Previously On… – Seinfeld S07E06: “The Soup Nazi”

soup-nazi

 

En esta nueva edición de “Previously On…” nos vamos a 1995 para comentar un imperdible de la “serie sobre nada”. NO SOUP FOR YOU!

Para la introducción es difícil poder decir algo nuevo sobre “Seinfeld” que no se haya dicho antes. El show es muchas veces considerado -con justicia y argumentos de sobra- el mejor sitcom que se ha hecho, además de haber marcado toda una época en los 90’s.

Sin embargo vale la pena analizar la serie y revisitarla por el impacto que ha tenido como fenómeno cultural, principalmente para las generaciones que no vivieron la serie en su momento. No deja de ser curiosa la influencia que tiene en la generación que actualmente estamos entre los 20-30 años, en parte por cómo en las series de comedia que hemos disfrutado en el último tiempo es palpable su estampa (“Arrested Development”, “Community” o “Scrubs” por nombrar algunas); pero también porque existe una forma de reconocimiento de una generación más joven que no creció con este show a su importancia, lo que ayudado por un humor que es más universal de lo que las capas de zeitgeist noventero hacen parecer a primera vista, y a las constantes repeticiones en el cable, nos ha llevado a ver la serie, sea porque la encontramos en el cable, o a algunos, en una especie de “peregrinaje televisivo” que significa tener que ver las 9 temporadas de la serie.

Y dentro de estas 9 temporadas plagadas de grandes capítulos e incontables personajes icónicos y frases recurrentes, hay uno que se cuenta dentro de los mejores, y que normalmente suele reaparecer en la palestra y es tema de conversación obligado cuando uno habla de la serie. Nos referimos obviamente a “The Soup Nazi”, el sexto capítulo de la séptima temporada de la serie, un clásico instantáneo que dejó su marca en la cultura pop luego de su emisión el 2 de noviembre de 1995.

El capítulo, el primero escrito por Spike Feresten, y dirigido por el habitual de la serie Andy Ackerman presenta una premisa bastante “típica” para un show sobre nada como lo es Seinfeld: la aparición de un nuevo puesto de comida que vende sopa y que es recomendado por el bueno de Kramer (Michael Richards), por lo cual Jerry (Jerry Seinfeld) y George (Jason Alexander) deciden ir a probarlo. Pero como siempre, existe un “catch”, en esta ocasión, se trata del dueño/cocinero del local, adecuadamente apodado como “The Soup Nazi” (Larry Thomas), un tipo tan estricto y obsesivo con la perfección y la disciplina en su local que se gana dicho apelativo.

Y bien vale la pena detenerse y hablar un poco acerca del personaje encarnado por Thomas y que le valió, entre muchos reconocimientos -y el paso a la inmortalidad en la cultura pop- nada menos que una nominación a los premios Emmy. El “soup nazi”, que como casi todos los personajes de la serie estaba basado en alguna persona que habían conocido el mismo Jerry Seinfeld o su productor ejecutivo y co-creador Larry David -en este caso, se trataba de un conocido vendedor de sopas de New York, que hasta el día de hoy sostiene que el show “arruinó” su negocio-, pasó a ser parte reconocida del “repertorio” de Thomas, quien desconocía la historia de su contraparte real, por lo cual optó dotar a su personaje de su particular acento estudiando la actuación de Omar Sharif en “Lawrence of Arabia”.

Volviendo al capítulo, es en la primera visita de Jerry y George al restaurant en que vemos como funciona el sistema de la fila y la forma especial para realizar la orden, y la especial manera en que el “soup nazi” te quitaba el pedido y te echaba del local si hacías algo para alterar su funcionamiento, con la ya clásica frase “NO SOUP FOR YOU”, la cuál escuchamos por primera vez luego de los reclamos de George por no haber recibido el habitual pan de cortesía que va con la sopa, y el posterior debate con el cocinero, quien va de a poco cobrándole más por el pan hasta sencillamente quitarle la sopa.

