Iron Man: Rise of Technovore (2013)

10436

El público pide y nosotros respondemos. Querían animación de Marvel, y aquí hay uno de sus más recientes esfuerzos en el rubro. Esta semana comentaremos “Iron Man: Rise of Techonovore”, película que es parte del universo “Marvel Anime” de series y películas animadas de la “casa de las ideas”.

En primer lugar, hacer un anuncio, y es que, esta columna -cuya publicación correspondía a la semana pasada- cambiará su frecuencia durante este año. Hasta ahora había tenido la fortuna de escribir cada semana por medio, sin embargo, circunstancias que a uno lo forzan a cambiar de planes -o sea, el estudio para mi examen de grado- hacen que deba destinarle menos tiempo a esta columna, porque prioridades. Así que, por los siguientes meses esta columna bajará su publicación a una vez al mes, en vez de dos como era antes. Ojalá luego de dar el examen -y que el resultado sea favorable- se pueda volver al formato habitual de publicar dos veces a la semana. Por su comprensión, muchas gracias.

Ahora, a lo que nos convoca, animación de Marvel. Y antes de hablar propiamente tal de esta película del año pasado, bien vale la pena contextualizar, y hablar de forma general de la fluctuante relación entre Marvel y la animación. Durante los años “oscuros” de la animación occidental, Marvel era una de las compañías que mantenía vivo el negocio. A estas alturas, todos hemos visto las clásicas caricaturas de Spider-Man y sus amigos que tantos memes han inspirado en internet. Obviamente la época de oro de la animación de Marvel vino en los 90’s -que, como pueden escuchar en nuestro podcast al respecto, fue un verdadero renacimiento y una época de oro para la animación en general- con series como X-Men (y ya están escuchando el tema del opening en su mente!), Spider-Man, Iron Man, Hulk, Los 4 Fantásticos, en general, la biblioteca de los grandes personajes de Marvel se abrió, y todos compartían el mismo universo animado, lo que permitía cameos y crossovers entre las series. El cambio de milenio (y una desafortunada serie de Los Vengadores que no tenía Iron Man, Thor ni Capitán America) significaron muchos cambios para Marvel. En general el gran problema que siempre ha experimentado Marvel en cuanto a su animación es la falta de dirección. No bien en los 90’s existía coherencia y calidad entre sus series, existían problemas de interferencia -principalmente por parte de Fox-, y lo que más le ha penado a Marvel hasta ahora, que nunca tuvieron una figura como lo era Bruce Timm en WB/DC, un tipo que, luego de lanzar Batman: The Animated Series junto a Paul Dini, se convirtió en el arquitecto de la animación de DC hasta el año pasado, más de 20 años, lo que obviamente queda demostrado en la calidad de DC en cuanto a sus series y películas animadas.

Durante los 00’s Marvel experimentó, y tuvo una buena cantidad de series, sin embargo, la calidad entre ellas variaba mucho, y por un lado, se tenían series que dejaban muchísimo que desear, y por otro lado, grandes programas que eran cancelados antes de tiempo porque “no vendían juguetes” (algo que lamentablemente se está empezando a dar en la vereda de DC y WB últimamente, aunque más por la interferencia de Cartoon Network -que también pertenece a WB-). Marvel tuvo excelentes series que vivieron poco como “Wolverine and the X-Men” (1 temporada), “The Spectacular Spider-Man” (2 temporadas) o “The Avengers: Earth’s Mightiest Heroes” (2 temporadas), y que lamentablemente fueron canceladas cuando las 3 tenían temporadas nuevas en producción. En lugar de estas series, Marvel trajo a su “Bruce Timm” en la figura de Jeph Loeb, quien decidió alterar la forma de producción de series en Marvel, y en vez de enfocarse en programas de calidad, optó por otros de humor idiotizante y facilista cuyo motor principal era vender juguetes. Así es como actualmente existen 3 series de Marvel, que comparten un mismo universo, “Ultimate Spider-Man”, “Avengers Assemble” y “Hulk and the Agents of S.M.A.S.H.”, todas exito de ventas de merchandising, pero generalmente con reseñas mediocres, siendo generosos.

