Del uso de un juguete sexual en tiempos de crisis (2012)

10464242_705816136120311_6357213204246603659_n

Al contrario de lo que pensaría el ciudadano de a pie al leer el título, este documental no trata de sexo. Es la historia del director, y su lento y doloroso camino hacia la muerte.

de-l-usage-du-sextoy-en-temps-de-crise

Cuando la película, en blanco y negro, comienza con una declaración de Eric Pittard en que sintetiza su estado actual con dos elementos, un rollo de cinta y un consolador, el relato se va súbitamente al pasado del cineasta y protagonista. A la primera caída de Pittard que permitiría diagnosticar neumonía y una leucemia de negativa prognosis.

Para ser precisos, la película mezcla tres relatos: el presente, de un Pittard en la costa; el segunda, en modo ficción, protagonizado por el propio Pittard y Marie Raynal, en el rol de Leila, su pareja hasta el final de sus días; y un tercer relato, en retrospectiva, sobre sus días como fotógrafo alrededor del mundo. Estos tres relatos tienen particularidades tanto narrativas como estéticas.

de-l-usage-du-sextoy-en-temps-de-crise_52428_33794

La historia de su enfermedad toma tintes dramáticos y humor bastante oscuro, pero el protagonista, que por un lado cuenta que su vida cae en ese pozo sin salida que es el tratamiento de una enfermedad terminal, sabe que la cura es una quimera, a pesar de todos los esfuerzos que hizo. Lo interesante no es su muerte física, él deja claro que lo terrible de morir es permanecer en el recuerdo de sus seres queridos. En este relato, la importante es su pareja, que está con él desde el primer minuto, pero él no puede estar para ella física ni mentalmente, por las consecuencias lógicas de lidiar con la muerte.

La muerte para él no es el punto final del documental, es su contexto desde el momento en que una caricaturesca doctora le diagnostica el cáncer. Desde relatar el vacío que le produce no poder trabajar, los innumerables esfuerzos para controlar la enfermedad, problemas personales que acarrea ser declarado un hombre muerto caminando, y los recuerdos de una vida testimoniando la vida de otros.

En ese sentido, la película cambia sus tonalidades en blanco y negro para mostrar en color todos sus recuerdos, en un recurso no tan novedoso pero que no deja de estar bien utilizado. Cuando recuerda, es su vida política la que se toma el documental, intentando explicar por qué el francés combativo “se aburguesó”, y no siguió luchando por las causas que fueron importantes cuando él fue joven.

de_l_usage_du_sex_toy_en_temps_de_crise_photo_6_@_adr_productions

Pero el corazón del relato es la historia de aceptación del protagonista. Y eso está hermosamente relatado, sin los excesos que en general vemos, en la historia de deseo hacia su mujer, y lo que repercutirá en el deseo de seguir formando parte de una sociedad que lo acoge, a pesar de que eso lo perturba. Es su relación con Leila lo más logrado de la película, y la química entre el protagonista y director con su co-protagonista brilla en las escenas que comparten juntos.timthumb

La película acaba con una toma en blanco y negro, pero donde el pasto es coloreado, diciéndonos que al final del camino pudo encontrar estímulos, y que no sólo los recuerdos son los preciados. La historia es amplia, muy cotidiana, natural, e interesante. Más allá de todo lo que pasa, lo importante es la forma en que nos cuentan estos días en la vida de Eric Pittard. Es un hermoso testamento del director, y usted pudo verlo en FIDOCS. Para informarse sobre el festival y su programación, visite http://www.fidocs.cl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s