Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. S01E16 – “End of the Beginning”

SAFFRON BURROWS, TITUS WELLIVER, MAX HERNANDEZ

Después de otro frustrante parón (en serio, ya perdimos la cuenta cuantas veces la serie ha parado en esta primera temporada), “Agents of S.H.I.E.L.D.” está de vuelta con un gran capítulo -probablemente el mejor hasta ahora-, que lanza lo que será el último arco de la temporada, y que sirve como una especie de “previa” a lo que es la trama de “Captain America: The Winter Soldier”. La serie de Marvel continúa su mejoría sostenida, así que acompáñenos después del salto para otra reseña.

Ok, tengo que partir diciendo: wow. Este debe ser por lejos mi capítulo favorito hasta ahora, y si bien la serie venía mostrando un alza sostenida durante los últimos episodios -desde el mid-season finale de hecho-, este fue el capítulo que me terminó de devolver la fe extraviada durante la primera mitad de la temporada. La ejecución, la forma en que avanza la trama, y el hecho -y ayuda bastante- de haber visto ya “Captain America: The Winter Soldier”, realmente sirven para apreciar mejor, no sólo este capítulo, sino que en general la temporada completa. Así como uno puede volver a ver la cuarta temporada de Community y disfrutarla más sabiendo que durante todos los capítulos ocurría una fuga de gas; uno puede volver atrás con Agents of S.H.I.E.L.D. y disfrutar más la temporada, y entender mejor algunas cosas con el conocimiento adquirido luego de ver “The Winter Soldier”.

Al respecto, no spoilearemos de la trama de la película aquí por si no la ha visto aún (y hágase el favor de ver la película, y de paso, leer nuestra reseña), porque el capítulo de esta semana no toca completamente la trama del filme (aunque sí sirve como previa, esto debido a que en EE.UU. recién se estrena esta semana), pero eventualmente, a medida que la serie alcance la trama de la película -y lo hará, porque siendo esto un universo compartido, habrán repercusiones-, tendremos que comentar la trama de la película aquí. Este párrafo sirve como disclaimer y como motivacional para que ud., amigo lector de Revius, vea “Captain America: The Winter Soldier”.

Y bueno, entrando a terreno, partir haciendo referencia a la imagen de nuestro encabezado, que sirve como la mitad de una reunión de los más notorios agentes de S.H.I.E.L.D. en este capítulo (complementaban la imagen Coulson, Garrett, y sus muchachos). Esa es la clase de construcción de universo que uno espera, ver a estos personajes juntos (en el caso de la imagen, los agentes Victoria Hand -Saffron Burrows-, Black -Titus Welliver- y Jasper Sitwell -Maximiliano Hernández-), más que la ocasional y forzada referencia a “la batalla de New York” (y que bueno que la serie aprendió sus lecciones, y ha dejado de lado esas menciones). Pero verlos juntos, sumado no sólo a una nueva mención al Triskelion (el cuartel general de S.H.I.E.L.D., y locación fundamental en “CA: TWS”), y a que sabemos que Nick Fury volvió a estar “en el radar”, es la clase de momentos en que la serie funciona, y bien.

agents-of-shield

Y a qué se debía la reunión a bordo del “bus”? Pues, a que nuestro amigo Mike Peterson, ya haciéndose llamar por su nombre clave “Deathlok”, no sólo seguía suelto (y seguía armándose, lo que lo lleva a cada vez parecerse más a su contraparte de los comics -cosa de ver la imagen de arriba-), sino que recientemente había emboscado a los agentes Garrett (nuevamente Bill Paxton robándose la película en su segunda aparición en la serie) y Tripplett (B.J. Britt), en una de sus bases secretas, esta vez en Sydney. Obviamente esto genera que Garrett y Coulson sospechen del “Clarividente”, por lo cual necesitan comunicarlo con los demás agentes superiores, para poder buscar una solución -y por eso se produce la congregación-. Reunión de la cual convenientemente Sitwell debe retirarse para ir a Washington (o sea, su participación en “The Winter Soldier), al igual que Victoria Hand que debe volver a “The Hub”, para supervisar, quedando los demás bajo las órdenes de Coulson, y de la recientemente promovida Skye, ahora una “bona fide” agente de S.H.I.E.L.D. (aaww, si crecen tan rápido).

