Captain America: The Winter Soldier (2014)

captain-america-the-winter-soldier-international

 

“El Primer Vengador” está de vuelta, luego de su retorno al siglo XXI, y de los sucesos de “The Avengers”, de la mano de los directores Joe y Anthony Russo (Community, Arrested Development). Esta semana se estrenó “Captain America: The Winter Soldier” (“Capitán América y el Soldado del Invierno”), y desde ya les avisamos, esta debe ser la mejor película individual que ha hecho Marvel Studios. Siga leyendo después del salto para nuestra reseña.

ADVERTENCIA: ESTA RESEÑA CONSTA DE DOS PARTES, LA PRIMERA, UNA DISCUSIÓN GENERAL CON LIGEROS SPOILERS; Y LA SEGUNDA, QUE CONTIENE DISCUSIÓN DE LA TRAMA CON SPOILERS, LOS CUALES ESTÁN DEBIDAMENTE SEÑALADOS.

La última vez que vimos a nuestro amigo Steve Rogers (Chris Evans) -sin contar su cameo en “Thor: The Dark World” (que en estricto rigor, era Loki)-, fue cuando se marchó al final de “The Avengers”, cuando cada uno de los héroes más poderosos de la tierra, se fueron por sus propios caminos, luego de derrotar al hermano adoptivo de Thor y la invasión chitauri. Obviamente en la obra cúlmine de la fase 1 del universo fílmico de Marvel presentó una gran evolución para el Capitán América, esto debido no sólo a la forma en que ha debido aprender a adaptarse a un mundo que le es tan ajeno, considerando la cantidad de tiempo que pasó congelado en el hielo luego de vencer a Red Skull en “Captain America: The First Avenger”. Ajeno no sólo por los avances tecnológicos y culturales, sino por la forma en que ha cambiado el gobierno norteamericano, el ejército, y la forma en que se conciben las libertades y cómo se protegen.

Esto se hizo más evidente respecto a las desavenencias con Nick Fury, debido a la forma en que S.H.I.E.L.D. quería utilizar el Tesseract como arma, de la misma forma en que HYDRA lo había hecho en la segunda guerra. Parte de la gracia del Capitán América siempre ha sido el ser un hombre atrapado entre dos mundos, la particular forma de conciliar los tiempos aparentemente más simples en los que solía vivir (donde existía un enemigo claro, y una moral más en tonos de blanco y negro, y no tan gris), con la modernidad, los conflictos propios, y los cambios. The Winter Soldier ahonda aún más en estas diferencias, particularmente con la actividad que realiza S.H.I.E.L.D., aún dirigido por Nick Fury (Samuel L. Jackson), y supervisado por Alexander Pierce (el gran Robert Redford), amigo de Fury, y miembro del Consejo de Seguridad Mundial (ese grupo de figuras sombrías que vimos darle órdenes a Fury en Avengers).

Puede resultar obvio que una persona de la calidad moral de Steve Rogers vaya en un curso de colisión directo contra LA agencia de espionaje del Universo Marvel, conocida por tener secretos sobre secretos, y donde muchas veces no se sabe exactamente para quién están realmente trabajando -el tema principal de la película y que demuestra que nada es lo que parece-. Y es justamente esto lo que le entrega el gravitas al conflicto presente en “The Winter Soldier”, a la vez que levanta preguntas sobre qué y quién realmente se puede confiar, tanto uno como público (y obviamente se trazan paralelos con la situación de espionaje de la NSA en EE.UU.), como el caso del Capitán América, respecto a sus cercanos como Fury, o Black Widow (Scarlett Johansson, quien nuevamente se roba la película, y nos hace seguir preguntándonos cuánto tiempo más tendremos que esperar por una película de Natasha Romanova protagonizada por ella, a estas alturas, es algo que Marvel nos debe y con creces), o bien a la organización para la que se encuentra trabajando como S.H.I.E.L.D.