Dicha escena resulta maravillosa, no sólo por su contenido comédico, la sobrereacción del “nazi”, o la minucia del reclamo de George, sino además porque ella, junto con todo el capítulo, ha sido usado incluso por profesores de economía en universidades para explicar como funcionan los monopolios y la sustituibilidad de la demanda.

Volviendo a la trama, y como estamos hablando de Seinfeld, claramente la “novedad” de la sopa y su particularidad cocinero no son lo único que ocurre en ella, y como buen show sobre nada, donde ocurren distintas cosas que sirven para retratar con humor la cotidianidad del día a día, en este capítulo ocurren varias cosas. Hay una trama sobre como Jerry y su novia de la semana, Sheila (Alexandra Wentworth), y la forma en que se demuestran afecto de forma irritante y melosa en público (“schmoopie”) y el odio de George por esta situación; y también hay otra trama sobre la compra que Elaine (Julia Louis-Dreyfus) hace de un closet antiguo en la calle (un “armoire”), el cuál no puede ingresar a su edificio por no ser día apto para mudanzas, por lo cual sería vigilado por Kramer, a quién le roban el mueble una pareja de ladrones homosexuales (porque como dijo Larry David, no podía ser de otra forma, considerando el objeto del robo).

soupx-large

Como suele suceder en Seinfeld, finalmente todas las tramas del capítulo terminarán confluyendo en un solo desenlace, donde será Elaine la catalizadora de todo, partiendo por el hecho que el mueble lo encontró cuando iba en camino hacia el local de sopa con George y Jerry.

Sus posteriores idas por sopa y la forma en que decide no respetar las normas del “soup nazi” le causan una prohibición de un año para pedir en el local, y es en una de estas ausencias en que el “armoire” es robado. Además, es ella quién sugiere a George que hay que hacer algo sobre Jerry y sus constantes “schmoopies” con Sheila (para luego hacerse la desentendida y dejar al pobre Costanza encarando solo a Jerry). Y luego de robado el mueble, Kramer le consigue un reemplazo, nada menos que con el propio “soup nazi” (quien ignoraba que era para su “enemiga” Elaine).

Tampoco contaba Yev Kassem (el verdadero nombre del “soup nazi”, como aprendimos en el final de la serie cuando vuelve a aparecer), con que dentro del mueble que terminaría en manos de Elaine estaban las recetas para todas sus sopas, por lo cual el personaje de Julia Louis-Dreyfus decide destruir el negocio del pobre y malentendido perfeccionista que sufre por su arte -como diría Kramer-, de paso forzándolo a regalar toda la sopa (para la alegría de Newman) y marcharse a Argentina -porque como “nazi”, no podía ser de otra forma-.

Y sobre el “problema” que George tenía con Jerry y Sheila, decide “resolverlo” de una forma típica para George, o sea, imitándolos en su relación con Susan (Heidi Swedberg), su prometida, quien toma esto como una forma de “madurar” por parte de George y de ya no tener miedo para demostrar afecto en público, más que como lo que era, una respuesta de picado para lo que tenía Jerry. Obviamente para George, las cosas no le resultan luego que Jerry y Sheila terminan, ya que no podían hacer una “conexión mental”.

Para terminar, y como hemos dicho, este capítulo es considerado normalmente dentro de los mejores, no sólo de Seinfeld, sino que de cualquier sitcom en general, siendo de paso un buen ejemplo de todos los elementos que hacen de esta serie una de las mejores de la historia -siendo además un capítulo bastante accesible para ver si no se tiene idea de nada de la serie, lo cual se puede considerar una anomalía para casi cualquier serie en su séptima temporada-. El “Soup Nazi” pasaría a ocupar un lugar privilegiado en la cultura pop, siendo referenciado hasta la muerte, como uno de los mejores personajes menores de cualquier sitcom. Tan así que Larry Thomas repetiría su rol no sólo en el final de la serie como ya dijimos, sino que en varios comerciales (incluyendo uno junto a Jerry Seinfeld), e incluso, repetiría su rol de una forma bastante meta, mezclándose a sí mismo con su personaje para un capítulo de Scrubs, para impartirle sabiduría de forma bastante particular al bueno de J.D.

Seinfeld-NSX-Ad-Soup-Nazi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s