The Amazing Spider-Man 2 (2014)

spiderman

Peter Parker está de vuelta en la secuela al reboot de la saga, que lamentablemente decepciona y no está a la altura de la primera parte.

Antes de hablar de esta secuela a fondo, bien vale referirse un poco a la precuela, y a los planes generales que tiene Sony para la franquicia del héroe más popular del universo Marvel. Y es que a muchos les sorprendió la decisión de reiniciar la franquicia tan poco tiempo luego de terminada la trilogía de Sam Raimi, y más aún asombró que, tan sólo con el éxito de aquella, y antes del estreno siquiera de esta secuela, Sony ya había aprobado 2 secuelas más, además de una gran cantidad de spin-offs, entre los que se encuentra Venom y Sinister Six. Esta clase de planes demuestra, además de la confianza del estudio en su producto, los intentos que ahora todos hacen por igualar el éxito de Marvel Studios y Avengers (mal que mal, Spider-Man siempre va a generar cantidades indecentes de dinero, y eso es lo que les importa a los ejecutivos al final del día).

El asunto es que, pareciera que estos planes a largo plazo, y la unificación y explotación de todas las cosas Spider-Man parece importar más que la calidad del producto, y esto es lo que ocurre con The Amazing Spider-Man 2. Si bien la primera película no era perfecta ni mucho menos (considerando algunos plot holes, y lo pobre de su villano), era una buena película, que hizo muchas cosas bien, entre ellas, el casting de Andrew Garfield como Peter Parker/Spider-Man -particularmente en la forma que Garfield entiende al personaje de una forma que Tobey Maguire nunca lo hizo-, y su relación con Gwen Stacy (Emma Stone). Tanta era la química entre los dos, que terminaron convirtiéndose en pareja en la vida real.

Y si bien Garfield sigue impecable como Peter (y es uno de los puntos altos de la película), y su química con Stone sigue siendo perfecta, lo cierto es que son algunos de los pocos puntos aceptables de un filme disperso, que intenta ser muchas cosas a la vez, pero que al mismo tiempo, se siente casi como un compromiso. Como si Marc Webb y su equipo hicieron esta película por obligación contractual, y como una forma de avanzar hacia lo que será el enfrentamiento de Spidey con quienes terminen formando parte de los Sinister Six, que ciertamente parece importarles más que el villano de turno (un decepcionante Electro en este caso, encarnado por Jamie Foxx), debido a como la trama de Max Dillon se encuentra presente en el primer y tercer actos de la película, pero estando prácticamente ausente del medio del filme, entregándole ese rol a Harry Osborn (Dane DeHaan), quien pasa de forma express en este filme por todo un arco desde que aparece por primera vez, su caída en desgracia, su recuperación y su transformación en el Duende Verde.

Como pueden ver, ocurre mucho en esta película, por lo cual, bien vale dividir las diversas tramas para analizarla mejor:

new-amazing-spider-man-2-banner-reveals-villains-150076-a-1386154685-470-75

No ha pasado mucho desde el fin de la primera película, cuando nos reencontramos con Peter, aún debatiéndose entre cumplir o no con la promesa que le hiciera al padre de Gwen. Probablemente esta sea la trama que más mueve y motiva a Peter, y ciertamente la que mejor funciona (lo que demuestra por qué “500 Days of Summer”, el debut de Webb como director de cine, terminó marcando a una generación como lo hizo). Ayudado por la ya mencionada química entre Andrew Garfield y Emma Stone, hace que esto destaque y que, si esto fuera una especie de drama sentimental, la película sentaría a gusto. El problema ocurre principalmente con las otras tramas que la rodean y que tratan de confluir al final.

Partiendo los problemas está la trama relativa a la desaparición de los padres de Peter, una herencia de la primera parte y que ahora tiene un cierto cierre, cuando descubrimos los problemas que tuvo Richard Parker (Campbell Scott) con Norman Osborn (Chris Cooper). El problema con esta trama, además de tomar ciertas licencias relativas al origen de Spidey, es que podría no estar presente, y buscarse otra alternativa para unir sus consecuencias con las demás (particularmente la de Harry Osborn), y todo podría seguir exactamente igual, incluso quizás ayudaría con lo dispersa y sobrepoblada película. Esto debido a que además de estas tramas, está la de Electro, la de Harry Osborn, y la de Peter y la tía May (Sally Field).

