Revius: Star Trek Into Darkness (2013)

Image

<<La siguiente reseña cuenta con 2 partes: (1) la reviú normal no spoilerífica y, (2) luego de un salto al final, algunas notas comentando algunos spoilers de la película -la advertencia ya fue hecha-.>>

Luego del éxito de su primera película de Star Trek del 2009, que modernizó las aventuras de la tripulación del U.S.S. Enterprise – a la vez que crea una línea de tiempo paralela a las historias originales, lo que permite contar nuevas historias en una nueva continuidad sin alterar ni afectar el clásico -, el director J.J. Abrams está de vuelta junto al elenco encabezado por Chris Pine, Zachary Quinto y Zoë Saldaña, para la secuela titulada “Star Trek: Into Darkness” (que llegó por estas tierras como “En la Oscuridad: Star Trek”).

Antes de seguir comentando la película, creo que corresponde criticar a la distribuidora y a las cadenas de cine, puesto que es inaceptable e impresentable que un filme tan esperado como este llegue a nuestro país con meses de atraso (el estreno a nivel mundial fue en mayo), y que pese a este retraso, se cobre un precio más alto que lo normal (por poner un ejemplo, al comprar por internet para Pacific Rim en su semana de estreno -que era el mismo a nivel mundial- la entrada estaba casi al mismo precio que la de Star Trek). Semejante falta de respeto para con los clientes y quienes nos gusta ir al cine es realmente lamentable.

Volviendo a la película, esta parte con una escena visualmente hermosa en el planeta Nibiru (una meta referencia a la cómicamente de moda teoría de los alienígenas ancestrales), donde el U.S.S. Enterprise se encuentra en una misión de reconocimiento. Durante esta misión la tripulación a cargo de James Kirk (Chris Pine) viola la directiva primaria de la Federación de Planetas Unidos, la cual impide la intervención en el desarrollo de civilizaciones extraterrestres, en este caso, una civilización en sus estadios más primitivos de evolución.

Producto de esta intervención, Kirk es degradado, perdiendo la capitanía del Enterprise y sometiéndose nuevamente a la autoridad de su mentor, el Capitán Pike (Bruce Greenwood), a la vez que Spock (Zachary Quinto) es reasignado al U.S.S. Bradbury. Durante esta situación de crisis interna de los personajes (y de la relación entre Spock y Kirk) es que ocurre un hecho relevante para la trama, la destrucción de un archivo de la Federación en Londres en un acto terrorista perpetrado por John Harrison (el adorado por la fanaticada tumblrera Benedict Cumberbatch), un oficial de la Flota especial renegado. Luego Harrison ataca los cuarteles de la Flota en San Francisco, prácticamente aniquilando al comando central, para luego huír usando un dispositivo personal de teletransportación a una zona, aparentemente deshabitada, de Kronos, el planeta hogar del imperio Klingon, el cual se encuentra en un estado de forzada paz, previa a posibles hostilidades contra la Federación. Por lo tanto, el Almirante Marcus (Peter Weller) envía a Kirk y su tripulación a Kronos, en medio del clima de hostilidades- en busca de Harrison, a la vez que les otorga un arma experimental, torpedos de fotones, para la destrucción de este traídor. A la conocida tripulación de Kirk, Spock, Uhura (Zoë Saldaña), Scotty (Simon Pegg), Chekov (Anton Yelchin), Sulu (John Cho) y el Dr. “Bones” McCoy (Karl Urban), se sumará la Dra. Carol Marcus (Alice Eve), que aborda el Enterprise bajo un nombre falso, y sin el conocimiento de su padre, el Almirante.

Luego de este esbozo de la trama, es importante detenerse a hablar particularmente de Benedict Cumberbatch, pues es el reconocido actor inglés quien se vuelve el motor que mueve el desarrollo de la película, no sólo por sus acciones, sino por la propia actuación de Cumberbatch, manteniendo siempre una fría calma en su obrar, salvo en aquellos momentos en que su personaje se “deja llevar”, desplegando todo el rango de emociones en su actuación, a la vez que atrapa a la audiencia con el barítono de su voz. Junto a Cumberbatch, claramente son Chris Pine y Zachary Quinto los más destacados, por su rol protagónico en la película, en quienes descansa mayormente el peso, puesto que la mayoría de la tripulación del Enterprise, con la excepción de Simon Pegg,  queda relegada a roles secundarios, pensando más en el comic relief y en las referencias a los personajes clásicos (en este punto siempre es destacable mencionar el trabajo de caracterización del reparto en general, en que todos evocan y caracterizan muy bien a los personajes clásicos, especialmente Karl Urban como Bones, a la vez que imprimen su sello personal a los personajes). Esto se nota principalmente en lo disminuido de los roles de algunos personajes como Uhura o Zulu en comparación con la primera parte.

En general la trama de la película es sólida, no bien algunos plot holes (que uno suele esperar en el trabajo de Abrams, así como en el de los guionistas Roberto Orci, Alex Kurtzman y Damon Lindelof), especialmente en el tercer acto de la película, así como lo fallido de algunas tramas secundarias (como la de Spock y Uhura) pueden molestar a algunos. Lo cierto es que en general no son faltas tan graves (aunque asumo que a los trekkies más puristas les pueden molestar, por cuanto Abrams nuevamente decide enfocarse más en la acción que en algunos temas insignes de Star Trek, como siempre lo han sido la diplomacia y el entendimiento entre las personas, razas y especies), pero se pasan por alto en su mayoría en base al objetivo final de la historia, y al dinamismo y la entretención que Abrams imprime a la película. El guión cuenta además con una buena carga emocional, especialmente en lo que respecta a Spock y Kirk, y que al menos en el cine, genera un gran efecto en el público (escuché gente sollozar en las escenas de mayor carga emotiva).

