Doctor Who Christmas Special: The Time of the Doctor (2013)

hr_Doctor_Who_-_The_Time_of_the_Doctor_6

Se nos va el año y con él, la onceava (o décimo tercera según cómo lo estén contando) encarnación del Doctor, protagonizada los últimos años, de forma ascendente, por Matt Smith. El Doctor se enfrentó a sus peores enemigos, cumplió una profecía, salvó el día, murió y resucitó, todo en navidad. Se nos va Smith, llega Peter Capaldi. El Doctor ha muerto, larga vida al Doctor.

Partir esta reseña haciendo un comentario que resulta bastante especial y es un testamento a la longevidad de la serie. “The Time of the Doctor”, el especial de navidad de este año de Doctor Who, es el capítulo n° 800 de la serie. 800 capítulos! Pocos programas y aún más, series de televisión, pueden siquiera soñar con llegar a ese número. Con la TV actual, si las series logran pasar de tres temporadas, muchas se consideran afortunadas. Lo que ha hecho Doctor Who hasta ahora no es sólo fruto del gran trabajo de sus equipos de producción, de la BBC, o una peculiaridad de la cultura inglesa, porque todas esas cosas podrían existir pero sin el fanatismo particular que genera en su audiencia el Time Lord de Gallifrey y sus compañeros, ciertamente no estaríamos aquí hablando de esto. Así que primero un salud por Doctor Who y sus 800 capítulos, esperemos que sean, por lo bajo, 800 más.

“The Time of the Doctor”, junto a “The Name of the Doctor” y “The Day of the Doctor”, sirven como el acto final y la canción de despedida de Matt Smith en su particular etapa como el Doctor. En su momento, era difícil reemplazar a David Tennant (quien hasta el día de hoy sigue siendo el favorito de la mayoría de la gente, en lo que a la etapa actual de la serie se refiere), pero es necesario decir que Matt Smith supo hacer el personaje suyo, otorgándole carácter, personalidad y en general demostrando por qué cada nueva regeneración del Doctor importa en el gran esquema de las cosas, en la vida misma de este ícono cultural y por qué debemos atesorar a cada versión del personaje y esperar con los brazos abiertos cada nueva regeneración -Capaldi en este caso-. Como bien dijo el 11vo Doctor antes de su regeneración: “We all change. When you think about it. We’re all different people, all through our lives. And that’s okay. That’s good. You gotta keep moving so long as you remember all the people that you used to be. I will not forget one line of this. Not one day. I swear. I will always remember when the Doctor was me”.

Esto necesariamente nos trae de vuelta a Matt Smith, muy criticado en sus comienzos como el Doctor por su juventud y falta de experiencia; pero que con el paso de los años fue demostrando no sólo su talento sino que la madurez, tanto de esta nueva versión del personaje, como de él mismo. Por eso “The Time of the Doctor” debe ser probablemente la mejor actuación de Smith en el rol, ya que justamente ver al Doctor envejecer en pantalla durante el tiempo que pasa en Trenzalore es muestra de la madurez que alcanzó Smith en el papel. Esto también es un eco de la frase destacada en el párrafo anterior, que es una forma bien meta de romper la cuarta pared porque como dije antes, Smith hizo suyo el rol y ni él ni nosotros olvidaremos que él fue el Doctor, y probablemente me extrañaría si alguien no dijera que se emocionó con los últimos momentos que pasó en el personaje, en lo que fue una increíblemente emocional despedida (quien escribe no tiene problemas en afirmar que se emocionó hasta las lágrimas).

Picture shows: MATT SMITH as The Doctor

El período de Smith como el Doctor siempre se sintió como un constante cuento de hadas (o al menos más que con los demás Doctores). Mal que mal, el 11vo Doctor era el “raggedy man”. Por lo mismo, parecía apropiado que su muerte y regeneración viniera en un especial de navidad (más considerando la alegoría de “A Christmas Carol” presente en “The Day of the Doctor”), no bien lo convulsionada de la trama del capítulo. Si algo se le puede reprochar a Steven Moffat es justamente esto. No me malinterpreten, “The Time of the Doctor” es un muy buen capítulo, pero tuvo un problema que muchas veces es común en la obra de Moffat: el sembrar un montón de plots a lo largo de la serie para luego resolverlos todos -o la gran mayoría- en un breve espacio de tiempo (cosa de leer nuestras reseñas de Sherlock para darse cuenta de esto). Esta sobreexposición de ideas hizo que este especial se sintiera a ratos sobrepoblado, y el hecho que algunos de los plots se resolvieran en un par de líneas -que quizás alguien pueda haber pasado por alto-. Ciertamente satisface el hecho que se intentara resolver casi todo (no como algunas otras series, digamos, con sobrevivientes de un avión en una isla), pero a la vez es frustrante que muchas cosas se resolvieran en cosa de segundos. Quizás si este especial hubiera tenido dos partes o una duración extendida como “The Day of the Doctor”, el sentido de cierre y satisfacción al respecto podría haber sido mejor.

