[De la Viñeta a la Pantalla] Arrow – Season 2 Review

arrow_season_2_poster

La columna comiquera de Revius está de vuelta con una revisión completa a la excelente segunda temporada de “Arrow”, una de las series que usted sí o sí debe ver

  En primer lugar, decir que en Revius somos fans de Arrow. Hace un tiempo, y en esta misma columna, les dimos 10 razones para ver la serie, en el momento en que esta había parado luego de su mid-season finale, que introdujo al personaje de Barry Allen a la serie, quien se prepara para su propia serie, “The Flash”, un spin-off de Arrow, basado en el popular personaje de DC. De verdad lo invitamos a que lea nuestra recomendación antes de seguir, si no ha visto la serie, porque a continuación trataremos con spoiler y en detalle la segunda temporada, por si no se quiere arruinar algo.

arrow-season-2-episode-2-black-canary-bronze-tiger-oliver-queens-starling-city

Partiendo por su excelente season premiere “City of Heroes”, Arrow no sólo decidió tirarse de lleno al conflicto de esta temporada, sino que además hacerse cargo de los eventos y coletazos del ciclo anterior. Esto fue evidente no sólo desde el punto de vista de la trama, con una Starling City devastada en parte por el terremoto (principalmente en “The Glades”, el barrio más pobre de la ciudad) causado por una de las máquinas sísmicas de Malcolm Merlyn (John Barrowman), y todas las consecuencias que esto acarrea: un Oliver Queen (Stephen Amell) que decide retirarse a la isla donde había estado 5 años atrapado, para poder lidiar con la pena y el remordimiento de haberle fallado a su ciudad, y haber perdido a su mejor amigo Tommy (Colin Donnell). Por su parte, Laurel (Katie Cassidy), busca un nuevo trabajo luego de haber perdido la clínica jurídica en The Glades, y ha sufrido un nuevo cambio en su actitud hacia el “vigilante” (que pasará a usar el nombre de “Arrow” durante la temporada), a quien culpa de la muerte de Tommy.

Todo esto no termina ahí, puesto que para complicar las cosas, Moira (Susanna Thompson), la madre de Oliver, está presa y esperando juicio, debido a su responsabilidad en la “adquisición” y el posterior ataque sísmico provocado por su ex-socio, Malcolm Merlyn; el detective Lance (Paul Blackthorne), fue rebajado a oficial de calle y lo vemos tener una visión un poco más optimista de “the hood”; además se nos introducen nuevos personajes, como Isabel Rochev (Summer Glau), involucrada en el teje y maneje de “Queen Consolidated”; o la primera aparición de Caity Lotz como Sara Lance/Black Canary. Como vemos, la serie se tomó el tiempo para continuar y refinar los elementos que venían de la temporada anterior, lo que se refleja no sólo en la trama sino que en todos los valores de producción. No sólo la serie tuvo un aumento de presupuesto, sino que además el tono en general de la misma, y las actuaciones mejoraron, y Arrow pudo desmarcarse de ser una -buena- mezcla de las películas de Batman de Christopher Nolan y las películas de Marvel Studios, y poder encontrar una voz propia que le permitiera ser algo más.

Además, este primer episodio, no sólo siembra semillas para lo que serán los restantes 22 capítulos, sino que adicionalmente altera una norma de la primera temporada, que marcará un nuevo paso en el “viaje del héroe” que emprende Oliver: la regla de no matar. En la primera temporada, Oliver era un vigilante demasiado influenciado por la situación de “matar o morir” por la que pasó en la isla, acompañado de Slade Wilson (Manu Bennett) y Shado (Celina Jade), por lo cual, llevó este mismo escenario de vuelta a Starling, básicamente viviendo una guerra en un ambiente urbano, que a veces no le hacía tanto sentido ni a él, ni a nosotros. Adoptar esta regla de no matar, inspirado en parte por el “team Arrow” de Diggle (David Ramsey) y Felicity (Emily Bett Rickards); pero mayormente por la memoria de su amigo Tommy, quien murió quedándose con la idea de que Oliver no era más que un asesino. Por lo tanto, para honrar su memoria, y obtener alguna clase de perdón póstumo, la regla de no matar es un elemento clásico que entra en juego para alterar la dinámica de la serie, como veremos en este capítulo y en el primer arco, respecto a las dificultades que esto conlleva, en relación con la salida fácil que significa acabar con la vida de alguien, cuando ya se está acostumbrado a hacerlo.

