Captain America: The First Avenger (2011)

Captain_America_First_Avenger_Poster

Con el efecto del estreno de “Captain America: The Winter Soldier” la próxima semana, la columna comiquera de Revius está de vuelta, analizando la primera aventura del personaje creado por Jack Kirby y Joe Simon en los 40s, y que fue el filme que dejó todo listo para lo que fue Avengers. Siga después del salto para leer nuestro comentario de “Captain America: The First Avenger”.

Junto a lo que fue Thor, estrenada el mismo año, Capitán América era la otra película más difícil de “vender” para el público masivo. No bien el “centinela de la libertad” cuenta con mayor reconocimiento público que el que tenía el dios del trueno, tampoco era un personaje que tuviera el status clase “A” con el que contaban Hulk, Wolverine y Spider-Man, la trinidad de Marvel. Era la prueba de fuego respecto a si el capital ganado con las 2 primeras películas de Iron Man y, en menor medida, The Incredible Hulk, se podría traspasar a personajes que, como ya dijimos, no estaban tan presentes en la retina del público masivo.

Además, debía lidiar con el karma de un nefasto precedente en cuanto a películas, debido a que en tres oportunidades las aventuras de Steve Rogers habían sido convertidas en películas (2 veces para la televisión, y 1 vez en el cine), con horribles resultados tanto de crítica como financieros. Particularmente nefasta es la película de 1990, que no sólo cambia hechos claves -como hacer que Red Skull, el némesis del Capitán, pasa a ser italiano en vez de alemán-, sino que fue hecha por el sólo motivo de resolver una disputa de derechos entre varios estudios por producir la película. Sí, es obvio que en una época cuando los efectos especiales no son lo que eran ahora (e incluso, hay películas contemporáneas de esta, cuyos efectos se han mantenido aún vigentes, luego de 24 años), no se podía hacer mucho al respecto (más cuando la película fue hecha como una excusa para resolver conflictos de derechos).

De todas formas, y sobreponiéndose a todos estos problemas, Marvel salió adelante -incluyendo el hecho que hubo críticas respecto a la elección de Chris Evans como Steve Rogers, primero, porque ya había sido Johnny Storm en las discretas adaptaciones de Los 4 Fantásticos, y segundo, porque como venía de una carrera generalmente haciendo papeles cómicos, muchos creyeron que no iba a dar el ancho para el personaje (de hecho, todavía hay muchos, incluyendo importantes personajes en el mundo de los comics, como Jim Steranko, que son públicos opositores a Evans en el papel). Sin embargo, es difícil discutir que esta película no fue exitosa. No es un filme perfecto, y ciertamente no es la más fuerte de las películas de la fase 1 de Marvel (sin contar Avengers, muchos discuten entre Iron Man y Thor como la mejor), pero fue una adecuada introducción del personaje al público popular, y no sólo una buena película de superhéroes, sino que además, una película de la segunda guerra.

img_594_captain-america-the-first-avenger-super-bowl-tv-spot-trailer-official-hd

La historia de la película comienza en el presente, cuando unos científicos -que luego sabremos pertenecían a S.H.I.E.L.D., nuevamente actuando como tejido conector entre el universo fílmico-, encuentran en el ártico los restos de un avión alemán de la segunda guerra. En su interior, se encontraba congelado el cuerpo de Steve Rogers, quien fuera conocido como el Capitán América durante la segunda guerra. Aquí es cuando la película se convierte en un filme de época, y logra de gran manera, transportándonos primero, a Noruega, en una villa donde se encontraba un artefacto místico: el tesseract, también conocido como el “Cosmic Cube”, conocido artefacto de los comics. Quien lo encuentra aquí es Johann Schmidt (Hugo Weaving), científico alemán y oficial nazi, encargado de HYDRA, una división especial dentro del ejército nazi, dedicada a la super ciencia y a desarrollar nuevas armas y tecnología. Schmidt obviamente sabía del origen interplanetario de este artefacto, y tenía un plan secreto para él, que involucraba posicionar a HYDRA como el centro del mundo, y dejar de lado a los nazis.

Paralelo a esto, en EE.UU., nos encontramos con el joven Steve Rogers, fracasando nuevamente sus intentos para ingresar al ejército y pelear en la guerra. Rogers es un buen tipo con un gran corazón, pero cuyo físico no le permite servir militarmente. En este punto resulta destacable el hecho que la producción de la película utilizara al mismo Chris Evans para estas escenas, y la forma en que fue modificado con efectos especiales para mostrar el físico paupérrimo de Rogers antes de ser un super soldado, donde dependía mucho de la ayuda de su amigo James Buchanan “Bucky” Barnes (Sebastian Stan), pese a que Steve no quisiera esa dependencia. Esto obviamente es para destacar las características heroicas de Rogers, su optimismo, su bondad, gentileza, y sobre todo su noción objetiva de la forma en que se usa el poder y la responsabilidad que conlleva.

