Superheroes: A never-ending battle (2013)

superheroes-maslon-kantor-2013

Bienvenidos a una nueva edición de este espacio en Revius. En primer lugar, un especie de aclaración, puesto que esta columna debía haber salido el jueves, que es el día que corresponde, sin embargo, por un montón de motivos, muchos de los cuales tienen que ver con esta página, no me fue posible publicar dicho día. Por lo tanto, las excusas del caso por si alguien estaba esperando el jueves (if only…?), y por ocupar extraordinariamente el día domingo, que es el día de la gran columna de bandas sonoras de Pablo aquí en Revius. Habiendo dicho eso, “a lo que nos convoca”.

Absolutamente a nadie puede sorprenderle que el día de hoy, las películas de superhéroes son aquellas que más dinero recaudan a nivel mundial, y sus personajes son íconos de la cultura de masas. No pasa día sin que uno salga a la calle y vea alguien vistiendo una polera con símbolos como los de Superman, Batman, Linterna Verde, Spiderman o el Capitán América. No importa la edad, o los tiempos que se estén viviendo -por difíciles o extraños que para algunos puedan parecer-, siempre existe algún mensaje que uno pueda rescatar, o una situación en la que te puedas identificar con estos personajes, los cuales, como han postulado algunos grandes escritores del medio como Neil Gaiman o Grant Morrison, han llegado a constituir un nuevo panteón de dioses modernos, cumpliendo roles similares al que los dioses olímpicos servían para los griegos, o incluso entregando mensajes más esperanzadores que los que la gente pudiera encontrar en las religiones monoteístas (y ciertamente con un alcance y un mensaje más universal, que ya se lo querrían varias religiones organizadas). Sin embargo, y como bien lo sabemos los que hemos seguido y nos hemos maravillado con estos personajes y sus historias toda una vida, esto no siempre fue así. Leer comics era de “nerds”, “ñoños”, etc. (muchos aún lo creen). Los superhéroes no eran “cool”. El culto a los superhéroes y a las viñetas era materia de contracultura, o de subcultura. Y sin embargo, siempre estuvieron allí.

La tarea que realiza en 3 partes el documental “Superheroes: a never-ending battle”, producido por PBS (la cadena de tv pública de EE.UU.), es justamente analizar la historia de este fenómeno, no sólo considerando el status del cuál gozan los superhéroes hoy en la actualidad, sino la evolución que tuvieron para llegar a este punto, partiendo desde sus orígenes, inspirados en los “pulps” (revistas con relatos, principalmente de misterio, detectives y ciencia ficción, que tenían gran alcance y popularidad en la primera mitad del siglo XX, debido a su bajo costo, y bajo precio), pasando por las diversas transformaciones sociales y la forma en que el mundo de las viñetas reflejó al mundo real, y muchas veces fue motor de cambio para el mismo.

El documental de 3 horas, narrado y presentado por Liev Schreiber (conocido, entre otros, por su rol de Sabertooth en las películas de X-Men), probablemente no presente nada excepcionalmente novedoso, no sólo desde el punto de vista del documentalismo, sino para los más fanáticos, que probablemente conocen al derecho y al revés las historias de los personajes, y de su génesis; sin embargo, para quien busque adentrarse por primera vez en este mundo, que muchas veces pareciera inaccesible para los que se interesan por primera vez, puede resultar una herramienta fundamental para dar sus primeros pasos, o entender mejor el fanatismo. Esto no significa que no haya mucho para los fanáticos, y que no tenga momentos para emocionarse (a mi me pasó más de una vez), puesto que dentro de todo el material audiovisual, existen algunas entrevistas inéditas a algunos de los gigantes de la industria, muchos de los cuales fallecieron hace poco, como Joe Kubert (uno de los artistas más prolíficos de la edad de oro, y que se mantuvo trabajando hasta meses antes de su muerte el año pasado), Joe Simon (quien co-creó al Capitán América junto al “rey” Jack Kirby), Jerry Robinson (quien no sólo creó el concepto detrás del Guasón, sino que tuvo la idea para crear a Robin, y en general, definió conceptualmente a Batman durante los años 40s), y Carmine Infantino (quién fue el motor creativo de DC en los 50’s y 60’s, y con sus dibujos definió lo que sería la edad de plata de los comics).  Además de estos grandes, existe una cantidad gigante de testimonios de muchos grandes como Stan Lee, Geoff Johns, Grant Morrison, Alan Moore, Joe Quesada, Len Wein, Adam West, Lynda Carter, Mark Waid, Dennis O’Neil o Neal Adams, por nombrar algunos.

pbs-superheroes

Fuente: robot6

Como dije antes, este trabajo se divide en 3 partes, abarcando distintas épocas desde el génesis en los 30’s, hasta el fenómeno cultural que son hoy en día.

