Rurôni Kenshin: Meiji kenkaku roman tan (2012)

rurouni

Estamos de vuelta con esta columna, y para esta nueva entrega, enmarcada en el especial sobre cine asiático. Por eso, es el momento de tratar la adaptación live-action de uno de los mejores mangas y animé que han salido de esa maravillosa tierra que es Japón, me refiero a “Rurouni Kenshin”, mejor conocido por estas tierras como “Samurai X”.

En primer lugar, y antes de hablar del tema y la película en cuestión, creo que es necesario establecer algo, un imperativo categórico que debería convertirse en ley moral: sólo los japoneses deberían tener permitido adaptar en live-action sus propios mangas y animé. No importa si por algún motivo deben usar actores occidentales (como ha pasado un par de veces), pero el asunto es súper simple, y es que por más que uno pueda entender la historia, los motivos subyacentes, o de forma general las historias que nos han contado, lo cierto es que quién mejor que los propios coterráneos de quienes hicieron estas historias, y que poseen sensibilidades culturales similares, o que crecieron con dichas historias, sean quienes tengan la tarea de realizar estas adaptaciones. Ahora, esto no significa necesariamente que los occidentales no puedan hacer bien el trabajo, esto es claro puesto que no sólo abundan las influencias orientales en distintos trabajos en cómics, animación o live-action, especialmente en los últimos 20 años; sino porque han existido muchos cineastas amateurs o independientes que han realizado adaptaciones mediante fan films de material oriental, los cuales han generado buenos resultados. El problema es que a estos no se les da la oportunidad en las “grandes ligas”, y en vez de eso, Hollywood prefiere adaptar de pésima manera estas propiedades, basados en reconocimiento de marca, para hacer lucas fáciles, sin pensar en la calidad del producto. El más claro ejemplo de esto, esa basura universal que es la adaptación live-action hollywoodense de Dragon Ball -de la cual, mientras menos se diga, mejor (pensar que tendré que comentarla en esta columna algún día… damn)-.

Y ojo, que hay que asegurarse y prepararse para lo que viene, puesto que hace años que James Cameron ha mostrado interés en adaptar múltiples materiales de origen japonés, por ejemplo, “GUNNM”, mejor conocido en occidente como “Battle Angel Alita” (de la cual posee los derechos de adaptación). De la misma forma se ha escuchado en los últimos años rumores, muchos con más que algo de cierto, de adaptaciones de “Neon Genesis Evangelion”, “Akira” y “Robotech”. De nuevo, siempre está la posibilidad que nos sorprendan gratamente, y resulten adaptaciones decentes -si es que alguna vez ven la luz en Hollywood-, pero lo cierto es que, teniendo en consideración las experiencias pasadas, lo cierto es que el panorama no pinta bien. Y es por esto que son justamente los japoneses quienes debieran realizar estas adaptaciones, no sólo porque históricamente, y especialmente durante estos últimos años -gracias a los avances en tecnología y efectos especiales- estas adaptaciones han sido infinitamente superiores. Es cosa de ver algunos ejemplos como “Blood: The Last Vampire”, “Nana”, “Death Note”, “Cutie Honey”,  o la película que comentamos esta vez, “Rurouni Kenshin”.

