Gustavo Santaolalla – Diarios de Motocicleta (2004)

Front

Comienza el verano en Chile y con ello la época de viajes por nuestro país y Sudamérica. Por eso, la entrega de esta semana de la columna de bandas sonoras nos trae la música de Gustavo Santaolalla para una película que cuenta un viaje que luego marcaría la suerte de América Latina. Hablamos de “Diarios de Motocicleta”, de Walter Salles (2004).

Los compositores latinoamericanos han tenido un lugar preponderante en esta columna. Primero fue el chileno Juan Cristóbal Meza, con su emotivo trabajo para “Dawson, Isla 10”. Ya en diciembre dimos paso a dos de los nuevos exponentes de la música latinoamericana, como son Andrés Goldstein y Daniel Tarrab, con la música de “Wakolda”, la gran producción argentina del año 2013. Hoy es el turno del máximo exponente del género en nuestro continente. El argentino Gustavo Santaolalla.

Diarios de Motocicleta es un film basado en el homónimo libro –o diario de viaje- que escribió Ernesto Che Guevara (interpretado por Gael García Bernal) sobre su travesía por Sudamérica en 1952. Guevara, un estudiante de medicina por aquel entonces, fue acompañado por Alberto Granado (Rodrigo de la Serna), un bioquímico mayor que él pero con quien compartía el interés por recorrer nuestro continente y conocer de nuestra cultura, además de cierta fijación científica por investigar sobre la lepra.  Montando “La Poderosa”, una motocicleta Norton 500 en pésimo estado, tenían el objeto de recorrer 14.000 kilómetros que, sin saberlo, terminarían marcando para siempre el ideario de unos líderes de la revolución cubana. Así, en esta película nos muestran cómo Ernesto Guevara dejaba cada día de ser Ernesto, dando paso al Che.

Como señalábamos, la música de Diarios de Motocicleta es producto del trabajo de Gustavo Santaolalla. Compositor argentino radicado en Hollywood, nos dio a conocer su talento, principalmente, con su disco Ronroco en 1998. Ya volveremos a hablar de este álbum, porque en él se articula la gran crítica que podemos hacer a su trabajo. La consagración definitiva de Santaolalla en la industria norteamericana vino 7 años después, cuando se adjudicó el Óscar a la mejor banda sonora con “Secreto en la Montaña” (Brokeback Mountain) -2005-. El año siguiente repetiría la gracia, ganando por segunda vez consecutiva el premio, esta vez con Babel, de Alejandro González Iñárritu -2006-.

EssCheGuevaraGaelGarciaBernal¿Qué ha hecho que la carrera de Santaolalla sea tan meteórica? Primero, obviamente, el talento. Segundo, creo yo, esa chispa latina que transmite a su trabajo en un rubro donde lo plano y las copias son cada día más recurrentes. En tercer lugar, las buenas decisiones. Una de ellas fue irse a EE.UU. a trabajar como productor en los 80’s, lo que sigue haciendo casi con más éxito que su faceta como compositor. La otra buena decisión la acaba de tomar. Santaolalla es ya un conocido en el ambiente de las películas, tanto así que ha sido uno de los primeros en dar el salto de la pantalla de cine a los videojuegos, componiendo el año pasado el soundtrack de “The Last of Us”. Eso demuestra que es un visionario en la materia. En cuarto y último lugar, sus alianzas. Ha sido el brazo derecho de directores prestigiosos como González Iñarritu, lo que le vale un sitial de respeto que ningún otro latinoamericano tiene hasta ahora. Y como productor ha trabajado con artistas reconocidos como Juanes, Molotov, Café Tacuba, Los Prisioneros de Chile, entre muchos otros.