Respecto a Skye, creo que los últimos capítulos, y este en particular, han venido a entregarle un nuevo status quo que le sienta bien. Y no nos referimos sólo al hecho de que ahora es una agente y que tiene sangre extraterrestre corriendo por sus venas, sino porque ahora su papel pasó a ser uno, aún protagónico, pero más de soporte. Estaba claro en un comienzo que Skye iba a ser el personaje que serviría de ojos a la audiencia para adentrarse en el funcionamiento de S.H.I.E.L.D., pero como hemos dicho en reseñas anteriores, lamentablemente eso no funcionó, no sólo porque la gente sentía más empatía con Coulson, que es un personaje que ya conocen, y que ciertamente el factor de que a nadie puede caerle mal Clark Gregg, sino porque además la forma en la que estaban escribiendo a Skye no era la adecuada. Considerando que Coulson inevitablemente se volvió el punto de referencia para todos, era necesario reinventar a Skye, y estos últimos capítulos ciertamente lo han hecho, reforzando el rol de soporte que tiene el personaje de Chloe Bennet, tanto tecnológico-operativo en las misiones, como el de soporte emocional de sus compañeros de equipo. Nos alegra saber que los productores han sabido ir saliendo al paso, y arreglando los problemas que la serie había mostrado.

La caza por encontrar al Clarividente entonces se volvió la misión del grupo, dividiéndose todos en pares para ir en busca de los posibles candidatos, que eran todos personas “rechazadas” del índice de individuos “dotados” de S.H.I.E.L.D., debido a que se cree, los psíquicos no eran reales. Era en la persecución de uno de estos candidatos, Thomas Nash (Brad Dourif, a quien recordarán, entre otros papeles, por ser Grima “Lengua de Serpiente” en la trilogía de “El Señor de los Anillos”, y que fuera nominado al Oscar por su papel en “One Flew over the Cuckoo’s Nest”), que May y Black se topan con Deathlok, dejando herido de gravedad al otrora “hombre de negro” en Lost, pero que fue lo suficientemente hábil, como para utilizar unas balas rastreadoras desarrolladas por Fitz, para lograr que Deathlok los guíe hacia el Clarividente. Y finalmente, eso fue lo ocurrió…¿o no fue así?

clairvoyant

Tras perseguir a Deathlok, o más bien, ser guiados por él, el operativo de S.H.I.E.L.D. dio con el real paradero de Nash, y con la que parece ser su verdadera identidad, la del Clarividente. Nash estaba en un estado casi vegetal desde un accidente, y eso mismo le había permitido evadir a S.H.I.E.L.D. Lo vemos rodeado de instrumentos de apoyo vital y computadoras que, entre otras cosas, le permiten hablar. Obviamente es una persona sin poderes psíquicos, pero que tiene la habilidad de tocar los “botones correctos” en la gente, para alterar su percepción, casi como si contara con demasiada información. Nash trata de manipular a Coulson y revela información con cuentagotas, pero antes de que cualquier cosa ocurra, es Ward quien de un sólo balazo a sangre fría termina despachando al Clarividente. Obviamente una situación extraña, considerando el carácter frío y calculador del personaje de Brett Dalton, lo que hace que sus excusas sobre como se “perdió” un momento, por las amenazas que Nash hiciera contra Skye, aún más inusuales.

