Lee Daniel’s The Butler (2013)

20130904-3a

El año 2008, luego del triunfo electoral de Barack Obama en Estados Unidos, un artículo de The Washington Post sacó a la luz la historia de Eugene Allen, un mayordomo que, durante 34 años, y 8 períodos presidenciales, sirvió en la Casa Blanca. Basada en su historia de vida, llega a nuestros cines “The Butler”, la nueva apuesta del director Lee Daniels, protagonizada por Forest Whitaker, y para muchos, una de las grandes ausentes en los premios Oscar de este año.

Esta reseña contiene algunos spoilers, y ojo, parte de la trama se entrelaza con la historia de Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XX, eso no califica como spoiler, porque bue… son cosas que todos deberían saber.

“The Butler” nos cuenta la historia de Cecil Gaines (Whitaker, en una excelentísima actuación), quien como su inspiración de la vida real, sirve como mayordomo en la Casa Blanca desde el gobierno de Dwight Eisenhower hasta el de Ronald Reagan. La historia narrada por Gaines, es recordada mientras nuestro protagonista se encuentra en la Casa Blanca, esperando reunirse con el presidente Barack Obama, luego de la elección de este el 2008, y que buscaba reconocerlo públicamente, como en la vida real el mismo Obama hizo con Eugene Allen. De esta forma conocemos la historia de Gaines desde su infancia en una plantación de algodón en los años 20’s, donde sus padres trabajaban bajo un sistema de aparcería -que en el fondo, y tratándose del sur rural de EE.UU., no era más que una forma de esclavitud encubierta.

Durante la infancia de Gaines, y luego que su madre (Mariah Carrey) fuera violada por el dueño de la plantación donde trabajaban (lo que le causó un trauma severo, que la llevó a perder la voz), y que su padre fuera asesinado por tratar de defenderla, Cecil fue “adoptado” (a falta de mejor palabra) por la madre del dueño de la plantación, quién lo comenzó a utilizar para labores domésticas, y a instruirlo en cómo ser un mayordomo (un término conocido como “house negro” en dichos nefastos tiempos). Luego de alcanzada la adolescencia, Cecil se despide de su madre y abandona la plantación. Luego de pasar por malos momentos, entra a robar a la pastelería de un hotel, desesperado para poder tener algo que comer. Aquí es descubierto, pero en lugar de ser enviado a la policía, es contratado para trabajar de mayordomo en el hotel, debido a su experiencia en labores domésticas. En este lugar aprenderá de Maynard (Clarence Williams III), quien se convertirá en su mentor y le ayudará a perfeccionar su trabajo, además de enseñarle los gajes del oficio. Finalmente, después de años de trabajo, Maynard recomienda a Cecil para un puesto de trabajo en un hotel en Washington D.C., lo cuál no sólo significaría para Cecil mejores condiciones salariales, sino que además una nueva vida, mudándose a la capital, una ciudad que para los años 50’s ya contaba con una gran población afroamericana, pero que no tenía las odiosidades raciales que existían en el sur de EE.UU. (o al menos no a esos niveles), por lo cual podría tener una mejor vida.

Trabajando en este hotel en Washington es que Cecil conoce a su esposa, Gloria (su majestad de la TV norteamericana, Oprah Winfrey), quien trabajaba en el hotel como mucama. Juntos, ambos tendrán dos hijos, Louis y Charlie. Cecil es capaz de darles una buena calidad de vida trabajando en el hotel, pero la oportunidad de su vida se presenta cuando su trabajo es tomado en cuenta por la administración de servicios de la Casa Blanca, por lo cual a Cecil se le ofrece la oportunidad de integrarse al staff de mayordomos de la residencia presidencial de EE.UU. Es así que, durante el gobierno de Dwight Eisenhower (un casi irreconocible Robin Williams), Cecil entra a trabajar a la Casa Blanca, a la vez que, a lo largo del país comienza a gestarse el movimiento por los derechos civiles y políticos de las minorías raciales, particularmente la población afroamericana, de Estados Unidos.

