Scott Pilgrim vs The World (2010)

Scott-Pilgrim-Quad-Poster

 

Nuestro especial dedicado a Edgar Wright llega a su fin, y lo cerramos con su tercer filme, que no forma parte de su trilogía del Cornetto, su adaptación (ya de culto) de la novela gráfica “Scott Pilgrim vs The World”.

Después de analizar las tres películas más relevantes y personales de Wright, a estas alturas todos sabemos ya el tipo de humor particular que tiene el director, así como sus sensibilidades para contar historias, sus incontables referencias a la cultura pop y su fascinación por las historias sobre la transición hacia la adultez, y cómo lidiar con ella. Por lo mismo, a nadie debió sorprender que Wright aceptara dirigir la adaptación de un comic de culto como es la saga de “Scott Pilgrim”, escrito y dibujado por el canadiense Bryan Lee O’Malley, y que es una novela gráfica que contiene justamente el mismo tipo de sensibilidades y tropes que la obra de Wright. “A match made in heaven”, como dice el dicho en inglés.

¿Y de qué trata exactamente “Scott Pilgrim”? A lo largo de sus 6 tomos (“Scott Pilgrim’s Precious Little Life”, “Scott Pilgrim vs The World” -que le da nombre a la película-, “Scott Pilgrim & the Infinite Sadness”, “Scott Pilgrim gets it together”, “Scott Pilgrim vs The Universe” y “Scott Pilgrim’s Finest Hour”) conocemos la historia, bueno, de Scott Pilgrim, un veinteañero canadiense que se dedica a vagar por la vida, sin más preocupaciones que jugar videojuegos y atender a las sesiones de su banda, “Sex Bob-Omb” (juego de palabras entre los bob-ombs de Mario, y el tema “Sex Bomb” de Tom Jones), integrada por sus amigos Stephen Stills (el talento), y la encantadora Kim Pine (quien fue ex-novia de Scott durante la secundaria), más la presencia casi silente de Young Neil (apodado así para diferenciarlo de otro Neil, además de hacer el juego de palabras con Neil Young, y complementar la referencia a la súperbanda “Crosby, Stills, Nash & Young”).

Scott Pilgrim vs the world comic 01

Además de sus amigos, Scott vive con su roommate gay Wallace, y pasa sus días compartiendo con su novia Knives Chau, una chica de ascendencia asiática de 17 años que estudia en un colegio católico. La cotidianidad de la vida de Scott durará hasta el momento en que se le aparece, primero en un sueño, y luego en la vida real, Ramona Flowers, una particular repartidora de amazon que hace poco se mudó a Canadá desde EE.UU., y que deja enamorado a Scott desde el primer momento. Así, nuestro protagonista decide conocer a esta misteriosa chica y salir con ella, lo que posteriormente lleva a que desarrollen una relación -todo esto a espaldas de Knives, la “novia” de Scott, quién ignora todo debido a que Scott no tiene la valentía ni personalidad para terminar con ella-. Obviamente todo esto se complicará cuando Ramona informe a Scott de que para poder salir y estar con ella, él debe combatir y derrotar a sus 7 ex novios malvados, quienes han formado una liga para luchar contra todos los pretendientes de Ramona.

A lo largo de los 6 tomos cargados de referencias musicales y a videojuegos, O’Malley nos guía a través del viaje personal de Scott y de quienes lo rodean. Finalmente las menciones a la cultura pop de la generación que nació en la segunda mitad de los 80’s y comienzos de los 90’s, que son justamente el público objetivo (aunque sus temas y humor en general son universales), no hacen más que condimentar una buena historia sobre la “crisis de los 25”, la forma en cómo lidiar con las relaciones en la sociedad actual, y más que la relación en sí, con la persona con la cual se intenta desarrollarla, y como entender el bagaje emocional que cada ser humano tiene en base a sus distintas experiencias de vida (lo que se ve en distintos niveles, con los exs de Ramona; con la aparición de Envy Adams, la ex novia de Scott; con la presencia de Lisa Miller, amiga de Scott y Kim en la secundaria; o mediante la historia de vida de la propia Kim Pine). Que todo esté tratado como un continuo videojuego, donde cada acto es un nivel distinto, y los distintos exs de Ramona son los jefes (que al ser derrotados dejan caer monedas -como en los RPG- y animalitos tiernos -como en los juegos de Sonic-), es un interesante elemento que funciona para ayudar a digerir el mensaje principal del comic.