Coulson y Skye sospechan que todo no anda bien, y que aparentemente, no sólo Nash no era el verdadero clarividente (quién asegura que el computador hablando era realmente Nash, y no alguien con acceso remoto a él), sino que considerando la cantidad de información que sabía sobre Coulson y su equipo, información que, de paso, sólo estaba disponible en un lugar, los archivos de S.H.I.E.L.D., lo que les lleva a pensar -y sorprende lo que demoraron en llegar a la conclusión-, que el verdadero Clarividente debe estar funcionando dentro de S.H.I.E.L.D. Sumarle a esto el hecho de que Fitz, tratando de comunicarse con Simmons -que estaba en “The Hub”, con las muestras de sangre de Skye-, descubrió la línea secreta encriptada que estaba utilizando May para comunicarse con alguien, y parece que nos acercamos al momento en que toda la mierda golpea el ventilador.

May, en todo modo “Terminator”, sale en busca de Fitz, pero este es protegido por Skye y Coulson quienes amenazan al personaje de Ming-Na Wen, y demandan respuestas. Todo esto sin que veamos qué pasó con Ward (sigue en la prisión del “bus” luego de matar a Nash, o acaso Coulson lo soltó para ayudarlos contra May?). “La caballería”, no es capaz de dar respuestas convicentes, y vemos a un A.C. justificadamente paranoico, sin saber realmente qué hacer ni en quién confiar. Para remate, vemos que el avión cambia de rumbo (fue dirigido remotamente, o fue Ward?), y luego nos muestran en “The Hub” quién es la verdadera causante de todo esto, nada menos que Victoria Hand (algo que no debería sorprender mucho a quienes conocen al personaje de los comics).

Con ese cliffhanger terminó el capítulo de Agents of S.H.I.E.L.D., un episodio con un paso rápido, cargado de acción, con la dosis justa de humor, que reveló muchos secretos de la trama de la temporada, a la vez que comienzan a aflorar otros nuevos que se aprontan a un final explosivo el cual, si vieron “The Winter Soldier”, pueden saber ya hacia donde apunta. Si acaso había un momento para retomar esta serie, es ahora, no sólo por la mejoría evidenciada en los últimos 6 capítulos, sino por las repercusiones que tendrá en el universo cinematográfico de Marvel.

Algunas notas al cierre:

  • Simpática mención a que cuando Nash estaba en Canadá, había sido reclutado, y luego perseguido, por el “Departamento H”, lo que no hace más que confirmar que alguna versión de “Alpha Flight” existe en el universo fílmico de Marvel. Para quienes no saben quiénes son “Alpha Flight”, es un grupo de superhéroes canadiense oficialmente regulado por el gobierno canuck.  Parte de la gracia de este equipo es que varios de sus integrantes son mutantes, por lo tanto, si llegamos a ver una versión de Alpha Flight en la serie o alguna película, sería interesante ver cuál de todos sus personajes aparecerían en pantalla.
  • Resulta fascinante la química en pantalla que tienen Clark Gregg, Bill Paxton y Titus Welliver. Es curioso también que en la trama, los agentes Coulson y Garrett fueron compañeros de habitación en la academia de S.H.I.E.L.D., mientras que en la vida real, fueron Gregg y Welliver quienes fueron roommates cuando estudiaban teatro en NYU. Se nota la buena onda entre los 3 (Welliver y Paxton compartieron pantalla en la primera película que protagonizó el primero), y se agradece.
  • Lamentable haber visto tan poco a Brad Dourif, considerando lo tremendo actor que es. Por cierto, Dourif es la voz de Chucky en las películas de esa saga de terror, por lo que haber escuchado su voz distorcionada como el Clarividente, fue una buena referencia.
  • Las escenas de acción táctica en este capítulo, en las persecuciones contra Deathlok, estuvieron realmente bien ejecutadas, de las mejores de la serie hasta ahora. Transmitieron todo el poderío y la estrategia que uno esperaría de una organización como S.H.I.E.L.D.
  • De aquí en adelante, se supone que la serie no tiene programados más parones entre episodios, por lo cual, debería ayudar a disfrutar aún más los últimos capítulos de esta temporada.

Para terminar, un avance de “Turn, turn, turn”, el próximo capítulo.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s