15-action-packed-photos-from-captain-america-the-winter-soldier

Como dijimos, es S.H.I.E.L.D. el foco de atención en esta película, desde la primera misión que le vemos al Capitán, junto a Black Widow y al equipo de STRIKE (que en la película son una unidad especial de contra-terrorismo dentro de S.H.I.E.L.D., y ya no la contraparte británica a la agencia como en los comics, esto debido al carácter global del organismo dirigido por Nick Fury en los filmes), donde deben rescatar a unos rehenes -entre los que se cuenta el agente Jasper Sitwell (Maximiliano Hernández)- y a un barco de S.H.I.E.L.D., que se encontraba secuestrado por unos piratas liderados por Georges Batroc (el luchador de la UFC George St. Pierre, quien mantiene un traje púrpura como su contraparte de los comics). Obviamente siendo S.H.I.E.L.D., la misión escondía mucho más de lo que aparentaba (como bien lo sabía Natasha), y había a bordo del barco información importante. Particularmente, relacionada con el proyecto “Insight”, una iniciativa de S.H.I.E.L.D. para lanzar una nueva generación de Helicarriers (cuyos motores habían sido arreglados por Tony Stark, luego de verlos “de cerca” en Avengers), controlados por computador, y capaces de ser desplegados y recorrer todo el mundo, neutralizando amenazas de forma preventiva.

Obviamente aquí se genera el punto de quiebre entre el Cap. y Fury, debido a la forma en que S.H.I.E.L.D. estaba recurriendo al miedo y a la agresión, para castigar presuntos crímenes antes que ocurran, todo en nombre de mantener la libertad. De más está decir la crítica social que realizan los hermanos Russo, y los escritores Christopher Markus y Stephen McFeely, a la política exterior de EE.UU. los últimos años. Todo esto es para demostrar que “The Winter Soldier” no es la típica película de comics, o de superhéroes. A estas alturas es difícil categorizar a todas las películas bajo una misma etiqueta, considerando que van desde piezas épicas, películas de época, metacrítica, y demases. En este sentido, The Winter Soldier es un thriller político, con muchos elementos tomados prestados de grandes películas de la era de oro de este género -los 70’s-, incluida la misma presencia de Robert Redford, que le da una solemnidad y un aire de respeto y de temor reverencial al personaje de Alexander Pierce (y al respecto, es necesario destacar la forma en que más actores destacados participan en las películas de comics y superhéroes, no sólo debido al suculento cheque que les deben pagar, sino porque lo ven como oportunidades para poder acercarse a audiencias más jóvenes; lo vimos con Sir Anthony Hopkins en los dos filmes de Thor, lo vemos ahora con Redford en The Winter Soldier, y lo veremos con Michael Douglas en su papel de Hank Pym en “Ant-Man”).

Deteniéndonos un poco en el trabajo de los hermanos Russo, es necesario elogiar su labor en la dirección de la película. Es cierto, habían muchos escépticos que dudaban de los hermanos, no por su talento (su trabajo en Community y Arrested Development es magistral, y les ha valido sólo buenos comentarios y premios), sino por el hecho de que estaban acostumbrados a material cómico, por lo cual, existía esa nube de incertidumbre respeto a como tratarían un thriller político y una película de acción. Lo cierto es que cualquier duda es despejada dentro de la primera media hora de la película. Los Russo manejan a la perfección tanto la acción como la intriga y el espionaje; sobre el primer elemento, es bienvenido el hecho de que la mayoría de las escenas de acción del filme fueron hechas con efectos prácticos, y el ritmo, el paso, y la coreografía de las mismas es de lo mejor que hemos visto en las películas de Marvel; respecto a los otros elementos, la película se toma con la seriedad que se merece, no bien no está exenta de humor como todas las de Marvel, este se ve reducido sólo a cuando es necesario, y no se abusa de él, como vimos, por ejemplo, en Iron Man 3 o en Thor: The Dark World. Por ahí se puede criticar el hecho de que la película pasa en algún momento del thriller de espionaje político, a ser un blockbuster más tradicional, pero lo cierto es que era una transición necesaria para darle el final grandilocuente que la película merecía -y que hemos sabido esperar de Marvel hasta ahora-. Además, la transición está tan bien lograda, que resulta difícil criticar eso. Aparte, los Russo traen parte de la dinámica entre personajes tan querida en Community, y de paso, se traen a un actor fan-favorite de la serie que tiene un simpático cameo en “The Winter Soldier”, como un agente de S.H.I.E.L.D.