Ironman1

Durante todo este período de experimentación de Marvel que mencionamos, la editorial basada en Nueva York realizó una alianza con el studio de animación japonés Madhouse, conocido por series como Trigun, Sakura Card Captor, Hajime no Ippo, Chobits, X y Death Note, entre otras, además de colaboraciones con Disney, DC Comics, Studio Ghibli, Capcom y Square Enix, por nombrar algunos. El fruto de esta colaboración fueron 4 series, denominadas como “Marvel Anime”, entre las que se cuentan Iron Man, Blade, X-Men y Wolverine. Con historias supervisadas por Warren Ellis, y que, era que no, tenían lugar principalmente en Japón, la idea de Marvel Anime era una colaboración promisoria que entregó resultados bastante divisivos, teniendo series buenas y entretenidas como X-Men, o interesantes como Iron Man, a otras que derechamente son un bodrio, como es el caso de Wolverine (lo que resulta curioso, considerando como gran parte de la historia del superhéroe n°1 de Canadá está justamente ligada a Japón).  El último fruto de estas colaboraciones es la película que elegimos comentar hoy -a pedido de varias personas que nos pidieron Marvel y animación-, una que, como fue la tónica de Marvel Anime, no es un producto totalmente satisfactorio -lo que no significa que sea un mal filme, pero tiene problemas y abundan-, “Iron Man: Rise of Technovore”.

La película tiene una lugar en la continuidad del animé que, a su vez, era una extraña mezcla entre el canon de los comics y algunos elementos de las películas -era que no-, lo que claramente influencia a este film animado. El principal antagonista del filme es Ezekiel Stane (Miyu Irino/Eric Bauza), hijo de Obadiah (el personaje de Jeff Bridges en Iron Man) quien, en parte motivado por el destino de su padre, decide crear una nueva tecnología, un nano virus biotecnológico conocido como Technovore. Lo que Stane busca es liberar este virus para que afecte a toda la humanidad, y así poder crear una nueva especie, lo que le permitiría a la humanidad dar un salto evolutivo. Obviamente en su primera “demostración”, quien lo detiene no es otro que Tony Stark (Keiji Fujiwara/Matthew Mercer), pero no sin pagar un costo, ya que en la lucha mueren una serie de civiles, pero más trágico aún, la aparente muerte de James Rhodes, mejor conocido como War Machine (Hiroki Yatsumoto/James C. Mathis III). Obviamente este acto hace que S.H.I.E.L.D. se involucre, por lo que podemos ver a Nick Fury (Hideaki Tezuka/John Eric Bentley), Maria Hill (Kari Wahlgreen), Black Widow (Miyuki Sawashiro/Clare Grant) y Hawkeye (Shuuhei Sakaguchi/Troy Baker) involucrarse. Ahora bien, la participación de S.H.I.E.L.D. en el filme no es más que una mala excusa para tener escenas de acción que algo más. Supuestamente están ahí para proteger a Tony Stark por ser el único testigo de lo ocurrido con Technovore, pero nunca queda del todo claro qué quieren con Stark, y cuando Tony decide largarse, para buscar acabar con el villano por su cuenta, la respuesta de S.H.I.E.L.D. es lanzar todo su arsenal contra él, o sea, el Helicarrier, Quinjets, unos robots -because Japan- y a Natasha Romanova y Clint Barton.