Scott_pilgrim_box_set_poster

Sin ahondar más en el comic, pero esperando que todos lo lean -si no lo han hecho- y le den una más que merecida oportunidad a una de las obras maestras contemporáneas de la narrativa gráfica, corresponde ahora hablar de la película del año 2010 dirigida por Edgar Wright.

Y lo cierto es que, desde un punto de vista, ya lo hemos hecho hasta ahora, esto debido a que “Scott Pilgrim vs The World” es una de las mejores y más fieles adaptaciones de una novela gráfica que han sido llevadas a la pantalla grande. La atención por el detalle, la reverencia de Wright por el material de origen y la intervención de Bryan Lee O’Malley en la producción se notan bastante, lo que ciertamente es bienvenido, porque a ratos se llega a niveles casi “ZackSnyderianos” de adaptar un comic, viendo prácticamente las viñetas moviéndose en live action; mientras que en otros se trata de una adaptación que mantiene el espíritu, referencias y temas particulares de su fuente, pero siendo un producto que logra distanciarse. Esto se hace evidente durante la primera mitad de la película, que es una adaptación lo más fiel posible de los primeros 3 volúmenes del comic.

En estos puntos, obviamente la historia que ya contamos es la misma, relatándonos la vida de Scott (el imbancable Michael Cera, en uno de sus papeles más aceptables), mientras vive su vida canadiense suburbana junto a sus amigos y su banda, hasta que se le aparece Ramona Flowers (Mary Elizabeth Winstead), la “chica de sus sueños”, y para poder salir con ella, debe luchar con sus 7 exs malvados. Como dijimos, la película en su primera mitad adapta casi a la perfección los primeros 3 tomos del comic.

El problema surge cuando se analiza la segunda mitad de la película, no porque ésta sea mala, sino porque puede ser conflictiva, esto debido a que cuando la película estaba en producción, el comic no se había completado todavía, por lo que pese al feedback existente entre Wright y O’Malley, la historia no iba hacia el mismo rumbo, y existen notorias diferencias entre el material de origen y la adaptación -las que son esperables-. Pero a su vez esto repercute un tanto en la película, especialmente en su final, ya que la idea original de Wright era que Scott terminara junto a Knives (Ellen Wong) y dejara de lado la “etapa” de Ramona (que en el filme es más una “manic pixie dream girl“, que la deconstrucción que de dicho trope hace O’Malley en el comic), por lo que toda la película en esta parte, incluyendo la reinvención y desarrollo de Knives, y el quiebre entre Scott y Ramona apuntan hacia esto. Pero como en el comic el desenlace y desarrollo de los personajes es distinto, nuestro protagonista sí termina con la chica venida de EE.UU., en lugar de con la escolar canadiense, lo que llevó a Wright a alterar el final (ambos se encuentran disponibles en la edición en dvd y bluray, así como, obviamente, en youtube), y haciendo que todo el último cuarto se sienta particularmente extraño, debido a que las motivaciones de los personajes y el dónde terminan no calza mucho con el desarrollo previo. Esto no obsta a que sea una gran película, totalmente disfrutable, pero ciertamente se nota al final, y más si uno ya era familiar con los comics.

Scott Pilgrim VS. The World

Respecto al elenco de la película, y como hemos alabado en nuestras reseñas de la “Trilogía Cornetto”, Edgar Wright es un tipo que sabe elegir muy bien a sus actores, lo que nuevamente es palpable en Scott Pilgrim, con una salvedad, justamente el papel protagónico de Michael Cera.

