A Bug’s Life (1998)

bugs_life_ver5_xlg

Una apacible comunidad dedicada a la agricultura se ve acosada periódicamente por bandidos que merodean el pueblo quitándoles su producción. Uno de estos campesinos decide tomar cartas en el asunto, y se marcha del pueblo para conseguir ayuda, la cual consigue de parte de 7 particulares guerreros que lo ayudan a derrotar a sus enemigos.

Si pensaban que estaba hablando de “Los Siete Samuráis”, la seminal obra de Akira Kurosawa, pues en parte estaban en lo correcto (aunque no sé por qué pensarían esto considerando el título de esta entrada, así como la imagen de encabezado). Pero el punto es que “A bug’s life” ( o “Bichos: Una Aventura en Miniatura” como llegó a Chile), es un claro homenaje a Kurosawa por parte de los maestros de Pixar, quienes lograron fusionar esta historia, junto a la clásica fábula de Esopo, “La hormiga y el saltamontes” (conocida popularmente en latinoamérica como “la hormiga y la cigarra”), donde la hormiga se preparaba para el invierno reuniendo comida, mientras el saltamontes/cigarra se dedicaba a tocar música, sin pensar en las consecuencias de su poca previsión.

Ante estos elementos exitosamente probados, uno podría preguntarse por qué esta película suele ser tratada como “la peor de Pixar que no involucra autos”, más que hablar que de ser “odiada”, mucha gente la trata peor de lo que se merece. Hora de tratar de hacer crítica a esta película, y de rescatar ciertos elementos.

La historia de Flik, y su cruzada por salvar su hormiguero, apoyado por un variopinto grupo de “insectos de circo”, tiene muchos elementos que la hacen ser una gran película, además de ser valores normalmente exaltados en las películas de Pixar. El ensalzar los talentos individuales por sobre los malos comentarios y sin importar lo que diga el resto; la crítica a los efectos de la sociedad de consumo; el saber apreciar la valía de los demás sin importar las apariencias; todas clásicas enseñanzas presentes desde Toy Story, hasta la más nueva Monsters University.

¿Por qué entonces se suele recordar con menos afecto esta película? Quizás justamente sus fortalezas puedan pasar por debilidades. Lo cierto es que tal vez la forma en que se cuenta la historia, pagando homenaje a 2 clásicos, debilita el mensaje, y podría hacer para algunos parecer que se está parodiando, más que homenajeando las obras más atrás citadas. Otro problema es la extraña elección estética de la película. El hecho de que, per se, a la mayoría de las personas les cuesta empatizar con artrópodos en general (repudio para ellos), y es necesario atropomorfizarlos, tanto en cualidades humanas, como en características físicas. Sin embargo, el tratamiento es desigual por cuanto, algunos insectos se ven más humanos (las hormigas, incluso perdiendo un par de extremidades), mientras que otros retienen más sus atributos naturales. Estos dos elementos en conjunción, confabulan para que la película se sienta un poco más obvia en cuanto a sus analogías (que mejor forma de representar los problemas de la sociedad de consumo que con una hormiga). Por lo mismo, la obviedad en presentar el mensaje de la película, puede ser algo que esté bien para los niños, pero de cierta edad hacia arriba, a algunos puede parecerles hasta ofensivo. Tampoco ha ayudado mucho que el estilo gráfico de esta película no haya aguantado tan bien el paso del tiempo (considerando que Toy Story, de mayor antigüedad, resiste mejor esta prueba).

Otro problema asociado, aunque no por culpa de Pixar, es la presencia de otra película, “Antz” (u “Hormiguitas” en español), que salió para la misma fecha, contaba una historia similar (una hormiga individualista que buscaba la aprobación de sus pares, el amor de la princesa y salvar a su comunidad de un ataque), de Dreamwork, que contaba temas más adultos, y contaba con otro tipo de humor, más enfocado hacia la sátira. Por lo mismo, mucha gente al rememorar cuando salió esta película, suele confundirse, o mezclar elementos de ambas, atribuyéndolos a la contraria. Como dije, esto no es culpa de los amigos de la productora de la lamparita, sino de la gente de Dreamworks, puesto que es conocido el conflicto entre ambas empresas, y entre los capos de las mismas, Lasseter y Jobs en Pixar, y Katzenberg en Dreamworks (para saber más de este conflicto, leer aquí).

Ahora bien, estos problemas enunciados no le quitan mérito a la película, después de todo, Pixar no hace películas malas (a menos que sean protagonizadas por autos),  y “Bichos” tiene todos los méritos que hemos sabido esperar, no sólo los valores ya enunciados, sino además otros clásicos como buen trabajo de voces, personajes “querendones” (resaltan Dot, la pequeña princesa hormiga; Heimlich, la obesa oruga con ganas de ser mariposa; o Francis, la chinita -“ladybug” en inglés-, que ha sido tomado por muchos como una crítica por parte de Pixar a la imposición de roles en base al género, lo que unido al claro juego de palabras en el nombre de insecto en inglés, presenta un querendón personaje y su rol de “drag queen” en el circo), y en general las clásicas fortalezas por las cuales Pixar es archiconocida.

“A Bug’s Life” es una buena película, y si bien es cierto que no está al nivel de neoclásicos como “Toy Story 3”, “Up” o “Wall-E”, no deja de tener sus méritos propios, y no merece ser vilipendiada como lo ha sido muchas veces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s