Godzilla (2014)

godzilla2014_fan_poster

El “Rey de los Monstruos” está de vuelta en gloria y majestad de la mano del director inglés Gareth Edwards (“Monsters”). “Godzilla” es el estreno de esta semana en Revius.

Hablar de Godzilla es hablar a estas alturas de toda una institución del cine, no sólo japonés, sino mundial. Desde su primer filme en 1954 -bajo estrictas medidas de censura por parte de la ocupación norteamericana en Japón-, esta alegoría a la destrucción de Hiroshima y Nagazaki en la segunda guerra, y los riesgos y peligros de la proliferación de la energía atómica, se volvió el “buque insignia” de la productora Toho, que es uno de sus grandes “brazos” tanto comerciales como culturales (siendo el otro Studio Ghibli y las películas de Hayao Miyazaki). Luego del horrible intento fallido que es el remake norteamericano de 1998 dirigido por Roland Emmerich (y del cual, mientras menos se diga, mejor); este año llega un nuevo intento, esta vez más que exitoso, gracias al director Gareth Edwards (miembro de una nueva camada de directores jovenes en Hollywood, junto a Duncan Jones y Marc Webb, por nombrar algunos), siendo esta apenas su segunda película, luego de la excelente e infravalorada “Monsters” del 2010.

Y se nota la afección y el trabajo de Edwards y su equipo por el material original; de saber honrarlo y homenajearlo, a la vez que deciden actualizarlo a tiempos modernos. Sí, se pierde parte de la analogía de los peligros de la guerra atómica que tenía la original (un contenido que de todas formas se había diluído bastante con el paso de los años), optando por dar un nuevo enfoque, centrado en considerar al “Rey de los Monstruos” como una fuerza de la naturaleza, un ente primordial que mantiene el balance, por ser su función natural, ya que es EL depredador apex del planeta. Y aquí está el mensaje principal de la película, en años donde el peligro del cambio climático cada vez es más palpable, y el planeta es más golpeado por desastres naturales, es poner evidencia que finalmente el hombre es un pasajero temporal en esta “nave”, y las fuerzas de la naturaleza, por más que uno intente controlar, es algo completamente imposible de lograr.

Y es por esto que la película decide, por una parte, centrar gran parte de su trama en el elemento humano y, al mismo tiempo, demostrar la inutilidad de la raza humana para lograr interponerse de forma exitosa en una lucha entre criaturas ancestrales. Es creerse el centro del universo, y demostrar que somos parte pequeña y momentánea en el gran esquema de las cosas. Y es este elemento, y esta interpretación, lo que ha molestado a alguna gente, que esperaba algo más del tipo de las películas clásicas, o, si se quiere un ejemplo contemporáneo, de la mecánica que tiene un filme como “Pacific Rim”, que ciertamente está hecha para homenajear géneros como las películas de kaijus de forma más directa.

Godzilla-2014-Roar

Como bien dijimos, la serie se centra principalmente en el elemento humano, encarnado en este caso por la familia Brody. Conocemos a esta familia en un hecho ocurrido 15 años antes de la película, mientras vivían en Japón, cuando deben lidiar con un supuesto accidente nuclear en un planta. Aquí conocemos a Joe Brody (Bryan Cranston), físico nuclear encargado de una planta, donde trabaja con su esposa Sandra (Juliette Binoche). Brody está muy volcado hacia su trabajo, por lo cual descuida su relación con su hijo Ford (Aaron Taylor-Johnson), particularmente en el día de su cumpleaños, cuando este último le tenía una sorpresa. Sin embargo, Brody tendría otro tipo de sorpresa ese día en la planta nuclear, ya que una extraña señal que él estaba captando hacía tiempo se hace presente, mediante temblores, lo que produce la destrucción de la planta y la muerte de Sandra (en una emocional escena, con una genial actuación de Cranston).

Años después, descubrimos que Brody trabaja para el ejército como desactivador de explosivos, y está casado con Elle (Elizabeth Olsen, y sí, es curioso que en esta película sean pareja los actores que serán hermanos en Avengers: Age of Ultron), y tiene un hijo. Alejado de su padre, quien vive aún en Japón, pero se dedica a dar clases y de propagar teorías conspirativas respecto a que el accidente nuclear no había sido tal, y se estaba encubriendo algo más. Brody, debe viajar a buscar a su padre a Japón, pero finalmente se queda a ayudarlo, y ambos descubren el secreto de que efectivamente, había un encubrimiento, de parte de una organización llamada “Monarch”, liderada por el Doctor Serizawa (Ken Watanabe), del descubrimiento de una criatura clasificada como “MUTO”.

Aquí bien vale hablar de la buena actuación tanto de Watanabe como de Cranston, que son los motores de la película en la primera parte, a la vez que nos entregan la exposición necesaria para conocer la nueva mitología de la película, y la primera aproximación a Godzilla, o Gojira, en su nombre japonés. Aquí sabemos que el primer encuentro -registrado- de la humanidad con el “rey de los monstruos” fue en 1954 (año del estreno de la película original de Godzilla), y que las pruebas atómicas que realizó EE.UU. en esos años no fueron tales, sino que intentos por matar a la criatura que, como nos dicen, es el -aparente- último sobreviviente de una época olvidada del planeta, donde vivían criaturas gigantes que se alimentaban de radiación, donde Godzilla se encontraba al tope de la cadena alimenticia. Estos seres se mantuvieron vivos bajo tierra cerca de la corteza terrestre, ocultos de la humanidad, salvo en registros fósiles. Esta nueva aproximación a la mitología del personaje le da una base pseudo-científica a la cual aferrarse, que resulta interesante como un nuevo origen para la criatura, a la vez que refuerza su carácter casi elemental como fuerza de la naturaleza y, lo que ya mencionamos, el conflicto de la humanidad por tratar de controlar y de lidiar con criaturas que, casi como manifestaciones del planeta, vienen a demostrar la imposibilidad del ser humano por dominar completamente su entorno.