Para dejar ciertas cosas en claro, no es que el actor haga un mal papel, pero el peso de su personaje, y la personalidad del Scott de los comics se pierden en ese estado de extraña abstracción que tiene Michael Cera en todos sus papeles, lo que se hace más evidente cuando se nota la perfección del resto del elenco, y la forma en que tanto los protagónicos, como las “estrellas invitadas” hacen brillar la película, y ciertamente destacan más que su protagonista.

De esta forma, las ya mencionadas Mary Elizabeth Winstead y Ellen Wong brillan como Ramona y Knieves, donde además Alison Pill como Kim Pine se roba cada una de las escenas en que está, al igual que ocurre con Kieran Culkin (el hermano de Macaulay “Pobre Angelito” Culkin) como Wallace Wells, y con Anna Kendrick como Stacey, la hermana menor de Scott. Las apariciones de Aubrey Plaza como Julie, Chris “Capitán América” Evans como Lucas Lee (ex-malvado número 2), Brandon “Superman” Routh como Todd Ingram (el ex-malvado número 3), Brie Larson como Envy Adams y Jason Schwartzman como Gideon Graves (el ex-malvado número 7, que fue quién armó la liga gracias a un anuncio en Craiglist), le ayudan también a darle aún más peso a un ta excelente elenco. En general, Wright fue un visionario que utilizó algunos pocos actores jóvenes con reconocimiento masivo, y lo combinó con un elenco de otros que todavía no se convertían en nombres ultra conocidos, pero que en los casi 4 años que han pasado desde el estreno esta película, ya se encuentran en la boca de todos gracias a sus trabajos en cine o tv.

Scott-Pilgrim-Vs-The-World-25

Otro punto importante en esta película -como en general, en la filmografía de Wright- es la música, la cual juega un papel relevante, no sólo por la cantidad de referencias en el comic, sino porque es motor de la trama, respecto a la banda de Scott y sus amigos, y su involucramiento con los exs malvados, como Todd Ingram (bajista de “The Clash at the Demonhead”, la banda de Envy); en el caso de los gemelos Katayanagi, ambos músicos en la película (que era la idea original de los comics, pero que luego mutó en que fueran expertos en robótica), y que tienen una “batalla de las bandas” contra “Sex Bob-Omb”; o el caso del “jefe final”, Gideon Graves, productor musical y dueño de una cadena de clubes.

Y como dijimos, este importante elemento destaca de gran forma, no sólo por la selección de bandas, tanto de los años 70’s, como otras más indie actuales que adornan el playlist (entre las que destacan T. Rex, The Bluetones, Broken Social Scene o The Rolling Stones), sino además por la participación de Beck -un complemento ideal a lo que es Wright cinematográficamente-, quien compuso muchos de los temas de la película, como por ejemplo, todos los que tocan Sex Bob-Omb, por lo cual su particular impulso creativo crea una sinergia con lo que hace Wright que realmente destaca, y mucho.

Scott_Pilgrim_vs_the_World_2010_Bluray_1080p_x264_YIFY_001_large

#lamejor

En definitiva, y para cerrar tanto esta reseña como el especial dedicado a Edgar Wright, “Scott Pilgrim vs. The World” es una buena película, de culto a estas alturas, pero que lamentablemente fue presa del ímpetu de los estudios y del director por tratar de sacar la película antes que toda la historia estuviera lista y, en general, la ambición de querer adaptar un comic de 6 tomos, con una cantidad considerable de páginas, en una película de menos de 2 horas. De todas formas Wright y su equipo hicieron un esfuerzo encomiable con lo que contaron, y es lamentable que se quedaran cortos al final, no sólo por lo bueno que fue su trabajo -especialmente la primera mitad de la película-, sino por lo que podría haber sido si contaran con la historia completa, o incluso, si hubieran podido contarla en 2 filmes.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s