De jueves a domingo (2012)

En el marco del Festival #ChileTerritorioDeCine (acá toda nuestra cobertura), hoy presentamos el título que teníamos pendiente y que fue estrenado el 4 de abril del año pasado. Se trata de “De jueves a domingo”, escrita y dirigida por la chilena Dominga Sotomayor, y que sigue confirmando el excelente momento del cine chileno.

Afiche

“De Jueves a Domingo” tiene de todo un poco. Mucho de road movie, bastantes notas de drama, y disimuladamente, algunos elementos de coming of age film. Parece muy difícil lograr mezclar todos estos géneros, en principio, pero Dominga Sotomayor lo alcanza con creces gracias a la belleza de sus imágenes, lo honestas de las actuaciones, y la constante relación de tensión y química entre los protagonistas. En un romántico vehículo Mazda Station Wagon que recuerda otras épocas (lo mismo sucede con la música), acompañaremos a una familia en su viaje al norte de Chile, familia integrada por el padre (Francisco Pérez-Bannen), Ana la madre (Paola Giannini), y los hijos Lucía (Santi Ahumada) y Manuel (Emiliano Freifeld).

El enfoque de la película es claramente el de Lucía. Esto simbólicamente ya es importante, pues veremos lo que sucede en este viaje de 4 días desde la perspectiva de los asientos traseros de un espacioso auto, que se siente todavía más grande por la distancia que muchas veces vemos en los padres, quienes están enfrentando un inminente divorcio. Sotomayor no hace presente el conflicto en cada escena (como en toda relación, los padres de Lucía tienen altos y bajos, peleas y sexo), algo que humanamente pasa en los protagonistas. Pese a su inminente separación, han decido cumplir un último viaje con sus hijos. Pero pese a reencuentros esporádicos, la directora se encarga de que tengamos latente la distancia que se vive entre ambos todo el tiempo, y cómo esto afecta la dinámica familiar notoriamente. Lo que en principio son juegos, se vuelve cada momento más tenso en la medida que se alejan de Santiago, explotando al final cuando Ana decide separarse del grupo al reconocer el padre lo avanzada que está su decisión de marcharse a un departamento por su cuenta, asumiendo que no hay vuelta atrás en su matrimonio.

de-jueves-a-domingo

Pero si bien la mirada de Lucía es la preponderante, varios son los puntos de vista que Sotomayor presenta. Ya hemos hablado un poco de Pérez-Bannen. Él es un padre romántico de tiempos pasados, que se niega a aceptar los nuevos aires manteniendo su auto, teniendo un teléfono móvil anticuado, y realizando las mismas paradas en el camino que hace desde hace décadas. Su nostalgia de la juventud la demuestra con creces al llevar a 2 jóvenes de 19 años que estaban haciendo “dedo” al borde del camino, sólo para darse cuenta que ellas muestran poca atención por lo que el conductor pueda contarles. Ana, por su parte, es ese tipo de madres que, entrando a los 40, no acepta que envejece. Añora tener la piel que tuvo antes, y está deseosa de producir en su marido lo que generaba antes, esperando una repentina reconciliación. Por eso su estado emocional tambalea cuando se encuentra con Jorge (Jorge Becker), alguien con quien a todas luces tuvo un romance previo, y que se encuentra recorriendo Chile con su hijo Jose (Axel Dupré) luego de vivir en Francia. Jorge le demuestra en lo cotidiano todo el cariño que su marido ya no le muestra, y logra conectar con ella inmediatamente generando una fuerte atracción entre ambos, tanto así que Ana puede incluso olvidar a su hija cuando esta se queda sola en la estación de servicio.

Con este marco de adultos y sus problemas, convive el hermoso punto de vista de los niños. Lucía está en una edad donde capta cada día más los problemas maritales de sus padres. Además, comienza a querer interactuar más con los adultos, no está dispuesta a cantar en público como antes lo hacía, y se muestra muy interesada en las niñas mochileras que sumaron momentáneamente al viaje. Este es el enfoque coming of age del que les hablaba. Pero dentro de ella, siguen muchas cosas de niña. Los juegos, primero, pero en especial me refiero a la relación con su hermano menor, Manuel. Con él comparte una mirada idílica de su padre, viendo en su madre a una figura de contención. La figura paterna es mágica a sus ojos. Pese a su seriedad, Pérez-Bannen mantiene siempre constante su faceta heroica. Con ojos de maravilla, Lucía y Manuel ven cómo su padre roba manzanas y reacciona tranquilo (a diferencia de su madre) a los disparos de la escopeta; cómo les permite subirse al techo del automóvil sin temor a los riesgos; o cómo les cuenta de sus increíbles historias antes de dormirse en su carpa. Los hijos, si bien ya empiezan a descubrir algo fantasioso en sus relatos, se muestran siempre fascinados por esta figura.

14 BAFICI_De jueves a domingo 2

Co producción chileno-holandesa, “De Jueves a Domingo” fue estrenada en el Festival de Cine de Rotterdam el 2012, donde obtuvo el Tiger Award. Luego obtuvo el premio a mejor película en los festivales de Lisboa y Granada. Todos reconocimientos merecidos. El guión, en su simpleza, conmueve, y logra transmitir cómo este viaje termina de cambiar a la familia de una forma mucho más profunda de lo que se evidencia en pantalla, pues a la pérdida de cariños de los padres se suma un quiebre total en las confianzas. Lucía, a sus 10 años, ya entiende todo, y espera, como Ana, una última oportunidad de reencuentro. En “De Jueves a Domingo” no vemos el retorno. No sabemos, en el fondo, si efectivamente volvieron un domingo, o si Ana y su marido terminaron dándose una nueva oportunidad . Sólo sabemos que el Jueves salieron, y hoy ya son otros.

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s