Previously on… – Star Wars: The Clone Wars S01E05: “Rookies”

Clone-Wars-Rookies-star-wars-clone-wars-8518308-1600-1200

 

Ante el inminente estreno de “Star Wars: Rebels”, la nueva serie animada situada en la galaxia muy, muy lejana, le damos un vistazo a uno de los mejores capítulos de la anterior serie, “The Clone Wars”, a la vez que les recomendamos el por qué darle una oportunidad a ambos shows.

El año 2008, cuando se estrena “The Clone Wars”, primero mediante una película, para posteriormente tener el tratamiento de capítulo semanal, el panorama que enfrentaba la principal saga de la cultura pop era diametralmente opuesto al que goza hoy en día, con cierto optimismo no sólo por el trabajo que se está realizando en las nuevas películas (el cual, hasta ahora, no nos ha mostrado nada que no nos haga hacer más que generar hype), el nacimiento de un nuevo universo expandido -con lo mucho que nos gustaba el anterior, muchas veces llegaba a ser frustrante-, y la llegada de una nueva serie en la figura de “Rebels”, liderada por la gran mayoría del equipo que trabajó en “The Clone Wars”, liderado por Dave Filoni, quien se hizo un nombre en la excelente serie de Nickelodeon “Avatar: The Last Airbender”, y al cual se suma parte del equipo que trabajó en “Young Justice”, una de las últimas grandes series animadas de DC Comics.

Y es importante destacar el panorama actual, porque contrasta como dijimos con el panorama al momento de estrenarse “The Clone Wars”, ya que aún se vivía esa prolongada “resaca” luego de que la trilogía de precuelas no fuera lo que todos esperábamos, lo que sumado al advenimiento de los comics en la cultura pop, y sus múltiples adaptaciones, así como al resurgimiento de Star Trek y a muchas otras propiedades, lo cierto es que Star Wars parecía estar perdiendo relevancia, especialmente para las generaciones más jóvenes.

Aquí aparece “The Clone Wars”, la serie que sería la última gran parte del canon oficial de Star Wars ideada por George Lucas, y que se preocuparía de, como su título lo indica, contar la historia de lo que ocurrió en el conocido conflicto entre la República Galáctica y los Separatistas, todo obviamente orquestrado por el entonces Supremo Canciller Palpatine para hacerse con el poder absoluto y convertirse en Emperador. La serie así encontraría dos dificultades adicionales, primero, el tener que sacarse -de cierta forma- el estigma de la decepción de las precuelas para contar una historia que iba entre ellas; y segundo, el fantasma de la anterior serie sobre las Guerras Clónicas, “Clone Wars” del 2003, creada y diseñada por Genndy Tartakovsky (creador de “El Laboratorio de Dexter” y “Samurai Jack”, entre otras), y que justamente había sido hecha en esa época para llenar el vacío entre los episodios 2 y 3.

rookies2

No bien Lucas Films tomó la decisión de llevarse a Filoni de Nick (donde Avatar aún no terminaba) a Cartoon Network para ser el showrunner de “The Clone Wars”, y además optó por un estilo visual similar al usado por la serie de Tartakovsky, sólo que aplicado en la animación digital en 3d -una elección que a muchos les costó asimilar, pese a que la calidad de la animación sólo fue mejorando temporada a temporada-, la mayor dificultad que debió afrontar la serie en su momento era el tono de la misma. No bien se estaba en un período de guerra, había un elemento de “slapstick” muy presente, particularmente gracias a la presencia de los droides de batalla de la Federación de Comercio, los cuales ya había costado trabajo tomar en serio en las películas, y ahora aún más. Costó una temporada completa de hecho el mejorar el tono de la serie, ya que al tratarse de animación, los capítulos se encargan y se finalizan con mucho tiempo de anticipación a su fecha de estreno (salvo excepciones como South Park, donde la simplicidad de la animación, permite a Trey Parker y a Matt Stone crear capítulos por regla general en una semana, a veces incluso en un par de días), lo que obviamente no permite corregir el tono al paso, como ocurre con las series live action, donde el tiempo entre la filmación y el estreno de los capítulos, si bien no es tan cercano, si permite un aire para realizar cambios dentro de un plazo razonable.

Como dijimos, estos problemas se hicieron presentes en la primera temporada mayormente, y eran bastante constantes durante los primeros capítulos de la serie, lo que ciertamente hizo a muchos pasarla por alto por este tono, o bien por la presencia de un nuevo personaje, resentido por muchos en un comienzo, como lo es Ahsoka Tano (Ashley Eckstein), la padawan de Anakin Skywalker (Matt Lanter), aún cuando, como con toda la serie, mejoraría con el paso de las 6 temporadas.

Pero el primer “momento bisagra” que tuvo la serie, donde realmente demostró todo el potencial que tenía como programa y que materializaría con el tiempo fue justamente en “Rookies”, el quinto capítulo de la primera temporada, una historia que si bien tiene un capítulo de duración, introduciría elementos y personajes a la trama que terminarían resonando a lo largo de toda su duración.

“Rookies” trata justamente sobre eso, la experiencia de los novatos, aquellos soldados clones que debían abandonar el planeta Kamino antes de tiempo y de completar su entrenamiento, esto debido a que los rigores de la guerra hacían necesario un flujo de nuevas tropas para la República que era mayor del que los clonadores del acuático planeta podían suplir. Así es como estos soldados son enviados a puestos de vigilancia en sectores poco habitados de la galaxia, para que entren en calor antes de enviarlos a los mayores focos del conflicto. Es en uno de estos puestos de vigilancia, en una de las lunas del planeta Rishi, que encontramos a nuestros protagonistas: Heavy, Echo, Fives, Droidbait y Cutup, cinco “shinies”, que es como los clones veteranos apodan a los novatos, debido a lo brillante de sus armaduras, por no haber experimentado el combate.

