Prófugos S02E5 – “Atrapados”

profugos-hbo

Parto diciendo que este capítulo me genero emociones encontradas. Por una parte vimos lo mejor de Prófugos, que logra sorprender, generar situaciones inesperadas pero lógicas y naturales, y capaz de mostrar escenas de acción del más alto calibre. Pero también vimos algunos puntos debiles, sobre todo en el desarrollo de varios personajes.

Maca contacta a Freddy, exigiendo hablar con Raimundo. La ministra habla con su hijo, donde él le dice que tiene miedo, y ella le promete que lo va a busca. Papi Ferragut repite que no quiere policías cerca y corta. Debo admitir que el personaje de Freddy me intriga, en este punto yo estaba convencido que el patriarca Ferragut era solamente cruel y sádico, que todo lo místico y moralista era su manera de escapar de sus crímenes. Lo creía capaz de matar a Raimundo si llegaba la PDI o Carabineros.

Paralelamente, Parraguez llega al departamento de Irma quien sigue con la investigación de Ximena. Ella le pregunta a Álvaro si no le importa sacar la información de Ximena a luz pública, y este dice que le basta con saber que fue La Roja que la mató. Irma está convencida que La Roja es solo un peón y que hay que ir hasta la cima. Salamanca le reclama a Álvaro que es la misma mierda que odia, dice ser justiciero, pero no ha salvado ni ayudado a nadie…y de repente se besan, se quitan la ropa y se olvidan todos los reproches.  Todos los temores de la semana pasada quedan confirmados. Después de todas las lágrimas derramadas de parte de Álvaro por Ximena, después de crear un romance creíble y natural, todo se va al tacho de la basura acá. Tal vez Álvaro se acostó con Irma de despechado, de la necesidad de reconectar, pero aun así, siento que está escena queda demasiada aislada del resto del capítulo y termina sintiéndose superflua.

La ministra va a ver a Moreno y le cuenta que Freddy tiene a su hijo y que quiere su ayuda para encontrarlo. Un indulto presidencial pide Moreno a cambio, Maca dice que es mucho pero este le responde  “seria tu perro, tu perro guardián, haría lo que fuera…”. Moreno dice que puede encontrarlo, y le dice que busquen en las bodegas de Maipú. Esto se dice casi todas las semanas pero es necesario repetirlo. El personaje de Moreno nunca deja de asustar y sorprender. Es capaz de las crueldades, barbaridades y obscenidades más grandes, pero no es capaz de trabajar solo, y siempre tiende a caer en una posición de subordinación o líder. La caracterización del personaje y la interpretación de Gnecco nunca me dejan de sorprender en el buen sentido de la palabra. Los “villanos” que más asustan son por lo general los más complejos y reales.

Con la información entregada por Moreno, la PDI llega a las bodegas de Maipú mientras el gobierno observa mediante cámaras en los cascos de los agentes. Al percatarse de la presencia policial, Freddy apaga las luces e inicia un tiroteo que termina cuando este envía a Raimundo a recuperar uno de los cascos de un policía caído. “¿Están conforme con este espectáculo? Me sorprenden, no es bueno ver tanta televisión. Ahora queremos irnos” dice Freddy. Bravo ordena que dejen que se vaya, pero cuando están escapando un francotirador de la PDI logra dispararle a Freddy en el hombro con lo que parece ser una bala rastreadora.

Es increíble la capacidad de la serie para innovar en sus escenas de acción, permitiendo que siempre se sientan originales y naturales. Es destacable como los guionistas y escritores logran que la trama lleve a los prófugos a estar arrinconados, y que de manera orgánica estos sean capaces de escapar.

En el palacio de gobierno observamos a la Ministra Macarena verdaderamente afligida, porqué revela que Raimundo tiene diabetes, y que morirá si no se le administra insulina prontamente. Mientras, observamos a La Roja que saca a Moreno de su encierro, y lo lleva a un lugar seguro donde los contacta Macarena desesperada exigiendo que recuperen a su niño.

Parando en un río para curar a Freddy, Álvaro encara a Vicente, exigiéndole saber hasta dónde van a llegar, que como dejo que su viejo secuestrará a un niño, pero este simplemente le dice que no pudo hacer nada. Cuando Laura logra remover la bala, Parraguez la identifica como un proyectil rastreador y lo lanza al río, mientras escapan hacia un refugio en el Cajón del Maipo.

