Thor (2011)

thor-2011-en-dvd-original_MLU-F-3199532732_092012

Cuando la Fase 1 del universo cinematográfico de Marvel agarraba vuelo gracias a las 2 primeras películas de Iron Man y a “The Incredible Hulk”, el “soft reboot” de la franquicia del hombre increíble, nos acercábamos a un momento que sería definitorio para los planes de Marvel Studios y lo que finalmente sería The Avengers, el estreno, el 2011, de “Thor”. Esto era importante no sólo porque la saga del dios nórdico no sólo era un personaje que era menos conocido a nivel masivo que otros personajes de Marvel, sino además porque, por primera vez, esta serie de películas se adentraría en otros mundos, dejando un poco atrás la comodidad que entrega ocupar mayoritariamente La Tierra como escenario. No bien tanto Iron Man como Hulk tienen elementos de ciencia ficción o de “superciencia”, lo cierto es que “venderle” al público masivo la historia de estos seres extraterrestres con habilidades superhumanas, y que habían inspirado al misticismo nórdico no era tarea fácil. Sumado esto a que ese mismo año DC Comics intentaría -a la postre fallidamente- una aventura espacial (de otro tipo de todas formas) con “Green Lantern”, se presentaba un interesante panorama para las películas de comics el 2011. Afortunadamente para Marvel, sus fans y el público en general, Thor fue un éxito desde todo punto de vista. Aprovechando el estreno este fin de semana de su secuela “Thor: The Dark World”, bien vale la pena para esta columna detenerse un poco en la primera aventura del personaje encarnado por Chris Hemsworth, la que, dicho sea de paso, es la película favorita de la primera fase del universo fílmico de Marvel de quien escribe (sin contar Avengers claro).

Como mencioné en el primer párrafo, la tarea que tenía el director Kenneth Branagh no era sencilla, puesto que no sólo debía presentar estos personajes de forma atrayente para la gente, contar una historia que resonara en el público, y pagar respeto a los años de historias en los comics, sino que además, lo más difícil, entregar una capa de verosimilitud a toda esta historia que le permitiera a la gente realmente creer que estos personajes podían compartir el mismo universo que el Tony Stark de Robert Downey Jr., o lo que sería el Steve Rogers de Chris Evans, por mencionar algunos. Al respecto, si bien a algunos les pareció en un comienzo curiosa la elección de Branagh como director, a la postre quedó demostrado que fue lo correcto. Branagh es de la escuela clásica de actores y directores ingleses, claramente inspirados en la tradición shakespeareana, el mismo Branagh ya había sido nominado al Oscar como actor y director por su monumental labor en “Enrique V” de 1989 (perdiendo injustamente ante Daniel Day-Lewis y Oliver Stone); esto resultaría importante, puesto que el guión Ashley Edward Miller, Zack Stentz y Don Payne (y en el cual trabajó en sus etapas preliminares el escritor de comics J. Michael Straczynski, quien también realiza un cameo en el filme) es justamente una tragedia digna de Shakespeare en su esencia, llena de intrigas reales y políticas, conflictos familiares, cuentos sobre redención y una historia de amor entre dos personas de mundos distintos.

La historia en sí de la película es una de origen, que no adapta una historia en particular de los comics, sino que hace una más que buena tarea recogiendo los mejores elementos, para presentar una versión acorde a los tiempos. Thor (el hasta entonces desconocido fuera de Australia, Chris Hemsworth -quien actuaba en novelas en la TV de la tierra “Down Under”-), es el príncipe de Asgard, heredero al trono de su padre Odin (Sir Anthony Hopkins). Aquí nos enteramos que Asgard es uno de los 9 reinos cósmicos que componen el Yggdrasil, el árbol del universo. Los asgardianos son los más poderosos de estos reinos, y se encargan de impartir justicia y mantener el orden entre los reinos. Estos seres habían estado anteriormente en La Tierra (el reino de Midgard), y habían influenciado a las culturas nórdicas, las cuales los adoraban como deidades. En una de sus presencias en nuestro planeta, se debió al ataque de parte de los Gigantes de Hielo de Jotunheim, quienes armados con el Cofre de los Antiguos Inviernos (una reliquia que porta el poder de Ymir, el primer gigante, y que puede desatar tormentas de nieve e inviernos eternos al ser abierto), se lanzan a la conquista de Midgard. Es Odin y los ejércitos de Asgard quienes lo derrotan, y luego logran una frágil tregua con Laufey, rey de los Jotuns (Colm Feore) que se había mantenido hasta la época de la película.

