How I Met Your Mother: S09E22 “The End of the Aisle”

32 minutos para la boda.

En esta penúltima entrega de la serie de CBS, seremos testigos  de cómo las inseguridades de la pareja compuesta por Robin y Barney vuelven a salir a la luz, todo esto apenas faltando minutos para su matrimonio. Acompáñenos por penúltima vez a comentar este nuevo episodio de la serie que va llegando a su ocaso.

The End of the Aisle

El capítulo arranca con atractivas escenas. Por un lado Barney intenta escapar  de la boda usando la excusa de ir a buscar una corbata azul. Y por el otro, Robin duda nuevamente, pero esta vez su duda tiene nombre y apellido: Ted Mosby. A diferencia de los miedos que anteriormente habían hecho que Robin se cuestionara su matrimonio con Barney, es este a mi parecer, el que más sentido nos hace. Durante varias temporadas nuestro querido protagonista había sufrido ante la imposibilidad de retomar su romance con Robin, y si bien, varias pasaron por el corazón de Ted, sabemos que la canadiense siempre fue especial para él. Parecía ser Robin la más difícil de superar. Como si se tratara de un nimio acto de justicia, Robin parece darse cuenta –recién ahora- de todos los bonitos gestos de Ted hacia ella, y cuando descubre que ha sido Ted quien recuperó el relicario para entregárselo como regalo de bodas, piensa que quizás está cometiendo un error en casarse con Barney, que quizás debiera ser Ted su futuro esposo.

Pero no. La confusión por la que pasa Robin parece apenas durar un par de minutos, y todo este conmovedor ambiente  se desaprovecha en pos de secuencias más “graciosas”. Así es como ese ápice de justicia amorosa, se desvanece rápidamente.

Es en este punto donde me gustaría detenerme un momento. Sin duda uno de los grandes temas pendientes de HIMYM era la relación entre Robin y Ted. Este cabo suelto, se había intentado atar parcialmente en “Sunrise”, pero todos sabíamos que aún quedaban cosas rondando, cosas que se nos habían mostrado en temporadas previas y que nos hacían pensar en que el momento de tensión entre la canadiense y el arquitecto sería emotivo y lacrimógeno, como lo fue en las primeras temporadas. Sin embargo los creadores de la serie le dieron un tratamiento liviano y superficial, a algo que poseía el potencial suficiente para haberse transformado en el gran tema sobre el cual girase el capítulo. Bastante decepcionante en ese aspecto.

El otro gran eje temático de este capítulo tiene que ver con las inseguridades de Barney respecto a su matrimonio. Aquí quienes lo acompañarán serán Lily y Marshall, quienes luego de calmar al elegante ejecutivo, intentan convencerlo de que los votos  de matrimonio –sumamente exigentes-, eran completamente injustos e imposibles de llevar a cabo. Acá nuevamente se nos muestra a la melosa pareja de Aldrin y Eriksen con sus innecesarias demostraciones de cariño y bla bla bla. Nada nuevo. Nada bueno.

Por su parte Robin intenta escapar de la boda y es ahí donde conoce a “la Madre”, con quien choca sin querer. La Madre, quien ha solucionando los conflictos de casi todo el grupo de amigos, obra otro milagro, y con un consejo que parece sacado de una clase de yoga, parece solucionar todo. En el momento en que Robin abre los ojos, aparece Barney para decirle que hará un único voto, el ser honesto con ella. Esto hace desaparecer los miedos de Robin, ya que el principal temor de la reportera era lo mentiroso que podía llegar a ser su futuro esposo.

Es así como llegamos al momento de la boda. El ring bearer es finalmente un ring bear, como nos había hecho sospechar Barney. Los novios se besan y todo es alegría y amor. Sin embargo, la escena no posee la emotividad que pensamos podría lograr. Es verdad que detrás de toda gran boda, al menos en cine y tv, debe existir una crisis que le entregue la emoción y despierte el interés en el espectador. Si bien HIMYM crea esos momentos de crisis previos a la boda, es un tema que toca durante toda la novena temporada (y parte de la octava), esto hace,  a mi parecer, que se pierda el elemento sorpresa, la novedad. Sumado a esto, el tratamiento que se le da a estas crisis nunca posee la seriedad suficiente como para que creamos que realmente peligra el matrimonio entre Robin y Barney.

Esperamos así el último capítulo. Entre la decepción y la ilusión de que todo se arregle, de que toda esta temporada de relleno termine por valer la pena, y también porque creemos que una serie que tanto nos hizo disfrutar y emocionar, se merece un final a la altura.

boda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s