Insisto en que escuchen Ronroco. En ese disco pueden encontrar la esencia de Santaolalla en su máxima expresión. Me refiero al instrumento andino que todos conocemos como el charango (el ronroco es una variante del mismo). Las canciones del disco son además la gran fuente de todo su trabajo, apelando en su discografía recurrentemente a ellas. Esa es la gran crítica que podemos hacerle a Santaolalla, al menos a su trabajo de mayor reconocimiento, con excepción de Secreto en la Montaña. En el tracklist de Ronroco pueden encontrar 2 de las canciones que marcan el soundtrack de Diarios de Motocicleta. Una de ellas es la inolvidable “De Ushuaia a la Quiaca”, que aparece casi al final de la película y antes de los créditos, mostrándonos la cara de un pueblo latinoamericano empobrecido y abusado. Es una de mis canciones favoritas de cualquier álbum, y entrega tranquilidad como ninguna otra puede. La otra es “Jardín”, con un contenido que se asemeja más al código musical de nuestros pueblos originarios. Pero en Ronroco también encontrarán “Iguazú”, una de las canciones más explotadas por los productores norteamericanos, y que yo, personalmente, he escuchado en películas como The Insider, Babel, en la serie 24 de Fox, entre otras. Con esto pretendo probarles que muchas veces lo mejor de Santaolalla no es lo nuevo. Favorablemente esta muletilla se ha ido abandonando, en especial si consideramos que ha compuesto para tantas producciones el último tiempo que es imposible encontrar ya recurrencias a Ronroco.

Por eso debemos centrarnos ahora en lo nuevo que creó Santaolalla para la película. Es fácil de todas formas distinguirlo. En gran parte se trata de música con instrumentos más modernos, donde si bien se mantienen las cuerdas, éstas adquieren otro matiz. Ejemplo de ello es “Apertura”, dónde a grandes rasgos se nos presenta esta inolvidable historia. Miembros, recorrido, etc. “La Partida” es prácticamente idéntica. Al final es el “tema” que representa el viaje, la aventura. Otro ejemplo claro es “Sendero”, canción dominada por una guitarra clásica, y donde la percusión cobra más relevancia. “Leyendo en el Hospital” es, finalmente, tal como se muestra en la foto de esta publicación, una canción ideal para un espacio de intimidad, dónde Guevara descubre el aislamiento y la necesidad de un pueblo que ha sido empobrecido en cuanto a los recursos y mutilado en lo cultural por los “inca-paces”.

Santaolalla

La banda sonora de Diarios de Motocicleta es, además, una de las de mayor polémica de las que se tenga memoria. La canción de los créditos, “Al otro lado del río”, escrita por el uruguayo Jorge Drexler, sufrió una especie de censura por parte de la Academia norteamericana. Lo que pasó fue que estando nominada como mejor canción original, los productores de la entrega de los Óscar’s consideraron que poner a un artista latino desconocido cantando durante la entrega sería poner en riesgo el raiting del evento. Por eso, en la ceremonia, la canción fue interpretada por dos símbolos de la comunidad latina: Carlos Santana y Antonio Banderas. Lo curioso es que llegada la hora de entregar el premio a mejor canción original, ¡el ganador fue Drexler! Y con toda la pachorra uruguaya que lo caracteriza, el cantante interpretó a capella parte de la canción, tomando venganza de los productores gringos. Memorable. Pueden ver el video de la entrega del premio por parte de Prince un poco más abajo.

Diarios de Motocicleta es una película que pasó a la historia. A los latinos les dio mucho sentido de pertenencia, mientras que en el resto del mundo fue una especie de redención de la vilipendiada figura del Che. Si bien por ciertos minutos se vuelve un poco panfletaria (¿de verdad esperan que creamos que el Che fue el único que cruzó ese río nadando, por ejemplo?), lo cierto es que es un interesante proyecto del cine latinoamericana, y otro gran paso en la carrera de Santaolalla. Música para acompañarte en tus viajes como ninguna otra.

Anuncios

3 comentarios

  • De Ushuaia a la Quiaca es, además, el nombre de un proyecto conjunto de Santaolalla con León Gieco, a mediados de la década del ’80. Entonces, León atravesaba una depresión. Y le propuso a GS grabar un disco que recogiera las múltiples músicas y sonidos de la Argentina. GS le dijo que sí, pero de vuelta le sugirió que recorrieran el país, y que grabaran la música en cada uno de los lugares desde los que emergía. De ahí salen algunos de los más bellos discos de León, que llevan el nombre ya mencionado.
    Un abrazo, querido Pablo, y felicitaciones por tu artículo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s