arrow-season-2-bronze-tigerLos capítulos siguientes de Arrow fueron todos sólidos, y siguieron -en general- el formato de la primera temporada: hay un villano de la semana (usualmente extraído del basto universo de DC Comics), y Oliver y su equipo debe detenerlo, lo que obviamente se presta para toda la acción épica y heroica que tanto ha destacado en la serie; todo esto mientras la trama general de la temporada se desenvuelve y se introducen nuevos detalles. Así, en “Identity” nos reencontramos con China White (Kelly Hu) quien ahora trabaja con Bronze Tiger (Michael Jai White), mientras Oliver debe decidir, en un clásico dilema de superhéroes, cuál de sus identidades es la verdadera -el playboy millonario, el vigilante, o la que parece guardarse para él-; en “Broken Dolls”, el debut de Dollmaker (una de las más recientes adiciones al panteón de villanos de DC) hace necesario que Oliver trabaje junto al oficial Lance -quien le otorga el nombre de “Arrow”-, mientras descubrimos algo más de Black Canary; en “The Crucible”, Oliver debe enfrentarse a una banda liderada por “The Mayor”, a la vez que descubre que Sara es Black Canary; y en “The League of Assassins”, episodio centrado en Sara, conocemos parte de su pasado, de cómo sobrevivió al hundimiento del “Queen’s Gambit”, mientras que decide confiarle a su padre el secreto de su retorno, a la vez que es perseguida por miembros de la Liga de Asesinos -sí, esa misma, la que lidera Ra’s al Ghul, mencionado en la serie también-.

A lo largo de este primer arco, la narrativa comienza a formarse en cuanto a los caminos que correrá durante la temporada: tenemos desarrollo en cuanto al juicio de Moira Queen, y la petición de pena de muerte que realiza la fiscalía; el retorno de Sara Lance, en su rol de Black Canary, acompañada de Sin (Bex Taylor-Klaus);  el abismo personal en el cuál ha caído Laurel, sumida en el alcoholismo y la ingesta de pastillas (ciertamente el arco más bajo de esta parte de la temporada, y que no le hizo mucho favor a un personaje que, desde la temporada pasada, no era muy querido por quienes vemos la serie); y la aparición de Sebastian Blood (Kevin Alejandro), un concejal que representa a las zonas más pobres de Starling, que ante una fachada benefactora y de luchador social, se está haciendo un nombre para cambiar la ciudad (si se quiere una comparación, sería algo similar a lo que veía Bruce Wayne en Harvey Dent en “The Dark Knight”, una fuerza para el cambio positivo que funciona dentro del sistema), aunque claro, Oliver -quien tiene varios desencuentros con Blood al comienzo, debido a que ambos provienen de mundos distintos- no sospechaba que Blood era en verdad un villano (“Brother Blood”), y que se encontraba realizando experimentos para levantar un ejército clandestino en Starling; y la trama romántica y los conflictos entre Thea Queen (Willa Holland) y Roy Harper (Colton Haynes), debido a la obsesión de este último con la figura de Arrow -y hay que decir lo mucho que mejoró la trama y el personaje de Thea entre temporadas-.

