The Walking Dead S04E06 – “Live Bait”

walking-dead-live-bait

Luego de la resolución -aparente- la semana pasada de la trama que involucra la enfermedad en la prisión, The Walking Dead terminó emulando a las películas de Marvel de la mejor forma en su última escena, mediante la aparición del Gobernador (David Morrissey) mirando desde lejos la prisión, para luego girar hacia la cámara y sonreír, de la misma forma en que lo hiciera Thanos en el final de The Avengers. Esta semana, tenemos el primer capítulo de un arco completo dedicado a explorar qué pasó con el villano de la temporada pasada de la serie, luego que enloqueciera tras su fallido ataque a la prisión, y las emprendiera contra su propia gente. El de esta semana es un capítulo controvertido, que seguramente dará para discutir por mucho tiempo, y es un entretenido material para reseña y análisis.

Partamos hablando del Gobernador. Sabemos ya -y si no lo sabían, brace yourselves- que, como muchas cosas en la serie, este controvertido personaje se ha desviado de su origen en los comics. Como asumo lo sabrán luego de leer lo que he escrito, yo soy un defensor -en general- de las adaptaciones. Lo que funciona en los comics no es prenda de garantía que funcione en la tv, muchas veces hay que hacer cambios, y cuando estos se hacen de buena manera, es fácil poder separar el material de origen de la adaptación, y poder disfrutar ambos. Esto es lo que, en general, me ha ocurrido con The Walking Dead hasta ahora. Desde la primera temporada que he separado el comic del show.¿Es mejor el comic? Sí. ¿Funcionaría una adaptación literal del comic en la pantalla? Ciertamente no. Los que hemos leído el comic sabemos que las atrocidades que cometió el Gobernador en Woodberry como fueron narradas por Robert Kirkman  con dibujos de Charlie Adlard no son material para televisión, y ciertamente ningún productor se arriesgaría a mostrarlas tal cual. Por eso hay que hacer cambios.

The-Governor-The-Walking-Dead-Comics

Fuente: twdenthusiasts

¿Por qué era necesario ese párrafo introductorio? Porque como dije antes, el Gobernador es uno de los personajes que más se ha distanciado de su contraparte de papel. Y porque luego del más reciente capítulo, y que da partida a un nuevo arco centrado en este polémico personaje, todo da a parecer que se vienen más cambios. Hemos visto a lo largo de la temporada que el tema central parece ser el dejar atrás el pasado, el sobreponerse a estos eventos y saber salir adelante. Este capítulo enfocado en el Gobernador ahonda aún más en este tema, con la particularidad que al centrarse en un solo personaje, el desarrollo del mismo puede ser mucho mayor. Por ahí si lo del capítulo de hoy se hubiera profundizado digamos, con una web-series entre las temporadas, o algo así, estoy seguro que el cambio hubiera sido mejor o más profundo, pero fue un capítulo interesante y extraño a la vez. Si fue en el buen o en el mal sentido, lo dejo a la apreciación personal de cada uno (y si quieren compartir su opinión en los comentarios y comentar este capítulo, son más que bienvenidos).

El capítulo parte contando, en una rápida sucesión de eventos, qué fue lo que pasó con el Gobernador luego de que perdiera toda la compostura en el deslucido final de la temporada pasada, luego de que lo viéramos escapar junto a Ramírez y a otro de sus tenientes. Los vimos acampar, la desolación a flor de piel en el rostro del Gobernador, cuestionando sus propias acciones. Luego de dormir, fue abandonado por sus subordinados, dejándole lo justo para sobrevivir. Aquí comienza su peregrinaje, lo que lo llevaría a arrasar con Woodburry (una forma de destruir su vida pasada). Muchos podrán decir que veían venir este giro en el personaje, a otros los habrá tomado por sorpresa. Y es interesante discutir respecto a cuál era el rumbo que le correspondía recorrer al personaje maestralmente encarnado por David Morrissey (a quien supieron los productores esconder bien al no poner su nombre en los créditos de comienzo de la serie, recién hasta el capítulo de esta semana en que comienza a aparecer). Si el gobernador no cambiara su personalidad, y su reaparición hubiera significado continuar los conflictos de la temporada pasada de la misma forma (digamos, se consigue otro pueblo, u otro ejército, para nuevamente atacar a Rick y los demás en la cárcel), ¿habría sido adecuado? ¿satisfactorio? El que el Gobernador quede solo, “abandonado a su suerte”, y con todo el tiempo que pasó entre temporadas pare reflexionar sobre lo que hizo es un giro interesante. La efectividad o no de esto, el tiempo lo dirá.

