Noah (2014)

noe

Uno de los estrenos del 2014 que genera más expectativas es sin dudas lo nuevo de Darren Aronofsky. El primer proyecto del director desde Black Swan (2010) venía con un gran elenco, un amplio presupuesto, y muchos comentarios que nos permiten asegurar que será una de las películas más polémicas del año. Esto es lo que Revius tiene que opinar al respecto. 

Para la reseña sobre su banda sonora, clic aquí.

 

Es muy difícil llevar a pantalla un relato que todos conocemos. Los directores se exponen, sin duda, a una mayor cantidad de críticas. Si además el relato es religioso (judeo-cristiano) ¡imagínense! Puedes llegar a exponer toda tu carrera con ello. Lamentablemente, con Noah (Noé), Aronofsky sale trasquilado, pues ni los US$ 125 millones le sirvieron para salvar un proyecto que es mediocre a lo menos. La misma difusión de la película te lo demuestra, con un Aronofsky que se ha dedicado a retuitear cuanto comentario positivo lee de Noah.

La película comienza con un breve relato de la historia de Adán y Eva, y en especial de su descendencia, Caín, Abel y Set, todo con una idea de pergaminos muy poco lograda. Por suerte el estándar de calidad de los efectos especiales asciende a lo largo de la película, pues en un comienzo llega incluso a asustar. Es ahí cuando nos presentan a Noé (Russel Crowe), último descendiente de la línea de Set. Su padre había sido asesinado ante sus ojos en su infancia por los hombres que descendían de Caín, quienes había acabado con todas las riquezas de la tierra y se habían dejado corromper por los más viles de los pecados. Es entonces cuando una noche Dios muestra en sueños a Noé su plan de borrar de un golpe todo el mal sobre la tierra, esto a través de un diluvio. Sin tener claro qué hacer, Noé decide viajar con su familia en busca de su abuelo Matusalem (Anthony Hopkins) y así éste pueda iluminarlo en la decisión que debe tomar. Eso marca el comienzo de nuestra aventura, con Noé acompañado de su esposa Naameh (Jennifer Connoly), y sus hijos, Sem, Cam y Jafet. En el camino encontrarán a un niña abandona, cuya familia había sido asesinada por los hombres de Caín (esta niña será luego interpretada por Emma Watson).

En su misión Noé recibirá ayuda de los Vigilantes, especie de ángeles condenados a ser tótems de piedra por rehusarse a abandonar a Adán y Eva en su momento. Y como enemigos tendrán a la sociedad que desciende de Caín, liderados por Tubal-cain (Ray Winstone), un rey que hará lo posible para que su sociedad no sea condenada a la desaparición. El resto de la historia corresponde a ustedes averiguarla, pero está tan incorporada en el acervo común que el resultado es conocido. Las casi 2 horas 20 minutos de película siguen entonces en torno a la construcción del arca, las luchas de fe internas de Noé, la disputa con la gente de Caín, y la aparición de distintos “pecados” dentro de su círculo más cercano.

Russell Crowe as Noah in Darren Aranofsky's biblical epic

El tiempo dirá si tenemos razón, pero vemos bastante difícil que Noah acumule buenas críticas.  En parte, porque es (sin dudas), el film más pobre en la filmografía de Aronofsky, lo que es bastante curioso, pues es su largometraje con el que contaba con más fondos. En ese sentido, es bastante simbólico que la audiencia le asigne un 48% en Rotten Tomatoes. Parece además carecer totalmente de identidad. Los golems de piedra son copias pobres de los Ents del Señor de los Anillos, las escenas de los animales no son muy distintas Bruce Almighty 2, las escenas de guerra parece que las hemos visto en otras partes, etc.

En cuanto a las actuaciones, Russel Crowe confirma una vez más que no puede sacarse el estigma del Gladiador. Si Robin Hood era un hermano pobre de Maximus Decimus Meridius, Noé es el hermano pobrísimo de ambos. Emma Watson, bella como siempre, aporta poco, mientras que Sir Anthony Hopkins nos entrega otra vez mas uno de sus papeles irrelevantes que pueden terminar por ensuciar sus laureles. En el aspecto actoral sólo podemos destacar a Jennifer Connelly como Naameh, la mujer de Noé, y Ray Winstone, como Tubal-cain. Ambos hacen que la película tenga actuaciones que nos hagan recordarla, en especial este último y el rol que juega en la tentación de la familia de Noé.

Como aspectos positivos de Noé tenemos sin duda los interesantes efectos especiales. Aún así, no recomendamos verla en 3D, pues no serían tantas las escenas en que se pueda aprovechar 100%. La banda sonora de Clint Manseel (el wingman de Aronofsky en The Fountain, Requiem for a Dream, The Wrestler, Black Swan) funciona muy bien en la película, pero se vuelve muy complejo para escucharlo fuera de ella. Es por eso, que sumando y restando, si bien podemos decirle que nada pierden con ir a ver Noé, no sientan que se privan del film del año si no lo hacen. El profesor Aronofsky nos ha decepcionado por primera vez.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s