Justice League: War (2014)

justice_league__war_cover_art_by_alexgarner-d6sa7er

La columna comiquera de Revius está de vuelta, y esta vez hablaremos del primer largometraje animado de WB/DC Comics de este año, que tiene la particularidad de no sólo traer el universo actual de los comics (post-New 52) a la animación, sino que además, lanzar una nueva continuidad animada para DC, algo que no se veía desde el fin del “Timm-verse” después de Justice League Unilimited.

Justice League: War, como la gran mayoría de las películas animadas de DC, es la adaptación de una historia preexistente de los comics, en este caso, el primer arco de Justice League luego del reboot del universo DC el 2011. Titulado “Justice League: Origins”, el comic, creado por el equipo superestrella de Geoff Johns (escritor y fan favorite de nosotros en Revius) y el gran Jim Lee (dibujos), cuenta, bueno, el origen de la Liga en este nuevo universo. Situado unos 5 años en el pasado (o sea, durante la administración Bush), la historia que comienza con el primer encuentro entre Green Lantern y Batman, nos muestra la formación de la Liga, con el propósito de detener una invasión proveniente de Apokolips, comandada por, quien más que Darkseid, que intentaba apoderarse de la Tierra.

Siendo este un nuevo universo, donde los personajes son más jóvenes, nos encontramos con nuevas dinámicas, puesto que en esta nueva continuidad, el primer superhéroe en hacerse público fue Superman, unos 6 meses antes del comienzo de la historia (pese a que a esas alturas, Batman llevaba a lo menos un año operando en Gotham, pero era considerado un mito urbano, mientras que Hal Jordan y Barry Allen, también llevaban un tiempo como Green Lantern y Flash). Así esta historia nos muestra los primeros pasos de estos héroes, a la vez que nos muestra una Diana de Themiscira que hacía poco se había dado a conocer al mundo (quienes la habían apodado Wonder Woman), un Aquaman que también era considerado casi un mito urbano, y nos presenta el comic con la historia de origen de Cyborg, quien dio el salto de ser tradicionalmente un “Joven Titan”, a pasar a ser ahora miembro fundador de la Liga.

Respecto a la trama del comic, en general se siente casi como si fuera un videojuego, en el cual la Liga debe enfrentarse a múltiples enemigos, poner al lado sus diferencias personales y su inexperiencia, para poder enfrentarse al “jefe final”, que es Darkseid. Además de tener una “side-mission”, donde Batman y Superman se encuentran en Apokolips. El comic es una lectura bastante rápida y dinámica, ideal para quien está recién dando sus primeros pasos en el mundo de los comics (así que si ud., lector de Revius, quería leer comics pero no sabía por donde partir, lea con confianza “Justice League: Origins”, porque, al menos, se entretendrá), además de sembrar las semillas que serían futuras tramas del libro, en lo que a estas alturas ya es un clásico de la narrativa de Geoff Johns.

Justice_League_0001

Después de que la adaptación animada de Flashpoint, al igual que en los comics, pusiera fin al universo DC de ese momento, y lanzara uno nuevo, se optó por este primer arco de Justice League para lanzar un nuevo universo fílmico compartido para la animación de DC. Obviamente la figura de Bruce Timm ya no está presente desde que diera un paso al costado el año pasado, y los mayores cerebros son nuevamente Andrea Romano (quien es la directora de voces y quien hace el casting en todas las películas animadas de DC), el director Jay Oliva (quién además de estos proyectos de animación, trabajó en Man of Steel), el productor James Tucker (otro sobreviviente de la era de Bruce Timm) y el diseñador Phil Bourassa (quien actualmente es el hombre que le da el diseño a los personajes animados de DC desde unos años). Son ellos, además del mismo Geoff Johns (quien no sólo es escritor para DC, sino que además es el Jefe Creativo en Jefe de la editorial), que optaron por la acertada decisión de dar una continuidad a estas películas animadas. Esto en el gran esquema de las cosas no significa que dejarán de hacerse historias originales, o que no se adaptarán historias de antes del reboot (de hecho, la próxima película de DC, “Son of Batman”, está basada en la historia “Batman & Son” del 2006, pero que, al igual como fue incorporada en la continuidad actual de los comics, también lo será para la versión animada), sino que sirve para generar unidad de contenidos entre las películas, y entregarle a los fans un universo compartido, algo que aún no ocurre en las películas live-action, y que no se veía en la animación desde el fin del Timm-verse.

