[House of Cards] Chapter 25

House-of-Cards-Cast2

La administración de Walker se derrumba. Las confianzas se quiebran, la aprobación de la gente decae y la fiscal especial Heather Dunbar está a punto de descubrir todas las maniobras sucias que han pasado en la administración del Presidente Walker. Frank inicio este caos, y ha logrado salir ileso, ahora llego el momento de que juegue su mano.

El presidente y vicepresidente entregaron sus actas a Dunbar en un acto de transparencia, pero obviamente Frank tenía intenciones menos nobles en mente. Heather Dunbar no es tonta e inmediatamente noto que el presidente estaba viajando mucho a una dirección en particular. Siguiendo las migajas llega hasta el Dr. Larkin, terapista y padre que estuvo ayudando a los Walker. A pesar de su insistencia, Dunbar no logra mayor información acerca de los detalles de las sesiones, debido a que el Dr. Walker elige interpretar las sesiones como espirituales, y por ende protegidas por confidencialidad.

El bueno de Walker, resulta no ser tan tonto y recibe a Frank en la oficina junto con el regalo que este le dio, el saco de golpear. Le explica que ya no ve amistad, si no que frialdad calculada cuando ve el regalo. Encara a Frank de tenderle una trampa, y que no le pide la renuncia porque la situación está demasiado crítica, pero corta oficialmente todas las relaciones incluyendo amenazas físicas si lo vuelve a ver. Finalmente Walker demuestra que tiene algo de valor y perspicacia.

Después de una exitosa entrevista que fue portada de  The New York Times Magazine por parte de Megan, está en una entrevista en vivo con MSNBC, donde Jackie  aprovecha de enfrentarla, no por lo que dijo ella, sino porque Claire está usándola. Además de dejarla mal, deja mal a la pobre de Claire, que está destrozada en la opinión pública.

Claire y Frank están compartiendo sus preocupaciones, ambos presionados por lo clave del momento. Por primera vez los vemos hablar directamente de como bajar a los Walker, cosa que es rara porque hasta ahora todo había sido implícito y con miradas acusatorias. Si bien esto ayuda al espectador, a estas alturas vemos cuál es su plan, y que cambien su dinámica de esta manera sirve más para sacar al espectador de la trama que ayudarlo.

Frank por supuesto ya tiene todo planeado. Una parte es sacar a la luz que Garrett está tomando Xanax prescrito por Dr. Larkin, y por otro lado seguir destapando la caja de Pandora consiguiendo que Xander Feng admita su involucramiento en el lavado de dinero. ¿Cómo? Fácil, hablando claro con Durant, para que le de asilo a Feng. Pidiéndole que socave al presidente, total, no es tan mala idea que Frank sea presidente, según él por supuesto.

Hablando de malos hábitos, Doug no logra seguir su abstinencia de Rachel, y termina siguiendo a Lisa de vuelta al departamento, como excusa para hablar con Rachel y decirle que cambió de opinión, Lisa debe irse. Por miedo, y con mucho dolor, Rachel no le queda otra que romperle el corazón a su querida Lisa, diciéndole que nunca la amo y echándola. Triste momento, ya que uno sentía que Rachel finalmente iba poder ser feliz, pero en esta serie ese privilegio está reservado para Frank y Claire.

Pero hablando de invulnerabilidad de Frank, parece que finalmente hay una señal de peligro. Gavin iba ser arrestado por los agentes de FBI que lo han estado usando, pero él les deja claro que eso no les conviene. ¿Por qué? Resulta que el sacrificio de Lucas no fue en vano, el aparato realmente permitió que Gavin obtuviera los datos de todo AT&T. No sólo significa que la FBI expuso la confidencialidad de sus clientes, pero potencialmente Gavin tiene la habilidad de encontrar ciertas conversaciones muy comprometedoras del Vicepresidente. Claro, eso está en veremos porqué por ahora Gavin se conforma con usar la información como chantaje para que remuevan sus cargos y los de un periodista (real), Barrett Brown.

Faltaba un actor que se viese involucrado en todo este escándalo y ese era Tusk. Tras su quiebre con Remy por su inhabilidad de destruir a Jackie y por reunirse a sus espaldas con Frank,  queda expuesto y es citado por Dunbar. Claro esto no sirve de mucho ya que simplemente pide su derecho a no incriminarse (en inglés llamado: Plead the Fifth Amendmant).  La clave es que ahora Tusk también se ha convertido en una pieza clave del esquema de Frank y de la posible defensa del presidente.

Walker es obligado a rescindir su derecho a confidencialidad lo que significa que Larkin es ampliamente investigado por Dunbar, que rápidamente descubre no solo que el presidente está tomando Xanax, si no que su testigo está demasiado preparado. Como si el pobre Walker no tuviese suficientes problemas, se le suma acusación de obstrucción a la justicia, y eso es suficiente para que los republicanos empiecen una acusación constitucional para destituirlo.

Con esto quedan todas las piezas listas para el jaque mate. Rápidamente Frank se mueve, primero a través de Claire, que retira su proyecto de ley, como un acto de buena fe para reparar las relaciones con Jackie, la idea es aceptar una reforma incremental, no la total que buscaban. Obviamente Megan se siente traicionada y si ya estaba media loca pasa estar loca y media.

Pero poco importa, Frank usa la oportunidad para públicamente apoyar a Walker a través de la nueva reportera no tan estrella, Ayla Sayyad mientras en su casa aprovecha las mejores relaciones con Jackie para derechamenet pedirle apoyo en destituir el presidente.

Así terminamos un capítulo que deja claro varias cosas. Cada vez más la serie se despreocupa de cualquier intento de realismo. Me cuesta creer que fuera tan fácil encajonar al presidente. Que nadie ataque  más agresivamente a Frank, y que recién cuando las cosas ya se deterioraron a un punto de no retorno, Walker se ponga inteligente.

Por otro lado, si bien vemos las primeras oportunidades de que Frank sea expuesto, ya sea por la nueva amenaza de Gavin, o la manera en que Doug esta antagonizando a Rachel, no va ser a tiempo para evitar lo inevitable, algo que se veía venir desde la muerte de Peter. Frank será presidente, y nadie lo podrá detener.

Todavía hay interés de saber cómo pasa, como asume y en qué posición queda para el futuro, pero la serie perdió mucha fuerza. Algo que me gustaba de la primera temporada era la habilidad de la serie de hacerte creer que estabas viendo algo real, pero desde la muerte de Peter y Zoe que la serie abandono cualquier pretexto de coherencia lógica prefiriendo depravación y ridiculez. Que no se malentienda, esto es interesante y entretenido, pero es la diferencia entre una buena serie, y una excelente serie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s