Batman: Assault on Arkham (2014)

groupshot

 

Un nuevo filme se une a la nutrida y excelente colección de películas animadas de DC Comics, se trata de “Batman: Assault on Arkham”, y aquí les contamos de qué se trata.

En primer lugar, creo es necesario dejar en claro dos cosas respecto a esta película: (1) “Assault on Arkham” debe ser la película animada más “adulta” que ha sacado DC Comics hasta ahora, esto en cuanto al nivel -y lo gráfico- de la violencia en ella, así como a las escenas con contenido sexual (nada gráfico ni explícito, mal que mal, sigue siendo PG-13), lo que se debe más que nada al hecho de que esta película está ambientada en el mismo universo de los videojuegos de Batman creados por Rocksteady (Arkham Assylum, Arkham City, Arkham Origins y el próximo Arkham Knight), de hecho, el filme tiene lugar en la línea de tiempo, cubriendo los eventos entre Origins y Assylum; y (2) no bien el nombre de Batman está en el título, el tiempo que el personaje está presente en la película es mínimo y relegado a un rol secundario, ya que los verdaderos protagonistas, como habrán notado en la imagen de encabezado, son los miembros del Suicide Squad, también conocido como “Task Force X”, el grupo de supervillanos “reclutados” por el gobierno de EE.UU. a cargo de Amanda Waller, para realizar misiones encubiertas a cambio de reducciones en su sentencia. Al final del día, el nombre de Batman va en el título porque ciertamente es un gancho que vende mucho más que si la película fuera promocionada con el Suicide Squad (algo similar a lo que ocurrió con “Superman/Batman: Apocalypse”, que en verdad se centraba en Supergirl).

Habiendo realizado esas dos aclaraciones, podemos centrarnos en esta entretenida película, que ciertamente viene a despejar un poco la decepción que habíamos sufrido con la anterior entrega animada de DC, “Son of Batman”, una película que si bien no es mala, sí decepcionó en varios apartados (pero de la cual hablaremos más en profundidad en otra ocasión). Luego de una escena inicial donde se nos revela el conflicto -central en esta película- entre el Acertijo (Matthew Gray Gubler) y Amanda Waller (C.C.H. Pounder, repitiendo su rol de “Justice League Unlimited”), y la oportuna aparición de Batman (Kevin Conroy, quién más), pronto se nos presenta un gran montaje (muy bien musicalizado, como toda la película, por Robert J. Kral, con una buena mezcla entre sonidos clásicos de Batman, con toques de dubstep e industrial) donde se nos presenta a los protagonistas de esta historia, y a la postre, quienes formarán parte de esta versión del Suicide Squad: Deadshot (Neal McDonough), Harley Quinn (Hynden Walch), Captain Boomerang (Greg Ellis), Black Spider (Giancarlo Esposito, en su segundo trabajo consecutivo para DC, luego de ser Ra’s al Ghul en “Batman and Son”), Killer Frost (Jennifer Hale), King Shark (John DiMaggio) y KGBeast (Nolan North).

La misión de esta nueva versión del escuadrón (la que se ven forzados a realizar, por la particularidad de tener todos una bomba implantada en el cuello, para evitar cualquier intento de escape o traición) es infiltrarse en el notorio Asilo Arkham, para extraer una memoria flash que tenía el Acertijo, en la cual se encontraba información de todos los miembros (pasados, presentes y potenciales candidatos a futuro, del escuadrón), así como directivas generales de la “Task Force X”, y que supuestamente había amenazado con liberar en internet. Ahora bien, como se trata de Amanda Waller, siempre hay algo más oculto, y hay una misión oculta dentro de la misión principal, que le es encomendada a Killer Frost, que no spoilearemos aquí.

3803211-tumblr_n50jkvywin1rl14rno5_1280-batman-assault-on-arkham-spoilers-suicide-squad-movie-not-batman

Para complicarles las cosas al escuadrón, está la figura omnipresente de Batman, que si bien como dijimos no es mucho su tiempo en pantalla, es utilizado de forma efectiva, especialmente cuando está ausente debido al temor que inspira en todo el mundo saber que en cualquier momento podría aparecerse. Y como si fuera poco, otro gran protagonista, infaltable en estas aventuras, es el Joker (Troy Baker, canalizando cada vez mejor su “Mark Hamill interno” para su interpretación), encerrado en Arkham, pero no con poco qué hacer, en parte por su dinámica con Harley, y también por el hecho de que tiene una bomba atómica escondida en algún lugar de Gotham, que tiene a Batman entregado en su búsqueda.

Habiendo expuesto a grosso modo la trama (no es la intención spoilearla completamente, especialmente debido a un par de plot twists que ocurren -algunos bastante predecibles, otros totalmente sorpresivos), bien vale la pena hablar del Suicide Squad, y la especie de resurgimiento que ha tenido últimamente. Y no sólo hablamos de los comics, donde ya ha tenido dos versiones distintas desde el lanzamiento de “The New 52”, sino que ha sido, su presencia en la TV, gracias a “Arrow” (ahí el equipo está conformado por Deadshot, Bronze Tiger, Shrapnel, Lyla Michaels, y el cameo de Harley Quinn), y los rumores de una supuesta película, todo esto sin mencionar las referencias en “Arkham Origins”. Por lo mismo, elegir este universo de los videojuegos para lanzar una película con estos personajes es una gran idea, no sólo porque al tratarse de villanos, el ponerlos en una película más adulta, permite presentar de mejor manera a estos convictos, sus distintas personalidades y los conflictos que nacen de ellos. Además, como forma de “tantear las aguas” para otra película -o más apariciones en otro tipo de medios-, “Assault on Arkham” es exitosa.

