The Bourne identity (2002)

bourne-identity-poster

En medio del mediterráneo  flota el cuerpo herido de un misterioso  joven, quien será rescatado del mar por la tripulación de un pequeño barco italiano. Una vez abordo, nos enteraremos de que  nuestro protagonista no recuerda nada, no sabe cómo, ni por qué estaba en medio del mar, ni siquiera es capaz de recordar su nombre, el único elemento que le ayudará en la búsqueda de su identidad será el n° de una cuenta bancaria en Zurich. Gracias al contenido de la caja de seguridad de esta cuenta, sabrá que uno de sus muchos nombres es Jason Bourne, además de encontrar en ella un arma y grandes sumas de dinero. A partir de este momento, se inicia la cacería por parte de la CIA de este misterioso personaje, quien contará con la compañía de Marie, una joven de itinerante vida, quien lo ayudará a escapar de sus perseguidores.

“The Bourne Identity” (2002) es una cinta basada en la novela del fallecido escritor Robert Ludlum, y es a su vez, un remake de la película para televisión del mismo nombre, estrenada en 1988 y protagonizada por Richard Chamberlain.  Su primera versión estuvo muy por debajo de la calidad que se esperaba, y decepcionó tanto a los seguidores de la saga literaria como a los críticos. Si bien esta adaptación tenía mayores similitudes con el libro en comparación a la versión estrenada el 2002, parece ser que a pesar de esto no fue capaz de imprimir el espíritu de la novela al film.

Como decía anteriormente, la cinta protagonizada por Matt Damon tiene pocos rasgos en común con el libro, es más bien una adaptación bastante libre. La trama en la película es mucho más simple que la historia que narra la novela, y es esto –no querer contar todo lo que cuenta el texto original- lo que a mi parecer ayudó mucho al film en no complejizarse inútilmente. A pesar de esto, la cinta logra mantener una inteligencia –que si bien, no es “profunda”- hace al espectador interesarse por la misteriosa historia de Jason Bourne. En esto, cabe destacar cómo el director usa el tema de la amnesia que sufre el ex espía,  para instalar preguntas que lograrán mantener expectante al público. ¿A qué se dedicaba Bourne? ¿Por qué lo siguen los agentes de la CIA? ¿Qué es Treadstone? Si bien, no se responden todas las interrogantes que uno quisiera, el director Doug Liman hace muy atractiva la personal búsqueda de identidad de Jason Bourne

Uno de los grandes méritos de “Identidad desconocida” (nombre con el que llegó a estas tierras, y que si bien evidencia de qué trata la cinta, rompe con una de las  tradiciones del autor de la novela, ya que todos los nombres de sus libros poseen la estructura “artículo nombre propio sustantivo”) es que logró refrescar la escena del cine de acción, y sumar elementos que luego serían tomados por otras películas. Una idea sólida, pero simple, demostró ser mucho más importante que los efectos especiales y los tamaños de las explosiones a la hora de conquistar a los espectadores. Incluso, “The Bourne identity” nada contra la corriente en este aspecto, ya que no cuenta en toda la cinta con un solo efecto digital, cosa muy de moda para la época (pensemos que estamos en los años post “The Matrix”). Esto es un plus, ya que le da al film un aire analógico, y que querámoslo o no, resulta crear un ambiente  mucho más acogedor para el público, y además logra imprimir realismo a las aventuras de Bourne.

Un fenómeno interesante que se produce con esta película, y que creo es mérito del director – y sí, un también un poco de Matt Damon- es que a pesar de que a medida que avanzan los minutos, y  nos enteramos de que Jason Bourne era un espía que asesinaba a diestra y siniestra, siempre estamos de su lado, lo vemos incluso como una víctima dentro de este conflicto entre agentes y agencias gubernamentales. A pesar de esto, Bourne sigue siendo igual de despiadado con sus enemigos, cosa que lejos de alejar de su lado al espectador, hace que uno agradezca el despliegue de violencia, a ratos agradablemente excesiva.

Con respecto al elenco hay que decir que la mayoría está bastante bien.  Matt Damon consigue expresar la confusión de su personaje, a la vez que plasma la frialdad de esta especie de súper agente, que ni siquiera titubea a la hora de aniquilar a sus perseguidores. Además, logra otorgar  a nuestro protagonista una inteligencia notable, digna de un experto en táctica militar, pero que no solo se queda en la teoría, sino que también es capaz de armar una bomba con los ingredientes de una receta de cocina sacada de utilísima.  Resulta refrescante también la actuación de Franka Potente (“Corre, Lola, corre”), y que se sale de los estereotipos femeninos al que nos tenían acostumbrados otros súper agentes (ese mismo año, Halle Barry se unía a la selecta lista de chicas Bond, en “Die Another day”). A esto se le suma la veteranía Chris Cooper, quien es para mí el más sólido y convincente en la cinta y la importancia de un actor como Clive Owen. Quizás, el punto más bajo es Julia Stiles (la odiable muchacha de “10 Things i hate about you”), pero que gracias a los dioses del cine de acción, aparece lo suficientemente poco como para no arruinar las cosas. El personaje que tampoco me agradó mucho, ya que  se cayó en un estereotipo del cual se ha abusado DEMASIADO en el género, fue el de Adewale Akinnuoye-Agbaje  quien interpreta al exiliado dictador nigeriano Wombosi, sin embargo, creo que esto guarda mayor relación con la historia, que con la calidad de la interpretación del actor inglés.

La banda sonora, si bien no llama tanto la atención, cumple a cabalidad su cometido. Las partituras de John Powell (“Face/Off”) logran mezclar de muy buena forma algunos elementos de la electrónica, pero sin perder por completo el tono clásico, que combina tan bien con las calles de Europa donde se desarrolla la acción. Mención especial al tema “Extreme Ways” del cantante amigo del tofu y la carne vegetal Moby.

“The Bourne identity” es una película más que recomendable, y que si bien, de seguro no cambiará su vida, ni le abrirá los ojos frente a desconocidas realidades, cumple de manera más que suficiente con su misión de entretener de una buena forma. La película además, fue capaz de re-encantar al público que consume cine de acción, y que con la calidad de algunas cintas de este género, pareciera no ser tomado en serio.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s