Tommy (1975)

tommy_xlg

Una de las obras maestras de todos los tiempos del rocanrol, llevada al cine. The Who presentando a “Tommy”, la primera y mas grande opera rock.

No hay que ser ortodoxo al respecto. El musical, como género cinematográfico, tiene de todo. Y si bien este espacio de opinión no es amigo de Broadway, si lo es de la Ópera Rock, y en este sentido, el cine musical nos ofrece la posibilidad de poder hablar sobre piezas claves en la historia de la música popular; obras maestras que nos volaron la cabeza en su momento y que para bien o para mal, fueron llevadas a la pantalla grande, en forma de musical. Si hablamos de Ópera Rock necesariamente tenemos que llegar a la primera de ellas, y aunque el antecedente histórico nos diga que la primera obra de estas características fue “S.F. Sorrow” (1968) de Pretty Things, no fue hasta “Tommy” (1969), cuarto LP de uno grupos más poderosos y peligrosos de la historia, The Who, que se conoció popularmente el género, inspirando una serie de obras de esta índole a lo largo de la historia de la música, y llevando al disco a otro nivel, ya no como una recopilación de éxitos , sino como una obra en sí misma, bajo un concepto y una temática que fuera capaz de unir cada canción, construyendo una historia común, al modo de la ópera. Tal fue el impacto del disco, que en 1975 el director Ken Rusell, de la mano de los Who, lleva a las salas de cine la película que revisamos y exponemos hoy, ad portas del anuncio de una nueva gira mundial de los ingleses, celebrando 50 anos de vida. Con ustedes, “Tommy”.

Antes de entrar de lleno en materia hay que detenerse un rato en The Who y en el genio de Pete Townshend. Cuando hablamos de la Invasión Británica pareciera ser que solamente existieron los Beatles y los Stones, saltándonos como si nada a los Who; un combo único, lleno de fuerza, ímpetu y destrucción arriba del escenario, portadores de un sonido eléctrico directo y vibrante, pionero en la época. Dinamita pura en el escenario. Antes que Hendrix inmortalizara el sacrificio de su guitarra en manos del fuego en el Monterrey Pop Festival, fueron los Who quienes patentaron la destrucción de los instrumentos como parte del show, cliché seguido hasta el día de hoy por las bandas de rock. La voz y performance inconfundible de Roger Daltrey, quien debido a su gran histrionismo incursionó con éxito en la actuación – protagonizando, de hecho, “Tommy” -; la magia del bajo de John Endwistle, un músico sumamente versátil y top five en la historia de su instrumento; en la batería uno de los locos-genios más recordados, desaparecido bajo su propia ley, y peleando codo a codo con John Bonham y Ginger Baker por ser el numero uno de las baquetas, Keith Monn; todos bajo la batuta de un genio de la música, guitarrista furioso y creador del “rasgueo del remolino”, y de paso, también de ‘’Tommy”: don Pete Townshend. Antes de Cream, de Hendrix, de Zeppelin, estuvo The Who, y es necesario recalcarlo y enmarcarlo en nuestras mentes y corazones.

Dicho esto, entremos en materia. “Tommy” es obra completa de Townshend. Mucho se ha discutido acerca del origen de la historia, y su significado. Si bien no se trata de una historia autobiográfica, ya que el personaje que encarna “Tommy” es una introspección respecto de una crítica a cuestiones sociales como el sistema de vida, la religión, las relaciones humanas, etc., la obra habla de las inquietudes de Townshend, sobre todo espirituales, tratando de hallar “lo verdadero”, lo que nunca logro encontrar en las religiones convencionales. En ese sentido, Tommy esconde una serie de cuestionamientos y acertijos que tienen que ver justamente con el camino espitiual que el lider de los Who desarrollaba, incursionando en el misticismo oriental y en una suerte de “panteismo”religioso – de cierta forma, “See me, Fell me” es un mantra.

Hay que advertir que existen diferencias notables en cuanto al argumento y la musicalización entre la obra original de los Who y la película de 1975, lo cual nos permite hablar con toda propiedad de obras distintas, sin perjuicio de mantener en gran medida el tronco argumentativo. Pero ¿De qué trata “Tommy”? Originalmente bajo el nombre de “Deaf, dumb and blind boy”, cuenta, justamente, la historia de un chico que debido a circunstancias ocurridas en su niñez, queda ciego, sordo y mudo. Ambientada durante el desarrollo de la primera guerra mundial, Tommy nace mientras su padre, el Capitán Walker, se encuentra sirviendo en el campo de batalla. Declarado desaparecido en combate, la madre comienza una relación con el tío Frank, quien se convierte en el padrastro del pequeño y feliz Tommy. Una noche cualquiera, el presunto desaparecido Capitán Walker, vuelve a su hogar, dando muerte al amante de su mujer en frente de su hijo, quien es obligado por sus padres, mediante apremios físicos y psicológicos, a olvidar lo sucedido y, además, no volver a ver, no volver a oír y no volver a hablar, con el fin de tapar el crimen. Esta es la causa por la cual Tommy crecerá en una suerte de autismo, totalmente abstraído del mundo que le rodea, solo atraído por el reflejo de un espejo – que aun así no puede ver – y las máquinas de Pinball, juego del cual se convierte en el campeón mundial y de paso, una celebridad de masas. A pesar de la fama, su padecimiento sigue torturando la conciencia de sus padres, quienes buscan a toda costa recuperar a su hijo. Falsos predicadores, prostitutas que experimentan con drogas, médicos, nada da resultado. Para rematar, Tommy crece atormentado por su primo Kevin, quien se encarga de maltratarlo hasta aburrirse, y además bajo los abusos sexuales del alcohólico tío Ernie, amigo de la familia al que no dudan dejar a cargo del cuidado del discapacitado muchacho. Solo al momento en que su madre rompe el espejo en el cual se refleja por horas, es que Tommy se libera del hechizo psicológico que lo tuvo en silencio por toda una vida. A partir de este milagro, Tommy se convierte en un líder espiritual, que busca la felicidad a través de la introspección, para lo cual obliga a sus seguidores a ser ciegos, sordos y mudos, y jugar pinball. Finalmente, debido a los abusos económicos que la familia de Tommy comete con el campamento que abre para sus seguidores , y los ataques dictatoriales del nuevo guru, los devotos del nuevo culto se revelan, abandonando a su maestro, quien vuelve a su estado primitivo y encontrando la paz interior en el aislamiento de este mundo que no lo comprende.

