Banda Sonora: Inside Llewyn Davis (2013)

llewyn-306-1372334640

Termina el 10° Festival In-Edit Nescafé con una película que no volverá a nuestros suelos al menos en 3 meses. Hablamos de lo nuevo de los hermanos Coen, “Inside Llewyn Davis” o “Balada de un hombre común”, como la titularon en nuestro país. La columna de bandas sonoras dedica esta nueva entrega a esta película basada en un artista folk de los 60. Para ver el reviú de la película, les dejo acá la columna de Felipe. Pasen y disfruten de este excelente disco.

Es imposible partir esta columna sin hablar del autor. Claro, no hemos puesto alguno.  Todo este tiempo hemos evitado, en la medida de lo posible, analizar bandas sonoras cuyo contenido sean un cúmulo de canciones de distintos autores,  agrupadas para efectos de la película. Bueno, algo de eso pasa en Inside Llewyn Davis, pero no de forma total. Primero porque todas ellas son re-grabaciones de clásicos folk, interpretadas por los actores. Segundo, porque hay una mano clara detrás de su selección, una mano de muy buen gusto y consagrada en el medio. Hablamos del productor T-Bone Burnett, quien ya ganó un Grammy con los Coen gracias a “O Brother, Where Art Thou?”.  Burnett, quien aparece en las nominaciones como responsable de este soundtrack, seleccionó con pinza las pistas que ahora les traigo, logrando que ellas sean un elemento activo de la película. Veamos por qué.

Como cuenta en la trama el personaje principal, Llewyn Davis, interpretado por el ya consolidado Oscar Isaac, quien tenía estudios en guitarra clásica, el folk es ese tipo de música que nunca parece nuevo, pero que también nunca envejece. Este soundtrack, con contenido original pero centrado en grandes clásicos del folk, se centra en el “revival” que tuvo este género americano por esencia en los 60’s y 70’s, lo que algunos definen como “folk contemporáneo”. Si bien no es claro si podemos hablar de un nuevo género o el regreso de uno anterior, lo cierto es que gozó de poco éxito en EE.UU., y en  especial en Nueva York, como muestra la película.

¿Cuál es el rol en la historia de este nuevo folk? Eso es lo discutido. Lo que sabemos es que quienes mantuvieron la cultura folk por los 60’s sufrieron, y bastante. Uno de ellos sería, imaginariamente, nuestro amigo Llewyn Davis. Con poca acogida del público, de los sellos discográficos, e incluso de la vida, Llewyn Davis es un artista folk confinado a bares de poca monta, a pelear el centavo, y a guardar sus discos que nadie compra. Como si esto fuera poco, debe lidiar con tremendos problemas. Uno de ellos es el suicidio de su compañero, con quien integraba el popular dúo Timlin & Davis. El otro es el hecho de haber dejado embarazada (aparentemente), a la pareja de su mejor amigo. Todo sumado a un círculo cercano que critica su personalidad y que considera que tocar música es un juego y no un trabajo. Panorama negro.

960

Si el folk contemporáneo tenía poca acogida en el público, mucho se debe a que los artistas, y en especial el propio Llewyn Davis, tenían poca apertura a los nuevos géneros que por entonces llenaban los bares de Nueva York. Era una mirada de cierta forma despectiva, que toma tintes cómicos en la película cuando Davis se molesta en un principio por compartir propina con un artista que se presentaba con  él, un tal Bob Dylan, cantando “Farewell”. Es Dylan quien en la realidad renueva el género y lo eleva a tintes insospechados. En tal sentido, la actitud de Davis es un homenaje al egoísmo como expresión del ser, algo que me recuerda mucho a “El manantial” de Ayn Rand. Muchas veces renunciamos a lo que de verdad sentimos por hacer lo que se espera de nosotros, y la actitud de Davis de continuar con su proyecto como solista puede ser mirada desde afuera como una irresponsabilidad, pero también puede verse como un constante homenaje a lo que él mismo era.

Como película, no esperen nada más que el título en español. Una película de un hombre común. Esto con un final muy de los Coen, que les va a dejar sensaciones similares a otros films, en especial “A Serious Man”.  Inspirada vagamente en  Dave Van Ronk, sigue la sufrida vida de un cantante en decadencia. Pero en cuanto al soundtrack, estamos ante uno de los mejores del año. Espero demostrárselos con un grupo de canciones que he seleccionado, todas ellas clásicas del folk interpretadas en su mayoría  por (el personaje de) Oscar Isaac. De todas formas, esta banda sonora es de una magnitud que no se puede dimensionar escuchando sólo el disco, por lo que les recomiendo ver la película cuando llegue al país.

