Guardians of the Galaxy (2014)

Marvel's Guardians Of The Galaxy...Milano..Ph: Film Frame..?Marvel 2014

La nueva y esperada película de Marvel Studios llega a nuestros cines y es hora de disipar cualquier duda, “Guardians of the Galaxy” es excelente, y les contamos por qué.

Si hubiera que resumir “Guardians of the Galaxy” en un concepto, ese sería “confianza”. Después de 6 años, y 9 películas, el décimo filme de Marvel Studios exuda justamente confianza, y mucha; y es un dato no menor a considerar, debido a que esta cinta, si bien está conectada con el macro cosmos que ha creado Marvel para su universo cinematográfico -y continua el movimiento de tramas que comenzaron a andar en la ya “lejana” Fase 1-, tenía la gran interrogante de la recepción del público, no sólo por ser una película derechamente de ciencia ficción espacial (algo increíblemente difícil de vender si no se realiza como corresponde, como puede dar testimonio WB/DC y su lamentablemente fallida “Green Lantern”), debido a lo desconocidos que resultan sus personajes incluso para parte del público lector de comics, y la naturaleza de los mismos (mal que mal, entre ellos se cuentan un mapache que habla y un árbol humanoide).

Pero cualquier duda queda disipada en los primeros minutos. Luego de la exposición a la infancia de Peter Quill, aka, Star-Lord (Chris Pratt, derrochando el mismo encanto de su Andy Dwyer en “Parks & Recreation”), su relación con su madre -enferma terminal de cáncer-, y su posterior abducción por parte de un grupo de alienígenas conocidos como “The Ravagers”, liderados por Yondu Udonta (Michael Rooker), en lo que, de paso, es nuestro único vistazo a la Tierra durante la película (o “Terra”, como es conocido nuestro planeta a lo largo de la galaxia), la película da un salto de 26 años y nos lleva con un Star-Lord ya adulto, en una misión para conseguir un misterioso orbe en un planeta extraterrestre. Y es justamente éste el momento en que el director James Gunn (Slither, Super) prácticamente nos dice “tenemos todo bajo control, no se preocupen de nada”, cuando vemos a Star-Lord bailando al ritmo de “Come and Get your Love” de Redbone, camino a conseguir el orbe. Es un gran momento, no sólo porque Chris Pratt, un tipo de un enorme carisma, vende inmediatamente a su personaje y nos pone de su lado, sino porque el hecho de abrir una aventura intergaláctica con un número de baile demuestra, como dijimos, no sólo la confianza de Gunn, de la guionista Nicole Perlman (la primera mujer en escribir una de las películas de Marvel Studios y, en general, la gran responsable de que “Guardians of the Galaxy” viera la luz del día) y de Marvel Studios, sino que además, nos presenta el papel preponderante que tendrá la música en esta película, siendo prácticamente un personaje más.

Esto es así debido a que la pertenencia más preciada para Peter Quill, su único cable a la Tierra (y nuestra conexión como audiencia además), es un viejo Sony Walkman y una mixtape que le había regalado su madre. Es el enlace emocional de Star-Lord con su madre, de la cual nunca se pudo despedir apropiadamente, ante su negación de verla morir por una enfermedad tan desgraciada como el cáncer. Y tiene preponderancia como dijimos, bien sea en el momento en que pierde su música temporalmente en la prisión del Nova Corps, o en las distintas instancias en que el baile y esta gran colección de canciones de los 70’s y 80’s pasan a ser elementos centrales de la trama, aportando muchas veces con momentos de respiro y de tranquilidad, durante los pasajes más tensos del filme. De verdad felicitamos a quiénes hayan compilado la música, y los invitamos a escucharla completa a continuación.

Obviamente como se trata de un filme con un equipo de personajes, tenemos que conocer al resto, lo que ocurre luego de que Quill obtenga el orbe, de paso arrebatándoselo a una patrulla Kree (la preponderante raza extraterrestre de los comics de Marvel) liderada por Korath, el perseguidor (Djimon Hounsou), quien buscaba conseguir esta reliquia para su amo: Ronan, el acusador (un estoico Lee Pace), un fanático religioso que lleva una cruzada personal por el universo contra todos los que se opongan a las antiguas leyes de su pueblo, que parece haberlas abandonado al firmar un tratado de paz con el Nova Corps -liderado por Nova Prime (Glenn Close)-, provenientes del planeta Xandar. Ronan tiene un acuerdo con el titán loco, Thanos (Josh Brolin), para proporcionarle este orbe a cambio de ayuda para destruir al Nova Corps e impartir “justicia en el universo”. La aparición de Thanos resulta importante, no sólo porque es la primera vez que lo vemos hablar, y podemos admirar su grandilocuencias, sino además porque, pese a los pocos segundos que tiene en pantalla, resulta una presencia más amenazante que la del Ronan de Lee Pace, que es un villano “correcto”, pero que no puede igualar a los highlights de Marvel en esas lides, como el Winter Soldier de Sebastian Stan, o para que decir el Loki de Tom Hiddleston.