Otro aspecto interesante de este viaje, tanto físico como mental, del Gobernador, son los paralelos que uno puede trazar entre él y lo ocurrido con Rick entre las temporadas, y en los primeros capítulos (esto sin mencionar los paralelos entre el Gobernador este capítulo, con Rick en el primer capítulo de la serie). La forma en que perdió la confianza en sus habilidades de liderazgo, y en la forma de acercarse a otras personas. Sí, sabemos que el Gobernador era una terrible persona, manipuladora y anteponiendo su bienestar individual, bajo el disfraz de actuar en beneficio de su grupo. Esto sumado a su carisma le permitió alcanzar la posición que tenía. Y sin embargo, pese a esto, el tipo era un buen líder. Sí, sus motivaciones en muchas ocasiones nunca fueron las correctas, ni en un mundo dominado por los no-muertos, ni mucho menos en el mundo actual. Sin embargo, supo manejar con eficiencia los recursos y la gente que lo rodeaba, tanto para llegar a darles un aire de normalidad. ¿Es esto suficiente para tratar de “perdonarlo”? o dicho de otra forma, ¿Son estas cualidades que lo puedan redimir? ¿Y el interés que tenía en proteger a su “hija” pese a su estado zombieficado? ¿Puede hacer suficiente como para pasar por alto lo ocurrido antes? Para uno espectador, la respuesta -creo- tiende a inclinarse hacia la negatividad, al menos en mi caso. Pero, y desde el punto de vista de los protagonistas, ¿será posible? Y si lo del Gobernador, más que redención es una forma de auto castigo o de penitencia por sus “pecados cometidos”, ¿Se tratará de una búsqueda de paz, o será al final algo más que combustible para darle poder al motor de su venganza?

Obviamente si el capítulo hubiera sido sólo el viaje solitario del Gobernador, no hubiera sido posible ver más que su rostro cabizbajo y reflexivo, por lo cual era necesario aparejarlo con otros personajes para ver como se desenvolvía. En este caso, se trata de una familia que llevaba viviendo en un edificio de apartamentos desde que se inició el caos, y aún esperaban -falsamente esperanzados- la llegada de la Guardia Nacional para que salvaran el día. La particularidad inicial de esta familia, era que Meghan, la más pequeña integrante, era suficientemente parecida a Penny, la hija del Gobernador, para que este no sólo la confundiera de lejos -lo que le motivó para acercarse-, sino para que eventualmente le tomara cariño. Junto a Meghan están su madre Lilly, su tía Tara (hermana de Lilly), y su abuelo, David, quien sufre de cáncer pulmonar y debe estar conectado a tubos de oxígeno (y no, no sabemos si alguna vez se dedicó a hacer crystal meth para solventar a su familia debido a su cáncer). Es ante ellos que “Brian” -como se hace llamar Philip esta vez-, comienza a recuperarse físicamente, y quizás a recuperar su humanidad. De la hostilidad inicial y la desconfianza -justificada, considerando este mundo-, comienza la cercanía, primero con Lilly, lo que se prestará, era que no, para que el Gobernador tenga una nueva relación sentimental. Es ella la primera que se acerca para ofrecerle comida, y algo de compasión -ignorando el pasado de este hombre-. Posteriormente será David -para pedirle nuevos juegos de mesa para su nieta, los cuales estaban en el apartamento de un zombieficado ex-compañero de armas de David-; luego con Meghan, al tomarle cariño, y enseñarle a jugar ajedrez; y finalmente con Tara.

the-walking-dead-season-4-comic-to-tv-comparison-photo-lead

Fuente: screencrush

Luego, el favor que el Gobernador le hace a Lilly, el arriesgarse a un hogar de ancianos (que incluía un zombie en silla de ruedas, porque zombie en silla de ruedas), para buscar algo de oxígeno para que David pueda vivir un poco más. Luego, el esperable desenlace con la muerte del cancerígeno sobreviviente, su eventual retorno como muerto viviente, y la forma poco ceremoniosa en que es despachado por el Gobernador. Luego, el resto de la familia deciden unirse al Gobernador y buscar suerte en el camino. Saben que la Guardia Nacional no llegará, y este hombre que les había ayudado era, aparentemente, la mejor opción que tenían para sobrevivir, en vez de quedarse en el mismo lugar donde habían sobrevivido sin problemas por mucho tiempo, y con una buena dotación de comida. Era de esperarse que en el momento en que deciden irse con el Gobernador, los problemas iban a empezar. De hecho, que quisieran dejar la seguridad de un lugar donde habían estado más que bien, me pareció extraño. Sí, era necesario que se fueran con Philip-Brian-Gobernador, para el desarrollo de la trama y demases, pero desde un punto de vista lógico, no tuvo mucho sentido.

