Previously on… – House S01E21: “Three Stories”

house_md_facebook_cover_by_venozio-d541k6d

Bienvenidos a la nueva sección de Revius en la que comentaremos capítulos claves de series de televisión. Para abrir, un imperdible: Tres Historias, de House.

House fue una serie importante para mucha gente. Quizás por ser accesible en cuanto a que era emitida por señales nacionales y cable, como por el pintoresco personaje interpretado por Hugh Laurie, fue para muchos una de las primeras que los indujo en el mundo de las series norteamericanas, en conjunto con el boom de Lost, sin dudas.

Y este capítulo es clave porque fue el que nos abrió a lo más interesante de toda la serie, que es el mundo en el que vive House, y lo que explica su forma de ser, contado por él mismo, lo que hace más particular el relato. En ese sentido, es en uno de los últimos capítulos de su primera temporada en el que conocemos el origen de Gregory House.

Vamos al capítulo. La estructura varía, no siendo el clásico “case of the week formula”, y en cuanto a que siempre los episodios partían con un cold opening en el que se exponían los primeros síntomas de las enfermedades  que aquejaban al paciente de turno. En este caso, es Cuddy quien le solicita a House que supla a un profesor en la clase de diagnósticos (recordemos que el hospital donde trabaja House es universitario). Por un par de horas libres de clínica, él acepta. Porque sí, si hay tres verdades que House nos enseñó en sus nueve temporadas, es que clínica apesta, todos mienten, y nunca es lupus.

Pero con lo que no contaba ni House, ni nosotros, es que antes de dicha cátedra aparecería Stacy, su ex-esposa, para pedirle que tratara a su actual marido, desesperada tras el fracaso de un par de doctores en diagnosticarlo. En la interacción con ella es la primera vez que vemos a House “fuera de personaje”, siendo más honesto que de costumbre, incluso diciendo directamente a Stacy que no sabe si quiere que su actual pareja viva.

Una vez que ingresa a la clase, decide aplicar tres casos que le tocó diagnosticar a él, para enseñar a sus estudiantes variadas lecciones sobre la importancia de hacer un buen diagnóstico, y por qué la mayoría de las veces aunque se haga con los procedimientos correctos, no siempre es el acertado. Para esta dinámica utiliza a un granjero, una volleyballista y un golfista, todos aquejados de dolor en una de sus piernas. Y por medio de flash-backs y la intervención de tres estudiantes, el ritmo del capítulo es muy dinámico, va dejando preguntas abiertas mientras avanza en las historias paralelas,siendo uno de los elementos fuertes del episodio, sin dudas. Mención aparte para la breve participación de Carmen Electra interpretando a la golfista.

79775_1211031941457_fullNo es necesario contar los procedimientos completos en los tres casos, pero sí hacer una síntesis: el granjero llegó con una punción, que fue diagnosticada como una mordida de serpiente, y tras investigar a las serpientes y aplicar antídotos, resultó mal diagnosticado pues el granjero ocultaba que fue su perro el que lo mordió, para evitar que sea sacrificado. El perro le transmitió una bacteria “come carne”, lo que causó que fuera necesario amputar su pierna. Así House les explicó que todos mienten, sobre todo los pacientes, y del porqué nunca hay que confiar en ellos.

“It’s a basic truth of the human condition, that everybody lies. The only variable is about what. The weird thing about telling someone they’re dying is that, it tends to focus their priorities. Find out what matters to them. What they’re willing to die for… What they’re willing to lie for“.

La segunda paciente llega con una tendinitis. Y por el demasiado envolvimiento que Cameron tiene con ella, termina sometiéndola a distintos exámenes que no tenían que ver con su lesión, aunque fueron accidentalmente útiles para diagnosticar un tumor en la misma zona de la pierna, que terminó siendo removido sin comprometer su pierna, saliendo sana. Aún así, House utiliza esta historia para enseñar a los estudiantes de que no deben comprometer su juicio médico por la innecesaria relación con sus pacientes, que termina contaminando el diagnóstico.

El tercer paciente es el golfista. Tras un dolor angustiante en su pierna, y frente a la inactividad de los estudiantes (y de los médicos reales), el paciente se inyecta Demerol, lo que hace sospechar de que tras la consulta el motivo de su presencia ahí es buscar drogas. Se le recomienda reposo y anti-inflamatorios. Luego, el dolor persiste, y con los síntomas detectados (desechos y sangre en la orina), y tras intervención de Cameron en la clase, se dan cuenta de hay muerte muscular, lo que ocasionó un infarto en la zona. Así es como se revela de que esta historia es sobre la pierna del propio House.

