Ida (2013)

Empieza la cobertura de Revius de #SANFIC10, y partimos comentando una película que está dando qué hablar hace mucho tiempo. Se trata de Ida (1D4), relato dominado por Anna, una novicia polaca pronta a confirmar sus votos que visita a su único pariente vivo, su tía Wanda. El inesperado encuentro parte con un revelación fundamental que cambiará su vida. Su nombre nunca ha sido Anna, su nombre es Ida, y le fue otorgado por sus padres, que eran judíos, y quienes fueron asesinados en Polonia durante la II Guerra Mundial.

Afiche

Anna (Agata Trzebuchowska) abandona el convento de monjas en la fría Polonia siendo una mujer, y regresará siendo otra totalmente distinta, incluso con otro nombre. El objetivo de su viaje es uno sólo. Pasar un tiempo con la única familiar que tiene, pero que no conoce, antes de dar el paso definitivo en su vida religiosa, que consiste en declarar sus votos de pobreza y castidad convirtiéndose en monja. Dirigida por Pawel Powlikowski, Ida es un aclamado drama polaco donde acompañaremos a Ida en el viaje físico y espiritual que realiza en el descubrimiento de su historia personal. El encuentro con su tía Wanda (Agata Kulesza) representará -voluntariamente- última tentación del mundo “carnal” antes de entregarse a Dios, debiendo, por un lado, asumir que ser monja significaba renunciar a un sinfín de placeres en beneficio de otros, pero por otro, asumir que sólo podrá ser una servidora de Jesús si es capaz de renunciar a su pasado que recién comienza a conocer.

Su tía Wanda jamás fue lo que Ida esperaba. Jueza en Polonia y ferviente activista, es conocida como “Wanda la roja”. Claramente, Wanda e Ida son realidades totalmente opuestas. Por ejemplo, Ida es una mujer que vive en comunidad. Wanda, por su parte, es solitaria y disfruta de encuentros ocasionales con hombres. Del mismo modo, mientras Wanda niega siquiera la posibilidad de hablar de Dios, Ida simboliza todo lo opuesto. Quiere convertirse en una monja en Polonia, uno de los países de mas fuerte raíz cristiana de Europa. Es fácil para los lectores imaginarse a Ida. Las monjas son iguales en todas partes. Pero el personaje de Wanda es misterioso desde un comienzo. Para que me entiendan, Wanda es una mujer independiente en el pleno apogeo de los derechos de las mujeres de los 60’s. Para los chilenos, es una “Gloria” polaca. Así, mientras una le reprocha a la otra la castidad (con un notable “c’est la vie”), la otra le reclama no olvidar el motivo del viaje, descubrir el paradero de los padres de Ida, con claras aluciones a la fe. Vehemencia v/s templanza constantemente es lo que nos entrega una y otra.

07-ida-pawlikowski (1)

Desde acá en adelante spoilers importantes. Lo atractivo del guión de Ida no son las dudas que Ida precisamente tiene respecto de sus votos. Todos sabemos que esa fórmula es bastante añeja. Lo increíble es la transformación de Wanda. Primero, se nos presenta como la tía que nunca realizó gestión alguna para recuperar a su sobrina del orfanato. La tía que recibe fríamente a una sobrina de la cual tenía noticia, pero que nunca quiso conocer. Pero luego de contarle la verdad a Ida respecto de sus padres y su origen, vemos como inmediatamente empieza a cambiar. Es ella quien propone el viaje para que Ida conociera su historia (que es también la de Wanda, aunque no lo asuma); es ella quien se acerca a Ida no ya de una manera protectora, sino con una afán “rescatista”. Ida le refleja el sin sentido que tiene su soledad, por lo mismo, Wanda intentará hasta en el más mínimo detalle generar dudas en Ida. Pero créanme, sólo estamos rasgando la superficie de la historia de Wanda, como veremos a continuación.

La forma en que una se descubre a la otra, está muy bien diseñada. La relación entre ambas es muy vertical desde un comienzo. Ida no se acerca a Wanda pues ve en ella a una puta (curioso, pues Jesús incluyó en su grupo a Maria Magdalena), mientras que Wanda ve a Ida como una niña que no sabe lo que hace y que ha renunciado a vivir lo mejor de la vida. Pero esta barrera se rompe cuando sabemos la verdad de Wanda, y entendemos por qué estaba tan interesada en volver al pueblo de su infancia. Cuando todos creemos que es Ida quien tiene que reconciliarse con su verdad y su historia, descubrimos, por el contrario, que es Wanda quien tiene más capítulos que cerrar, y para ello necesitaba la compañía de alguien. Así, descubrimos que al momento de la guerra, Wanda, en su juventud y motivada por la  política, dejó al cuidado de su hermana su hijo para poder ir a la lucha. De edad similar a Ida, el niño terminó sufriendo la peor suerte de la guerra. Quienes en un comienzo los escondieron de los alemanes terminaron por matarlos y quedarse con sus bienes. Pero al enfrentarse a la realidad de matar 2 niños, optaron por asesinar al hijo de Wanda, quien por sus rasgos judíos y ser circuncidado, sería descubierto tarde o temprano. Ida, en cambio, era una niña de pelo rojo y tes clara, por lo que decidieron dejarla en manos de un sacerdote para que corriera distinta suerte.

En cuanto a las críticas, estas son muy personales. Hay algo en el cine blanco y negro, como opción narrativa, que no me termina de gustar. Sin dudas que en este tipo de películas basadas en tiempos anteriores ayuda, pero no es la forma que más me convenza de aportar drama. En el resto, Ida es notable. Las actuaciones de ambas mujeres resaltan con luces propias. Ver como Ida cuestiona su vida y su fe sólo a través de su potente mirada perdida es notable. Es difícil olvidar esa mirada penetrante cuando libera su pelo (y se libera de Dios). Aunque la película sea en blanco y negro, “vemos” que su cabello rojizo como el de su madre le enrostra un pasado que debe asumir y querer. Luego de ver Ida, quedas con una hermosa sensación final, donde te das cuenta que Wanda no cuidó a Ida no porque no quisiera, sino porque era incapaz de cerrar esa etapa de su pasado. Decisión sabia de la superiora terminó siendo haberla obligado a conocer a Wanda, pues Anna era monja mas por obligación que por opción. Ida, por el contrario, tiene mucho que vivir y descubrir.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s