Rurouni_Kenshin_v28_000_Cover

Y bueno, habiendo comentado eso, es hora de hablar de Samurai X, y antes de entrar de lleno a la película, parece adecuado referirse un poco al material de origen, por si hubiera alguien viviendo bajo una piedra los últimos años y no sabe de qué trata la historia de Himura Kenshin, también conocido como Hitokiri Battosai (Battosai el Destajador como le decía el doblaje latino del animé). El manga, creado por Nobuhiro Watsuki, está ambientado en una versión ficcional del período Meiji de la historia de Japón, luego de la caída del período feudal y el término del aislamiento al cual se encontraba sometida la nación-isla del resto del mundo. Kenshin (cuyo verdadero nombre es Shinta) es un extraordinario espadachín y asesino que había luchado durante la guerra civil al fin del Bakumatsu (la última parte del período Edo, y del shogunato Tokugawa), por el bando que se oponía al shogunato. Luego de la guerra, Kenshin se retira para vivir una vida de vagabundo y de viajero, a la vez que intenta alejarse de su pasado violento y de las muertes que causó, por lo cual, además de jurar que no volvería a matar, comienza a portar una sakabato, una espada con el filo invertido. La historia del manga -y del animé por extensión-, comienzan 10 años después de la revolución, cuando Kenshin vuelve a Tokyo y conoce a Kamiya Kaoru, una chica que es dueña de un dojo, donde enseña con dificultades un estilo de kendo (esgrima japonesa) y de vida dedicado a la no-violencia. Luego de este encuentro, comienzan más aventuras y desventuras para Kenshin, a medida que personajes de su pasado comienzan a reaparecer en su vida, el pelirrojo espadachín intenta sobreponerse a sus fantasmas, y reconciliarse con la vida y con sí mismo.

list_640pxComo suele suceder con la gran mayoría de los más exitosos mangas, en el caso de Rurouni Kenshin (que llegó a vender +55 millones de unidades en Japón), pronto vino su adaptación animada, la cual no sólo es una de las mejores series que existen en mi opinión, sino que tenía unos espectaculares valores de producción para una serie de los 90’s (cortesía del involucramiento de Sony Pictures, lo que de paso permitió su llegada a occidente, y la masificación del mismo por estas latitudes), lo que claramente se veía, no sólo en la calidad de la animación, sino que hacía que los fondos y los paisajes fueran casi palpables, y dotaba a las peleas de un dinamismo nunca antes visto. Luego del éxito de la serie le siguieron una serie de OVAS, películas animadas, videojuegos, etc. Posteriormente, en algo que quizás sorprendió a muchos, pero que en verdad no hace más que seguir la corriente iniciada en occidente con las adaptaciones de comics al cine, Warner Brothers, en compañía con Studio Swan anunciaron que se realizaría una versión live-action de las aventuras de Kenshin y compañía, dirigida por Keishi Otomo (con trabajo mayoritariamente en series de TV en Japón), y protagonizada por Takeru Satoh (quien saltó a la fama como otro ícono de la cultura pop japonesa, Kamen Rider).

La película en cuestión adapta los primeros arcos del manga, de forma de hacer concurrir en una línea de tiempo coherente, algunos eventos, proporcionando más trasfondo e información inclusive que la que aparecía en el manga (algo que le agradó bastante a Nobuhiro Watsuki). Claramente, como se trata de una adaptación, se realizan algunos cambios y alteraciones pues, como he dicho antes, todo lo que funciona bien en otros medios no necesariamente lo hará de esta forma en la pantalla grande. Y sin embargo, los cambios que ocurren son todos positivos a mi parecer, y así lo entendió el mismo Watsuki, quien siempre ha sido defensor de algunas libertades que se toman las adaptaciones, puesto que él mismo entiende el hecho que estas mismas son eso, si fueran guías cuadro por cuadro, línea por línea del original, poco sentido tendría realizar estos materiales que no serían más que copias en otro formato. Aún así a los cambios, que en general no alteran nada fundamental de la historia, se trata de una adaptación más que fiel a su material de origen, quizás incluso, si se compara con las adaptaciones hollywoodense de comics, que normalmente toman prestado de diversas fuentes del material de origen (cosa de ver las influencias, por poner un ejemplo, de la trilogía de Batman de Christopher Nolan, que tomó prestado de historias tan variadas como Batman: Year One, The Long Halloween, The Dark Knight Returns, Knightfall, Joker, por nombrar algunas), aún cuando hay algunas que adaptan material de origen de forma más fiel -incluso ridículamente fiel dirían algunos-, como Sin City, 300 o Watchmen (salvo el final).