De todas maneras, cualquier pifia que la ejecución de la trama del capítulo pueda tener, como dije antes, no opaca el hecho que fue un muy buen capítulo, muy sentimental y que más que una despedida triste, fue una celebración del tiempo de Smith como el 11vo Doctor.

Mucho hemos hablado de la trama, pero aún no hablamos bien de qué trataba. Todo comienza cuando la emisión de un mensaje encriptado proveniente de un misterioso planeta atrae la atención de casi todo el universo. Daleks, cybermen, sontarans, weeping angels, todos acuden al llamado. Era que no, el Doctor también (luego de entrar por equivocación tanto en naves de los daleks y los cybermen), esta vez acompañado de “Handles” o “Manillas” (no confundir con “Perillas”, el otrora sonidista de nuestro podcast), la cabeza de un cyberman que de cierta forma, viene a ser el cráneo de Yorick para el “Hamlet” del Doctor. Sirve como analogía para todo el análisis sobre la vida y la muerte que se realiza en Hamlet aplicado al Doctor, y el hecho que lo mantuviera con vida durante siglos no es sólo nostalgia, es una forma de aferrarse a la vida, mal que mal, el Doctor sabía, como le dijo a Clara, que esta se suponía era su última vida.

cyber-handles-christmas-special-2013

Alas poor Handles! I knew him, Clara.

El Doctor nuevamente recluta a Clara (sacándola del hastío que para el personaje de la hermosa Jenna-Louise Coleman significa una cena navideña con su familia), para que lo acompañe “a la iglesia”, de la particular forma en que sólo el Doctor de Smith podría hacerlo (hint: implica estar desnudo). Esta iglesia (The Church of the Papal Mainframe), liderada por la Madre Superior Tasha Lem, había sido la primera nave en llegar, protegió el planeta de las incursiones (no antes que los weeping angels llegaran a él) y logró descifrar el mensaje, no bien Lem decide mandar al Doctor y a Clara al planeta para que lo descubran por sí mismos. El planeta era Trenzalore, y el mensaje era la primera pregunta, “Doctor Who?”. En un pueblo, adecuadamente llamado “Navidad”, queda tejido residual de las grietas del universo que supuestamente se cerraron con el reboot universal en “The Big Bang”. A través de estas grietas, se encontraban los “recientemente” rescatados habitantes de Gallifrey luego de los hechos de “The Day of the Doctor” dentro de su universo de bolsillo. Como siempre hay una trampa en todo esto, el pueblo está cubierto por un campo de la verdad que obliga a todos, bueno, a decir sólo la verdad. Si el Doctor responde la pregunta y revela su verdadero nombre, los demás time lords sabrán que es él y podrán volver al universo; pero si Gallifrey retorna será ante toda la multitud de enemigos reunidos en la órbita de Trenzalore, quienes no dudarán en atacar, reiniciando una vez más la Time War.

El Doctor y Tasha Lem saben que eso no puede ocurrir, y sus acciones darán lugar al inicio del sitio de Trenzalore, el planeta donde sabemos desde “The Name of the Doctor”, que el Doctor morirá y será enterrado. El Doctor decide quedarse y defender el pueblo de Navidad, enviar a Clara de vuelta a la tierra para salvarla y mantenerse en Trenzalore a enfrentar el destino que le fuera profetizado.

En este punto creo que es adecuado hablar un poco sobre Clara y Jenna-Louise Coleman. Desde la primera vez que el personaje apareció en pantalla, que al menos a mi me generó la misma sensación que la primera vez que vi a Rose Tyler en la época de Eccleston. Muchos compañeros han pasado en la época moderna de la serie, la misma Rose (“el primer amor” como lo describió alguien de forma más que perfecta el otro día), la bakanidad de Donna Noble y River Song, Jack Harness, la criminalmente poco valorada Martha Jones, Amy y Rory, la clásica Sarah Jane, y muchos más, pero ninguno de entre tantos geniales personajes me ha dejado la misma impresión que Clara, salvo Rose como dije. Una vez pasado el arco de la “impossible girl”, con todo lo que conlleva, creo que este será el verdadero momento de brillar de Clara, y la dinámica que tenga con Capaldi será algo de lo que valdrá la pena hablar por mucho tiempo. Así como vale la pena hablar de su rol en “The Time of the Doctor”, la forma en cómo arriesgó todo aferrándose a la TARDIS por fuera para retornar con el Doctor (y el efecto que esto causó, haciendo que retornara después de 300 años en Trenzalore); la valentía que muestra a bordo de la Iglesia, una vez que los daleks se hicieron de ella luego de siglos de lucha; su triste despedida con un anciano y senil 11vo Doctor, y la forma en que intercede y responde, a su manera, la primera pregunta (¿y acaso alguien pudo mentir bajo el campo de la verdad del pueblo?), intercediendo ante los time lords, lo que desemboca en la posibilidad de que el Doctor pueda regenerar una vez más. Por ahí su aporte general, o en cantidad de escenas, en este capítulo no fue tanto como otras veces -u otros compañeros-, pero ciertamente su intervención fue trascendental para que el Doctor pudiera, una vez más, salvar el día.