Captain-America-The-Winter-Soldier-Sebastian-Stan

Hasta ahora hemos hablado harto de la película, pero no hemos mencionado al otro personaje cuyo nombre está en el título, el Soldado del Invierno (Sebastian Stan). Sin revelar la identidad del personaje (aunque si ud. no lo sabe ya, se requiere una habilidad mínima para saber unir los puntos y descubrir de quien se trata), hay que decir que el Winter Soldier no tiene mucho tiempo en pantalla. Esto es algo tanto bueno como malo. Mucho se ha dicho, al menos en los comics, que este personaje, creado por el escritor Ed Brubaker -que tiene un cameo en la película, y cuya obra escribiendo los comics del Capitán América desde el año 2004 hasta el 2012, sirvió de fuente de inspiración para la película (sin ser una adaptación textual de los mismos, o sin tomarse tantas libertades como se las tomó Shane Black con el arco de Extremis para Iron Man 3)-; funciona mejor en dosis pequeñas. Lo cierto es que el hombre del brazo metálico tiene sus momentos precisos en la película, y es justamente la falta de sobreexposición lo que lo hace destacar, porque al verlo menos, y al tenerlo en las dosis necesarias para avanzar la trama, y para sus escenas de acción, hacen que sea un villano formidable, añadiendo puntos al misterio que lo rodea y a su relación con Steve Rogers. La parte mala es que seguramente para algunos podría resultar algo decepcionante su tiempo en pantalla -si acaso esperaban verlo más, sea porque son fans del personaje, o bien porque lo encontraron cool durante la película-.

Pero Alexander Pierce y el Winter Soldier no son los únicos personajes nuevos que la película introduce, debido a que también ocurren las primeras apariciones de Sam Wilson/Falcon (Anthony Mackie), y de Sharon Carter/Agent 13 (Emily VanCamp). Respecto al primero, es una adición más que bienvenida al universo Marvel, no sólo respecto a la representación de la diversidad en pantalla (en lo que ha sido una de las mayores críticas a Marvel, respecto a la falta de diversidad racial en sus héroes, y a la falta de personajes femeninos, ambos temas que han ido subsanando de a poco), sino porque Mackie es un gran actor, y se nota en su actuación que estaba pasando el tiempo de su vida, por lo cual, esa característica se le nota a Falcon en cada interacción con Steve Rogers, desde su primera escena -hermosamente fotografiada-, mientras corren alrededor del National Mall en Washington D.C., donde ocurre casi toda la acción de la película (y donde vemos por primera vez al Triskelion, el cuartel central de S.H.I.E.L.D., ubicado en D.C. y no en Irán como su contraparte del universo Ultimate de los comics). Por lo mismo, es una verdadera lástima que este personaje no vaya a formar parte de Age of Ultron, porque hubiera sido genial haberlo visto en pantalla (y haber compartido con War Machine, debido a que, se supone, el personaje de Don Cheadle se uniría a los Vengadores en esta secuela, junto a los ya confirmados Elizabeth Olsen -Scarlet Witch-, Aaron Taylor-Johnson -Quicksilver- y Paul Bettany -The Vision, además de ser la voz de JARVIS-).

También es lamentable la poca participación que tiene VanCamp (la actriz, no pedimos product placement del atún), en la película. Sharon Carter tiene escasas escenas en el filme, y en las que aparece, no sólo demuestra buena química con Chris Evans, sino que muestra las características bad-ass de su contraparte de los comics. Por lo mismo, se siente casi un desperdicio verla tan poco. Sí, probablemente esta película sólo sirvió para ser su introducción ante lo que anticipamos debería ser un rol más grande en la tercera película del Capitán América, pero aún así, es lamentable verla tan poco.

