Brave (2012)

brave-indomable-cartel-2

Se me encargó la misión de ponerle broche de oro al especial de Pixar que hemos estado haciendo las últimas 2 semanas aquí en Revius, escribiendo sobre el filme del año pasado, y que fuera ganador del Oscar a la mejor película animada en los últimos premios de la Academia (no ahondaré en si era merecido o no, o si Wreck-it Ralph lo merecía más -sí, lo merecía-). Me refiero a “Brave” (“Valiente”), filme que nos traslada a las Tierras Altas de Escocia medieval, para contarnos la historia de Merida, una valiente (pun intended) e impulsiva princesa adolescente, decidida a romper las antiguas tradiciones de su pueblo.

Merida (Kelly MacDonald) y su risada cabellera pelirroja (donde cada pelo fue animado individualmente por la gente de Pixar) es un personaje que destaca desde el primer momento que la vemos en pantalla, en un flashback que además de fijar la relación con sus padres, nos muestra el momento en que consigue su primer arco, y la batalla entre su padre y el gran oso Mor’Du, la cual lo haría celebre -al costo de una de sus piernas-. En este sentido, y aprovechando el especial que está haciendo Susana sobre Miyazaki, podríamos decir que Merida es lo más parecido que podría haber en el catálogo Pixar a una heroína de Ghibli: fuerte, independiente, cercana a los animales y, sobre todo, con ansias de libertad y de romper los moldes. Esto es importante porque Merida no sólo destaca en el “panteón” de personajes femeninos de Pixar como el más fuerte, sino que está en la línea con las “princesas Disney” de este siglo, como Rapunzel o Tiana.

Lo dicho anteriormente es tanto una fortaleza como una debilidad de Brave. ¿Por qué debilidad? Porque el personaje de Merida está tan bien desarrollado y logrado, que todos los demás personajes, e incluso las diferentes tramas de la película, sufren de esta falta de desarrollo, lo que sumado a la relativamente corta duración de la película (alrededor de 1 hora y media), en comparación, no sólo con otras películas de Pixar, sino con esfuerzos animados de otras compañías, hace que se sienta esta falta de exposición.

En este mismo sentido, parte del acto central de la película se siente apurado, y si bien el impacto emocional que genera, hacia el final de la película, es genuino, y uno logra comprender la forma en que tanto Merida como su madre, la reina Elinor cambian, espiritual, y en el caso de la madre, físicamente, de mujer a oso, y viceversa, es lo que lleva a esto lo que se siente falto de minutos. Quizás si el guión no se hubiera constreñido a sí mismo, fijando el límite de días que duraría el hechizo que Merida implanta en su madre para hacerla “cambiar”, el impacto del desarrollo de la trama se hubiera sentido más.

Las críticas anteriores no quieren decir que Brave sea una mala película, todo lo contrario, y este cuento de una princesa “rebelde”, en una sociedad tradicionalista, que no quiere casarse debido a su edad, y por la forma en que valora su libertad, entretiene, mantiene el suspenso, y nos regaló una maravillosa protagonista, en este sentido no hay nada que reprocharle a la directora Brenda Chapman y al equipo de Pixar. El problema está, como dijimos, no sólo en la falta de exposición de otros personajes (siendo que la película tiene varios interesantes en este sentido además de la madre de Merida, como la bruja, el rey Fergus, o los pequeños hermanos de Merida), y que, si uno lee el inicio de este párrafo, la película puede ser presentada formulaicamente, con algunos tropes y lugares comunes, lo que le resta originalidad a una película que, en materia de historia y personajes, tiene mucho potencial que no se aprovecha (y en este sentido, si Pixar quisiera expandir el universo en una secuela de esta película, al menos yo no me opondría).

Respecto a aspectos técnicos, no hay nada que reprochar. Visualmente esta debe ser una de las mejores películas de Pixar, y la forma en que se representan las Highlands, y la mitología y el folklore celta son de los puntos altos de esta película, desde el agua en los lagos, la clásica neblina de las tierras altas, o la presencia del will o’ wisp (o “fuego fatuo”). Respecto a la música, también destaca mucho el trabajo del compositor Patrick Doyle, mezclando música celta y escocesa tradicional, con toques modernos, lo que le da un sello distintivo a Brave.

Otro punto a destacarle a Pixar es que, salvo un par de actores en roles menores, todo el elenco principal está compuesto por actores escoceses, lo que le da un toque de autenticidad a la película, además de que nos permite -a los que la vemos en inglés-, disfrutar con las particularidades que tiene el acento escocés.

En definitiva Brave es una buena película (Pixar no hace malas películas -a menos que involucren autos como protagonistas-), que tenía mucho potencial, pero queda corta en la ejecución. De todas formas, es entretenida, dinámica, a los más chicos probablemente les guste más que a los que tienen más edad, y hay que darle una oportunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s