House_before_surgery_S01E21

Y aquí vale la pena detenerse. Uno puede ver la indignación de House durante este relato, causando malestar a los propios alumnos porque ve en ellos a los mismos doctores que diagnosticaron tarde (o no lo hicieron en realidad) su problema, haciendo notar las deficiencias de dichos médicos en las dudas que presentaban los estudiantes.

House evita que le amputen la pierna solicitando un by-pass para restaurar la circulación en la zona, eligiendo la alternativa más dolorosa y arriesgada, que lo llevó incluso a estar técnicamente muerto por unos minutos.

Esta parte es conflictiva en la “línea de tiempo” de la serie, porque durante esos minutos en que estuvo técnicamente muerto, House comenta que tuvo visiones de los otros pacientes, los cuales trató una vez que el equipo en Princeton-Plainsboro estaba conformado, años después del incidente. Pudo ser quizás sólo un recurso para poner de manifiesto su opinión sobre “el más allá” y el sentido de la vida, muy alejado de lo que cualquier culto o religión pudiera esgrimir al respecto. O por otro lado, pudo ser otro “flashback falso”, recurso que utiliza el narrador para manipular la historia, como comentaremos en los próximos párrafos.

Otro punto importante del capítulo es la decisión de House de no amputarse la pierna. Y como este capítulo intenta contarnos el origen de las adicciones y dolores del Doctor, también es explícito en mostrar su rasgo narcisista que conserva durante toda la serie. No es menor la conversación que tiene con Stacy, en la cual ella le dice que no puede arriesgar su vida, como sí lo haría él por ella, lo cual no tiene sentido lógico, y es a lo que apela Stacy, sin éxito.

Finalmente Greg se induce el coma, y Stacy decide en contra de la voluntad de House, con ayuda de Cuddy, e intervenir su pierna, comprometiendo su movilidad y una vida de dolor crónico, pero salvando su vida. Y dicha decisión, obviamente, terminó sepultando la relación amorosa entre House y Stacy, tras esta última condenarlo a vivir una vida basada en una decisión que él nunca tomó.

La cátedra se había extendido más de 20 minutos, con una sala repleta, y en medio de la sorpresa y silencio de Wilson, Cuddy y el equipo de diagnóstico, la clase termina cuando House diagnostica al profesor al que sustituyó, ya que sus dolores estomacales eran causados por los lápices con plomo que tenía en su escritorio. Al salir de la sala, House llama a Stacy para informarle que puede llevar a su pareja al hospital, terminando así el episodio, y abriendo el arco de su relación con Stacy, lo que nos tendrá (o tuvo, en su momento) centrados durante el final de la primera temporada, y buena parte de la segunda.

242997_1243492531606_full

El capítulo fue escrito por el creador de la serie, David Shore, quien ganó numerosos premios por él, incluído el Emmy a mejor capítulo de drama, en la versión 2005 de dichos premios. Su estructura basada en el recurso del”false flashback”, famoso por ser utilizado por Alfred Hitchcock, y Bryan Singer en The Usual Suspects, mantiene la desconfianza y misterio durante todo el episodio.

El montaje y la narración de House, incluso rompiendo la cuarta pared por algunos momentos, así como la participación de los alumnos, y el constante humor que Hugh Laurie utilizó en su interpretación del genio en medicina, son las claves de la calidad de este episodio. Sus giros sorpresivos lo convierten en un verdadero thriller de 42 minutos, y la interpretación de Laurie, mostrando todo el espectro que confluye en el personaje en un capítulo, pasando del humor, como decíamos, a la tensión que un hombre a punto de morir sufre; pero manteniendo el control de la situación en todo momento, al sentirse su propio doctor tras el fracaso de los que sí debieron tratarlo en su momento.

De esta forma, sabemos el pasado de House, vemos rasgos derivados de dichas experiencias en el personaje, tanto del dolor como el uso de drogas para evitarlo, y otros que tenía antes del accidente cardiovascular. House en algún sentido se explica a sí mismo durante el capítulo, pero como dijimos, no es un narrador confiable, lo que deja algunas dudas respecto a su historia en medio del capítulo. El rostro de Cameron de algún modo sintetiza lo que nosotros como espectadores sentimos al conocer el origen del doctor. Como dije, este capítulo no pelea: es el mejor de toda la serie, y muchos lo elevan a uno de los mejores jamás hechos en la televisión.

house-m-d-1x21-three-stories

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s