bds_thor_poster-11

De Thor nos enteramos que es un personaje terco, obstinado y muy orgulloso, siempre más presto a buscar impulsivamente una pelea, o de festejar junto a sus amigos, los Tres Guerreros -Fandral (Joshua Dallas), Hogun (Tadanobu Asano) y Volstagg (Ray Stevenson)- y la Dama Sif (la hermosísima Jaimie Alexander, quien actualmente es candidata para ser Wonder Woman), en lugar de pensar más en las responsabilidades de ser el futuro rey de Asgard. A la sombra de Thor está su hermano Loki (el favorito de la fanaticada tumblrera Tom Hiddleston, quien fue la mayor revelación de esta película), quien ansía más que cualquier cosa el trono de Asgard, y el reconocimiento de sus pares por sobre su hermano. Bien vale la pena detenerse en la intepretación de Hiddleston, puesto que es el quien mueve gran parte de la película, no sólo por ser un antiheroico villano con el cual se puede simpatizar (una cualidad que el lángido actor inglés le imprime al personaje, puesto que normalmente siempre fue algo carente en su contraparte de las viñetas), sino porque además su personalidad, prestancia y presencia escénica hacen que Hiddleston se robe cada una de las escenas en que participa. Destacar además de Hiddleston la forma en que se comporta fuera de cámaras, ya que, probablemente después de Downey Jr. es quien más se ha “confundido” con su personaje en la vida real, y es quien más ha retribuido el cariño de la gente y los fans cada vez que ha podido.

Luego de romper la tregua entre Asgard y Jotunheim, gracias a un plan secreto de Loki para lograr que algunos jotuns lograran entrar a la bóveda de Asgard (la cual contiene múltiples artefactos y reliquias, y es fuente constante de easter eggs, ya que dentro de su contenido, entre otros, se encuentran el Ojo de Agamotto -fuente de poderes de Doctor Strange, quien contará con película propia probablemente en la Fase 3-, y el Infinity Gauntlet -comúnmente asociado con Thanos-).

Odins-Vault-THOR-550x508

Fuente: comicbookmovie

Como castigo por su impulsividad, y por haber prácticamente realizado una declaración de guerra, Odin decide castigar a Thor, quitándole sus poderes y exiliándolo a la Tierra. Es en el preciso momento en que Thor llega a Midgard, que se encuentra de golpe -pun intended- con Jane Foster (el amor de multitudes Natalie Portman), ya no enfermera como en los comics, sino ahora astrofísica, quien se encontraba estudiando unas anomalías gravitacionales (que no son más que efectos del Bifrost, el “puente arcoiris” que permite a los asgardianos viajar entre reinos, y que es custodiado por Heimdall -el bancable Idris Elba-, el guardián de Asgard), junto a su equipo compuesto por otro científico, el ya a estas alturas notable, Dr. Erik Selvig (Stellan Skarsgard) y la estudiante universitaria en busca de unos créditos extra -quién no lo ha hecho- Darcy Lewis (la hermosa y adorable Kat Dennings, a quien debo admitir no conocía antes de esta película, y después de haberla visto el 2011, no sabía cómo podía vivir sin saber que ella existía). El encuentro del príncipe de Asgard con estos personajes será fundamental, especialmente por su relación con Jane Foster, ya que al compartir con ellos, al enamorarse de Jane (no lo culpo, quien no lo haría después de estar al lado de Natalie Portman), y aprender el valor de la vida, recibe una lección de humildad, que al final del filme, será lo que le permitirá recuperar sus poderes y reclamar a Mjölnir, su martillo y la fuente de sus poderes, debido al encantamiento que Odin puso en esta arma:  “Whosoever holds this hammer, if he be worthy, shall possess the power of Thor.”