clip-from-doctor-who-the-time-of-the-doctor

Otra cosa que resulta importante destacar es la forma en que se ordena la línea de tiempo del 11vo Doctor. Ciertamente en Doctor Who las cosas se pueden volver un tanto confusas respecto al orden en que ocurren algunos hechos con tanto “Wibbly Wobbly Timey Wimey…Stuff”. Pero la forma en que este especial logra resolver el hecho de saber que, durante el tiempo que el Doctor estuvo en Trenzalore, hubo una división en la iglesia (ahora la “Church of the Silence”), y que esta facción (la de Madame Kovarian), intentara que los eventos de Trenzalore nunca ocurrieran, por lo cual viajan al pasado para matar al Doctor, sea destruyendo la T.A.R.D.I.S. (The Pandorica Opens/The Big Bang), o bien creando un ser que pueda cumplir el trabajo (A Good Man goes to War). La paradoja (bootstrap paradox) obviamente es que al intentar detener el sitio de Trenzalore, esta facción de la iglesia termina generando las condiciones que permiten que el sitio ocurra en primer lugar.

Finalmente el sitio pasa a ser guerra, el Doctor hace las pases con The Silence y juntos, más lo que queda de la iglesia, defienden el planeta durante siglos, hasta que sólo los daleks se mantienen atacando y tratando de acabar con el Doctor. Gracias a la intervención de Clara, el Doctor consigue una nueva regeneración (y la utiliza como arma para acabar con sus armados archienemigos), el rejuvenecimiento temporal, luego de una primera despedida, para luego tener una más junto a Clara y comenzar a sentir los efectos de esta muerte, para posteriormente volver como un aturdido y confundido Capaldi que no recuerda como pilotear la TARDIS y que está sorprendido tanto por tener riñones nuevos, como por el color de los mismos. Antes de la anticipada llegada de Capaldi, un retorno sorpresivo, la presencia de Karen Gillan como Amy Pond, en una alucinación del 11vo Doctor antes de morir, la primera y la última cara que vería ese rostro, el rol de “amigo imaginario” se revierte entre los dos personajes en una emocional despedida.

Así concluye el exitoso ciclo de Matt Smith como Time Lord en Doctor Who, que logró consolidar y masificar aún más el fenómeno cultural que es actualmente la longeva serie de la BBC a nivel mundial. Agradecerle a Matt Smith por tanto y por todo durante los últimos años, y ahora no nos queda más que esperar hasta el próximo año para el retorno de la serie, y ser sorprendidos por la nueva encarnación del personaje, de la mano de Peter Capaldi. Raggedy Man, Goodbye.

Algunas notas al cierre:

  • Simpático comentario el hecho por el Doctor, respecto a que una vez se tuvo que crear un novio androide.
  • No more bow ties.
  • Me sorprende que a alguna gente le molestara que en un especial de navidad, hubiera un pueblo con este nombre en un planeta extraterrestre. Sí, es extraño, pero como bien dijo el Doctor, no menos extraño que una isla se llame “Pascua”. Aparte, esto es Doctor Who, a estas alturas cuestionarse cosas así es un despropósito.
  • La recreación de la escena de las escaleras y el edificio de apartamentos. Lo vimos ahora con Clara y el 11vo Doctor, lo vimos hace mucho tiempo con Rose y el 9no Doctor.
  • Todos sabemos que Clara es adorable, pero usando su corona navideña de papel, lo es aún más.
  • Maravilloso homenaje a toda la serie, la cantidad de dibujos que los niños de Christmas le obsequiaban al Doctor. También es un buen guiño a nuestra realidad, el hecho de que en este pueblo, salvado durante siglos por el Doctor, no sólo se le idolatraba como un héroe, sino que se contaban sus aventuras para mantener viva su memoria.
  • Otra referencia, ahora a la serie clásica, es la mención del sello de The Master, haciendo eco a los eventos de “The Five Doctors”.
  • Un nuevo Doctor “nace” un 25 de Diciembre, sutil.
  • Una duda que al menos a mi no me quedó clara es si acaso el regalo de los otros time lords al Doctor fue una nueva regeneración o un nuevo ciclo completo. Me inclino a creer esto último -mal que mal, la serie tiene que mantenerse en el tiempo, y Peter Capaldi no es inmortal-, pero uno nunca sabe (más con Moffat).
  • La curva de aprendizaje de este nuevo Doctor será interesante, considerando que partió sin recordar como pilotear la TARDIS, pero en “The Day of the Doctor”, lo vimos hacerlo de forma normal.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s