Respecto a la adaptación, su trama es esencialmente la misma del comic que lo inspira, contando la formación de la Liga ante la invasión de Darkseid (Steve Blum), y la historia de origen de Cyborg (Shemar Moore -Criminal Minds-). La estructura similar a un video juego también está presente, y en general, hay muchas escenas y diálogo que son una reproducción casi viñeta por viñeta del comic que lo inspira, por lo cual, en cuanto adaptación, es bastante fiel, y mantiene el mismo nivel de dinamismo y entretención que su fuente, que no es un comic que apuntara a algo más filósofico, profundo o existencial. Es puro “good old-fashioned superheroics”. Obviamente se hacen cambios respecto a la historia original, y el más importante probablemente sea la exclusión de Aquaman de la historia (lo que nos priva de ver uno de los momentos más gloriosos del comic en forma animada). Aquaman tenía un rol relevante en la historia, puesto que su aparición cambiaba un tanto la marea -pun intended- de la batalla contra Darkseid, y era él quién le daba uno de los golpes definitivos con su tridente al nuevo dios de Apokolips. En esta película, el rol de miembro fundador de la liga pasa a ser de Shazam (Sean Astin -Sam Gamgee en la trilogía de “El Señor de los Anillos”-), lo que es interesante, no sólo por lo mucho que ha promovido DC últimamente a este personaje (al respecto, la actualización de su origen que Geoff Johns y Gary Frank relataron como back-up en las páginas de Justice League es muy bueno), sino porque se presta para una dinámica particular con Cyborg, siendo los dos los miembros más jóvenes del equipo (Billy Batson es sólo un niño, mientras que Victor Stone está en la high school), y porque Billy idolatraba a Vic por su carrera como mariscal de campo de fútbol americano.

Como dijimos, la trama se mueve casi un videojuego, por lo cual, obviamente las escenas de acción iban a ser parte importante de esta película, y ciertamente no desentonan, ya sean los miembros de la Liga peleando entre ellos por sus diferencias (como Batman y Green Lantern, o los dos vs Superman), o bien todos peleando contra incontables parademons, o la pelea final contra Darkseid, todos los miembros de la liga tienen lugar para brilla en esta película, con sus particulares habilidades y poderes, y no haciendo que todo parezca fácil para ellos (ni siquiera para Superman). Respecto al Hombre de Acero (Alan Tudyk -Suburgaroty, Frozen, Firefly, Serenity-), tiene una escena de acción que destaca bastante, y que es reminiscente de una de las escenas de acción en Man of Steel, donde la cámara lo sigue desde atrás a medida que golpea y atraviesa edificios. Considerando que Jay Oliva fue el director de Storyboards en Man of Steel, está claro que esta escena en Justice League: War fue planeada de la misma forma (y probablemente siguiendo los mismos storyboards).

23231Otro elemento fuerte que vale la pena destacar en Justice League: War son las interacciones entre personajes, particularmente entre Green Lantern (Justin Kirk -Modern Family, Weeds-) y Batman (Jason O’Mara -The Good Wife, Resident Evil: Extinction-), ya que son estos dos quienes se roban la película, con su diálogo, conversaciones, y la forma en que están constantemente discutiendo entre los dos. La relación de Hal Jordan con Flash (Christopher Gorham -Covert Affairs-) también es otra que vale destacar, sumadas a la anteriormente mencionada entre Shazam y Cyborg. Wonder Woman (Michelle Monaghan -True Detective, Boston Public, Mission: Impossible III-) también tiene varios momentos para brillar, no sólo por terminar siendo la líder “de facto” de la liga, sino por la forma en que su personaje es usado como el “pez fuera del agua” en este mundo, particularmente al comienzo en su reacción cuando come helado por primera vez. También hay una potente escena que tiene frente a un grupo de manifestantes, y la forma en que resuelve esta situación -no spoilearé- es de esas muestras sobre por qué Wonder Woman es uno de los mejores personajes de los comics (y hace que sea aún más inexplicable el por qué WB/DC han demorado tanto en llevarla a la pantalla grande).