The Butler (2013) Forest Whitaker (Screengrab)

The Butler ha sido catalogada por muchos -y de hecho así se nos presentó a nosotros durante la función de prensa- como un “Forrest Gump negro”. Ahora bien, y no obstante el hecho de que esa frase puede servir para enganchar gente y vender un poco el concepto de la película, lo cierto es que, además de ciertas comparaciones obvias (que existen cada vez que se presenta en una película -post Forrest Gump- que retrata la vida completa de un personaje, como sucedía en “The Curious Case of Benjamin Button” o en otras similares), las similitudes no van más allá. The Butler, como podría esperarse, es una película que trata temas mucho más ligados a la política y a los cambios sociales que Forrest Gump (y eso que en la película protagonizada por Tom Hanks, estos sí eran tratados). No bien ambas sean “feel good movies”, lo son de distinta forma, y cada una tiene méritos particulares. Además, la forma en que sus respectivos protagonistas se desenvuelven a lo largo de la película es variada. Mientras que en Forrest Gump, el personaje homónimo normalmente influenciaba la historia mediante sus acciones -las cuales para él solían pasar desapercibidas, o cuya importancia era dada tiempo después por el paso del tiempo y su huella en la historia-, en el caso de The Butler, son los hechos y el cambio de los tiempos lo que influencia a Cecil, y no al revés. De hecho, Cecil es un personaje muy conservador en su forma de ser, y acostumbrado a un cierto establishment, que era lo que existía en EE.UU durante muchos años, por lo tanto, el choque con las nuevas generaciones (representadas por sus dos hijos), y el impacto del movimiento por los derechos civiles, eran cosas que para él eran ajenas, y no le parecían la manera adecuada de luchar contra la segregación. Finalmente, será el propio cambio social el que terminará afectando a Cecil, y le permitirá paulatinamente luchar, por ejemplo, por la igualdad en las condiciones laborales y salariales al interior del personal de la Casa Blanca, donde se discriminó entre blancos y negros hasta los años 80’s.

Como dije antes, muchas veces se ha hecho esta comparación, principalmente por la forma en que pasa el tiempo en la película, y estando Cecil trabajando en la Casa Blanca, esto se presta para la aparición de múltiples presidentes de EE.UU. en la película, interpretados por múltiples actores. Vale la pena detenerse en este último punto, porque uno de los elementos más fuertes de la película es su elenco en general -no por nada estaba nominada a mejor elenco en los últimos Screen Actors Guild Awards-. Como suele pasar en esta clase de películas con elencos masivos y potentes, muchas veces cuesta elegir un solo actor a destacar -más cuando hay casos en que no está claro quién es el verdadero protagonista-. En el caso de The Butler, con un protagonista claro y una magistral actuación de Forest Whitaker (algo a lo que nos tiene acostumbrados), el resto del elenco también tiene espacio para brillar. Mucho se ha alabado la interpretación de Oprah como la aproblemada esposa de Cecil, que debe lidiar no sólo con problemas familiares, sino con la dedicación casi exclusiva que tiene su esposo hacia su trabajo, lo que la hará caer en problemas como el alcoholismo. Otros importantes miembros del elenco son Cuba Gooding Jr. y Lenny Kravitz, en sus papeles como Carter Wilson y James Holloway, otros dos mayordomos en la Casa Blanca, y amigos de Cecil.

