Game of Thrones S04E04: “Oathkeeper”

Luego de un episodio de transición, Game of Thrones no tarda en retomar la marcha triunfal volviendo con un episodio de antología.

Llego la hora de conquistar Meereen, y Daenerys lo logra gracias a Grey Worm y sus inmaculados, que se infiltran entre los esclavos de la ciudad, los arman y convencen de rebelarse. “Un día de libertad vale más que toda una vida de esclavitud”.  Dany es una vez más la madre y liberadora, pero está vez mostrará otra cara, la de la justicia, y por qué no crueldad. ¿Se acuerdan de los 163 niños crucificados? Bueno, Khaleesi también, y a pesar del consejo de Ser Barristan de que conteste injusticia con piedad, ella responde con justicia y venganza, tomando a 163 amos y crucificándolos. Dany se ganó el nombre Mhysa, liberando a esclavos y dándole oportunidades a los que no las han tenido, pero aquí muestra que nació con sangre Targaryen, y también puede ser despiadada.

Es curioso de donde pueden venir los mejores consejos. En el caso de Jaime provienen de Bronn, que le sirve de consciencia con respecto a Tyrion, a quien no ha visitado. Y es que Jaime está en una encrucijada, no sólo está en un proceso de reinventarse, además está adaptándose a sus nuevas circunstancias con Cersei. Finalmente visita a su hermano, a pesar del disgusto que le provocará a su hermana, y se convence que ni él ni Sansa tuvieron nada que ver con el asesinato del rey. La relación entre Jaime y Tyrion, es para ambos, una de las pocas relaciones puras, sin dobles intenciones y sin odios y rencores hasta ahora.

Jaime visita también a su hermana, un esperado e incómodo encuentro después de los eventos de la semana pasada. Un frío reencuentro en que se confirma que el quiebre entre los hermanos Lannister es total, no sólo Cersei se da cuenta que Jaime le cree a su hermano, si no tiene sospechas acerca de que aún guarda lealtad a Catelyn.  No sólo tiene razón Cersei, Jaime ve en Sansa su última oportunidad de redención, además Jaime está en medio de reencontrarse, dándose cuenta quien era y quien quiere ser. Curiosamente este encuentro calza más con lo que yo me imaginaba que sería el quiebre entre Cersei y Jaime, no lo que vimos la semana pasada. El episodio también parece de cierta manera ignorar, o al menos intentar suavizar, los eventos del Septo de Baelor, pareciendo que nunca hubo una violación.

Lo último que vemos de Jaime es junto a Brienne, que lee la corta y desafortunada entrada de Jaime en el libro de la Guardia del Rey, predominada por su asesinato de Aerys. Pero Jaime aún le queda mucho por escribir, y como señal definitiva de que el mejor guerrero de Westeros murió al perder su mano derecha, Jaime le regala su espada de acero valyrio a Brienne, encargándole buscar y recuperar a Sansa, para cumplir la promesa de ambos a Catelyn. La dinámica entre estos dos personajes nunca fue más cercana que en este momento, cuando Jaime le da una búsqueda digna de un caballero a Brienne, empoderándola en el rol que le ha traído tanta mofa y ostracismo. Este es el momento en que Jaime muestra más crecimiento personal, porqué no sólo muestra respeto por Brienne, también se da cuenta que sus días como guerrero terminaron pero eso no quiere decir que no pueda cumplir su último juramento a Catelyn.

Sansa sigue su secuestro con Petyr, quien es inusualmente cercano con ella, admitiéndole que él fue parte del plan para matar a Joffrey, puesto que necesita un aliado más confiable en el trono. Además, observamos como instruye a Sansa en el juego de Tronos, ayudándola a completar el puzzle de quien estuvo involucrado en el asesinato del rey y revelándole que ella estuvo involucrada, ya que su collar contenía el veneno. Sansa le pregunta a Petyr que quiere, una pregunta que uno como lector y auditor se pregunta hace mucho y Baelish contesta “Todo.” En una serie llena de maquinaciones y traiciones, es impresionante que Littlefinger sea el más impredecible y enigmático. Por otro lado es un poco triste que en el capítulo pasado y sobre todo en este, Petyr haya tenido momentos un tanto caricaturescos. Que no se malentienda, porque el dialogo calza perfecto con el personaje de Littlefinger, pero la actuación de Aidan Gillen ha sido un poco más exagerada de lo usual.

Y el misterio es finalmente resuelto. Littlefinger fue el arquitecto, pero Olenna fue la que ejecutó el plan, ella mató a Joffrey como le admite a Margaery. No podía permitir a un monstruo así para su nieta, para quien tiene grandes planes, como visto por como la instruye para conseguir lo que quiera. Sorprendentemente, Margaery no tenía ninguna intuición de que su querida abuela podía estar involucrada. Un importante momento para Lady Olenna que muestra que consigue lo que quiere, hasta de manera extrema. Además, está revelación marca su despedida de Desembarco del Rey (y la cuarta temporada).