godzilla-attacks-golden-gate

Obviamente en el momento en que estos monstruos aparecen cambia un tanto el enfoque de la historia, ya menos suspenso y exposición, y más acción, por lo cual el giro de la trama ocurre en torno al personaje de Ford Brody y sus intentos por reencontrarse con su familia, que lo espera al otro lado del Pacífico; todo esto ocurriendo mientras se desata el ataque del MUTO -que se alimenta de radiación-, y la aparición de Godzilla que, como buen depredador y fuerza de la naturaleza, va a la caza de esta otra criatura para restablecer el balance natural, siguiendo la cadena alimenticia. Quizás la trama de Ford se siente menos emocional que el comienzo de la película y lo que ocurre con el personaje de su padre, más que nada por el giro decisivo de la trama hacia la acción -una que es excelentemente ejecutada, particularmente en cuanto a los efectos especiales, al suspenso y a la construcción de estos kaijus y las batallas entre ellos, especialmente en el último tercio del filme-, pero que como buena acción, está construida en base a escenas para impactar el público y mover la trama, sin mucho peso emocional, salvo el constante recordatorio de que Brody quiere reencontrarse con su esposa e hijo. No mucho ayuda el hecho de que Elizabeth Olsen no tiene mucho material con que trabajar -ni mucho tiempo en pantalla para dichos efectos-, por lo cual sus apariciones se ven relegadas a esporádicos momentos, que no duran más que pocos minutos, como un recordatorio de que ella está ahí, y que su reencuentro con su esposo es el conflicto humano que nos mueve a nosotros como espectadores.

Y parece ser buen momento para hablar de lo que nos convoca, y lo que la gente realmente espera ver, que es Godzilla, y ciertamente el rediseño de esta nueva versión, la más grande en estatura y volumen de todas hasta ahora, no decepciona, tomando los elementos visibles más icónicos de las versiones clásicas de Toho (y NADA de la iguana radioactiva de Emmerich), dándoles toques más orgánicos, o casi como una mezcla con roca, con texturas en sus escamas particulares, lo que hace que todo ensalce su majestuosidad, porque sí, el primer momento en que vemos a la criatura completa y realizando su característico grito, ayudada por la sensación que crea la música de Alexandre Desplat (una banda sonora irregular, con algunos temas excelentes -como el que suena cuando vemos a Godzilla-, particularmente con la mezcla de sonidos modernos con instrumentos tradicionales japoneses, mientras que hay otros que o son irrelevantes, o no calzan bien con las escenas en que aparecen), hace que a uno realmente se le acelere el corazón y lo impacte lo que está viendo (donde incluso en el cine hubo gente que aplaudió y gritó dicha intervención). Otros momentos como las peleas de monstruos, o la primera vez que vemos a Godzilla utilizar su conocido “aliento atómico” (con la incandescencia de las placas y espinas de su lomo), son momentos que lo dejan a uno con la boca abierta y la saliva escurriendo de la emoción.

Ciertamente desde el punto de vista técnico -los efectos especiales, el montaje, el diseño de MUTO, el sonido-, es poco lo criticable a una película de este calibre, y encontrar elementos negativos salvo la ya mencionada irregularidad en la banda sonora de Desplat. Ya hablando de la trama en general, como vimos, ciertamente el hecho de que la película se centre en el elemento humano durante gran parte de ella, y la forma en que esto se resuelve (siempre teniendo en consideración lo que hemos hablado sobre las fuerzas de la naturaleza), será algo divisivo para los que esperaban hora y media de pelea entre kaijus y poca exposición de la trama. No es algo que a nosotros nos moleste, y de hecho alabamos la decisión de Edwards de llevar la película por esta vía, poco ortodoxa si se quiere, pero que para ser la primera película de lo que, asumimos, WB pretende sea una nueva serie de películas, es una forma adecuada de presentarnos las “reglas del juego”, sin agotar de un viaje todo el potencial del personaje, sus enemigos (considerando ciertas referencias y guiños en esta película a insignes kaijus como Rodan y Mothra).

Otra crítica que se puede hacer a la trama, es el giro de tonalidad entre su primer tercio, y los restantes. No bien se entiende la necesidad de una fase explicativa, para luego dar paso a la acción propiamente tal, si el cambio no hubiera sido tan brusco, o si se hubiera mantenido de mejor manera el elemento sentimental del reencuentro entre Ford Brody, Elle y su hijo, la parte humana de gran parte del filme se hubiera disfrutado aún más y se hubiera logrado más conexión con el público (con independencia de lo buenas de las escenas de acción de la película, que por sí solas justifican el comprar la entrada al cine).

En conclusión, esta nueva versión de Godzilla, salvo algunos detalles -a nuestro juicio menores, pero que entendemos en la valoración personal que cada uno hace del filme, podrían influir más en unos que en otros-, toca todas las notas altas en cuanto a adaptar de forma más que adecuada el material original, modernizándolo, a la vez que es respetuoso y honra la tradición. El “Rey de los Monstruos” no se ha visto nunca tan bien visualmente como en esta película (independiente del afecto que se le tenga a los diseños clásicos, y a las peleas entre hombres dentro de trajes de hule), y de la mano de Gareth Edwards, de sólidas actuaciones (como dijimos -y era de esperarse- Bryan Cranston y Ken Watanabe se roban cada escena en que están), grandes efectos especiales y una criatura que es una leyenda del cine en sí misma, este remake se vuelve una gran película, de la cual esperamos se continúe la historia, de la misma forma o incluso mejor de como ocurre en este filme.

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s