Lamentablemente no todo es bueno en la película, y hay cosas que a mi personalmente me molestaron, una de ellas, fue posicionar la relación entre Wonder Woman y Superman. A estas alturas deberían saber que en los comics ambos héroes son pareja, dejando de lado a los tradicionales Lois Lane (lo que es una aberración del porte de un buque IMO), y a Steve Trevor. Todos sabemos que la relación -que debe llevar ya como un año en los comics- no va a ser más que un gimmick temporal -de esos que la nueva continuidad permite-, y que eventualmente Superman terminará junto a Lois. Está bien que haya que llevar la realidad actual de los comics a estas nuevas películas animadas, pero no parece adecuado tener que llevar todo, particularmente esto, si no se le saca provecho (y al menos no se ha anunciado para un corto plazo una película entre ambos héroes), por lo cual, ver esta relación forzada en la película, como un flirteo constante entre los dos, no me pareció agradable. Respecto a Superman, otro problema que tengo viene con su diseño -no, este no es un rant como los que aún lloran porque ya no usa calzoncillos rojos por fuera del traje-; mi problema es que se ve demasiado irregular en sus escenas, con los ojos demasiado pequeños y separados, y que en general hacen que se vea poco armónico en relación con los otros, que son adaptaciones de los trajes actuales. Phil Bourassa es un gran diseñador, y que le da un look ideal a las series y películas animadas de superhéroes, pero ni en JL: War, ni en Flashpoint Paradox llegó al nivel de maestría en sus diseños como lo tenía en Young Justice, donde compartía labores con Jerome K. Moore. Esto no significa que sus diseños para War (salvo Superman) sean malos, ya que en general están todos muy bien actualizados, particularmente el hacer a Cyborg una especie de respuesta a la recepción pública que tienen Iron Man o War Machine, y, en el mejor de todos estos diseños, en darle un traje a Wonder Woman que no sólo honra el diseño clásico y sus raíces, pero que además lo hace ser un diseño práctico. Bourassa es el diseñador también de la próxima película, “Son of Batman”, y al menos en lo que se ha visto, los diseños ahí se ven en general más armónicos y cercanos a lo que era Young Justice (por cierto, si ud. aún no ve Young Justice, no sé que espera para verla).

Respecto a las voces, en general el trabajo es impecable como suele pasar bajo la dirección de Andrea Romano, aunque algunas quejas son que la voz de Steve Blum para Darkseid -pasada por un filtro- era casi ininteligible. Además, la voz de Michelle Monaghan para Wonder Woman, no me pareció la adecuada para esta versión del personaje, quizás para una Diana más experimentada sí, pero para una más joven, se sentía a veces como si no correspondiera al personaje. Los demás están todas las voces muy bien, y destacan bastante Justin Kirk y Sean Astin. Respecto a Jason O’Mara como Batman, he visto opiniones divisivas (mal que mal, nadie puede igual a Kevin Conroy), pero para una versión joven del personaje me pareció correcta. Habrá que esperar qué tal lo hace en “Son of Batman” con un Bruce más experimentado, considerando que O’Mara se repetirá el plato.

En resumen, Justice League: War es una muy buena película animada -siguiendo la tradición de DC-. Tiene algunas cosas que a mi me parecieron excelentes y de lo mejor que ha hecho en esta materia DC, y al mismo tiempo, otras cosas que me parecieron realmente detestables. El balance al final es más que positivo, pero sepa que la película no es perfecta. Por cierto, hay una escena a mitad de créditos que no sólo es un teaser de lo que será una próxima película de DC para el 2015, sino que además, es una respuesta para los que estábamos en un principio molestos con la ausencia de Aquaman de esta película.

Anuncios

3 comentarios

  • El timmverse o universo clasico es la joya de DC y para el cumulo de la experincia en cuanto a historias de superheroes. Maduro, trepidante y con historias complejas y creibles, casi te lleva a creer que de verdad existe el universo DC.
    A mi parecer esta pelicula esta un poco lejos de eso…y su grab error es presentar a un darkseid debil. Darkseid es el rival por excelencia de la liga de la justicia, su poder es superior al de superman y su inteligencia es la de un estratega consumado. No un gigante bruto como se ve en esta animacion. La verdad paso de verla.

    Me gusta

    • Totalmente de acuerdo, como dije, Darkseid está más utilizado como el “jefe final” y la excusa para que se forme la liga, más que ser un personaje en ella. Al final la gracia es ver la interacción entre los superhéroes y la acción más que otra cosa, pero en ese sentido, la formación de la liga en el Timmverse tenía más elemento humano entre sus personajes, que aquí, considerando que los marcianos blancos en esa oportunidad eran un enemigo casi igual de impersonal que los parademons.

      Me gusta

  • Pingback: Qué ver, leer y jugar después de “Justice League” | REVIUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s