Todos estos problemas, sumados a una recompensa que Yondu pone sobre Quill, por haberlo traicionado y no entregarle el orbe (y su contenido secreto), colocan a un grupo de personajes tras Star-Lord, entre los que se cuentan Rocket (voz de Bradley Cooper), un extraterrestre genéticamente modificado y similar a lo que en la Tierra conocemos como un mapache; Groot (voz de Vin Diesel), un humanoide vegetal con apariencia de árbol, que viaja junto a Rocket y que tiene la ya conocida particularidad de sólo comunicarse repitiendo la frase “I am Groot” (misma que Vin Diesel se encargó de grabar en varios idiomas para la película), y que se encontraban tras la recompensa sobre Quill; y Gamora (Zoe Saldana), hija adoptiva de Thanos, quien la había encargado junto a su “hermana” Nebula (Karen Gillan), para acompañar a Ronan y asegurarse de que cumpliera su parte del trato. De más está decir que todos estos personajes se involucran con Quill, todo sale mal, y son apresados por el Nova Corps, para luego ser enviados a una prisión donde, además de comprobar lo impopular de Gamora -considerando que es la “hija” favorita de Thanos, y su asesina personal-, terminan conociendo al último miembro del grupo: Drax, el destructor (Dave Bautista), quien se encuentra recorriendo el universo en busca de venganza contra Ronan y Thanos por haber causado las muertes de su esposa e hija, y que se caracteriza por su poco sentido del humor e incapacidad de entender las metáforas (algo que obviamente, termina prestándose para mucho tono comédico, y se vuelve uno de los puntos fuertes de la película). Así, juntos por las circunstancias, deberán formar un grupo para recuperar el orbe, y detener los planes de Ronan y Thanos para obliterar Xandar, y conquistar el universo.

Con nuestros guardianes en lugar, bien vale hablar un poco de ellos. Como hemos mencionado, y como se encargó de enfocarse la publicidad para la película, ciertamente son Star-Lord y Rocket Raccoon los protagonistas de la película y con quiénes pasamos más tiempo, pero esto no significa que opaquen al resto del elenco y, de hecho, muchas veces ocurre al revés, ya que son los inesperados Groot y Drax quienes brillan en cada una de sus apariciones, lo que es sorprendente considerando que el personaje de Vin Diesel sólo puede decir 3 palabras, pero está en lo variable de su entonación y en la emoción que le imprime el protagonista de la saga “Rápido y Furioso” lo que hace que destaque, ayudado por el gran nivel de los efectos visuales (la escena en que Groot utiliza esporas luminiscentes para alumbrar una habitación es ciertamente hermosa). Pasando al mencionado Drax, la gracia radica en el buen uso de las limitaciones de Bautista, ex-luchador de la WWE, y que trata de hacerse un nombre en la actuación; y es que justamente, el darle un personaje que, además de adecuarse a su físico, se presta para la comedia, por el sólo hecho de no entenderla bien, sacándole partido a la situación.

Con el énfasis en estos 4 personajes, finalmente es Gamora la que se ve un tanto disminuida en cuanto al resto. Esto no significa que su personaje sea menos, o que la actuación de Zoe Saldana sea mala, todo lo contrario, tiene grandes momentos (como sus escenas de acción, y su pelea contra su “hermana” Nebula -un muy buen papel de Karen Gillan, por cierto-) pero pasa lo que ocurre con películas de elencos numerosos, más si se está en compañía de otros tipos tan carismáticos, y tu personaje es el más apto para llevar las cosas de punto A al B, como pasa con Gamora, producto de su origen siendo criada por Thanos, luego de que éste aniquilara a todo su planeta.

