El corral y el viento (2014)

Quienes hayan tenido la suerte de conocer Bolivia, confirmarán que “El corral y el viento” es un crudo reflejo de la realidad de vida del país altiplánico. Dirigido por Miguel Hilari, llegó el momento de comentar el documental ganador de FIDOCS 2014 en la competencia latinoamericana. El resto de nuestras columnas dedicadas a FIDOCS, las encuentra acá.

EL_CORRAL_Y_EL_VIENTO

Si hay algo que derrocha “El corral y el viento” es honestidad. Grabado en el pueblo de los antepasados de Miguel Hilari, el director parte leyéndonos una nota en su diario de vida de infancia, donde reconoce ser capaz, apenas siendo un niño, de saber que ese no era su lugar. Cerca del Titicaca nos encontramos, en un pueblo llamado Santiago de Okola, donde el progreso se hace esperar todavía más que en el resto de Bolivia. La dura realidad de las personas contrasta con la belleza natural, que presentada de una forma simple, cautiva a los espectadores en los 55′ minutos que dura el proyecto de Hilari.

Lo que busca el lente de Hilari es mostranos el estilo de vida de Santiago de Okola. Respetando los usos y costumbres locales, Hilari es un presentador de todo lo malo que vive su Bolivia en pleno siglo XXI. El abandono, la violencia, un sistema educacional obsoleto (¡miren quiénes están pintados en la muralla!), los trabajos precarios, la insalubridad , entre muchos otros, son los fenómenos que golpean al boliviano promedio que no vive en la ciudad. Pero a la vez, Hilari nos muestra la belleza de la infancia. Los niños, hayan crecido donde hayan crecido, son siempre niños, y frente a una cámara, muestran todas sus condiciones. Hermosa es por ello la escena en que una niña deslumbra la cámara recitando poesías de socialismo y reivindicación de los pueblos originarios. Esa escena, que llega a sacar carcajadas, refleja eso que sostiene el documental, el encuentro entre una Bolivia que no quiere cambiar, y los niños llenos de aspiraciones.

El-corral-y-el-viento_Still_3

Hilari logra generar en el público un sentimiento paternalista. Es fácil, al verlo, sentir que todo está mal, y diagramar las formas en que la vida de la gente de Santiago de Okola puede mejorar. Quizás esa es la verdadera intención tras todo. Sin ellos, los que se mantienen en el campo, ¿cómo se mantendrán las costumbres bolivianas? La escena final, de la increíblemente reconocible entrada a La Paz, debe interpretarse necesariamente cómo un llamado a preguntarse si una realidad es mejor que la otra. ¿Qué tiene de malo Santiago de Okola, en el fondo? Hilari es el mejor parado para responder esa pregunta, reencantándose con un pueblo que vive por el gusto de vivir, lejos de todas las necesidades que en el mismo Miguel el entorno social de la urbe han generado.

“El corral y el viento” tiene mucho de culpa, la que se nota en especial cuando en pantalla vemos al tío Panchito, el único integrante de la familia que sigue en Santiago de Okola. Es imposible no sentir la culpa de Hilari al ver a su tío sorprendido con la tecnología que trae su sobrino de la ciudad. De cierta forma, y desde pequeño, Miguel dio la espalda a su historia y antepasados. Estudió algo que estudian los jóvenes de la ciudad, tiene un acento distinto, y graba desde afuera los increíbles modos, trabajos y tradiciones del pueblo, etc. Por eso, si Miguel hizo el documental para reencontrarse con sus raíces, el tiro le puede haber salido por la culata, pues la sensación de no-pertenencia es tremenda. Esa compasión del director y del espectador es otra clara muestra de la honestidad del proyecto del boliviano, que demuestra lo mucho que se puede lograr con tan poco.

<p><a href=”http://vimeo.com/86703544″>El Corral y el Viento – Trailer</a> from <a href=”http://vimeo.com/user4132432″>Miguel Hilari</a> on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s