City of Heroes

Antes del mid-season finale, el team Arrow viaja a Rusia en “Keep Your Enemies Closer”, en un capítulo que nos reintroduce a A.R.G.U.S., de la mano de su lider, Amanda “The Wall” Waller (Cynthia Addai-Robinson), que además sirve para mantener al bueno de Diggle bajo el reflector, y nos sumerge en la dinámica con Lyla Michaels (Audrey Marie Anderson), su ex-esposa, y de su rivalidad con Floyd Lawton/Deadshot (Michael Rowe), por la muerte de su hermano. La situación de Diggle en la temporada es interesante, ya que si bien el personaje de David Ramsey tuvo bastante que hacer (y un par de capítulos centrados en él), en general pasó a un plano secundario, en comparación con el rol de Felicity, o con la introducción de Black Canary y más adelante, de Roy Harper como nuevo integrante del team, y “aprendiz” de Oliver. Por su parte, “State v. Queen” cierra el drama del proceso judicial de Moira, ayudada por un retornado y vivo Malcolm Merlyn, quien no sólo la saca del lío judicial, sino que nos da la revelación de que es él, y no Robert Queen, el verdadero padre de Thea, producto de un amorío entre él y la matriarca de los Queen; todo esto mientras Oliver combate a un retornado Conde Vertigo (Seth Gabel).

La temporada se iría a hiato, luego del arco de dos episodios que componen “The Scientist” y el navideño “Three Ghosts” (por si el título no fuera evidente), capítulos en los que por fin conocemos a Barry Allen (Grant Gustin), en sus primeras apariciones antes de encabezar su propia serie, spin-off de Arrow. Pero este arco no es sólo el gimmick de tener al futuro Flash, y ver la forma en que consigue sus poderes al fin de este arco, ya que la presencia de Barry en Starling no es casual, ya que es aquí cuando la trama de la temporada escala exponencialmente de cara a su segunda mitad, a la vez que se cambia la dinámica de la serie, principalmente con la introducción de súperpoderes a la mezcla. Sí, porque si bien Arrow se había mantenido un show relativamente “aterrizado” (en cuanto a superhéroes se refiere), es en este arco que todo termina de hacer sentido, de forma satisfactoria, luego de temporada y media de ir subiendo el ante. Esto se hace evidente no sólo con el futuro accidente de Barry (gracias al golpe del relámpago y los químicos como en los comics, pero con el elemento añadido de la explosión de un acelerador de particulas de S.T.A.R. Labs, para “aterrizarlo” un poco), sino además con los experimentos de Brother Blood, que tienen éxito en un tal Cyrus Gold (que se convertirá en Solomon Grundy); pero principalmente con la presencia en Starling City de Slade Wilson, en sus primeras apariciones fuera de flashback, y utilizando el parche en el ojo y estando más canoso, como su contraparte de los comics. Aquí descubrimos que es Slade quien controla la correa de Blood, y quien ha estado detrás de la mayor parte de los eventos de la temporada, culpando a Oliver de todo lo malo que le ha pasado desde que estuvieron juntos en la Isla. ¿Por qué esto es así? Bien vale la pena hablar ahora de los flashbacks en la serie, que generalmente componen parte importante de cada capítulo.

Blind Spot

Los flashbacks de la temporada en general, giraron todos en torno al descubrimiento que Oliver, Shado y Slade realizan de un barco cerca de la isla, el “Amazo”, a bordo del cual se encontraba no sólo Sara -que había sido “rescatada” por su tripulación-, sino que un variado grupo de sujetos -muchos de los cuales estaban a la fuerza-, entre los que destaca Anatoly Knyazev (David Nykl), quien forjará una amistad con Oliver (lo que nos lleva al hecho que en el presente Oliver no sólo sepa hablar ruso, sino que tenga contactos en la mafia de dicho país). El barco era capitaneado por el Doctor Anthony Ivo (Dylan Neal), quien se encontraba realizando experimentos en personas y buscando una droga milagrosa llamada “Mirakuru”, que había sido producto de la investigación japonesa durante la segunda guerra, para crear súper soldados. Es este Mirakuru la primera fuente de poderes en la serie, pero la excusa que tenía Ivo para encontrarlo, era poder crear un tratamiento para su esposa, debido a las habilidades regenerativas de la droga.