Como dije, toda la presencia de S.H.I.E.L.D. es una mala excusa para tener acción. Ahora, sí hay que destacar que las escenas de acción son lo mejor de la película, y están maravillosamente animadas por la gente de Madhouse. Ahora, lo que da para preguntarse es si realmente el resto de la trama está realmente a la altura -más considerando lo bien recibido que fue el animé de Iron Man-. La idea de mezclar dos villanos de los comics, por un lado el hijo de Stane (Iron Monger o Iron Man 2.0), y el virus Technovore no parece tan mala idea, considerando que lo que hace Techonovore en Stane esta vez es darle una armadura biotecnológica, que lo haría una reversión de Iron Monger o de 2.0., sin embargo, y pese a lo bien animado, su diseño -similar a Mewtwo-, pero principalmente las motivaciones y el diálogo de este personaje son realmente deplorables, y no hacen que sea un villano digno de nuestra atención, independiente de lo cool que pueda verse su diseño, y la buena forma en que mezcla sensibilidades occidentales y orientales -algo tan difícil de unificar como sabemos-.

iron_man_rise_of_technovore_wallpaper_5-other

Respecto al resto de la película, hemos mencionado la presencia de varios personajes de S.H.I.E.L.D., pero hay dos que hasta ahora no he mencionado, y que también son de lo mejor en el filme: Pepper Potts y Frank Castle, aka, The Punisher. Para el caso de Pepper, su dinámica con Tony se mantiene igual de bien, incluso, puede que esta Pepper (Hiroe Oka/Kate Higgins) evoque aún más a su contraparte liveaction (lo que no es tarea fácil considerando lo perfecta que ha estado Gwineth Paltrow en el rol), que lo que el Tony animado logra evocar a Downey Jr. Pepper también tiene un clásico momento fanservice -porque animé-pero que de todas formas yo creo que no se siente tan invasivo y pasa más piola que lo que ocurre con Black Widow en la película, y el hecho de que pareciera que en cualquier momento se le va a escapar su delantera. Ok, está bien que sea animé, y uno suele juzgar con una vara distinta esa clase de interacciones, pero cuando es algo tan gratuito e innecesario como se ve en Black Widow (en contrapartida al cheesecake de Pepper que es más classy), de verdad que uno se pregunta por qué algo así está en la película -o sea, uno sabe la respuesta, pero es caer en los clásicos esterotipos que a estas alturas uno esperaría que la industria hubiera superado-.

Volviendo al personaje que nos falta discutir, la presencia de The Punisher es un tanto gratuita y es casi un cameo glorificado en este filme, pero de verdad que se agradece lo bien que refresca la pantalla. Independiente que el diseño que hicieron de Frank Castle no sea el mejor, y que quien hace su voz en el doblaje inglés, Norman Reedus, nuestro querido Daryl de The Walking Dead, no es, en mi opinión, la mejor de las opciones para la voz de Castle, lo cierto es que la dinámica Punisher-Iron Man, así como las escenas de acción en que el vigilante se ve involucrado, hacen que su personaje sea uno de los puntos fuertes a destacar de esta película.

En retrospectiva, y para concluir con la columna de hoy, Iron Man: Rise of Technovore es un intento por continuar la senda del animé protagonizado por Tony Stark que, lamentablemente, tiene muchos elementos deficientes a su haber. Independiente de que tiene buenas cosas como la calidad de la animación, la estética, el diseño, la presencia de algunos personajes y particularmente sus escenas de acción, que son todo lo que uno puede esperar de un gran estudio de animación como Madhouse, la verdad es que, al final, estas cosas – casi todas en el apartado visual- sufren de una pobre historia, una trama convulsionada, y algunos personajes realmente olvidables. Rise of Technovore no sólo está lejos del estándar en animación de superhéroes que ha sentado DC, sino que también está muy distante de algunas de las mejores películas animadas de Marvel, como “Next Avengers”, “Hulk Vs” o “Planet Hulk”. Si ud. es fan de de Iron Man, o del animé, de todas formas no pierde mucho en darle una oportunidad a esta película, pero si espera algo de calidad, o incluso algo más similar a la tonalidad sea de los comics, o de las películas live action, haría bien en buscar otra alternativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s