The Lone Ranger (2013)

the-lone-ranger-poster

The Lone Ranger es, oh sorpresa, el remake de la historia original que se emitía en radio, luego en televisión y finalmente fue llevada al cine a mediados de los 50’s. Junto al equipo responsable de la saga “Piratas del Caribe”, liderado por Gore Verbinski, Disney para variar buscó una historia con nicho y la vistió con telas que atraigan al dinero de los niños y sus padres. Y esas telas no son otras que el querido por muchos y odiado por otros tantos, Johnny Depp, que se encarga, básicamente, de revivir a Jack Sparrow en una versión Comanche, y Armie Hammer, aclamado mundialmente por sus “Hermanos Winkleboss” en The Social Network, y que se encarga de interpretar al enmascarado paladín en busca de justicia.

Vamos a la trama, y a la estructura: Tonto (Depp), un indio comanche, le narra la historia del Llanero Solitario a un niño durante una feria local. En este historia,  John Reid (Hammer) es un abogado que vuelve a un pequeño y pujante pueblo cuya economía está sustentada en la construcción de una vía del tren aledaña, pronta a inaugurarse. En ese pueblo vive su hermano Dan, que es el sheriff del pueblo y ha logrado mantener la paz entre los ciudadanos estadounidense y los pueblos originarios que poseen tierras junto al pueblo. En el pueblo también vive la mujer de Dan, Rebecca (Ruth Wilson) y su pequeño hijo. Tonto tiene una historia detrás que lo liga con el villano de turno, Butch Cavendish (William Fichtner), y con el encargado de la ferroviaria, Cole (Tom Wilkinson).

Seamos justos, la película toca temas interesantes, y quizás sorprendentemente profundos y -hasta- políticos, de fondo. Propone temas como el rol de la economía y los grupos empresariales y su control de la nación a través del dinero, las motivaciones detrás de la relación con los indígenas, la relación de la milicia y el dinero. No sé, me sorprendió MUCHO. Pero por otro lado, todos estos temas son de sobra desarrollados en el género de western, y quizás todo lo vimos en los grandes clásicos del género.

Esa influencia se nota en que la película calca dichos clásicos en muchos de sus planos, y de sus decisiones de guión, que es extenso tanto en ambición como en duración, innecesaria y que pudo condensarse de mejor manera. Por otro lado, habiendo tanto espacio de tiempo, podría haber profundizado y desarrollado sus personajes, los cuales en ningún momento son empáticos al público, más que los actores que los interpretan.

Un punto conflictivo de la historia es que se sustenta, básica y sorpresivamente, en el rol “ChavodelOchesco” de Rebecca, la cual une a todos los personajes porque es castigada por todo lo que pasa durante la película, tenga o no algún tipo de ligazón lejana con los acontecimientos. Es raro, y hasta chocante, porque el personaje es débil, y sus motivaciones son, por lo bajo, frías, e incoherentes.

Otro punto que me complica es Helena Bonham Carter, y sus personajes irrelevantes que al parecer están estipulados por contrato en cada producción en la que participa Johnny Depp. De verdad, basta. Vean la película, indígnense conmigo. Mandemos una carta a la casa de Tim Burton y le recomendamos un taxidermista, así la convierte en algún juguete de su colección.

Concluyendo, y sin tocar micho el final, para que si después de mis palabras la pilla en el cable o quiere llevar al infante del hogar, le resumo así: la película tiene tres partes, el inicio es lento, un poco lejano, que tiene que ver con la estructura de cuento que busca establecer, la segunda parte, que es la más rescatable, y desarrolla en parte a los personajes. Acá soy sincero, me interesó harto la película después de la primera media hora. Y la tercera parte, que es el golpe de gracia para la tolerancia del espectador, con copias a clásicos del western, motivaciones cambiantes y exageradas, incoherencia, y un final que nos recuerda todo lo malo de El Retorno del Rey, pero en dos ocasiones. Usted me entenderá de inmediato.

Si tuviese que contestar “¿qué tal la película?”, siendo sincero, y comparando, la película es decente, no es una basura como se ha dicho por la generalidad de los críticos, y dejándola al nivel de barbaridades como las secuelas directas a video de American Pie. No, es tolerable, si le gustan las excentricidades y manerismos de Johnny Depp, lo va a pasar bien. Pero al verla, uno entiende porqué fue un rotundo fracaso en Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s