En cuanto a los aspectos técnicos, la película visual y sonoramente es realmente increíble. No bien Abrams recurre a sus “muletillas” visuales clásicas -particularmente el vilipendiado “lens flare”-, lo cierto es que lo hace con menos frecuencia que en otras de sus películas (como la primera Star Trek o Super 8). Esto no sólo ayuda al disfrute en general de “Into Darkness”, sino que inevitablemente entusiasma pensando en el próximo gran desafío de Abrams, los episodios 7 al 9 de Star Wars. Bien vale la pena además referirse particularmente al trabajo del compositor de cabecera de Abrams, Michael Giacchino en esta película, puesto que su trabajo luce incluso más que en la primera película, con temas realmente emocionales, que evocan y actualizan de manera adecuada el tema original de Star Trek, a la vez que coinciden de maravilla con las imagenes que uno observa.

En definitiva, Star Trek: Into Darkness es una muy buena película, que entretiene y emociona mucho y, no bien cuenta con algunas deficiencias, especialmente en cuanto a la trama y al guión, se ven compensadas con sólidas actuaciones, un excelente trabajo técnico, y otras características que la hacen destacar por sobre otros Blockbusters.

(a continuación, vienen las notas spoileríficas, por lo tanto, quién no desee conocer el contenido de la película, abstenerse de seguir leyendo)

.

..

SPOILERS A CONTINUACIÓN

.

..

  • KHAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN!!!!!
  • El mayor giro que tiene la trama de la película, y que valía la pena comentar es el hecho que la verdadera identidad del personaje de Cumberbatch no es Harrison, sino que en realidad se trata de Khan Noonien Singh, el clásico villano de la serie original y de la segunda película de Star Trek, que fuera icónicamente interpretado por Ricardo Montalbán. Esto no sólo es el mayor giro, sino que es el motor de gran parte de la película, puesto que la resurrección de Khan de su estado de sueño criogénico no sólo le da motivaciones al personaje, sino que está detrás de la otra gran trama de la película, que son las acciones del Almirante Marcus para manipular, no sólo a Khan, sino que todos los eventos para gatillar una guerra contra los Klingon y poder reformar la Flota de la Federación, de una pacífica dedicada a la exploración y la observación, a una directamente militarizada.
  • Justamente es la figura de Khan, sumada a la aparición de Spock Prime (nuevamente encarnado por Leonard Nimoy), lo que no sólo entra en terreno de fan service, sino que cambia el curso de la película, generando homenajes y paralelos con lo que es Star Trek II: The Wrath of Khan, como la muerte -momentánea- de Kirk en esta película, en un paralelismo y en circunstancias similares a la muerte de Spock en Wrath of Khan, además de una reversión del famoso grito de “KHAAAAAAAAAN!”, esta vez pronunciado por Spock y no por Kirk. Esto es interesante, puesto que replicar de esta forma los eventos de la continuidad original, pero darles un giro debido a tratarse de una línea de tiempo paralela es interesante. No bien la resolución en el último acto de la película es un poco convulsionada por estos mismos motivos, y la aparición del Spock original es un Deus ex machina demasiado obvio. Es de esperar que en futuras películas -puesto que ya se rumorea de una tercera entrega, esta vez sin Abrams en la dirección por su compromiso con Star Wars-, se pueda limitar el uso de Spock Prime como un mecanismo para solucionar problemas de la trama.

Image

Anuncios

5 comentarios

  • Excelente película, Benedict Cumberbatch es maestro. Pero difiero en que la aparición de old spork sea un deus ex machina indecente. En la primera película rompió la regla de no revelar su existencia a Spork. Por tanto, no es raro que en la siguiente misión importante Spork acudiera a él en un momento desesperado, y para el que sabe, la situación lo ameritaba, al ser el enemigo mas importante que enfrentaron en su línea de tiempo. No es como si apareciera de la nada ni es ilógico, hay que ocupar todos los recursos disponibles, como información del futuro.
    Saludos

    Me gusta

    • No es tanto que fuera indecente -yo no lo dije-, pero sí fue muy obvia su aparición para arreglar la trama, independiente que su aparición no resolvió de golpe la película (bien por Abrams y cía. en ese punto, que engañan al espectador agregando contenido extra luego de la aparición de Spock original).

      No discuto que no fuera lógica su aparición, el punto es que está el riesgo de caer siempre en usar a Spock prime como plot device, y considerando que probablemente Abrams no vuelva para una tercera, en manos de un director con menos experiencia y talento, sí se vuelve complejo el saber balancear como actuar o no.

      Me gusta

      • Es que en general el deus ex machina sale indecente xd. Además no fue un arreglín de la trama, ya la tripulación tenía muchas dudas respecto a si confiar o no en khan.
        Lo que sí sería muy feo es abusar de old spork en cada película, ya deberían dejarlo tranquilein.

        Me gusta

      • Seh, ese es el punto, que como es un hecho vendrán más películas, que se abuse de Leonard Nimoy para avanzar la trama o arreglar cualquier plot hole.

        De todas formas, algo encomiable es que lograron despistar a todo el mundo antes de la película respecto a cuál era la verdadera identidad de Cumberbatch.

        Me gusta

  • Pingback: Las películas más esperadas del 2016 | REVIUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s