_1388527819

Obviamente con un elenco tan numeroso, se podrían esperar complicaciones en contar historias de origen para tantos personajes, pero lo que hace James Gunn resulta ser bastante ingenioso, ya que, y de una forma similar a Star Wars, tenemos la exposición del origen más en detalle de un personaje en particular -Star Lord-, guardándose cosas para futuras películas, mientras que con el resto de los personajes, tenemos pequeños detalles sobre sus historias, el quiénes son, y como llegaron al punto en que están, pero no más que eso, y finalmente es algo que ayuda, ya que la película se trata del origen de los Guardianes como un equipo, y la forma en que se enfrentan a la amenaza que significan Ronan y Thanos, más que de los viajes individuales de cada uno. Y esto es importante, porque Gunn tiene una película para hacer lo que, por ejemplo, Joss Whedon hizo en Avengers teniendo 5 películas que lo antecedían para crear un mundo, y presentar sus personajes. Poder sacar adelante esta tarea de una forma más que excelente, como pasa en Guardians of the Galaxy, no es tema menor, y por eso es importante la visión que tiene James Gunn, no sólo al armar el elenco y presentar su formación, sino en detalles que son muy evidentes en lo técnico.

De hecho es un punto a destacar, porque después de “The Avengers”, y el rol casi de arquitecto que tiene Joss Whedon, “Guardians of the Galaxy” es la película más “de autor” en el repertorio de Marvel. Muchas veces hemos escrito respecto a cómo la visión creativa de Marvel ha chocado con los directores respecto a sus películas, lo vimos con Jon Favreau luego de Iron Man 2, con Alan Taylor luego de “Thor: The Dark World”, y recientemente con la salida de Edgar Wright de “Ant-Man” antes siquiera empezara la filmación (en una estrategia que de a poco se impone en el cine, de emular a la TV, con “showrunners” que imponen su visión más que los propios directores, trazando de paso, planes a largo plazo). Por lo mismo, y no bien se ajusta a un molde estructural bastante parecido a Star Wars, o bien cuente con la presencia de la ya a estas alturas obligatorias escena que derrocha acción y efectos especiales que corona el tercer acto, como dijimos antes, “Guardians of the Galaxy” tiene una verdadera visión de director, que se nota en la estética, en la elección de la música, en las constantes referencias ochenteras, y en el humor, con algunas de las mejores líneas en las hasta ahora 10 películas de Marvel (y que, le debe mucho a series como Arrested Development o Community).

guardians-of-the-galaxy-new-images-lee-pace

Desde ya podemos decir que lo nuevo de Marvel, y lo último antes del esperado final de la Fase 2 que llegará el próximo año con “Avengers: Age of Ultron” es un nuevo y rotundo éxito para la “Casa de las Ideas”, y ciertamente se cuenta entre los mejores filmes que han hecho. Es una película divertida, dinámica, explosiva, y realmente grandilocuente, en un buen sentido, lo que se puede apreciar en las hermosas vistas del planeta Xandar; en las panorámicas de la colonia minera de “Knowhere”; o en los salones de Tivan, el coleccionista (Benicio del Toro), que no sólo nos entregan exposición de la trama y la historia de las “Infinity Stones”, como lo hicieran en la escena post-créditos de “Thor: The Dark World”, sino que además están plagadas de referencias a los comics de Marvel, como las apariciones de los “Celestiales” de Jack Kirby, el “capullo” de Adam Warlock, o las presencias de algunos oscuros personajes como “Cosmo, el perro espacial” (confundido por muchos en el cine con Laika), o la de un emplumado sujeto que más de alguna risa sacará a los más fans de los comics.

Si bien no está a la altura del espectáculo de “The Avengers”, o a la generalmente excelente en todas sus líneas “Captain America: The Winter Soldier”, esta nueva película puede medirse codo a codo con las demás, y superar a varias de ellas. No bien tiene algunos problemas menores, como los ya expuestos, o el desarrollo de la trama hacia el comienzo del tercer acto, ciertamente es una película que brilla tanto desde el punto de vista técnico, como en la interacción de sus personajes, y que tiene éxito en el espacio temporal que tiene, para introducirnos no sólo a un nuevo grupo de héroes, sino que a una parte casi inexplorada del constantemente en expansión universo fílmico de Marvel, y de una forma tan sensacional que realmente no sorprendió a nadie el reciente anuncio que su secuela se estrenará el 2017.

Si tenían dudas sobre una película protagonizada, en parte, por un mapache que habla y un árbol humanoide, despéjenlas y vayan a ver “Guardians of the Galaxy”, que no lamentarán pasar un par de horas en compañía de este “bunch of a**holes”, como los describió el gran Peter Serafinowicz en su papel del oficial Denarian Saal del Nova Corps. Y como siempre, no olviden quedarse hasta el final de los créditos.

Anuncios

18 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s