RishiStationCommandCenter-Rookies

La primera parte del capítulo es un gran estudio de personajes que nos muestra en el fondo, ese ámbito de los clone troopers que las precuelas no se preocuparon de mostrar, su lado humano, el demostrar que no bien todos fueran creados en base a la información genética de Jango Fett, cada clon tenía su propia personalidad y elementos que lo hacen resaltar del resto. También es una forma de mostrarnos la forma en que cada clon tendía a buscar la individualidad para no parecerse tanto al grupo, mediante cortes de pelo -o teñidos, como el caso del Capitán Rex-, el dejarse barba, el uso de tatuajes, o las distintas decoraciones y pinturas en sus blancas armaduras. Todo esto sería ahondado a lo largo de la serie, a veces dedicando arcos enteros para ver cómo lo pasaban las tropas de pie en una guerra donde no tenían mayor injerencia, entre los conflictos de Jedis y Sith.

Punto aparte es la actuación de Dee Bradley Baker, quien hace la voz de absolutamente todos los soldados clones a lo largo de la serie. No sólo por la forma en que logra imitar muy bien el tono de voz de Temuera Morrison, quien interpretara a Jango Fett y a los clones en los episodios 2 y 3, sino además por cómo logra reflejar en ligeros cambios en la forma o el ritmo de hablar, en la entonación de las palabras, etc., las distintas personalidades de cada clon, incluso en muchas escenas teniendo que interactuar con él mismo haciendo otros papeles, a veces en múltiples conversaciones entre clones.

La segunda parte del capítulo, ya decididamente más de acción tiene lugar cuando el letargo en que los clones estaban en su puesto se ve interrumpido por la aparición de fuerzas separatistas, en la figura de los nuevos “commando droids”, más amenazantes y con un mejor diseño que los droids de combate standard. Su misión era apoderarse del puesto, el más cercano y en ruta directa hacia Kamino, para despistar a la República y permitir así que el General Grievous (Matthew Wood) y su armada pudieran invadir el planeta donde se producen los clones. Los droides atacan el puesto y dejan sólo a 3 sobrevivientes, quienes escapan antes de ser destruidos: Heavy, Fives y Echo. Afortunadamente para ellos, iban en camino el Comandante Cody y el Capitán Rex, ya que debían cumplir con una inspección del lugar.

Ambos experimentados oficiales clones notan que algo anda mal, además de demostrar sus personalidades que se ajustan y complementan con la de los jedi con los que usualmente estaban en servicio, Cody con Obi Wan (James Arnold Taylor), y Rex con Anakin. Luego de evitar la trampa de los commandos, se reúnen con los sobrevivientes y llega el momento de retomar la base y alertar a la República.

DroidCommandos-Rookies

En una gran escena de acción, acompañada de momentos humorísticos, grandes one-liners (como el uso del “Roger Roger” característico de los droides), e interesantes trabajos de cámara para una serie animada, especialmente para el dinamismo de la acción, lo que demostraba que este capítulo era algo más “adulto” que el resto de la serie, que de nuevo, sería algo que de a poco iría adoptando el programa con el pasar de las temporadas; los clones repelen el ataque, pero pronto se encuentran con el problema de la que la base emite una señal que anuncia que todo está bien y no se puede desactivar; refuerzos enemigos se aproximan y ellos no tienen como alertar a la República, por lo cual, la única solución es utilizar detonadores y el combustible de la base para detonarla, desactivando la señal y alertando a la flota de la República. El problema surge cuando el detonador remoto no funciona, por lo cual, Heavy -quien ya había pateado traseros robóticos con una gatling gun- decide sacrificarse para estallarla manualmente, ya que como les dice, es más importante proteger a sus hermanos en Kamino y asegurar la victoria.

La muerte de Heavy cumple su cometido, y además de permitirle a Cody, Rex, Echo y Fives sobrevivir, alerta a la flota de Obi Wan y Anakin, quienes se apersonan a tiempo para impedir el ataque de Grievous. Finalmente, los dos “rookies” son premiados por su heroísmo, y pasan a formar parte de la 501, la unidad de Elite comandada por Rex al mando de Anakin.

Lo que deja “Rookies” finalmente es la demostración de que “The Clone Wars” podía ser una serie que apuntara tanto al público infantil, como al adulto, generando un buen balance entre acción, ciencia ficción, drama y humor, o sea, la fórmula de la que se valió Star Wars desde el comienzo para tener éxito, y que obviamente cuando ha encontrado el balance correcto, es cuando mejor le ha ido.

Y es justamente la clase de lecciones que confiamos, se tomaron en cuenta al hacer “Rebels”, la nueva serie que llenará el espacio temporal entre los episodios 3 y 4, y que se apronta a su estreno oficial (al momento de escribirse esto, estaba disponible en pre-estreno por internet). De todas formas, considerando que el proyecto sigue siendo liderado por Dave Filoni, ahora acompañado de Simon Kinberg (quien está involucrado con la producción de la nueva trilogía) y de Greg Weisman (de enorme trabajo en Young Justice, junto a Brandon Vietti), probablemente no hay personas más capacitadas en el rubro para sacar adelante la tarea. Por lo mismo, además de recomendarles nuevamente no sólo “Star Wars: The Clone Wars” – y de paso, “Avatar: The Last Airbender” y “Young Justice”-, sino que “Star Wars: Rebels”, que le ponemos nuestra fichitas que será algo digno de ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s