Amazing-Spider-Man-2-Peter-Parker-Harry-Osborn-570x353

Como mencionamos, la sobrepoblación afecta a los villanos (uno esperaría que Sony hubiera aprendido la lección luego de que ocurriera exactamente lo mismo en Spider-Man 3 con Sandman, Green Goblin y Venom), ya que además de los mencionados Electro y Green Goblin, también se hace presente Paul Giamatti como Aleksei Sytsevich/Rhino (en lo que no es más que un cameo glorificado dividido en 2 partes). Y aún así esta poca presencia de Giamatti se siente mejor que lo que hace Foxx con Electro, quien no sólo tiene una trama convulsionada y donde incluso casi está ausente de un acto (esto es culpa del director y los escritores), sino que no genera una presencia amenazante como villano. Sí, tiene algunos buenos momentos que se ven aumentados por los efectos especiales (particularmente su primera lucha con Spidey en Times Square), pero en general su personificación termina siendo una mezcla entre Doctor Manhattan de Watchmen y la pobre versión de Mr. Freeze de Arnold Schwarzenegger. Sumada a esta pobre caracterización está el hecho de que el personaje está mal escrito, con pobres motivaciones y llegar a ser un villano interesante, sino sólo un gimmick visual para las escenas de acción.

Respecto al otro villano, bien vale dividir la caracterización de Dane DeHaan en el antes y después que significa su descenso hacia el mal y a ser Green Goblin. Respecto a sus primeras apariciones como Harry, resulta una figura interesante, con la dosis perfecta entre simpatía y locura, una figura trágica que funciona bien en la caracterización de DeHaan, eso hasta que llega su cambio. Debido a sus conflictos con Donald Menken (Colm Feore), el presidente de la junta de Oscorp, y posteriormente con su amigo Peter, lo llevan a cambiar y convertirse en el Duende Verde (de nuevo, con cambios en el origen del personaje), y aquí es donde su personaje deja de funcionar bien, al estar extremadamente sobreactuado, además de no funcionar visualmente (y no deja de llamar la atención el hecho de que hasta ahora ninguna película de Spider-Man ha logrado un diseño convincente del némesis principal de Peter Parker).

L0XF64Q

Es esta sobrepoblación de tramas y personajes (como un pseudo conflicto entre Peter y su tía May, o una pequeña presencia de la hermosa Felicity Jones como Felicia Hardy -y eso sin contar el hecho de que Mary Jane Watson estaba en la película, pero la cortaron, supuestamente, por falta de tiempo y por conflictos con la agenda de Shailene Woodley para retornar en futuras películas), sumada a una mala edición en la película, lo que termina restándole méritos al final. Si tan sólo se hubieran enfocado en una historia central, con una o dos subtramas que ocurrieran en paralelo, esto habría ayudado a la película, además de concentrar la caracterización de los personajes, sin que todo fuera tan simple, rápido, y como dijimos, casi con la visión de compromiso, de que había que cumplir para llegar a las otras películas.

Respecto a los aspectos técnicos, obviamente son de lo mejor. Los efectos especiales mejoraron sustancialmente de los de la primera parte (una de las quejas comunes de la gente), y se ven bastante en un Spidey que nunca se había visto tan bien en pantalla, no sólo por tener el traje más parecido al de los comics que hemos visto hasta ahora, sino por la atención al detalle mientras se columpia por New York, en tomas que parecen sacadas de las páginas dibujadas por Todd McFarlane.

La banda sonora de la película también es interesante. Sabíamos que Hans Zimmer se haría cargo de la música, reemplazando a la intrascendente banda sonora de la primera compuesta por James Horner, y obviamente Zimmer tiene éxito en esta tarea, con algunos de sus sonidos característicos, pero también experimentando mucho con sonidos electrónicos. Acompañanado a Zimmer, también está un grupo conocido como “The Magnificent Six”, donde se encuentran, entre otros, Pharrell Williams, Johnny Marr y Junkie XL, lo que le da ciertamente un toque más moderno y experimental a la música de la película, que es una de las mejores cosas de la misma.

Para terminar, repetir lo que dijimos, “The Amazing Spider-Man 2” tiene algunos buenos puntos (Andrew Garfield, su relación con Emma Stone, lo técnico, la breve presencia de Felicity Jones), pero en general estos pocos destellos no bastan para rescatar una película a todas luces decepcionante, “aceptable” en sus mejores pasajes, pero que ciertamente no es suficiente para encantar a los escépticos ni reencantar a los fanáticos. De qué esta película será un éxito financiero a nivel mundial, lo será, pero da para cuestionarse si los planes de Sony con la franquicia son los correctos, y genera dudas respecto a qué esperar de las secuelas y spin-offs (desde ya, mejor bajar las expectativas).

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s