Otro elemento importante en Midgard durante la película es la presencia del agente Phil Coulson. El popular personaje creado en Iron Man sirve como el puente para conectar esta película con el resto del universo fílmico, ya que la conexión se arrastra desde Iron Man 2 (cuando Coulson debe ir a Nuevo México, y luego vemos a Mjolnir, en la escena post-créditos de esta película). Coulson también sirve para arrastrar a S.H.I.E.L.D. a la mezcla, puesto que es en Thor donde vemos por primera vez en gran capacidad a esta organización ya no tan secreta, y es que junto a Coulson se encuentran no sólo el agente Jasper Sitwell (uno que viene desde los comics originales de S.H.I.E.L.D. de Lee y Kirby), y la mayor adición, que es la presencia de Jeremy Renner como Clint Barton, mejor conocido como Hawkeye, en su primera aparición en el universo fílmico.

Al final, como suele pasar, las tramas suelen converger en una sola historia, la cual nuevamente es “dictada” por las maquinaciones de Loki, luego de descubrir que no era el hijo de Odin, sino de Laufey, dejado a morir en un templo de Jotunheim, de donde fuera rescatado por el “Allfather” y adoptado por él y su esposa Frigga (Rene Russo). Loki crea toda la situación para hacerse con el trono, luego de que el personaje de Anthony Hopkins entra al “sueño de Odin”, un trance para recuperar sus poderes. Ante esto Loki le comunica a Thor que no puede volver a Asgard, mintiendo al decir que Odin había muerto. Además, luego de que Sif y los Warriors Three descubren el plan de Loki, y con la ayuda de Heimdall, viajan a reencontrarse con Thor en Midgard, Loki descubre esto y envía al Destructor, una armadura sentiente protectora de la bóveda de Asgard. Además, engaña a Laufey para que este despache a Odin, sólo para ser luego eliminado por el mismo Loki, tratando de quedar como el verdadero héroe.

Thor-and-Jane-Thor-2011-thor-and-jane-26481147-1920-816

Fuente: fanpop

Al final, y como era de esperarse, es Thor quien salva el día. Primero, tras sacrificarse para detener al Destructor, termina siendo la última prueba de humildad, lo que le permite revivir, recuperar sus poderes, alzar a Mjolnir (o “Mew Mew” como le dice mi querida Kat Dennings), derrotar a la armadura viva que Coulson y Sitwell pensaron se trataba de “una de las de Stark”. Luego, volver vía Bifrost a Asgar, confrontar a Loki, desenmascarar sus planes, para terminar con el duelo climático donde Thor se ve forzado a destruir el puente, para evitar que Loki lo usara para destruir Jotunheim. Al final, Loki decide “sacrificarse” antes de asumir la derrota y tomar la mano de su hermano adoptivo para ser salvado. A la postre, sabemos que Loki sería encontrado por Thanos, y eso daría lugar a la trama de Avengers, pero por lo que el fin de Thor respecta, éste último termina con una victoria, pero amarga, no sólo por dar por perdido a su hermano a quién aún creía posible de redimir, sino porque debido a la destrucción del Bifrost, no puede volver a Midgard y a su amada Jane, teniendo sólo los comentarios de Heimdall, y sabiendo que al menos la astrofísica lo está buscando.

Como dije hace un rato, la película conjuga todos los elementos clásicos de una tragedia shakespeareana a la perfección, gracias a la dirección de Kenneth Branagh. Es una agradable mezcla de acción, comedia y drama, que realmente sirvió para dar el paso extra que necesitaba Marvel durante esta primera fase, y sirvió para validar lo que sería finalmente la culminación de todo esto con Avengers. Otro aspecto a destacar es el elenco femenino: muchas veces se le criticó a Marvel, no sólo la falta de heroínas femeninas, sino que muchas veces estas, pese a ser personajes fuertes y carismáticos (como Pepper en Iron Man), no tenían mayor participación; en Thor el asunto cambia, puesto que tanto en Sif, Jane, Darcy y Frigga hay cuatro potentes personajes, todos carismáticos, y todos aportando algo distinto a la trama, lo que siempre es destacable.

Otro elemento a destacar al final, dentro de lo técnico, además de la fotografía, la cinematografía o los efectos especiales es la música. Gracias al trabajo del compositor Patrick Doyle es que Thor debe tener la que a mi juicio es la mejor banda sonora de todas las películas de Marvel hasta la fecha. Condimentado esto con la presencia de “Walk” de Foo Fighters, da para una música ideal.

Para terminar, sólo buenas palabras para Thor, una buena película, dinámica y entretenida por donde se le mire, con grandes personajes, y relaciones entre sus personajes.

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s