roger-daltrey-tommy

Tal y como dijimos, el argumento tiene ciertas variaciones en su versión cinematográfica, y que se ven reflejadas principalmente en la escena que provoca el trauma de Tommy, ya que originalmente es el padre de Tommy quien mata al amante de su madre, mientras que en la película es el tío Frankie quien mata al capitán Walker. La película, así mismo, modifica la estructura de las canciones presentes en el disco, agregando incluso algunos temas. Townshend participó directamente con el director de la película, Ken Rusell , en el guion de la película, así como la banda completa participa tanto en la actuación como en la banda sonora de la película, la cual tiene mayor trabajo orquestado y de postproducción. Hay que decir que el sonido de “Tommy” es más bien minimalista, algo crudo, ya que la estructura viene dada desde la construcción que Townshend realiza con la guitarra acústica. De ahí en más se agregan unas pocas orquestaciones, y la banda de fondo. Aun así existen quejas constantes respecto a la mezcla original del disco que privilegió las voces por sobre la música, estableciendo un patrón sonoro plano y opaco, en comparación a las voces que tienen un claro protagonismo.

La discusión sobre el verdadero aporte de la película para con el legado de la obra aún se encuentra viva, y es que el disco es tan espectacular que pareciera ser que la película no le hizo justicia, o al menos, quedo al debe. Con todo, el trabajo de Rusell – elegido por el propio Townshend para dirigir la película – se encuentra en la categoría de culto, no solo por el background que le otorga The Who con su primer disco conceptual, sino también por la constelación de estrellas que fueron parte del elenco de este proyecto. El protagónico de Tommy, como ya lo mencionamos, está a cargo del frontman de la banda, Roger Daltrey, con basto recorrido posterior tanto en el cine como en televisión; en el papel de la madre Ann Margret; Oliver Reed siendo el padrastro; Eric Clapton como el predicador – que en la película, se trata de un culto a Marilyn Monroe; Tina Turner interpretando a la Acid Queen, la prostituta que introduce a Tommy en el sexo; Elton John, el campeón de pinball que se enfrenta a Tommy, siendo finalmente derrotado por el prodigioso autista; Keith Moon, como el abusador tío Ernie; y finalmente un cameo estelar a cargo de Jack Nicholson, en una fugaz aparición como el doctor que descubre que el padecimiento de Tommy no es físico sino psicológico.

Pero por sobre todo, “Tommy” es un disco lleno de excelentes canciones de los Who: “Pinball Wizard”, “Overture”, “Amazing Journey”, “Cousin Kevin”, “Go to the Mirror!”,“See me, Fell me”, “I’m Free”, entre otras. Y es que la grandeza de Tommy radica en que las canciones perfectamente podrían haber funcionado fuera del contexto de la historia, como singles cualquiera de otro LP de la banda y así se hizo ver en los rankings musicales de la época. Ahora bien, dentro del concepto que plantea “Tommy”,  el argumento es sumamente retorcido y provocativo;  tiene detalles que para la época significaron ser objeto de censura, como hablar directamente del abuso sexual de menores; las drogas; el retail de religiones y cultos falsos, etc.

Todo lo que se diga de Tommy es poco, todo lo que se diga de Townshend también, y para qué decir de los Who. “Tommy” quizás no sea la obra más representativa de la banda, en cuanto no captura ese espíritu rabioso y la fuerza sónica característica que la banda desplegaba, sobre todo en vivo. En este sentido, no es una obra introductoria a The Who, es más bien su consagración como banda de primer nivel y de Townshend como compositor de fuste. “Tommy” es sin duda alguna uno de los fundamentales de la década de los 60, aunque se le haya reconocido en toda su factura o con toda justicia, mucho después, y top 10, seguramente, de la historia de la música.

Anunciada oficialmente la gira mundial de celebración de los 50 años de los Who, y esperando poder ver en vivo a Townshend y Daltrey en suelo chileno,  nos permitimos la licencia y bajo la excusa de la película de 1975, hablar de la pieza de arte contemporánea que es “Tommy”. Un imperativo para todos los amantes del rock, y una oportunidad para quienes desdeñan los musicales. Ciertamente en “Tommy” encontraran lo que en “Glee” nunca habrá.

Te dejamos de regalo la película completa. IMPERATIVO , de todas formas, ESCUCHAR EL DISCO!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s