Respecto a la elección de los personajes que conforman el escuadrón en esta película, ciertamente se nota una decisión ecléctica de tomar miembros de las distintas versiones de este equipo que han existido en los comics, desde la creación de la versión moderna de “supervillanos en misiones black ops” por parte de John Ostrander en 1987 (recordemos que la versión original del Squad data de 1959, pero en esa época, era un equipo de aventureros sin poderes que luchaba contra amenazas de super villanos, como una forma de llenar el vacío que había dejado la ausencia de la Justice Society). Por eso la elección de personajes como Deadshot (probablemente uno de los pocos miembros constantes de casi todas las versiones modernas del equipo), Captain Boomerang (la versión “australiana” de George Harkness, otro miembro casi constante), Harley Quinn (parte de la influencia del equipo moderno en los comics), King Shark (parte del equipo tanto a comienzos de los 90’s, así como en The New 52, y que también fue parte -junto a Deadshot- de “Secret Six”, el gran comic sobre un grupo mercenario de antihéroes escrito por Gail Simone, y que se nota influenció esta película, al menos en cuanto a la interacción y caracterización de algunos personajes), Killer Frost (la versión de Louise Lincoln, presente en los 90s), Black Spider (otro insigne miembro del equipo), y KGBeast (por ahí la elección “distinta”, ya que el villano ruso de Batman nunca formó parte de la Task Force X).

936677_10152273860109007_4555972200183913716_n

Esta mezcla ecléctica de personajes, y sus distintas personalidades (Lawton y su “antihéroe con el corazón de oro”, Harley y su psicopatía, conocimientos psiquiátricos y “simpático” sentido del humor, etc.), son finalmente los que se llevan el peso de la película, y es algo en lo que no nos decepciona, particularmente en la dinámica Deadshot-Harley (y un extraño triángulo amoroso con el Joker), la rivalidad entre el mismo Floyd Lawton y Captain Boomerang, o la extraña y afectiva relación entre King Shark y Killer Frost (que no sabría si definir como fraternal, platónica, de atracción sexual, o qué rayos). Todo esto ayudado por el genial trabajo en las voces -una de las mayores constantes a lo largo de todos los filmes animados de DC-, nos entrega un entretenido producto y un grupo de antihéroes y villanos a los cuales seguir, y que nos mantienen involucrados en cómo terminará su historia al final del metraje. Obviamente no son los únicos que brillan, ya que los secundarios como Batman, Joker o el Acertijo -así como varios cameos en un constante “quién es quién” de la galería de villanos y colaboradores del alter ego de Bruce Wayne- nos regalan grandes momentos y escenas de acción, muy bien animadas por cierto.

En el aspecto técnico, ya alabamos las voces (especialmente la consistencia de los actores tanto en la película como en los juegos), la música y las escenas de acción de la película, y lo cierto es que no hay mucho que criticarle en estos apartados. Visualmente se ve muy bien, especialmente en HD, quizás una de las que mejor sensación visual ha dejado de las más recientes películas de DC. En cuanto al diseño de personajes también resalta, no sólo porque el estilo de los personajes es una mezcla, tanto del estilo visual de los juegos de la serie “Arkham” (lo que obviamente se utiliza para algunos personajes), como del estilo que últimamente se venía usando en los filmes de DC, lo que entrega un producto visual interesante, y hasta cierto punto, más parecido a lo que era el estilo de Young Justice, que lo que ha sido el diseño por el que se ha optado para las películas desde “Flashpoint Paradox” (lo que no deja de ser curioso, considerando que son casi los mismos artistas los que han trabajado en todas estas producciones).

En la nota negativa, ya que lamentablemente no todo es bueno, están los personajes de Black Spider y Amanda Waller, que realmente se sienten poco utilizados. Para el caso del primero, es poco su aporte general a la trama -pese a uno de los plot twists-, y es triste lo desaprovechada de la voz de Giancarlo Esposito; sobre Waller, va más por la caracterización del personaje, ya que no se nos muestra a la gran manipuladora y estratega de los comics, sino más bien a una versión más simplona y directa del personaje (aunque se agradece que conservaran su diseño original, en vez de utilizar la versión “super modelo” que actualmente aparece en los comics). Probablemente estos sean los puntos más bajos de la película (sumando además un detalle que creo es muy de cada uno, como lo es el hecho que se vean las pupilas de Batman -emulando el diseño del juego-, en un elemento que no se transmite muy bien en el paso a la animación, en comparación con otros elementos del juego presentes, como el “Detective Mode”, o algunos de los implementos en el arsenal del hombre murciélago); sin considerar algo más subjetivo como la duración del filme (unos 15 o 20 minutos más no habrían estado de más).

Para finalizar, “Batman: Assault on Arkham” es un gran regreso a la forma de las películas animadas de DC, luego de un par de pasos en falso últimamente que no convencieron del todo, en parte gracias al tono más adulto de este filme, pero además por la gran caracterización de sus antiheroicos personajes, y la dinámica entre ellos, muy bien lograda por el equipo. Ciertamente no nos vendría mal más películas con estos personajes, o ambientadas en el universo Arkham (y de paso, readoptar este estilo visual para todo, que es mucho más agradable que el que se ha visto últimamente (que no es que sea malo, pero tan solo no ha terminado de convencer).

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s