Obviamente Ivo, que sabía que la droga estaba en un submarino de la segunda guerra, no contaba con que esta sería utilizada para salvar la vida de Slade, quien resultara herido luego de un ataque con misiles provocado por el mismo Ivo. El Mirakuru le dio a Slade sus característicos súper fuerza, velocidad y factor regenerativo, pero se llevó parte de su sanidad mental, a la vez que lo dejó inestable, producto de la muerte de Shado -a quien amaba en secreto, pese a que ésta tenía una relación con Oliver-, causada por Ivo, al poner en una encrucijada a Oliver, obligándolo a elegir entre las vidas de Sara y Shado (en honor a la verdad, somos de la idea de que la decisión de Ollie fue la de intentar detener a Ivo, y éste la interpretó como una preferencia por Sara -aunque claro, no habríamos tenido trama de otra forma-). Es esta situación, y el eventual descubrimiento que Slade hace de la supuesta culpa de Oliver en la muerte de su amada lo que genera la división entre ambos, y la promesa de venganza que el mercenario realiza y que se apronta a cumplir en el presente, mediante el uso que hace de Sebastian Blood, y todo lo que sus actos causan, tanto como daño directo como reflejo, como por ejemplo, el quiebre en la relación entre Thea y Roy -motivados por la obsesión de Roy con “Arrow”, y por el hecho de que ahora el Mirakuru corre por sus venas, cortesía de Sebastian Blood, lo que lo hace cada vez más peligroso e inestable-; o como veremos más adelante, los problemas económicos por los que pasará la familia Queen.

614525Arrow2x01Promo7

De vuelta en el presente, Blood está corriendo para alcalde (y sólo Laurel sabe que es en realidad un villano), y la serie retorna brevemente al “malo de la semana” en “Blast Radius”, con la aparición de Shrapnel (Sean Maher), mientras comienza a desarrollarse aún más la relación sentimental entre Felicity y Oliver, para alegría de los shippers de “olicity”, a la vez que nos adentramos aún más en los problemas internos de Ollie, y su relación con el “team Arrow”, a la vez que debuta la máscara de Flecha Verde, que fuera regalo de despedida de Barry. Mientras que en “Blind Spot”, la narrativa se enfoca en las adicciones y los demonios internos de Laurel -a la vez que comienza a arreglar y a redimir su personaje, mal que mal, algún día Dinah Laurel Lance heredará el manto de Black Canary-; mientras que el “Team Sidekicks” de Thea, Roy y Sin intentan detener a un asesino, y Oliver se enfrenta con un falso Brother Blood, todo parte de plan del verdadero Sebastian Blood, y de Slade Wilson, a quien vemos por primera vez utilizar el traje de Deathstroke en toda su gloria. Punto fuerte en estos dos capítulos -y de la temporada en general- es el oficial Lance, y la genial actuación de Paul Blackthorne, a quien hemos visto crecer como personaje y ahora como aliado del vigilante -sin saber, y sin importarle en realidad, su verdadera identidad-. La degradación de Lance a ser un oficial normal le dio una cuota de humildad, que sumado al conocimiento de que la hija que daba por muerta está de vuelta, y a los problemas que sufre su primogénita con el alcohol y las drogas, le otorga bastante material con el cual lidiar, en uno de los puntos fuertes de la temporada.

“Tremors” trae de vuelta a Bronze Tiger -de mejor forma que su primera aparición- y a la máquina sísmica, mientras tanto Oliver como Sara deben tratar con los problemas que la dualidad de la identidad secreta conlleva y, en general, un elemento que ha estado presente en toda la serie: si acaso mentir se justifica para evitar males superiores, o si acaso las mentiras terminan empeorando más la situación, como han tenido que aprender a la fuerza Moira -con todo lo que le oculta a sus hijos-y Oliver -ocultándole la muerte de Shado a Slade, y ahora no siendo honesto con Roy respecto al Mirakuru-. Sara por su parte decide revelar su identidad ante el resto de su familia -y se vuelve el blanco de la ira de Laurel, al culparla por todo lo malo que había pasado los últimos 6 años-, y esto tendrá coletazos en “Heir To The Demon”, ya que la Liga de Asesinos sigue tras su paso, esta vez personificada por Nyssa al Ghul (Katrina Law), hija de Ra’s y media hermana de Talia, quien fuera pareja de Sara en la estadía de esta con la Liga, y que la quiere de vuelta con ellos. El precio de la honestidad de Sara, y un cambio en los flashbacks que nos muestran la vida de la familia Lance antes del accidente del Queen’s Gambit se prestan para gran trama y desarrollo de personajes, y una buena representación y tratamiento de la revelación de la bisexualidad de Sara. La trilogía de mitad de temporada antes del inicio del último arco culmina con “Time of Death”, con la aparición de The Clock King (Robert Knepper), uno de los mejores “villanos de la semana” que ha tenido la serie, en un capítulo que no sólo le entrega el reflector y el heroísmo a Felicity, sino que muestran su situación personal respecto a sus relaciones con Barry y Oliver, y a la forma que tiene de sentirse menos que sus compañeros del “Team Arrow”, y de sentir celos de Sara. Laurel comienza su cambio personal, luego de tocar fondo, ayudada por Oliver, mientras que el plan maestro de Slade comienza a dar frutos cuando lo vemos aparecerse por primera vez de forma pública, y en casa de los Queen nada menos.

