The Walking Dead S04E02 – “Infected”

The-Walking-Dead-4x02-Infected-Daryl

Cuando The Walking Dead volvió la semana pasada, el primer capítulo de esta cuarta temporada me produjo una sensación de “meh”, que contrasta bastante con la positiva reseña que Felipe escribió con ocasión del estreno. Me pareció un capítulo blando, falto de inspiración, excesivamente lento, y que salvo presentar el nuevo plot general de esta temporada (la presencia de enfermedades), y de dejar en claro que los sobrevivientes de Woodbury iban a ser los “camisas rojas” de la serie, no aportaba en más. Parecía que el cambio de showrunner (el tercero ya en lo que va de la serie), iba a volver a asentar los peores momentos de una serie que, pese a ser considerada en general como “buena”, ha tenido grandes problemas en la trama y la forma en que está escrita, y que a ratos es realmente frustrante (i.e., todo el final de la tercera temporada, por poner un ejemplo reciente). Sin embargo, los temores y dudas que tuve luego de la semana pasada se disiparon con el más reciente capítulo, “Infected”, que se siente realmente como el verdadero inicio de este cuarto ciclo, dejando relegado a “30 days without an accident”, casi como a un “cold opening” (uno no muy efectivo por lo demás). Después del salto, más comentarios respecto a por qué “Infected” me pareció realmente un gran capítulo, quizás uno de los mejores de la serie hasta ahora.

Partir la reseña como tal diciendo que esta vez no comentaré el capítulo de forma cronológica ni detalle a detalle, sino más bien será analizar las escenas y temas más importantes que dejó el capítulo, una cuestión más de sensaciones si se quiere.

El primer tema a tratar respecto de la semana pasada es justamente uno de los que más llamó la atención, y que será tema central en la trama esta temporada, la enfermedad (y de ahí viene parte del nombre del capítulo). Junto a Felipe habíamos especulado, y así quedó constancia en la reseña de la semana pasada, que la causa de la enfermedad que terminaría costándole la vida al pobre Patrick tenía que ver con los cerdos enfermos que estaba criando Rick en su nuevo rol campestre, tratando de alejarse del liderazgo, arrepentido de algunas decisiones que había tomado, y que pudieran haber tenido malas decisiones, pero principalmente, en relación con los cambios que Rick vio en Carl, principalmente luego que Hershel le dijera que el otrora pequeño hijo del deputy sheriff había matado a uno de los hombres del Gobernador (y fue a sangre fría, algo que sólo los espectadores y Carl sabemos). Sin embargo, y dejando el tema Rick-Carl para más adelante, resulta que lo de los cerdos no fue del todo cierto, ya que la fuente directa de la enfermedad provino de uno de los zombies que se encontraba en las afueras de la prisión, y al cual nos los mostraron de forma particular la semana pasada, ya que llamaba la atención no sólo la sangre que le corría por la cara, sino por como tenía los ojos salidos. Estos mismos rasgos los vemos en Patrick al levantarse como zombie y caminar hacia el pabellón D de la prisión, donde pronto se desatará el caos entre los sobrevivientes que se daban por seguros. Además, se nos confirma por el mismo Hershel y por el nuevo doctor de la cárcel -uno de los refugiados de Woodbury-, que estamos ante una fuerte cepa de un tipo de gripe, seguramente propagada por aves o cerdos (aquí se comienza a derrumbar el nuevo mundillo de Rick), y que se puede transmitir entre zombies y gente saludable. O sea, todo comienza ir cuesta abajo nuevamente para los sobrevivientes, no sólo por las vidas perdidas debido a la reacción en cadena que causó Patrick, sino a que, debido a la viralidad de la enfermedad, todos los que estuvieron en contacto con él, o con los demás contagiados luego del caos en la cárcel, potencialmente portan la enfermedad, y podrían dejar la “casa de putas” si los afectase.

1382325343090.cached

Fuente: The Daily Beast

“Good night sweet prince…”

Las consecuencias de la enfermedad claramente golpean al grupo, pero principalmente a Karen, quizás la más “famosa” de los sobrevivientes de Woodbury, y que se encontraba en una relación, o en los comienzos de una, con el bueno de Tyreese. Karen, nos enteramos, ha estado tosiendo, y se decide ponerla en cuarentena, junto a otro contagiado de gripe, a la espera de darles tratamiento médico por parte de Hershel y el Dr. S. Lamentablemente para ellos esto no traerá buenos frutos, puesto que como veremos al final del capítulo, alguien fue tras Karen y el otro sujeto, y decidió “solucionar” el asunto de los enfermos, habiéndolos arrastrado a ambos al patio de la prisión, procediendo a quemar los cuerpos. Los rastros de sangre en el piso nos dan a entender que ambos estaban vivos, por lo cual, no bien la posibilidad de que ambos no salieran bien de la virulenta gripe, no se les dio la oportunidad de curarse. Sumarle este problema a la trama resulta interesante, no sólo por el conocer quién fue el causante, sino por el hecho que desafió directamente al concejo gobernante.