Partiré mi análisis con una canción que puede parecer menor en la película. Me refiero a “The Death of Queen Jane”. Ella es interpretada en un momento clave de la película, cuando Llewyn viaja con lo puesto a Chicago para probar ante un productor llamado Bud Grossmann. Esta canción no era la decisión lógica para su casting. Poco comercial para que Llewyn lo cantará ante un productor, tiene eso si mucho sentido para él. En parte por la letra (una mujer llamada Jane, embarazada, y el incierto futuro de su hijo, al igual que la vida de Llewyn en la película). En parte porque en pantalla vemos como mágicamente pasa eso que señalan los expertos en folk.  Estos sostienen que  el folk es uno de esos géneros que te canta, que canta tú vida, y no la inversa. Tú no cantas folk, él sale de ti. Por eso es fuerte, como dice Felipe en su columna, cuando el productor musical le pide que cante algo del interior de Llewyn Davis, haciendo juego con el nombre del disco “Inside Llewyn Davis”. Lástima que no pueda ponerles la versión de Isaac por no estar disponible, pero es una carta segura si bajan el disco.

El single más notorio es “Fare Thee Well”,  interpretada por Isaac y Marcus Mumford de Mumford & Sons. Esta canción, en la película, es el gran éxito del dúo Timlin & Davis. Pese a que es un clásico del folk que se ha interpretado millones de veces, es ejecutada perfectamente en la película dándolo un color propio. El mito cuenta que esta canción fue creada por Dink, una mujer que vivía cerca de un dique a comienzos de 1900. Al igual que “The Death of Queen Jane”, la letra interpreta magistralmente la vida de Llewyn, pues cada vez que la canta revive a Timlin, y desea, como dice el título, que le vaya bien. Acá les dejo la versión del “disco” Timlin & Davis, aunque les recomiendo escuchar la versión de Llewyn cantando por su cuenta rememorando a su amigo.

“Inside Llewyn Davis”, como todo proyecto de los Coen, está genialmente diagramada. Puede o no gustarte su filmografía. Pero todos podemos coincidir que estamos ante cine del bueno. Lo más destacable en específico es la forma de narrar esta historia de una persona común. Como si de una canción folk se tratara, parte con un verso, luego cuenta una serie de versos de la difícil vida de Llewyn, para volver, hacia el final de la película, al primer verso. Lo importante es que este primer verso cobra total sentido en el final, cuando entendemos o vemos el escenario en su totalidad. Y por “verso” me refiero a la canción “Hang Me, Oh Hang Me”, que es un llamado de auxilio de Llewyn, un llamado de auxilio de un artista que lleva mucho tiempo dando vueltas en este mundo y no sabe qué hacer para ser reconocido, dándose de una vez por vencido.

En cuanto a las “novedades” del disco, tenemos “Please Mr. Kennedy”, donde participan, entre otros, Isaac, Justin Timberlake y Adam Driver. Construida a partir de la canción “Please Mr. Kennedy, don’t send me off to Vietnam”, fue rediseñada por los Coen, Burnett y Timberlake con el objeto de ser una parodia. Por eso en la letra le piden a Kennedy que no los mande al espacio en vez de Vietnam. La chistoso es que en la película es tratada como una canción comercial y estúpida, lo que desagrada a Llewyn, quien toca en ella sólo por su necesidad de dinero. Y esto es curioso, pues fue nominada a los Globos de Oro como mejor canción original en una película. Acá pueden ver el video completo tal como se ve en el film.

Para algunos, esta era una película que no calzaba en el perfil de In-Edit. Todo lo contrario, creo yo. Joel y Ethan Coen querían una película donde el actor y su canto se robaran la película de tal forma, que pareciera que estamos ante un concierto bastante íntimo o al menos un documental. Por eso todo está grabado sin playback ni nada que ajuste el tempo. Largas tomas de Oscar Isaac cantando en vivo. Eso pocas veces ha resultado, pues debes tener la conexión perfecta entre lo que se canta y lo que se filma. No me refiero sólo a lo que se ve en pantalla y la pista que suena, sino lo que se transmite más en el fondo.  Además, para Burnett, pese a estar ambientada en los 60’s, se vuelve totalmente contemporánea. Eso porque al igual que en el film, vivimos hoy en una época donde lo antiguo muere lentamente, mientras que lo nuevo nace pero todavía no ve la luz, lo que hace que nos cuestionemos el valor de cierta música.  De esta forma, Inside Llewyn Davis es un merecido homenaje al artista como tal, a los músicos de verdad, quienes se ven cada día más desplazados por la tecnología y la ciencia. Prueba de ello es este video de Isaac interpretando en vivo otro notable cover del disco. Me refiero a “Green, Green Rocky Road”.

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s