arrow-00044

Mientras este arco intermedio movió los flashbacks en la isla hacia la confrontación entre Slade/Oliver/Sara vs Ivo, es en “The Promise” (quizás el mejor capítulo de la temporada), donde las cosas cambian completamente de cara hacia el fin de la temporada. No se trata sólo del deterioro en la relación entre Oliver que veníamos observando las últimas semanas, o de la tensa confrontación entre Oliver y Slade en el presente; es principalmente ver el momento en que se destapa la olla en el pasado, es la magistral actuación de Dylan Neal como Ivo, para lograr poner a Slade contra Oliver; son los detalles en el duelo en el presente entre Slade y el Team Arrow -incluyendo el horror en los ojos de Sara al descubrir que Slade estaba vivo-. Las cosas cambiaron para siempre en la isla, ahora que Slade completó su giro hacia la villanía, y sabemos el momento exacto en que su relación con Oliver se deterioró;  mientras que en el presente, su plan maestro alcanza su última etapa, inaugurando el arco final de la serie. Comentario aparte merece el crecimiento de Stephen Amell como actor, especialmente en esta temporada, mostrando los conflictos internos de Oliver, su relación con los cercanos, y las diferencias en actitud, lenguaje corporal, etc., entre las versiones joven y actual de Ollie.

El arco final continua con varios capítulos donde Arrow saca a relucir todas sus credenciales del universo DC -y que llevó, entre otros, a la revista TIME a declarar que el universo que vemos en Arrow es la mejor versión live action de cualquier universo de comics -: con “Suicide Squad”, capítulo donde Diggle vuelve a tomar el reflector -y los flashbacks, al tiempo en que servía con el ejército en Afganistán-, la serie introduce al titular equipo, también conocido como “Task Force X”, grupo de supervillanos a cargo de A.R.G.U.S. y de Amanda Waller, que realizan misiones suicidas para el gobierno de EE.UU., a cambio de reducciones en sus sentencias; Diggle y el Squad (Deadshot, Bronze Tiger, Shrapnel y su ex-esposa/actual pareja Lyla) viajan a Markovia a detener a un warlord del medio oriente en un capítulo que, entre sus particularidades, se cuentan un cameo de Harley Quinn, demostrándonos que casi ningún personaje de DC está fuera de límites para los productores de la serie. Luego de este capítulo, vino el turno de “Birds of Prey”, otro concepto extraído de los comics, que marca el retorno de Helena Bertinelli/The Huntress (Jessica De Gouw), aún en búsqueda de venganza contra su padre, lo que la pondrá en curso de colisión con Sara y Laurel Lance, ya que por segunda semana seguida, Oliver toma un rol secundario, mientras sus temores sobre el plan de Slade se incrementan; pero sí tiene un rol importante hacia el final para que, luego de la crisis de rehenes causada por Helena, y solucionada por las hermanas Lance, poder ofrecerle una especie de hoja de ruta a Helena para que sufra una transformación similar a la de Oliver, y sea más una heroína que una vigilante sedienta de venganza. Sí, el capítulo tomó el nombre y algunos de los personajes en lugar de mostrarnos un equipo entre Black Canary, Huntress y Batgirl como en los comics, aunque si se hiciera un spin-off con estos personajes, o bien incorporando a Felicity en un rol similar a Oracle, sería difícil protestar.