Al final, luego de que el Gobernador y Lilly encontraran el “amorsh” y demases “buenos momentos” en su viaje llegan, era que no, los problemas. Se les muere su camión, se ven forzados a caminar, Tara se dobla un pie, y la infaltable horda de zombies que los hace correr, dispersarse, y separarse. Meghan y el Gobernador caen a una zanja, repleta de zombies, y luego de acabar con ellos, son rescatados por Martinez. Queda claro que las desventuras del Gobernador y su nueva “familia”, están lejos de terminar.

twdseason4ep6b-720x450

Así concluyó la primera parte de este viaje junto al Gobernador, y ver la posibilidad de si acaso es posible su redención, y si acaso es justamente esto lo que está buscando. A mi juicio no fue una mala jugada de parte de los productores y escritores, pero la tarea que tienen por delante no es sencilla, puesto que redimir a un personaje como este va a tomar mucho más, por lo mismo, quizás fue una tarea demasiado ambiciosa el juntar tanto desarrollo en un solo capítulo, más cuando algunos de los cambios que experimenta el personaje no se veían venir, y por lo mismo, parecieran no tener una verdadera razón de ser. Habrá que esperar a ver como se desenvuelve este arco de la trama para ver si efectivamente este personaje se redimirá, o si acaso volverá a donde estaba antes, considerando que sabemos que, al final de este arco, llegará la escena en que lo vimos observando la prisión la semana pasada.

Algunas notas al cierre:

  • Respecto al tratamiento de los zombies, ha quedado claro que en esta temporada han intentado incorporar un par de momentos para que los no-muertos brillen en cada capítulo. Para una serie cuya premisa es un apocalipsis zombie, han habido pocos momentos memorables con éstos en lo que vamos, y hasta esta temporada, habían pocos zombies que fueran “icónicos” al nivel de la niña de la bicicleta (que incluso tuvo su propia precuela en forma de webseries), o el zombie del pozo de agua. Este capítulo nos entregó al zombie en la silla de ruedas, al zombie de las “sales de baño” que estaba atrapado en su propia miseria en la tina de baño (los productores lo apodaron así, en “homenaje” a los reportes de ataques caníbales en EE.UU. el año pasado, provocados por una droga apodada así). Y la “zombie kill” de la semana, claramente es cuando el gobernador ocupó un fémur en la fosa para partir el cráneo de un “caminante”.
  • Es interesante destacar los aspectos que sí estaban basados en el material original en este capítulo, pero no en el comic, sino en la novela “Rise of the Governor”, la precuela que cuenta la historia del Gobernador en los comics. De aquí sale no solo el nombre Brian, sino toda la trama que involucra a la familia Chalmers, donde se cambió el nombre de April, por el de Lilly para la serie.
  • El capítulo estuvo llena de referencias a todo lo que había hecho el Gobernador previamente, el más obvio, la forma en que le explica a Meghan como funciona el ajedrez y como se sacrifican los peones. En este sentido, que la niña le pintara un parche en el ojo al Rey, claramente no fue casualidad.
  • El uso de las fotografías de la familia antigua de Philip también tienen mucho sentido. Primero, cuando el Gobernador dobla la foto para no verse a si mismo en la foto, bloqueando su pasado, para enfocarse sólo en lo bueno, su familia. Segundo, cuando quema la foto, una forma de comprometerse hacia su nuevo futuro con Lilly y Meghan, dejando atrás su pasado antes de los zombies.

Para terminar esta reseña, nuevamente una canción, algo que se ha vuelto una costumbre de la serie esta temporada. En esta ocasión no estuvo al final, sino al comienzo, y se trata de “The Last Pale Light in the West” de Ben Nichols. Ojo con la letra, que es más que ilustrativa:

“And I ask for no redemption
In this cold and barren place
Still I see the faint reflection
And so by it, I got my way”

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s