Rurouni Kenshin 4

La historia es esencialmente la misma que he mencionado, y relata los hechos que ocurren con Kenshin, primero, en el prólogo contando lo que le pasó durante la revolución, y luego, con lo que ocurre cuando arriba a Tokyo, diez años después de terminado dicho levantamiento. Lo que la película realiza muy bien es hacer ocurrir de forma simultánea, y como un solo hilo narrativo, los primeros arcos del manga, los cuales se entrelazan a la perfección, entregando una historia dinámica y fácil de entender para quienes vienen a ver a estos personajes por primera  vez, al mismo tiempo que quienes son más fanáticos pueden disfrutar con la historia de una forma que, como dije antes, incluso hace más sentido que la forma en que estaba narrada originalmente.

Kenshin conoce a Kaoru (Emi Takei) -luego de un confuso incidente, donde ella lo toma, equivocada y acertadamente al mismo tiempo, por otra identidad- y decide ayudarla, puesto que el dojo que la huérfana de 17 años administraba y donde trataba de enseñar, tenía problemas, no sólo con algunos mafiosos locales y de un dojo rival -que querían hacerse del terreno-, sino con la aparición de un misterioso samurai que decía ser el temido Hittokiri Battosai, y que se encontraba asesinando gente, afirmando que usaba el estilo Kamiya Kasshin-ryu, que Kaoru enseñaba. Este asesino resultó ser un tal Udo Jin-e (Koji Kikkawa) -personaje que para su diseño original, Watsuki se basó en Gambito de los X-Men, particularmente en la versión que dibujaba Jim Lee-, quien se había apoderado de la espada original de Kenshin luego que este decidiera no ser más el Battosai. Jin-e se encuentra trabajando para Takeda Kanryu (Teruyuki Kagawa), un corrupto hombre de negocios que se alzó al poder al establecerse el período Meiji, y se dedica al tráfico de opio, “ayudado” por Takani Megumi (Yu Aoi), la última de una larga línea en una familia de médicos. Involucrado en el problema también resulta estar Saito Hajime (Yosuke Eguchi), quien había sido un rival de Kenshin durante la revolución, debido a que formaba parte del Shinsengumi (una policía especial del shogunato). Actualmente Saito, bajo el nombre de Fujita Goro, actuaba como oficial de policía para el régimen Meiji, y se encontraba investigando los asesinatos de este impostor que se hacía pasar por el Battosai, y ciertamente Saito sabía que debía ser un impostor, puesto que él se había enfrentado al verdadero, a Kenshin, durante la revolución, por lo cual sospechaba que debía tratarse de algún plan de Takeda.

Durante la trama también se unen otros personajes pivotales de la historia, como lo son Myojin Yahiko (Taketo Tanaka), el único estudiante de Kaoru en su dojo, y Sagara Sanosuke (Munetaka Aoki), un experto peleador y un busca pleitos profesional, podríamos decir, quien decide enfrentarse a Kenshin luego de que este se negara a aceptar la oferta de trabajo que le hace Takeda. Posteriormente Sanosuke termina uniéndose de todas formas al grupo principal en la trama, de la forma en que terminan desenvolviendo los distintos hechos y conspiraciones en que se encontraba involucrado Takeda, y sus diversos crímenes, como el haber estado detrás de los intentos por arrebatarle su dojo a Kaoru y del envenenamiento del agua de los pozos de la comunidad cercana al dojo, esto además de lo ya mencionado, como era estar detrás de los asesinatos que realizaba Jin-e.