arrow-season-2

Luego vendría el turno de “Deathstroke” de terminar de exponer y realizar el plan maestro de Slade, y de propinarle un par de derrotas a Oliver y los suyos, para ponerlo en un punto bajo, antes de que inevitablemente repunte pensando en el final de la temporada. La planificación de Slade y los recursos a su disposición le asestan el golpe maestro a Oliver: no es sólo el secuestro de Thea, revelarle que Malcolm Merlyn es su padre, y el consecuente deterioro en su relación familiar (o el impacto que todo esto pueda tener en el campaña alcaldicia de Moira Queen, que compite contra Blood); es el saber que Isabel Rochev trabaja con Slade y que juntos le quitaron Queen Consolidated a los Queen; es que la campaña de Blood pueda pasar a segundo plano, con tal de destruir a Oliver ayudado por su ejército de soldados con Mirakuru; es decirle a Laurel que Oliver es el vigilante y comprometer su identidad secreta; es la renuncia de Roy al “Team Arrow” y su salida de la ciudad. Es poner a todo contra Oliver, quien debe encontrar la fuerza en sus amigos, para poder salir al paso de la situación y detener a Slade.

Para finalizar este arco, vienen “The Man Under The Hood” y “Seeing Red”, que tratan las variadas consecuencias de las acciones de Slade, a la vez que los flashbacks nos preparan para la confrontación entre los dos ex-amigos, y descubrimos la existencia una cura para el Mirakuru, de parte de Ivo antes de que Oliver decida asesinarlo (o aliviarle su sufrimiento, según como quieran verlo). Obviamente lo hecho por Deathstroke (que a todo lo anterior, ahora suma la destrucción de la “Arrow Cave”) tiene consecuencias fuertes en los Queen, no sólo por la pérdida de casi todo su patrimonio, sino por abrir una brecha de confianza insalvable entre Oliver y Thea, en relación con la revelación de que Merlyn era su padre (y nuevamente las consecuencias en la falta de confianza que Oliver suele utilizar para tratar de proteger a los demás). Laurel tampoco está exenta de problemas, ahora que sabe que Oliver y su hermana son Arrow y Canary. Roy y el oficial Lance también tienen cosas que hacer, pero la trama más importante ocurre en el segundo de estos dos capítulos, con la muerte de Moira. El trabajo de Susanna Thompson siempre fue uno de los puntos altos de la serie, particularmente en esta temporada, por lo cual, verla morir en manos de Slade, quien trató que Oliver eligiera en salvar entre ella y Thea, similar a como él percibe ocurrió la situación de Shado fue desgarrador, más considerando que Ollie y su madre se habían reconciliado, y que incluso ella revela saber que su hijo en realidad era el vigilante. El arco general de la familia Queen, y los quiebres entre Moira, Thea y Oliver fue uno de los puntos altos de la temporada, y una buena decisión por parte de los productores y escritores en lugar de enfocarse en dramas sentimentales como ocurrió en la primera temporada, lo que sumado a las grandes actuaciones de Susanna Thompson, Stephen Amell y Willa Holland nos entregó gran material. Moira se fue a la tumba con varios secretos bajo su brazo aún por desclasificar -material para las futuras temporadas sin duda-, además del conocimiento de que, años atrás, y todo siempre bajo su mantra de “proteger a su familia”, ayudó a Oliver, encubriéndole la verdad -tema constante-, de que él tendría un hijo con una chica con la que había tenido una one-night stand. Moira prefiere pagarle a esta mujer, para comprar su silencio Y asegurar el futuro económico de su nieto, a cambio de ocultarle a Oliver la verdad, secreto que se lleva con ella a la tumba.

ustv-arrow-season-2-the-promise-still-01Luego, vino la recta final de la temporada, con sus últimos 3 episodios: “City of Blood”, “Streets of Fire” y “Unthinkable”, que pese a ser 3 capítulos, funcionan como si fueran 3 partes de un macrocapítulo que sería el final de temporada.

