Divergent (2014)

La moda “Young Adult”, como se conoce en Estados Unidos, parece haber llegado para quedarse. Si bien el boom en la pantalla grande empezó con Harry Potter, su buque insignia hoy en día es Los Juegos del Hambre. Divergente, de Veronica Roth, es el primer libro en una nueva saga de este mismo estilo, y es traído a la pantalla grande por Neil Burger (The Illusionist).

En un mundo post apocalíptico, Chicago es una de las pocas ciudades aún en pie. Para evitar futuras guerras, la sociedad es dividida en cinco facciones, cada una con su labor específica: Cordialidad (granjeros), Erudición (escolares), Verdad (leyes), Abnegación (caridad) y Osadía (seguridad). Todas las personas son libres de elegir su facción al llegar a la adultez, pero un examen los ayuda a decidir, y aquellos que no pueden ser encasillados en una sola facción son Divergentes, y son temidos por la sociedad por ser considerados disruptivos. Beatrice Prior (Shailene Woodley) elige unirse a Osadía, a pesar de haber nacido en Abnegación y ser Divergente. Allí, deberá enfrentar las arduas pruebas para unirse a la facción, mientras evita revelar su verdadera identidad.

Toda la explicación de las facciones es relatada al espectador en una narración que se siente fuera de lugar y forzada. Los autores y directores deben correr una fina línea entre sobre exposición, donde arriesgas interrumpir la suspensión de incredulidad, y la sub exposición, donde la audiencia puede quedar desinteresada y confundida. La elección de Burger termina por caer en lo primero, interrumpiendo el proceso de inmersión e inmediatamente dificultando la transmisión de su mensaje.

Las facciones se supone que no solo representan para la sociedad de Divergent división de trabajo y paz, si no control, pero este último punto no queda claro. Sin dudas que aquí hay enormes posibilidades de generar paralelismo con la vida real e incitar a una discusión acerca de los rótulos de normal y distinto. No hay suficiente énfasis en lo importante que es encasillar a la gente en esta sociedad  y esto resulta que se pierda el impacto de lo disruptivo que son los divergentes. Esto resulta en que todo el tema pierda fuerza y nunca logre ser más que una mención.

El, o la, protagonista es un elemento esencial de las novelas juveniles. Es el héroe indiscutible. Es el espejo que refleja en muchas maneras los deseos platónicos de los lectores. Es por eso que es esencial que sea redondo, multifacético y genere empatía. Beatrice nunca logra nada de esto. Durante los largos minutos iniciales no genera absolutamente nada en el espectador,  porqué la poca caracterización que tiene la retrata como confusa y ambigua. Al transcurrir la película la conocemos más y mejor, pero el personaje nunca logra pasar de ser una combinación de estereotipos. A pesar de que Shailene tiene carisma y presencia de sobra, las limitaciones de la caracterización nunca permiten que estos se transmitan al personaje de Beatrice.

Clave en el fracaso de la caracterización de los personajes es el mal manejo que se le da al concepto de las facciones. En vez de tener personajes completos pero con obvias influencias de su facción de origen, resultan blandos y estereotípicos, pareciendo propagandas andantes de su facción original. Se supone que las personas normales en la sociedad de Divergent son fuertemente ligadas a una de las cinco virtudes, salvo los divergentes, pero nunca se logra transmitir esto de una manera que las permita ver como personas reales. Por ejemplo Jeanine, líder de la Erudición, es interpretada por la brillante Kate Winslet, y a pesar del peso y calidad de Winslet la caracterización resulta estereotípica y simplista generando un personaje poco creíble. Tal vez Four (Theo James), el mentor e interés romántico de Tris, es el personaje más redondeado pero nunca logra llegar a su potencial porque no puede brillar en solitario, necesita del entorno para ser completo.

La película nunca despega de verdad, incapaz de generar verdadero interés en los personajes o en la trama. La poca inmersión que logra, previene que el espectador tenga curiosidad genuina por saber más del mundo. Obras de ficción como Divergent deberían generar en el espectador preguntas, deseo de saber las explicaciones a las incógnitas y de querer saber que sigue. Al mismo tiempo, es importante que las obras de una saga sean independientes, sobre todo la primera entrega. Divergent nunca logra ninguna de las dos. En ningún punto se ve una dirección clara en la trama dela película, y en vez de un cuento fluido se siente como una secuencia forzada de acontecimientos. El resultado es que poco se disfruta como una entrega individual pero tampoco genera expectación por lo que puede venir.

La ambientación del mundo es un punto más destacable de la película. Si bien el mundo futurista minimalista es uno que hemos visto repetidamente, la vestimenta de cada facción y el aspecto de la ciudad le dan el aire apropiado. A la igual manera, las moradas de cada facción reflejan los valores y objetivos de manera que ayudan a dar vida al mundo. Nuevamente eso si resaltan oportunidades desaprovechadas como los trenes, que parecen estar en movimiento perpetuo y ser personajes a partes cosa que la película nunca profundiza. Además el muro y lo que está más allá de Chicago, que debería ser un tentempié del verdadero tamaño del mundo, resultan tan brevemente mencionados que el espectador los descarta y olvida.

Las secuencias de acción y entrenamiento están bien hechas, pero resultan pocas y cortas. De misma manera, en el nivel técnico la película aprueba pero no sobresale, lo que significa que no son suficientes para acarrear el resto de los defectos.

El resultado final es una película mediocre pudiendo ser mucho más. Divergent resulta frustrante porque en todo momento es su propio peor enemigo, limitando su concepto de manera fatal y resultando en una trama difusa llena de personajes blandos e insípidos.  Si bien nunca logra ser tediosa, la película termina siendo olvidable y descartable. Hay mejores opciones en este genero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s