La situación de Karen, particularmente la forma en que anteriormente, en su escena junto a Tyreese, decide que la relación debe avanzar de forma más lenta, rechazando la invitación del personaje de Chad Coleman a “quedarse en su hogar”, y la forma en que luego muere ciertamente nos presenta un panorama en general de lo que significa la serie. Qué tan necesario se vuelve “vivir el momento” en un mundo donde la muerte está a la vuelta de la esquina, más ahora con la escalada de complicaciones a la que se estará por enfrentar el grupo de sobrevivientes. El tema principal de esta temporada parecería ser contrastar esto, con la forma en que uno debe vivir y enfrentar las consecuencias de las acciones del pasado. El ejemplo exitoso de cómo se podría superar esta situación claramente es Daryl Dixon: el personaje de Norman Reedus es justamente quien mejor lleva la situación de vivir el momento, y la logra conciliar con su pasado. La forma en que el capítulo de su hermano fue cerrado la temporada pasada, y la forma en que Daryl lo sobrelleva, sumado a cómo ha aprendido a afrontar el día a día no sólo lo ha hecho ser popular entre los sobrevivientes -como vimos la semana pasada-, o a estar entre el grupo que toma las decisiones, sino que le entregó una forma de poner término al capítulo de su pasado, y a poder seguir adelante de la mejor manera. La contraparte natural de Daryl en este punto son Rick y Carl, por lo que es bueno volver a ellos.

A Rick lo vimos en el primer capítulo de la cuarta temporada, y en gran parte de este, nuevamente dedicado a su nueva faceta, jugando “Harvest Moon” en la vida real, alejado del gobierno de los sobrevivientes, y preocupado de sus cerdos, la composta y sus pepinos. Tiene algo más tangible que hacer que el “stuff & things” de la temporada pasada. La razón de esto, como ya dijimos, es que Rick siente culpa de que algunas de sus malas decisiones en el pasado resultaran contraproducentes para el grupo, pero sobretodo, y aún cargando con la culpa de la muerte de Lori, o de tener que cuidar a Judith en este mundo post-apocalíptico, se encuentra el remordimiento que siente por la situación de Carl. No sólo es la culpa por sentir que le había quitado la infancia a su hijo, enseñándole a disparar un arma y demases -no es que en el marco de un apocalipsis zombie, Rick realmente pudiera hacer otra cosa-, pero además, el saber que su hijo había usado su arma para matar a otra persona -independiente de la situación de peligro que resultaba del ataque de Woodbury-, y que posiblemente había acribillado a sangre fría a otra persona, lo hacen reaccionar así. Por eso se dedicó a la vida bucólica post-apocalíptica, y por eso decidió arrastrar a Carl con él, para tratar de reformarlo, por así decirlo. Por eso el niño ya no usa el gorro de sheriff (no corresponde a labores de granja), y por eso ninguno de los dos porta armas. Sin embargo, las decisiones de Rick, si bien son bien intencionadas, claramente corresponden a una persona en absoluta negación. Por eso decía antes que Rick -y por extensión Carl-, son la contrapartida a Daryl respecto a como sobrellevar las cosas, y conciliar presente y pasado, porque no se hacen cargo, especialmente Rick, de la situación, sino que decide lidiar con las cosas como si estas no hubieran pasado. Por eso no sólo la forma en que Rick responde a los zombies dentro del bloque D, y la forma en que Carl le salva la vida a Michonne, son un llamado de atención -y un presagio que la vida campestre se está por derrumbar-, pero principalmente, la conversación que Daryl tiene con Rick mientras cavan tumbas, justamente respecto a cómo afrontar las cosas, pero más que nada, por el llamado de atención que realiza el ya-no-tan redneck portador de la ballesta. Está bien que Rick se quiera tomar un tiempo para descansar, se lo tiene más que merecido después de todo lo ocurrido en las primeras temporadas. Pero la posición natural de Rick es la de un líder, fue él quien mantuvo el grupo unido, y pese a algunos errores en su conducción, fue él quien mantuvo a la mayoría con vida. Está bien que se quiera tomar un descanso, pero su lugar es la acción, y el liderazgo, y el grupo no se puede permitir perder eso.