Aprovecho esta diminuta escena de Laura para decir que este es otro personaje que me ha decepcionado. Luego de la gran revelación de la temporada pasada donde ella era la traidora, su personaje ha sobrado. En esta temporada ha quedado sin rol que cumplir, ya no tiene que disfrazarse de inocente pero tampoco logra tomar protagonismo porque no tiene personalidad. Me da la impresión que no tiene más que aportar a la historia y la están guardando como personaje para matar o capturar y dar un “triunfo” a la PDI, pero esto es mera especulación y puedo estar totalmente errado.

Macarena habla en cadena nacional, dirigiéndose a los prófugos, que están escuchando, donde les comenta de su enfermedad y les dice que si liberan al niño tendrán “su eterna gratitud y apoyo incondicional.” A pesar de que al principio Laura protesta que es mentira, Vicente confirma que el niño tiene todos los síntomas de la diabetes tipo I.

El Ministro Villalobos dice que el gobierno ha logrado girar el desastre a un lado más humano gracias al discurso de Macarena. El presidente reclama que si fracasan van a ser un gobierno incapaz de proteger a sus propios integrantes. Maca va frente al presidente, donde le dice “En este país están pasando cosas muy importante”. Le da una carpeta con 17 indultos supuestamente de casos menores. Maca observa como el presidente firma, sabiendo que el indulto a Moreno está metido entremedio.

La incorporación de este lado político en esta segunda temporada ha logrado darle otra dimensión a la serie. La escena donde Villalobos habla del secuestro de Raimundo como una oportunidad para mejorar su imagen muestra el lado más oscuro de la política chilena, y es evidentemente un reflejo de la realidad, donde hasta los eventos más trágicos y delicados sirven para sacar ventaja política. Por otro lado, Macarena sigue creciendo como la villana que representa el otro lado de la moneda. Trabaja para el sistema y dentro del sistema, y dice tener valores cristianos y ser una persona de bien, pero está dispuesta a todo con tal de conseguir lo que quiere. En general Prófugos ha logrado que no haya ni buenos ni malos. Si bien de repente nos referimos a tal o cual como villano o villana, en verdad todos los personajes son extremadamente grises y no hay ninguno que podamos verdaderamente decir que está del lado del “bien”.

Maca le entrega el indulto a Moreno, pero le explica que es condicional al rescate de Raimundo. La PDI llama a Maca para avisarle que perdieron el rastro y Bravo le vuelve a reclamar que le están escondiendo información, ella le responde que si no tiene información de su hijo que no le moleste. Este es el otro personaje que me ha molestado su caracterización. Me ha encantado la incorporación de Bravo a la trama, que pone un policía aparentemente honesto,  interesado en cumplir su trabajo y más competente, como es demostrado por sus sospechas que hay información escondida acerca del caso de los prófugos. Pero ya van cinco capítulos, donde insinúa estas sospechas pero no avanza en nada. Más encima, empezó pareciendo competente y un verdadero contrincante para los Ferragut y compañía, pero cada vez que fracasa es dejado en ridículo, socavando esa impresión inicial.

Escondidos en un refugio en la cordillera, Freddy ordena a un tipo a comprar medicina para el niño y luego le dice a Vicente que quiere que renueve su fe, que la muerte de un niño es prueba fehaciente que ha fracasado, y que no lo permitirá de ninguna manera. Aquí es donde mis sospechas anteriores cerca de hasta donde estaba dispuesto a llegar Papi Ferragut estaban erradas, y que aparentemente ese sentido moralista todavía lo tiene a pesar de perder su lado místico. Complejo este personaje, y aún no logró determinar sus dimensiones exactas. Los enémigos desconocidos son los más peligrosos.

LA PDI arriba al escondite de los prófugos siguiendo al tipo que compró la insulina y llegan justo a observar a los cuatro emprender su huida a caballo dirigiéndose a una cueva. Moreno y La Roja llegan cerca de la escena en un helicóptero robado donde el orate ex militar detona una bomba que encierra a los prófugos en una cueva. El comisario informa al gobierno de los eventos y luego vemos como Macarena sale de la ducha y empieza a tomar remedios. Se mira en el espejo y lo trata de desempañar pero no puede.

Esta escena final tiene una fuerza particular. Tal vez soy sólo yo pero quede metido con si el hecho que Macarena este tomando ese remedio sera un presagio para un evento futuro, o sí realmente el proposito de esta secuencia era mostrar la metáfora de la ministra tratando de desempañar su imagen del espejo sin lograrlo. A pesar de las flaquezas en la caracterización de Bravo, Parraguez y Laura, el capítulo logra seguir manteniendo nuestro interés. ¡Nos vemos la próxima semana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s