La primera parte, titulada “Truth, Justice and the American Way” (haciendo referencia al antiguo lema de Superman), justamente nos lleva a los 30’s para ver el inicio de este fenómeno. La influencia que los “pulps” ejercieron en un grupo de jovenes, la gran mayoría hijos de inmigrantes, principalmente judíos, italianos, irlandeses y europeos del este, y como este trasfondo terminó dotando de características a estos héroes, en lo que con el tiempo se conocería como la “Edad de oro” de los comics. Obviamente Superman es la mayor estrella de este bloque, puesto que justamente su historia es la más influenciada por las raíces inmigrantes de sus creadores, Jerry Siegel y Joe Shuster. Debido a la popularidad de Superman, se abre el mundo y comienza a fluir la creatividad (así como también las imitaciones) de diversos personajes, y así llegan al mundo héroes como Batman, Plastic Man, Hawkman, Green Lantern, Captain Marvel (que en una época fue más popular y vendía más comics que el mismo Superman) o Blue Beetle. Posteriormente, la llegada de la 2da guerra mundial, llevaría a estos héroes a combatir en las páginas a las fuerzas del eje, y se vería el nacimiento del ícono del patriotismo norteamericano, el Capitán América (por los ya mencionados Simon y Kirby), y de Wonder Woman (creada por William Moulton Marston, el inventor del polígrafo), la primera heroína propiamente tal, que no debía su aparición a otros personajes, y que pronto se convertiría en un ícono de la lucha por la igualdad, y del feminismo. Luego de la guerra, la llegada de la guerra fría, el miedo en EE.UU hacia el comunismo, el declive en las ventas de comics, y la guerra cultural que el psiquiatra alemán Fredric Wertham y su libro “La seducción del inocente”, emprendería contra las historietas, culpándolas de ser motor de crisis cultural, y culpables de comunismo, homosexualismo, violencia social, crimen, y otros “males” que dicho autor percibía. Los comics estaban en el piso, y a punto de morir, pero la masificación de la TV, y los cambios culturales que se aproximaban, traerían un segundo aire para el medio.

“With great power, comes great responsibility”. La conocida frase de Ben Parker, que se convertiría en el mantra de su sobrino Peter le da su nombre al segundo capítulo, que abarca desde fines de los 50’s hasta los 70’s. Y obviamente, tratándose de Spider-Man, el gran foco que hay en este capítulo es en el resurgimiento de Marvel, de estar al borde de la quiebra, a pelear codo a codo con DC. Gracias a la innovación de Stan Lee, y con el mejor período creativo de Jack Kirby. Tras la creación del “comic code” a fines de los 50’s, que regulaba los contenidos de la industria, y sumado al cambio de época, el advenimiento de la época nuclear, los viajes espaciales, la era de plata de los comics es lanzada por DC al renovar y actualizar héroes antiguos como Flash, Green Lantern o The Atom. Las fronteras de este mismo código son constantemente desafiadas por Lee, Kirby, Ditko, Steranko y otros en Marvel, en la época en que debutan Los 4 Fantásticos, Spider-Man, los X-Men, Hulk y los Vengadores, entre muchos otros. El cambio social es explorado con los X-Men como una metáfora a la lucha por los derechos civiles en EE.UU., a la vez que la “casa de las ideas” incorpora a los primeros héroes de raza negra, Black Panther y Luke Cage. DC por su parte analiza el cambio social, dándole conciencia social a Flecha Verde, y juntándolo con Linterna Verde, mientras realizan un viaje a través de EE.UU. luchando contra la injusticia social, y analizando los cambios sociales. Es además esta la época en que los superhéroes comienzan a masificarse en otros medios, gracias a las series de TV de Batman, Wonder Woman y Hulk y, principalmente, gracias a la primera película de Superman con Christopher Reeves. La guerra de Vietnam, el caso Watergate, y otros cambios sociales, generarían la eliminación del código de conducta de los comics, a medida que los nuevos tiempos traían otros desafíos para la industria.

En la última parte, titulada “A Hero can be Anyone”, se explora el alcance masivo de los comics, iniciado principalmente con “Superman: The Movie”, llegando hasta el fenómeno que son en la actualidad. Se analizan los cambios ocurridos durante los 80’s, la introducción de North Star, el primer héroe abiertamente homosexual; la boda de Spider-Man; entre otros sucesos. También se analiza la importancia de 1986 para los comics, año en que son publicados “The Dark Knight Returns” de Frank Miller, y “Watchmen” de Alan Moore y Dave Gibbons. Estos comics marcarán pauta y el tono de lo que vendrá en los próximos años, además de influenciar la película de Batman de Tim Burton. Con esto además comienza una época donde algunos creadores son tratados casi como estrellas de cine, y la popularidad y el deseo de controlar el destino de los personajes de algunos de los talentos estrella de Marvel como Jim Lee, Todd McFarlane o Rob Liefeld lleva a la fundación de Image Comics. Se analiza el impacto de los comics “extremos” y “gritty” en los 90’s, donde Image marcó la pauta, y que terminó llevando, entre otras cosas, a la muerte de Superman. Posteriormente, y cuando la tecnología de los filmes permite por fin mostrar a los superhéroes en el cine como corresponde, son las películas de Spider-Man, y la trilogía de filmes de Christopher Nolan sobre Batman, y la forma en que los superhéroes alcanzan el status de fenómeno cultural que tienen hoy en día.

Eu6yDTzi1wA.market_maxres

Fuente: PBS

Como habrán notado en este comentario, este documental es una joya, con una excelente calidad de imagen en alta definición, que tiene un poco para todos los gustos. Como dije, probablemente no tiene mucha novedad para los más fanáticos, pero para quienes quieren interesarse más en este mundo, y ver la evolución que esta industria y este aspecto de la cultura popular ha tenido durante sus 75 años de historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s