Para terminar, y antes de pasar a la sección de spoilers, reiterar lo que dijimos en el primer párrafo, respecto a cómo “The Winter Soldier” es la mejor película individual de las que ha hecho Marvel. No es una película que reinvente la rueda, y al respecto, anticipamos las discusiones y comparaciones con la primera Iron Man, respecto a cual es la mejor. Se puede decir que “Iron Man” es una película mucho más innovadora que la que comentamos ahora, pero ciertamente “The Winter Soldier”, le saca partida y todo el jugo a lo que son los blockbusters, contando una historia madura, pero divertida, y que de hecho, se desmarca bastante de lo que uno podría esperar de un filme que, al final del día, es supervisado por Disney. Por eso también se puede comparar con “Iron Man”, película que fue lanzada cuando Marvel aún no era adquirida por la compañía del ratón Miguelito, porque pudo mostrar material maduro, y a veces más oscuro que dicha película, teniendo esas consideraciones. “Captain America: The Winter Soldier” es una película dinámica, demuestra el crecimiento y la forma en que han madurado estos personajes, tiene antagonistas memorables (probablemente los mejores desde que Loki se robara por primera vez la película en “Thor”.), acción excelente, y su trama genera un cambio en las reglas del juego, que afectará no sólo las próximas películas de Marvel, sino que además sus esfuerzos televisivos como “Agents of S.H.I.E.L.D.”. De paso, no olviden de quedarse hasta el final de los créditos puesto que, en la tradición de Marvel, esta película cuenta con dos escenas de post-créditos, y una de ellas es importantísima porque conecta directamente con los eventos de “The Avengers: Age of Ultron”.