Este último punto resultará esencial para que Steve sea elegido por el Dr. Abraham Erskine (Stanley Tucci), un científico que ha escapado de Alemania, y que se encuentra trabajando para los aliados. Erskine desarrolló un suero especial para crear “súper soldados”, que mejoran sus habilidades físicas como la fuerza, velocidad, etc. En el fondo, sacando a relucir su fuerza interior, lo que resulta importante, porque Schmidt se sometió a una versión imperfecta del suero y el proceso, lo que, sumado a su naturaleza malvada, lo terminó convirtiendo en Red Skull. Es por eso que Rogers es el candidato perfecto, porque su fuerza interior, y todas sus cualidades lo hacen el candidato ideal a resistir el proceso. Por eso Steve es elegido por Erskine para entrar al ejército, a un escuadrón especial en la Reserva Científica Estratégica (la antecesora de S.H.I.E.L.D.), donde conocerá a Peggy Carter (Hayley Atwell), una oficial inglesa de inteligencia -quien a la postre se convertirá en su gran amor-; al Coronel Chester Phillips (Tommy Lee Jones), el oficial a cargo del proyecto Rebirth; y Howard Stark (Dominic Cooper), conocido empresario y científico, que trabaja para el gobierno de EE.UU., y que es el padre de nuestro amigo Tony Stark, y a quien vemos por primera vez durante la Stark Expo de ese año, presentando un auto volador.

Esta expo es relevante no sólo para el personaje de Steve, sino porque está plagada de cameos, como la presencia de la Antorcha Humana original, el androide Jim Hammond. Además, el auto volador de Howard Stark terminará siendo perfeccionado con el tiempo y convirtiéndose en “Lola”, el auto que el agente Coulson maneja en Agents of S.H.I.E.L.D. Finalmente, destacar de la expo que una de las chicas que está en la cita doble con Steve y Bucky es la actriz Jenna Louise Coleman, conocida por nosotros como la actual compañera del Doctor en “Doctor Who”.

Captain America -1

Luego de superar las pruebas y la poca fe que le tenían, Rogers es seleccionado para el tratamiento, el cual es exitoso, y lo convierte en el primer supersoldado. Acto seguido, un acto de sabotaje alemán, que termina costándole la vida a Erskine. Steve quiere hacer justicia, sin embargo, debido a la pérdida de la fórmula con Erskine, y a lo valioso que era Steve, es dejado en casa, para hacer propaganda para el gobierno y vender bonos que ayuden con el esfuerzo bélico. Aquí nace verdaderamente la figura del “Capitán América”, ya que a Steve lo hacen vestir un traje ajustado (que no es más que el traje original de los comics), y viajar por el país en shows de canto y baile, al ritmo de la pegajosa canción “Star Spangled Man”, escrita por Alan Menken y David Zippel. Todo este segmento no sólo sirve para evocar la nostalgia, sino para homenajear los comics clásicos del Capitán América, incluyendo la famosa portada de “Captain America Comics #1” donde golpea a Hitler, y de paso, creando el mismo comic de Capitán América en la película, lo que significa que en el universo fílmico de Marvel, hay una Marvel Comics que publica comics de sus personajes.

El show del Capi lo lleva a Italia, para presentarse ante las tropas, las cuales no lo reciben muy bien. Sin embargo, es aquí no sólo cuando se reencuentra con Peggy y el Coronel Phillips, sino que además es donde se entera que la unidad donde estaba su amigo Bucky, fue declarada perdida en acción. Es esta situación la que motiva a Steve no sólo a acudir en ayuda de su mejor amigo, sino que de paso aprovechar la situación para probarse a si mismo, y demostrarle al alto mando que su lugar era en el frente de batalla, peleando la guerra que de verdad importaba, en lugar de en casa vendiendo bonos.

Steve da con una fábrica de HYDRA, donde se estaban produciendo en masa las nuevas armas de Johann Schmidt había desarrollado con la ayuda del Tesseract. Aquí es que libera a Bucky -quien estaba siendo sometido a variados experimentos-, y a varios otros soldados, con los cuales destruye la fábrica y ayuda a escapar, no sin antes tener un fugaz encuentro con Schmidt, quien por primera vez nos muestra su verdadero rostro y el por qué de su apodo: Red Skull. El Capi y los demás liberados, entre los que estaban los célebres personajes Dum Dum Dogan, Gabe Jones, Jim Morita, James Faslworth y Jacques Dernier, forman una unidad conocida como los “Howling Commandos”, y comienzan a atacar objetivos de HYDRA a lo largo de Europa, lo que coincide con el avance aliado en el continente. Junto con esto, el Cap recibe un nuevo escudo de parte de Howard Stark, creado en base a vibranium, el mineral más resistente del mundo (en los comics, sabemos el escudo es una aleación de vibranium y adamantium, pero este último mineral pertenece a los derechos de los X-Men que tiene Fox, por lo cuál no se menciona).

