Point Break (1991)

Point-Break-movie-poster

Johnny Utah un joven y talentoso agente del FBI (Keanu Reeves) se infiltrará en los ambientes del surf californiano, en la búsqueda de una misteriosa banda de asaltantes que se hacen llamar “The ex-presidents”. Durante esta investigación, conocerá a una atractiva surfista, Tyler (Lori Petty), con quien comenzará una apasionada relación y que lo llevará a conocer a Bodhi (Patrick Swayze), el líder del grupo de surfistas y además, de la banda de asaltantes. Bodhi le mostrará un nuevo mundo a Utah, quien se enfrentará al dilema de atrapar o no al personaje de Swayze, quien ha terminado por transformarse también en su maestro.

La historia de “Point Break” podría parecer a primera vista una más de las tantas películas sobre agentes federales infiltrados, o sobre el clásico tópico del gato persiguiendo al ratón, tan común en las cintas de acción. Sin embargo, Kathryn Bigelow logra transformar este relato en algo mucho más fascinante. Mérito de ella es, por ejemplo, el cómo están construidas las escenas de acción y las fascinantes secuencias donde el mar es el verdadero protagonista. Si bien, a ratos el guion no destaca, el buen reparto logra sacar al filme de estos baches, especialmente Bodhi, donde el difunto Patrick Swayze lleva a cabo una de las mejores interpretaciones de su filmografía.

La cinta comienza haciendo el paralelo entre los que serán los protagonistas de la película. Por un lado vemos al joven Johnny Utah, serio, disparando bajo la lluvia en lo que al parecer es una prueba de habilidad para el FBI, por otro lado, se nos muestra a un surfista que sortea las olas mientras el sol comienza a esconderse en la costa oeste. Una vez trasladados al nuevo trabajo de Utah, como agente especial del FBI en Los Ángeles, conocemos a Ben Harper, interpretado por el querible John C. McGinley, quien da vida a un prepotente e irónico superior y al veterano Angelo Pappas (Gary Busey), a quien le asignarán como compañero de tareas al joven Johnny Utah. Es aquí donde se nos presenta el conflicto que será el motor que pondrá en marcha el principal argumento de la película. Johnny y Pappas deben dar caza a una enigmática banda de asaltantes, “The ex presidents”, el nombre se debe a las máscaras que utilizan los criminales (Nixon, Reagan, Carter y Johnson). Los ladrones han asaltado 27 bancos en tres años, todos estos robos han contado con singulares características: se demoran 90 segundos, no van a las cajas fuertes, nunca han matado a nadie y sus atracos son siempre cometidos durante el verano.  La teoría del carismático agente Pappas es que esta banda de asaltantes es un grupo de surfistas, que realizan los robos con el fin de financiar su eterno verano.

surf

Una vez puestos al tanto del conflicto,  seremos testigos de cómo Johnny Utah se infiltra en el grupo de surfistas, con el fin de dar con “The ex presidents”, es acá donde la directora se encarga de transmitir – de muy buena forma- las sensaciones del joven agente federal, quien siente, al parecer por primera vez, la libertad montando esas olas sobre su tabla, a tal nivel que la expresión en su rostro cambia completamente.

Es en escenas como las de Utah haciendo surf o del salto en paracaídas, donde la directora explora la fascinación del ser humano por los elementos naturales, el agua expresada en el mar parece ser un protagonista más de la película y Bigelow se encarga de filmarlo de manera poética, dando mayor relevancia a las sensaciones que al contenido en sí de las secuencias.  Estas escenas, son además acompañadas por la música de Mark Isham, quien a través de suaves  y calmas melodías es capaz de transmitir paz y un sentido de trascendencia, que acompañan a  estas adrenalinicas imágenes. Por medio de estos pequeños detalles, logramos notar que para la banda de surfistas/ladrones, aquello del surf y las emociones al límite no es simple diversión, hay algo mucho más profundo en ello, lo cual se explicita en algunos diálogos que Bodhi tiene con su grupo, donde se nos deja claro que detrás de todo aquello, hay también un discurso. Quizás la película podría haber profundizado  algo más en esto, ya que la idea no logra ser completamente coherente.

point-break-skydive__span

La película al igual que muchas del género de aquellos años, tiene un ritmo narrativo bastante agradable, donde se da el tiempo para que logremos conocer a los personajes, todo esto intercalado con escenas de acción muy bien filmadas. Creo necesario destacar aquella persecución a pie, donde Utah intenta alcanzar a uno de los ex presidents,  la secuencia está filmada de tal manera que consigue hacer sentir la velocidad del protagonista corriendo tras el ladrón de bancos.

Ya hacia el final de la película la acción comienza a ser mucho más constante, la cinta cae en una vorágine de violencia, donde vemos a Utah enfrentándose a los dilemas de si cumplir con su deber como agente federal u optar por salvar a la mujer de la cual se enamoró (lamentablemente, Keanu Reeves no logra convencer acerca de sus sentimientos).

La película, a pesar de tener algunas debilidades, logra ser mucho más que una simple cinta de acción, tiene algo que pocas poseen, consigue transmitir el espíritu de libertad que se propone, y nos conecta con nuestro lado más salvaje. Los elementos fascinando a aquel grupo de amigos, que parecen más una jauría de bestias jugando con el agua, o aullando alrededor de una fogata, logran hacernos apreciar ese sentido de trascendencia tan ausente en cintas de este género.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s