Al final, Rick -y Carl-, deben volver a la acción. La forma en que Rick decide resolver, momentáneamente, el problema de los zombies que están a punto de desbordar la reja perimetral de la prisión, no sólo le permite matar dos pájaros de un tiro, sino que además, conciliarse en parte con el pasado, y poner fin a sus días dedicado al rubro agropecuario. Ocupar a los cerdos que quedaban vivos, y su potencial propagación de enfermedades, dándoselos a los zombies para alejarlos de la reja. Brutal solución y no apta para los amigos vegetarianos. A la postre, la solución temporal de este problema termina acarreando otro problema, uno que nos fue esbozado al comienzo del capítulo. Alguien estaba atrayendo zombies hacia la reja, alimentándolos con ratas. No bien todo pareciera apuntar a que se trataría de las niñas, especialmente Lizzy, hijas de unos de los fallecidos del capítulo, y que ahora se encuentran bajo el cuidado de Carol. Esto es relevante no sólo por la comparación de cómo atender a los niños -ver el caso de Carl-, en este mundo, sino por el añadido de que estas niñas habían bautizado a un zombie como “Nick”, y lo consideraban “especial”. Más elementos para desarrollar durante los meses siguientes.

Vale la pena detenerse en Carol, y en general, en los personajes femeninos durante esta temporada, puesto que pareciera que los escritores y productores están determinados a subsanar problemas de las temporadas anteriores. No bien la hermosa Maggie ha tenido poca participación hasta ahora en estos 2 capítulos, son Michonne, Beth, y principalmente Carol, las que más protagonismo han tenido. Lo de Carol es notable, puesto que debe ser el personaje que una mayor evolución ha tenido durante toda la serie, de una mujer sumisa, y temerosa del hijo de puta que era su esposo en la primera temporada, ha pasado en estos años a ser casi una Ellen Ripley, no sólo por el instinto maternal con que trata el grupo -el que ha aumentado desde la muerte de Sofía en la ya “lejana” segunda temporada-, sino por cómo ya se maneja de forma experta con las armas, traspasando este conocimiento a los niños -de forma oculta-, y en general, siendo un personaje realmente badass, y por el cual uno ha tomado cariño. Es la “anti-Andrea”, en el mejor sentido del término.

Beth, bautizada en este sitio como “la vaquerita”, también parece aportar más esta temporada. Su personaje ya no está tan relegado a las canciones y a ser la nana de Judith, sino que esconde una melancolía que se roba sus escenas, y le da un aire de misterio. Al menos a mi me da la sensación que su personaje tendrá algún momento definitorio esta temporada -para bien o para mal-, que debería ser un highlight. Destacable además la forma en que, Beth mediante, estamos llegando a conocer más a Michonne. No bien es uno de los personajes más badass, poco y nada aprendimos de este personaje la temporada pasada, y la forma en que fue pésimamente escrito. Los fans de los cómics saben por lo que ha tenido que pasar, y conocen su trasfondo, pero en la serie no hemos sabido ni siquiera la identidad de los zombies de carga que la acompañaban -y si estas se condicen con quiénes eran en el papel-; por eso, la forma en que reacciona ante Judith y las palabras de Beth nos hacen comprender mejor el personaje, puesto que todo da a entender que Michonne habría tenido un hijo, el cual habría perdido. Es de esperar que el pasado de este personaje se explore en las próximas semanas, a la vez que no se descuida su nueva razón de ser, cual es, la caza del Gobernador.

Como habrán leído, y espero compartan, “Infected” fue uno de los mejores capítulos de la serie, y el verdadero comienzo de esta nueva temporada, debido a la forma en que supo equilibrar bien la tensión y la acción, con verdadero desarrollo de personajes, y prácticamente de todos, lo que no es fácil en una serie con un elenco tan grande, y que además, considerando el historial que ha tenido esta serie, es un desarrollo más que bienvenido. Esto y los nuevos elementos de la trama me devolvieron, al menos momentáneamente, la fe en esta cuarta temporada. Espero que el tiempo me de la razón.

Par de notas al cierre:

  • Beth volvió a cantar, pero pareció cómico que la canción de cuna que le cantara a Judith resultara ser “I don’t want to grow up” de Tom Waits (popularizada por The Ramones). Apropiado para el futuro que le espera a la más pequeña de la familia Grimes, y una buena referencia a la forma en que Rick y Carl estaban lidiando con el pasado.
  • Una serie de zombies tiene que tener buenos momentos con estos personajes, y este capítulo nos regaló dos particularmente notables: el zombie que se levanta luego de ser parcialmente devorado por Patrick, y se le caen las tripas, y el mejor, aquel que de tanto forzar la reja de la cárcel buscando su ingreso, termina rebanando su propio rostro.
  • El “momento instagram” de Glenn y Maggie me pareció más creepy que tierno.
  • Me pareció curioso, por decir lo menos, que durante la escena en que empujaban la reja para que no cediera, ningún no-muerto atinara a morder la mano de alguno de nuestros héroes. Por algo será…

zthumb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s