Es en uno de estos ataques, a un tren que transportaba al científico de HYDRA Arnim Zola, que termina con la captura de Zola, pero con la lamentable caída de Bucky al agua, dándolo Steve por muerto (nosotros, obviamente sabemos que eso no es así…). Sin embargo el Cap. no tiene mucho tiempo para pasar la pena, ya que de Zola conocen la ubicación de la última planta de HYDRA, y de los planes de Red Skull: utilizando el Tesseract, construyó un bombardero transcontinental, con el cual planea bombardear ciudades claves de los EE.UU. Sólo el Cap. es capaz de detenerlo, por lo cual logra alcanzarlo en el avión, y luego de una pelea, en la cual Red Skull no tenía por dónde ganar, este decide usar el Tesseract, lo que le permite, no sabemos decir a ciencia cierta todavía si escapar (algo que creemos más probable), o si derechamente murió. Steve no puede detener el avión, por lo cual su única alternativa es estrellarlo en el ártico, luego de despedirse desgarradoramente de Peggy.

captain-america-the-first-avenger-20110617012125082

Esa es a grosso modo un análisis de la trama de la película, por lo que bien vale la pena referirse a otros temas relativos a ella. En primer lugar, y considerando la fuente, hay que decir que esta historia de origen del Capitán América no adapta de forma específica un comic en general. Esto ha ocurrido con todas las películas de Marvel a la fecha, debido a que como las reglas de la continuidad en su universo de comics son menos estrictas que las de DC, donde básicamente, todo lo que ha ocurrido en un comic Marvel es canon, todo esto se presta para que las historias se vayan reactualizando con los años, así como reacomodando en una línea de tiempo más contemporánea: por poner un ejemplo, historias que originalmente fueron publicadas en los años 60’s, actualmente, luego de la iniciativa “Marvel Now” (que nace como respuesta a “The New 52” de DC), estas historias han ocurrido todas post 11 de septiembre. Así, por colocar un ejemplo, en sus historias originales de los 60’s, Ben Grimm y Reed Richards de los 4 Fantásticos se habían conocido en la 2da Guerra; en el universo actual, se conocieron en la guerra del Golfo. Esto permite que, con la excepción de las historias del Capitán América que ocurrieron en los 40’s, todas las demás historias de Marvel ahora sean post 9-11. Finalmente, esta película toma prestados elementos de las distintas reversiones del origen del Capitán, incluyendo las del universo Ultimate, para formar un todo coherente, que es lo que generalmente ha presentado Marvel para sus historias de origen en el cine.

Otro elemento importante a destacar es la relación romántica entre Steve Rogers y Peggy Carter. ¿Por qué es importante? Porque a juicio de quien escribe, es la mejor relación y la que ha fluido más naturalmente de todas las películas Marvel, lo que es importante más considerando que sólo ha estado presente en una película (para efectos de comparar, la de Tony Stark y Pepper ha tenido 4 filmes -contando The Avengers- para desarrollarse, mientras que la de Thor y Jane Foster, después de dos películas, todavía no se siente del todo natural). Obviamente lo de Steve y Peggy es más triste, si se considera el hecho que ahora que el Cap está en el presente, donde Peggy está vieja, su relación nunca podrá seguir su curso -y en The Winter Soldier veremos si Steve pudo o no cumplir su promesa después de +70 años). Pero sí, cada interacción entre los dos en The First Avenger se siente natural, desde que se conocen, hasta la despedida, pasando por los celos mutuos que sienten, Steve por Howard Stark (y su inocencia al no entender qué era el “fondue”), y los celos de Peggy contra la oficial de inteligencia inglesa encarnada por Natalie Dormer (sólo decir que no se trata de hacer una apología de los celos, sino destacar que las escenas en que se usan en la película funcionan de manera adecuada).

De todas formas, no todo es bueno en The First Avenger. Hay ciertos elementos presentes en la trama que destacan mucho, pero que no se les saca todo el provecho, como la relación y las aventuras que tiene Steve con Bucky y los Howling Commandos, relegados más que nada a un efectivo montaje de acción, pero que nos deja con ganas de haber visto más. Otro problema que se puede decir es que quizás la trama es demasiado directa, la película es un blockbusters “by the book”, no arriesga en nada extremadamente innovador. Esto no hace que sea menos entretenida ni nada, pero al final del día, si alguien esperaba un poco más, le conviene más ver otra película (o bien ver The Winter Soldier, cuya plétora de comentarios positivos apuntan a que no sólo innova en el género de superhéroes, acción y thriller político, sino que es un verdadero “game changer” para el universo fílmico de Marvel).

“Captain America: The First Avenger” es, a nuestro juicio -y descontando The Avengers- el punto medio de la primera fase de Marvel, siendo superada por las superiores Thor y Iron Man, pero estando sobre Iron Man 2 y The Incredible Hulk. Es una película entretenida, y cuya principal función es dejar el tablero listo para lo que sería The Avengers. Esperamos además que en The Winter Soldier, y en la futura tercera película (ya confirmada por Marvel, para su estreno el 6 de Mayo del 2016 -el mismo día de Superman vs Batman-).

Captain America: The First Avenger

Post Scriptum: no podíamos dejar pasar la oportunidad de recordar esto.

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s