Detroit Metal City (2008)

detroit-metal-city_poster_hk-01

En el marco de nuestro Especial Oriental, el poder del rock duro se toma nuestro espacio musical con una comedia romántica bastante peculiar, por decir lo menos. La historia de una estrella del metal cuyo único anhelo es ser un cantante de pop y cantarle al amor y las cosa bellas de la vida. Del manga, pasando por el anime, a Revius: DETROIT METAL CITY.

Si hay algo que caracteriza la cultura pop contemporánea oriental es la obsesión por lo occidental, al punto de llevarlo al más completo absurdo.  La necesidad de replicar los elementos de una cultura totalmente distinta, sumado a los propios elementos intrínsecos de su idiosincrasia, lleva a productos bastantes extraños para nuestros ojos sesgados. Hoy comentaremos justamente una de estas peculiaridades, que en la música y sobre todo el rock, resaltan aun mas.

detroit-metal-city-1280_2Detroit Metal City (DMC) es el nombre de la película, basada en el manga del mismo nombre, que nos relata la historia de un muchacho del campo llamado Negishi (Kenishi Matsuyama), cándido y amable, cuyo único sueño es ir a la ciudad y convertirse en una estrella del pop. Sin embargo al enfrentarse  a las dificultades de tamaña misión, decide realizar lo que quizás muchos músicos, no sin reparos, realizan: crear e interpretar música que no es de su agrado (el guitarrista de Ráfaga es un buen ejemplo). De esta forma, el alegre y amable muchacho se transforma cada noche en Krauser II, el sádico y despiadado líder de la banda de heavy metal de moda, Detroit Metal City. Mientras Negishi canta sobre el amor, la naturaleza y lo bonito de la vida, Krauser canta sobre como mato y violo a sus padres! Negishi debe convivir a diario con la contradicción que le genera por un lado perseguir su sueño de toda la vida (convertirse en un músico pop) y mantener el estilo de vida de la gente moderna y a la moda que admira, gracias a la música que crea para DMC.

Para más remate Negichi debe lidiar con los requerimientos de la manager del grupo, una eterna rockera que añora la edad dorada de la música pesada y busca a toda costa posicionar a DMC como la banda más importante del metal a nivel mundial. Para ello recurre a todas las artimañas posibles con el objeto de sacar lo más oscuro del corazón puro de Negichi, haciéndolo crear las canciones más perversas y sádicas que hayan existido.

En medio de su disyuntiva y ya algo resignado ante su presente de estrella del metal, se reencuentra con una vieja amiga de la universidad de la cual siempre estuvo enamorado, Aikawa, una periodista musical que se dedica a reseñar música pop. El reencuentro de los viejos amigos reaviva los deseos de perseguir sus sueños y que sea el amor el objeto de su arte. Sin embargo, debe esconder su identidad secreta, ya que DMC nos es del gusto de su amiga. Ademas, los planes de su perversa manager conspiraran con las expectativas del joven músico, que ya no aguanta más vivir atrapado en su alter ego, respondiendo a los requerimientos de su compañía y de su alocada fanaticada, inmersa en los mensajes de anarquía y odio de Krauser II.

detroit-metal-city-1280_1

Esta comedia romántica impacta por todo su colorido, con un guion original en la forma pero no el contenido, ya que el conflicto existencial ante la búsqueda de la felicidad y la rutina diaria que se niega no es nueva. Pero bajo la perspectiva oriental de las cosas, sobre todo del mundo del rock, todo tiene más gracia, haciendo de esta película una de esas rarezas pintorescas que resulta entretenido comentar. Interesante de todas formas es el fenómeno, replicado con otros productos similares, de pasar del manga, al anime y luego a la pantalla grande. Las historietas en Japón son una industria consumida por todo tipo de público, y da para todo. Manifestación de ello es este excéntrico relato. La historia llamo tanto la atención que ya existen negociaciones para hacer un remake occidental de la película.

Detroit Metal City, clara alusión a Detroit Rock City, titulo del gran himno de KISS y de la película que tiene a la banda de protagonistas, es un relato livianito y caricaturesco, pero que entretiene lo suficiente gracias a su colorida narración y ambientación, llena de detalles pintorescos y ridículos, que para los amantes del cine oriental, seguro estarán acostumbrados. Y si eso no te convence, la presencia de Gene Simmons es suficiente razón para verla y comentarla con tu grupo de amigos.

Una de esas rarezas del mundo que tiene a la música de protagonista. Búscala y disfruta de todo el poder, oscuridad y lujuria de DMC.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s