La película concluye con el espectacular asalto que Kenshin y Sanosuke realizan a la mansión de Takeda, con la conocida escena en que este último utiliza una ametralladora gatling para tratar de acribillar a nuestros héroes, además de las peleas contra sus secuaces Gein (quien en un giro modernizador, utiliza armas de fuego) e Inui Banjin. Para terminar, ciertamente, con el duelo entre Kenshin y Jin-e, donde no sólo está en riesgo la vida de Kaoru, sino que además el cumplimiento del juramento por parte de héroe con la cicatriz en forma de X, sobre si volver a matar o no.

rurouni06

Como pueden ver aquellos más entendidos o más fanáticos en la materia, la película mantiene de buena forma los eventos de los primeros arcos de la historia, a la vez que los unifica, como dije previamente, en un todo coherente. El hecho que ahora Jin-e esté involucrado de forma más íntegra en el universo general de la historia, más que ser un ente casi aislado es algo que, seguramente, a los más puristas les va a molestar (cuando no?), pero funciona muy bien. Probablemente algunos de los elementos que se han omitido -como las back stories de Yahiko y Sanosuke-, serán retomadas en las secuelas, porque sí, a esta película le fue tan bien (+ U$60 M de ganancias, destronando incluso a The Avengers en Japón), que obviamente se aprobaron 2 secuelas, las cuales actualmente se encuentran en filmación de forma paralela, y que tratarán la parte más épica de la historia original, todo el arco de Kyoto, a la vez que introducirán a varios personajes prominentes -y fan favorites-, como Shinomori Aoshi, Shishio Makoto, Seta Sojiro y Makimachi Misao.

Por ahí algunos problemas que puede tener esta película (además de aquellos donde los puristas fundamentalistas que piden todo sea un calco, de seguro derramarán lágrimas), tienen que ver con el ritmo de la película. A ratos se hace muy lenta, lo que puede jugarle en contra respecto a la expectativa que debe generar en el público para mantenerlo enganchado, lo que, en una película de más de 2 horas de duración, puede ser complejo. Otro punto que vale la pena mencionar son las escenas de acción y las peleas: estas están muy bien hechas y logradas, y ciertamente se aprovecha la tecnología para hacer estas escenas que hubiera sido imposible realizar hace 10 años atrás. El problema es que muchas veces se hacen realmente cortas. Da la sensación que lo que los productores quisieron hacer con esta película fue un poco el tantear las aguas. Era ver si era posible adaptar esta magna historia de forma correcta y hacerle justicia en el cine, pensando en que justamente, si se hacía la primera parte, se abría el mundo para contar las historias más épicas y ambiciosas. En este sentido, y pese a algunas falencias que pueda tener la película, no cabe duda que es una buena película, que adapta muy bien su material y que ciertamente da para ilusionarse con el potencial que tienen las secuelas (y que ciertamente deberán contar con las expectativas del público).

Mención especial merecen los actores involucrados, quienes no sólo realizan su labor de muy buena forma (particularmente Satoh como Kenshin, Takei como Kaoru, Aoi como Megumi y Eguchi como Saito), sino que la caracterización, el vestuario, etc. son geniales, y realmente te hace ver en carne y hueso a estos personajes. Otra cosa a destacar es la épica banda sonora compuesta por Naoki Sato (conocido por su labor en las OST de varios animé), que acompaña perfectamente las imágenes.

6-captura-rurouni-kenshin-live-action

En resumen, “Rurouni Kenshin” (o “Samurai X”, como prefieran), es una buena película, que adapta de buena manera su material de origen, además de servir como buen aperitivo para lo que sin duda, esperamos, sean 2 épicas secuelas, que cuentan la mejor parte de la obra creada por Nobuhiro Watsuki. Se recomienda no sólo a los fans, o a aquellos que alguna vez vieron el animé cuando lo daban en CHV o en el Cartoon Network (homenaje para uds. compañeros!), sino que también es una película para la cual no se necesita estar familiarizado con el material de origen para poder disfrutar. Puede que tenga algunos problemas y algunas lagunas a lo largo de su desarrollo(y como siempre, que tanto se aprecian dichos problemas está sujeto a la validación de cada uno), pero como siempre tiendo a inclinarme a que todo lo bueno que tiene una película (que en esta es mucho), se impone sobre lo malo, más cuando hay algunas escenas en particular que bordean la perfección en lo que uno espera en una adaptación. Así que de verdad, véanla, entreténganse, y como siempre, pueden dejar sus comentarios, pedir películas para ser comentadas más adelantes, y demases.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s