Captain-America-The-Winter-Soldier-The-Winter-Soldier-Hi-Res

SECCIÓN DE SPOILERS

  • Como dijimos, esta película es un “game changer” para Marvel, y esto es debido al mayor secreto que esconde su trama, y que conecta directamente con los eventos de “The First Avenger”. Nos referimos al retorno de HYDRA, y al hecho de que la otrora división de Super ciencia de los Nazis, infiltró a S.H.I.E.L.D., desde el momento en que debido a la operación PaperClip, se llevó al Dr. Arnim Zola (Toby Jones), para colaborar con EE.UU. en la Guerra Fría. Como bien dijera Red Skull la vez anterior, cuanto le cortas una cabeza a la hidra, dos más toman su lugar.
  • En efecto, el retorno de HYDRA, y de Zola (esta vez como una inteligencia artificial, y que nos hace recordar su aparición en los comics, así como los planos presentes en “The First Avenger”), nos sirve para conocer el alcance que HYDRA había alcanzado durante los años, infiltrando no sólo S.H.I.E.L.D. (donde tanto Alexander Pierce, el equipo STRIKE -liderado por Brock Rumlow, que eventualmente se convertirá en el villano Crossbones-, y el agente Sitwell son agentes de HYDRA), sino que incluso al propio gobierno norteamericano, ya que vemos como una figura como el senador Stern (Garry Shandling), a quien no veíamos desde Iron Man 2, también era un miembro de HYDRA.
  • Y aquí radicaba el plan de la organización, debido a que, mediante el uso de S.H.I.E.L.D. y del Soldado del Invierno, la organización había manipulado tanto a EE.UU. como a la URSS para desestabilizar el mundo desde el fin de la segunda guerra, dejando todo pavimentado para el retorno de HYDRA, mediante el uso de los tres helicarriers nuevos, que utilizando un algoritmo desarrollado por Zola, les permitía analizar información para predecir el futuro, lo que les mostraba individuos que podrían ser potenciales amenazas que debían ser eliminadas. Esto es importante porque en esta lista no sólo se encontraban personas como el presidente de EE.UU., Tony Stark o Bruce Banner, sino porque se menciona expresamente a Stephen Strange. Sí, el mismo, el hechicero supremo de la tierra, conocido como Dr. Strange. Hace tiempo sabemos que Marvel tiene planes de llevar el personaje al cine, y que su película sería anunciada para la fase 3 que se inicia el próximo año con “Ant-Man”, pero tener la primera confirmación de su persona en este universo, es algo magnífico.
  • Para el final de la película, no sólo sabemos que HYDRA está de vuelta, sino que además, S.H.I.E.L.D. se ve completamente desmantelado, con algunos de sus miembros no traidores pasando a formar parte de otras instituciones de inteligencia, como el caso de Sharon Carter entrando a la CIA; o María Hill (Cobie Smulders, a quien no habíamos nombrado hasta ahora), consiguiendo trabajo en Stark Industries. O bien, Nick Fury, fingiendo nuevamente su muerte, y destruyendo todo lo que lo ligara con su pasado (y al respecto, ojo con el epitafio en la tumba de Fury, y la cita bíblica que aparece en ella).
  • Este último punto, respecto a la destrucción de S.H.I.E.L.D. es importante, debido a que esto tendrá consecuencia en “Agents of S.H.I.E.L.D.”. ¿Qué irá a pasar con Coulson y sus muchachos ahora que la agencia será desmantelada? ¿Aparte de Sitwell y Pierce, qué otro oficial de alto rango de S.H.I.E.L.D. estaba con HYDRA?Además, una teoría que tenemos, y que ha agarrado fuerza en internet (porque nadie puede ser 100% original): ¿Será Arnim Zola, gracias a su algoritmo, el famoso “clarividente” de la serie?
  • Ojo con la lista de “pendientes” que tiene el Capi. Esta hace tiempo está dando vueltas por internet, pero Marvel tomó una decisión, basada en intereses económicos globales, de hacer una lista distinta para cada zona geográfica. Esto resulta un tanto incomprensible, o sea, está bien, sabemos que quieren apelar a fans de todo el mundo, pero por qué el Cap. estaría interesado en la mano de dios de Maradona, o de Shakira, en lugar de algunos de los elementos de su lista original.
  • Finalmente, hablemos de la más importante escena post-créditos, aptamente titulada “The Twins” (los gemelos), y que fue dirigida por Joss Whedon. La gracia de esta escena es que no sólo nos deja saber que HYDRA sigue vivo, luego de que se supiera su infiltración de S.H.I.E.L.D., gracias a la presencia del Barón Wolfgang von Strucker (el actor alemán Thomas Kretschmann, quien porta el clásico monóculo del personaje), supervisando experimentos en una base secreta; sino que además, la naturaleza de los experimentos nos importa. No sólo debido a que HYDRA está en poder del cetro de Loki, luego de la Batalla de New York, sino que además se encuentran experimentando con seres humanos, en busca de lo que Strucker define como “milagros”. En efecto, la era de los milagros (será este el término que utilizará Marvel Studios para referirse a los mutantes, considerando que no pueden usarlos por estar sus derechos en propiedad de Fox?) ya está sobre nosotros, y HYDRA está en posesión de dos de estos milagros, dos hermanos, Wanda y Pietro Maximoff (Elizabeth Olsen y Aaron Taylor-Johnson), en lo que es nuestro primer vistazo oficial a Scarlet Witch y Quicksilver (sin contar el concept art y las fotos que se han leakeado de la filmación de “Age of Ultron”). Ambos personajes, hijos de Magneto (algo que asumimos no será mencionado en Avengers 2 -aunque no estaría mal que dijeran algo como que su padre tiene una personalidad magnética), se incorporarán a los Vengadores el año 2015, por lo cual, verlos por primera vez, y utilizando sus poderes -Pietro, rebotando dentro se su celda tratando de escapar; y Wanda, manipulando unos cubos gracias a sus habilidades especiales-, fue algo realmente genial, por lo cual no podemos esperar por verlos en “Age of Ultron”.
  • La otra escena post-créditos nos muestra al Winter Soldier en la exposición del Capitán América en el Smithsonian, tratando de conciliar su mente con el conocimiento de que su verdadera identidad es la de Bucky Barnes.
  • A propósito de una escena no mencionada en la reseña, el Cap. se reúne con su amada Peggy Carter (Hayley Atwell), quien está anciana y con alzheimer en una casa de reposo en Washington. Una escena que es tanto tierna como triste.
Anuncios

16 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s