En el primer acto de este final, nos encontramos con un momento de breve “calma”, entre los eventos de los capítulos anteriores, todo marcado por la muerte de Moira, y lo que será la concreción del plan de Slade, y la forma en que Oliver se logra sobreponer a todo para detenerlo. Y el show lo trata como lo que es una victoria para los malos, y derrota para el “Team Arrow”, con un Sara ausente y Oliver que se desaparece -faltando al funeral de su madre-, y con Diggle y Felicity tomando las riendas del asunto. Ollie es una cáscara, un muerto caminante que ha abandonado toda esperanza y se iba a entregar a Slade para terminar con todo; pero finalmente es Laurel la que lo hace entender que, aunque lo haga, el caos que trae Deathstroke no terminará ahí, y que independiente de que los golpes que ha recibido últimamente lo han hecho flaquear, finalmente todo esto va más allá de Oliver Queen, afectará a todos sus seres queridos y a la ciudad que decidió proteger. Por eso Oliver debe levantarse y combatir a un Slade más cerca del triunfo, gracias a su ejército de súper soldados, y a Isabel Rochev, o debemos decirle “Ravager” ahora, luego de su muerte y resurrección gracias al Mirakuru.

Si “City of Blood” fue el respiro, y el reencuentro de Oliver con su voluntad de luchar, “Streets of Fire” nos recuerda cuales son las motivaciones para hacerlo, a la vez que el enfrentamiento con Slade comienza, y la esperanza de una cura para el Mirakuru aparecen de la mano de S.T.A.R. Labs (todo esto son remanentes del momento en que el piloto de “The Flash” serían los caps. 19 y 20 de Arrow, como esta situación fue cambiada, se mantuvieron cosas como la presencia de dicha institución científica, así como los cameos de Cisco Ramón y Caitlin Snow, ambos personajes del spin-off). La motivación finalmente de luchar de Oliver termina siendo la razón primigenia por la cual decidió convertirse en vigilante, para salvar su ciudad. Esto no obsta a que Oliver siga creyendo que merece algo de retribución por haber creado a Deathstroke y no haberlo salvado cuando pudo, pero finalmente, ante lo desproporcionada de la promesa de venganza de Slade Wilson, y ante la otra alternativa de solución (ataque aéreo de drones que destruiría la ciudad, cortesía de Amanda Waller y su usual forma de ver la “bigger picture”), Oliver debe acabar con el caos reinante. Es importante tanto la forma en que decide hacerlo, siempre optando por la cura más que por matar a Slade, lo que nos muestra el desarrollo y el viaje por el que ha pasado a lo largo de la temporada, como además la ayuda que recibirá: no es sólo Laurel -quien hace parte su magia inspiracional con su hermana-, es Felicity que nunca deja de creer en él y en que todo esto no fue su culpa, es el detective Lance, es Diggle, es el retornado Malcolm Merlyn (que en honor a la verdad, está de vuelta para llevarse a Thea antes de que todo el caos explote) y es Sebastian Blood, que traicionado por Slade, decide ayudar a Oliver entregándole la cura, aunque siempre creyendo que de alguna forma él sacaría algún provecho de todo esto y podría mantenerse en el puesto de alcalde de Starling que había conseguido, luego de la muerte de Moira.

Arrow-Season-2-Episode-18-Video-Preview-Deathstroke

Y luego de esa pieza de desarrollo de personajes antes del gran final, llega “Unthinkable”, donde confluyen tanto la trama en el presente como los flashbacks en lo que nos habían prometido desde mitad de temporada: los respectivos duelos entre Oliver y Slade. La trama en la isla nos deja con Oliver, que luego de robarse un submarino con Anatoly, debe atacar el “Amazo”, rescatar a Sara y derrotar a Slade. Obviamente sabemos que lo derrotará, no lo matará pero enterrará una flecha en su ojo, y que todo esto lo perseguirá hasta 6 años después. Pero saber esto no impide disfrutar el desenlace y la pelea entre los dos ex-amigos, que se va intercalando en escenas con la pelea en el presente, en un gran montaje. Arrow tiene las mejores escenas de acción y peleas de cualquier serie actualmente en el aire, y a lo largo de esta temporada tuvimos bastantes rounds, golpes, patadas, flechas y balas disparadas, peleas hermosamente coreografiadas, y duelos que ya se los quisiera cualquier película. Gran parte del factor entretenimiento presente en Arrow es la forma en que logra conjugar la acción, el drama y el humor en 45 minutos cada semana, y todo esto no fue más evidente que en el final de temporada.