Retomando el tema de los presidentes, y habiendo nombrado ya a Robin Williams en una muy buena actuación como Eisenhower, bien vale mencionar y destacar a los demás actores presentes en roles célebres, como lo son James Marsden como John F. Kennedy, Minka Kelly como la esposa de Kennedy, la primera dama Jackie Kennedy, Liev Schreiber como Lyndon Johnson, John Cusack como Richard Nixon, y Alan Rickman y Jane Fonda, como Ronald Reagan y la primera dama Nancy Reagan. Todos estos brillan en sus papeles, durante momentos claves, particularmente relacionados con los derechos civiles, como la integración racial de las escuelas durante el período Eisenhower, la ley de Derechos Civiles de 1964, propuesta por Kennedy y materializada por Johnson, debido al asesinato de su antecesor. La muerte de Kennedy de hecho es uno de los momentos emocionales más potentes de la película, justamente por la relación de cercanía que Cecil llegó a tener trabajando en la Casa Blanca con la familia Kennedy Onassis. En este sentido bien vale la pena elogiar particularmente a James Marsden y a Minka Kelly, por unas grandiosas interpretaciones. Los demás también lo hacen muy bien, particularmente Alan Rickman, que hace que uno sienta estar viendo al verdadero Reagan. John Cusack destaca por la forma en que puede lograr el tono de voz y las muletillas de Nixon, mientras que Schreiber tiene buenos momentos, particularmente recreando las “famosas” reuniones que Lyndon Johnson solía tener con su staff mientras se encontraba usando el baño.

a_560x375

Fuente: Vulture.com

Como dijimos unos párrafos atrás, uno de los puntos de conflicto para el personaje de Forest Whitaker es la relación con sus hijos, particularmente con Louis, el mayor, interpretado por David Oyelowo. Obviamente la diferencia generacional y los cambios sociales, así como la reticencia de Cecil a abrazar las transformaciones sociales por una vía más rápida, en lugar de seguir los “conductos regulares” son un choque con su hijo, que le tocó crecer, no en una plantación como a su padre, sino en una ciudad liberal de la costa este de EE.UU. Además, el hecho de poder recibir educación universitaria -y en la Universidad Fisk de Tennessee, una de las cunas del movimiento de los derechos civiles y de la resistencia no violenta en EE.UU., siguiendo el ejemplo de Gandhi, que fue instaurado en EE.UU. por James Lawson y Martin Luther King Jr.-, obviamente iba a aumentar esta brecha entre padre e hijo. Esta relación nos permite adentrarnos en el otro lado de la lucha por los derechos civiles, ya que mediante Louis no sólo vemos la resistencia no violenta, sino también experimentamos la barbarie del racismo en el sur de EE.UU., y el paso del personaje de la resitencia pacífica, a la lucha violenta y al activismo partidario, cuando se une a la Panteras Negras. Como dije antes, estos cambios en la visión de mundo irán afectando a nuestro protagonista, a la vez que sus acciones también tienen un eco en el actuar de los presidentes a los que sirven y que fueron cambiando el panorama legislativo de EE.UU. durante el siglo pasado.

Ahora bien, la película no está exenta de críticas. Obviamente uno de sus puntos fuertes, su elenco, a veces también le puede jugar una mala pasada, en el momento en que hay muchos personajes, y ocurren muchas cosas, que si bien no da para perderse en la trama ni mucho menos, si puede resultar confuso y ayudar a perder el foco de la trama. La trama además a ratos sufre de una inconexión entre hechos que ocurren, y da algunos saltos -geográficos y temporales- que pueden llegar a ser molestos -qué tanto esto pueda molestarle, depende de cada uno-, pero ciertamente afectan algunos puntos de la historia y le quitan peso emocional a ciertos hechos. Respecto a la música del filme, esta es variada, y tiene mezcla de incidental junto a temas populares que marcan la época -estos últimos destacan más que la incidental cuando su presencia se siente-.

En general, y para concluir, Lee Daniels’ The Butler es una muy buena película, capaz de emocionar y entretener a lo largo de su duración. Cuenta con un elenco de lujo y actuaciones brillantes, particularmente de sus dos protagonistas centrales, y a uno lo mantiene legítimamente involucrado en su desenlace, independiente que uno conozca los hechos históricos que son retratados en la película. No es una película exenta de problemas como dijimos, y ciertamente no es apta para aquellas personas que no gustan de las películas que invitan a la emoción (o que, si prefieren, a uno lo manipulan emocionalmente -aunque qué película no hace esto, en mayor o menor medida); pero los problemas que pueda tener no le restan méritos, y es un filme altamente recomendable.

Film Review The Butler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s