Hablando de secuestros e instruir, observamos al nuevo rey Tommen ser visitado por su futura esposa Margaery tarde en noche. Inmediatamente observamos que el nuevo rey no es Joffrey. Tommen es obediente, tranquilo y hasta algo tierno, como observamos por su cariño a su gato Ser Pounce. Esto abre una ventana para que Margaery con una seducción muy apropiada para la edad de su objetivo, comience a extender su influencia sobre su futuro esposo, logrando captivarlo, que quiera más de ella, y además lentamente poniéndolo contra Cersei, mencionándole que espera que tengan un par de secretos ocultos de ella cuando sean marido y mujer. La jovencita Tyrell también sabe jugar el juego de tronos.

En tal vez la escena más controversial de la semana y el punto que muchos indicarán como el más bajo del capítulo, Jon sabe que Bran está en el norte del muro, y la revelación ocurrió fuera de escena. Esto además de sentirse como una oportunidad perdida para generar un momento emocionante es una clara divergencia de lo sucedido en los libros. Jon procede a discutir con Sam que Bran buscará resguardo, no en las aldeas de salvajes vacías como indicaría la lógica, pero en el Keep de Craster, lo que lo lleva a redoblar su intención de ir ahí. Casualmente Locke escucha esto, y lo motiva a unirse a la expedición con ansias de cumplir su juramento a Lord Bolton (de matar a los más jóvenes herederos de Ned Stark). Es inevitable sentirse ligeramente molesto con esta inorgánica e ilógica manera de avanzar la trama de Jon y la de Bran. Se siente como un lapsus importante en la narrativa de una historia que ha sido marcada por lo bien que es construida.  Muchos verán esto como inevitable, por el hecho que la serie diverge de los libros, pero uno desearía ver un poco más de cuidado en cambios así.

Weiss y Benioff obviamente aprovecharon la oportunidad de darle más peso a la trama de Bran, que han observado que es la más ajena al público, haciéndolo a él y su bandita cautivos delos rebeldes de Craster y poniéndolos en rumbo de colisión con su hermano. Esto nos lleva a otro punto controversial, ya que hay una escena que muestra la caótica y depravada vida que viven los desertores de la guardia de la noche en el recinto de Craster, liderados por el megalómano Karl. Además de mostrar a Karl tomando vino del cráneo de Mormont, vemos escenas de violación de manera casual en el fondo. Como si no fuese suficiente, una de las esposas/hijas de Mormont llega con el último hijo de Craster, quien Karl manda a que sea entregado a los caminantes blancos, abandonándolo en el bosque. Todo esto sirve para enmarcar una de las secuencias más oscuras de la serie, que tiene muchos elementos que si bien muestran la realidad oscura del mundo de Westeros, tiene mucha depravación sólo para crear impacto.

Si la semana pasada nos quejamos de un final mediocre para un capítulo bueno, en esta pasada tenemos un final asombroso. Un caminante blanco recoge a uno de los bebes de Craster que fue dejado en el bosque por uno de los desertores y lo lleva a lo que parece ser la fortaleza de los caminantes en las tierras de nunca invierno. Aquí lo pone sobre un altar de hielo, donde un caminante de apariencia distinta lo toca, transformando los ojos en el mismo color azul de los caminantes blancos. Una revelación tétrica e inesperada, que dejará a muchos fanáticos, tanto de los libros y la serie alucinando con que exactamente acabamos de ver.

Un capítulo redondo y tremendo, pero que tendrá sus detractores. Es inevitable que haya gente que odie este capítulo porque marcará un punto de quiebre, ya que nunca estuvo más alejada la serie de los libros. Está claro que para la interpretación de la historia que desean Weiss y Benioff sienten que deben alterar elementos de los libros, no faltarán los que crean que la serie está degenerándose en una especie de fan ficción. Este no es el caso personal, ya que creo que las decisiones tomadas sirven para crear una potente historia que aún es fiel al material de origen en los puntos esenciales.

Notas al cierre:

  • Missandei y Grey Worm, ¿Una historia de amor?
  • “Kill the Masters” escrito y en ingles en las ciudades de Meereen. ¿No debiese estar en Valyrio? ¿Desde cuándo los esclavos saben escribir?
  • La escena de Daenerys en la pirámide principal de Meereen con el estandarte Targaryen es una de las mejores imágenes del capítulo, que nos recuerda un poco el verdadero origen y propósito de Dany.
  • “She is not a killer… not yet anyways.” Interesante frase de Tyrion que puede contener pistas para el futuro.
  • “The Kingslayer brothers. I like it”
  • Podrick se une desde un inicio a Brienne, así que la bandita de Pod estará contenta de que este siga apareciendo a pesar de que su caballero original está preso.
  • Nuevos reclutas en el Muro, incluyendo al jovencito que tuvo que ver a sus padres muertos el capítulo pasado. Estaba inusualmente contento para lo que le había ocurrido hace poco.
  • ¡Pobre Hodor! Mucha irritación causa ver al pobre gigante siendo el blanco de burlas y picas.
  • Además de la floja lógica que utiliza Jon para determinar que Bran estará donde Craster, está la floja lógica que utilizó para pensar que Mance, un desertor de la Guardia, no sabe la verdadera situación de la Guardia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s