar las giras y dedicarse exclusivamente al trabajo en estudio. Si en un comienzo del documental la tensión es el tema, el final es solo emoción, y osen a decir lo contrario al ver y escuchar la bella “Don’t Let Me Down” de Lennon.

El documental tiene el merito de haber ganado el Oscar a la mejor banda sonora el año 1970, ceremonia a la cual ninguno de los Beatles quiso asistir. El resto es historia. Se reunirían nuevamente durante el 69, ahora con George Martin en la producción, para grabar (quizás el mejor disco de la banda) Abbey Road y terminar para siempre con la mejor banda del planeta….

Pero eso no es todo. Revius le trae una pequeña joyita solo para fanáticos, no solo de la banda, sino del buen humor.

BONUS TRACK: The Rutles: All You Need Is Cash

Rutles- All You Need is Cash - poster-1

Ciertamente los Monty Python merecen un capítulo aparte de revisión ya que sus obras cinematográficas son lo más cercano a la trilogía del Padrino en el humor británico (hágase un favor y busque Los Caballeros de la Mesa Cuadrada, La Vida de Brian y El Sentido de la Vida). Eric Idle, integrante del grupo de comediantes y amigo de George Harrison, idea una parodia de la banda de Liverpool, llamada  The Rutles: All You Need Is Cash (1978). A través de la hora y cuarto que dura la película estrenada solo en TV, el genio creador del verdadero himno de la alegría llamado “Always Look On The Bright Side Of Life” nos muestra la historia de esta banda de Liverpool conformada por Dirk, Ron, Stig y Barry y que revoluciono la década de los 60 con su sonido, contando su vida a través de un reportaje desde sus inicios hasta su separación a finales de la década. Los guiños a la historia real de Los Beatles y las distorsiones propias de la sátira la convierten en una gran comedia e imprescindible para fanáticos de la banda. De esta forma vemos como los Prefab- Four (los cuatro prefabricados) recorren el camino al éxito con hits como “Twist and Rut” y “Hold My Hand”, llegando incluso a la pantalla grande con “A Hard Day’s Rut”, “Ouch!”, “Tragical History Tour”, “Yellow Submarine Sandwish” y “Let it Rut”; la incursión en la sicodelia gracias a Bob Dylan que les presenta el  “té”; el romance entre Ron y la artista conceptual alemana hija de Hitler; la supuesta muerte de Stig manifestada en varios avisos que la banda habría dado en las portadas de sus discos y sus canciones (…ya en 1978 se hablaba y reían de ello) ; el conflicto que se produce cuando Ron en una entrevista con un periodista sordo comenta que los Rutles son más grandes que Rod (Stewart) y se publica que son más grandes que “God”; etc.

Sin duda una horita de entretención liviana y de buen humor al estilo Monty Python, que además reúne las participaciones estelares de Mick Jagger, Ron Wood (ambos Rolling Stones), Paul Simon (Simon and Garfunkel), Bill Murray y el mismísimo George Harrison.

Si se perdió la primera parte pase por aquí: https://revius.net/2013/06/16/hablando-pescas-ladies-and-getleman-the-beatles-i/

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s