Léon (1994)

936full-leon--the-professional-poster

Leon (Jean Reno) es un asesino a sueldo que lleva una solitaria vida en Nueva York. Un día toca a su puerta Mathilda (Natalie Portman),  la pequeña  vecina de 12 años quien le pide que por favor la deje entrar mientras en su departamento se está llevando a cabo una especie de redada, donde los demás integrantes de su familia han sido asesinados. El sicario de origen italiano, luego de un momento de duda, deja entrar a la niña a su hogar. Ella le propondrá un trato, será quién haga las tareas del hogar, si es que él, le enseña a “limpiar”, para poder así vengar la muerte de su pequeño hermano.

La cinta, al igual que otras que hemos criticado en este espacio, conjuga de manera perfecta la  acción con el drama, además de exponer un polémico tema desde una mirada lo suficientemente ambigua como para incomodarnos. Además de poseer una buena historia,  la dirección del francés Luc Besson  logra transformar a ésta en un conmovedor relato, sumado a las grandes interpretaciones del reparto de actores quienes dan vida a los personajes.
Besson –también guionista de la película- da además una profundidad no muy común en las cintas de acción,  lo que hace de “Leon” un filme diferente, y que explicita el origen europeo del director, a pesar de haber sido rodada en la gran manzana.
Siguiendo con el tema de la dirección, me gustaría destacar como Luc Besson, logra ponernos del lado de “los malos”, y es que a pesar del trabajo que lleva a cabo el personaje de Reno, el director francés consigue que nos encantemos de inmediato con Leon, su inocencia, su limitada inteligencia, el siempre utilizado abrigo largo, transforman al asesino italiano en un personaje entrañable. Por otro lado está  Stansfield (Gary Oldman), un corrupto agente de la D.E.A (Drug Enforcement Administration), que a pesar de tener un trabajo “decente”, representa la miseria humana a niveles caricaturescos, tanto así que comenzaremos a odiarlo desde su primera aparición.

1leon

He doesn’t play for the money he wins

He don’t play for respect

Volviendo a la historia, y al personaje de Leon,  es muy atractiva la manera en que se nos presenta este sicario,  y el cómo es retratado con todas sus sombras y complejidades. Notamos – cuando se nos muestra su rutina diaria, y específicamente en la escena de la ducha- que hay algo distinto en él, no es un tipo cualquiera, todo parece indicar que no hace su trabajo por dinero, por respeto o por hacerse un nombre, pareciera que tan solo lo lleva acabo porque al final de cuentas es lo único que sabe hacer bien. Pero sospechamos además, que hay algo oculto, una historia se esconde bajo ese largo abrigo, un motivo lo suficientemente fuerte como para no llevar una vida normal (aunque en esta cinta, nadie  lleva una vida relativamente “normal”), y una razón para su profunda soledad. Pareciera ser un evidente simbolismo que se nos muestre a León  tomar solo leche, esto es un reflejo más de su inocencia, porque a pesar de tener que asesinar personas constantemente, hay en él una enternecedora ingenuidad infantil.
Es acá donde hay otro punto paradójico, y es que a pesar de su corta edad, Mathilda pareciera ser mucho menos inocente que Leon, fuma, dice groserías, hasta incluso propone cosas subidas de tono a nuestro bonachón asesino. En estos temas el director es lo suficientemente valiente como para insinuar un tema bastante polémico, como lo es la pedofilia, y no solo eso, sino que va más allá y pareciera querer decirnos que a pesar de que nunca vemos concretarse el amor entre ellos, no hay nada malo en él, ya que ambos parecieran encontrar en el otro algo que hasta el momento no han sabido hallar. Apoyando estas ideas, Besson muestra escenas que logran incomodar al espectador, y de paso a Leon, en relación a esto, parece inevitable pensar en la secuencia donde la pequeña Mathilda disfrazada de Madonna le canta una estrofa de Like a virgin, o cuando ella le dice que quiere que su “primera vez” sea con él, y que a pesar de la negativa de León, ella logra que al menos duerman abrazados, en una que es de las escenas más enternecedoras de la película. Si bien el director nos insinúa que ambos se quieren, nunca es lo suficientemente explícito en relación  a los sentimientos de Leon, y si bien él confiesa quererla, nunca nos queda claro de qué manera lo hace.

And if I told you that I loved you

You’d maybe think there’s something wrong

Pareciera estar demás decir que la cinta  cuenta con grandiosas actuaciones, especialmente de los tres personajes más importantes, interpretados por Jean Reno, Gary Oldman y Natalie Portman. Es en esta última donde me gustaría detenerme, y es que a pesar de su corta  edad en el momento de rodar la cinta (trece años), resulta increíblemente convincente, más aún para alguien que está debutando en el cine. La actriz israelí da vida a esta niña que ha quedado huérfana, y que encontrará en Leon no solo alguien que la proteja y quiera, sino que también, que evoque una figura paternal (es evidente que Mathilda tiene algún “daddy issues”). Se dice que el personaje de Portman está inspirada en la relación que tuvo Luc Besson con Maïwenn Le Besco, el director francés, conoció a la actriz cuando ella tenía apenas doce años (edad que tiene Mathilda en película).
La banda sonora está compuesta por Éric Serra, músico habitual en las obras de Besson y que en la cinta mezcla elementos de distintas culturas -la película inicia con melodías orientales, que luego mutan a  los clásicos violines italianos y en algunos momentos se nos hacen presentes hasta los característicos acordeones franceses-, toda esta mezcla de sonidos de distintas culturas intenta reflejar uno de los rasgos característicos de Nueva York.

2leon

La película es sellada con el enfrentamiento final entre León y todo un equipo  S.W.A.T, en estas escenas (y también en las anteriores) está presente un rasgo característico de Besson a la hora de filmar secuencias de acción. El francés nos presenta en la cinta una violencia estilizada, elegante y que pareciera no agotar los clásicos recursos del género, y donde vuelve a poner su firma europea, desmarcándose aún más de Hollywood.
Para el final una venganza necesaria, pero también una tragedia que viene re-afirmar que la vida   -como dice León a Mathilda- es siempre así de dura. Herida nuestra pequeña protagonista intenta seguir adelante a pesar de sus sueños y corazón roto. No solo ha perdido al hombre que cree amar, sino también a la única persona a la cual le importaba. León está muerto, y junto con él los planes a futuro. Pero Mathilda es fuerte, o al menos, parece haberse vuelto lo suficientemente dura  para soportar los dramáticos acontecimientos de su vida, es así, como esta experiencia cobra sentido  y donde parece no haber sido en vano el tiempo al lado de Leon.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s