En el presente, Oliver continúa su guerra contra Slade, pero ya no está solo, no es sólo la policía de Starling y el Detective Lance (cada vez más en ruta a ser el “Jim Gordon” de la serie), no es sólo el “Team Arrow”, el retornado -y recuperado- Roy Harper, o el retorno de Sara, sino que trajo con ella a la caballería: Nyssa al Ghul y la Liga de Asesinos (gracias a un trato que involucra el retorno de Canary a Nanda Parbat). La épica pelea entre Ollie y Slade continua en el presente, cuando este último atrapa a Laurel, ya que, para retribuir la muerte de Shado, él debía matar a la persona que más amara Oliver. Pero aquí ocurre el error de Slade, porque un Oliver que sabía de las cámaras y micrófonos de Slade en su casa, los aprovecha para confesar un amor por Felicity (para jolgorio de los shippers), que finalmente no fue más que un truco para que Slade fuera tras las hacker, lo dejara vulnerable a la cura, y poder igualar las condiciones de la lucha. Finalmente, Oliver vence a Slade; Sara y Nyssa acaban con Rochev (que recientemente había despachado a Blood); Diggle, ayudado por Lyla (que patea traseros con un lanzamisiles arriba de un helicóptero) y Deadshot, atacan A.R.G.U.S. para evitar que Waller lance las bombas contra Starling. Finalmente, el día se salva, pero no sin sacrificios ni bajas: Sara debe volver con la Liga de Asesinos, pero le deja a Laurel su chaqueta, pasando el testimonio simbólicamente; el detective Lance termina herido y al terminar el episodio no sabemos su destino (aunque no creemos que lo vayan a matar fuera de pantalla), y Thea se marcha con Malcolm Merlyn. Para terminar, Slade, sin sus poderes, es encerrado en una celda de A.R.G.U.S. en la isla donde estuvo atrapado con Oliver, y nos dejan con un gancho para la tercera temporada, al saber que Oliver en un momento dejó la isla, y trabajó junto a Amanda Waller.

32cc8d0969535522aec26ba18668a4c4

Arrow no es un show perfecto, pocos realmente lo son, pero en esta segunda temporada su calidad desde todo punto de vista subió de forma exponencial, para convertirse en uno de los mejores shows actualmente en el aire, por su mezcla de acción, drama, humor y héroes y villanos. Sus mejores momentos golpean tanto a nivel personal y emocional, como impactan ante lo espectacular de su acción, por lo cual sus problemas, cada vez menores, son fáciles de pasar por alto cuando se analizan en el gran esquema de cada capítulo, ya que nunca pueden opacar todo lo bueno que ocurre semana a semana. Finalmente, Arrow entretiene y funciona en todos los niveles en que una serie de tv debe funcionar, y es sin lugar a dudas, la más entretenida hora de televisión semanal, y ahora que cuenta con un show hermano (cuyo piloto vimos y podemos adelantar, es de lo mejor que se viene en tv la próxima temporada), y otro más en preparación (el otro spin-off con el compartirán universo, “Hourman”), DC Comics y WB están construyendo un excelente y elaborado universo con sus personajes en la televisión que pronto podremos disfrutar, dos veces por semana.

Para concluir, nuevamente hacer el recordatorio para que vean la serie si no lo han hecho, para que se pongan al día si les falta algo, y tengan en mente que la tercera temporada de Arrow inicia el 8 de Octubre de este año, y un día antes, el season premiere de “The Flash”.

Arrow-Season-2-Episode-17-Birds-of-Prey

Anuncios

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s