Les Grandes Ondes (à l’ouest) (2013)

Les_Grandes_Ondes_a_l_ouest_25-02-14-04-03-56
Continuando con nuestra revisión de SANFIC, en esta ocasión analizamos “Les Grandes Ondes” – una coproducción entre Suiza, Francia y Portugal, y dirigida por el suizo Lionel Baier.

Corre el año 1974 y las autoridades le ordenan al director (Philippe de Roulet, interpretado por Jean-Stéphane Bron) de la radio estatal suiza que modere o aligere un poco el contenido negativo y marcadamente político de sus programas y que se enfoque en relatar cosas positivas o incluso favorables al gobierno del país. Para esto, envía a una dupla de periodistas de la radio a cubrir el aporte económico concreto de Suiza a Portugal, un país que llevaba décadas bajo un régimen autoritario (o dictadura, dependiendo de a quién le pregunte) y cuya situación económica se encontraba lejana a la prosperidad helvética.

Los elegidos para esta propagandística misión son Julie Dujonc-Renens (interpretada por Valérie Donzelli) y Joseph Marie Cauvin (el actor de comedias Michel Vuillermoz). Ella, una joven periodista abiertamente feminista, conductora del programa radial “El Ágora de la Mujer” y que espera conducir un programa diario en vez de semanal. Él, un veterano reportero que ha viajado por el mundo y cuenta sus aventuras aún cuando nadie le pregunta, con un carácter un poco más tradicionalista y una tendencia a hablar cuestiones ininteligibles. A ellos se les suma Alain, que prefiere ser llamado “Bob” (Patrick Lapp), el sonidista y conductor de una van Wolkswagen, que cumple el rol de mediador improvisado entre dos personas con caracteres tan distintos.

La película quizás sufre un poco de una trama un tanto predecible, más allá de los detalles amables y un tanto extravagantes que le dan un toque especial. En cierto sentido, intenta ser más que la suma de sus partes pero no lo logra: se queda en una incómoda mezcla de drama, comedia, road-trip movie y homenaje al cine europeo de los años setenta, sin lograr una cohesión que eleve dicho material. La parte comédica es efectiva en cuanto se basa al peculiar comportamiento de los personajes, tanto los protagonistas como los secundarios: una de las escenas más notables se produce cuando los periodistas entrevistan al encargado de una planta de tratamiento de agua financiada con dinero suizo. El profundo-pero-casual racismo del encargado no logra sino enfurecer a Julie, quien debe intentar mantener su temperamento mientras realiza la entrevista.

La parte dramática está un tanto menos desarrollada, manteniéndose en un plano menos superficial pero que de todas maneras informa el desarrollo de las relaciones entre los protagonistas. En primer lugar, la aparición de Pelé (Francisco Belard), un adolescente portugués que aprendió francés viendo las películas de su ídolo Marcel Pagnol y que hace de intérprete de los periodistas suizos que son casi incapaces de darse a entender. La historia de Pelé es la de un joven cualquiera que tiene, en teoría, toda una vida por delante, pero que en un país bajo una dictadura (y en especial Portugal, que se encontraba en medio de las Guerras Coloniales en África en esos momentos) en verdad está condenado a servir en un ejército peleando una guerra sin sentido. Una juventud obligada a crecer a la fuerza, dejando atrás la inocencia, las películas de Pagnol y los sueños de una vida más pacífica.
El otro elemento de drama está dado, curiosamente, por Cauvin. El errático comportamiento del veterano reportero es producto de una herida de guerra que le trajo una consecuencia aciaga: una progresiva pérdida de su memoria. Quizás esto no sea tratado extensivamente por el filme, pero sí logra que el espectador evalúe y revalúe la forma en que Cauvin se comporta. Sus silencios, su jerigonza, sus anécdotas cada vez menos coherentes. Cuando Cauvin cuenta detalles de su vida, uno no sabe si es realmente lo que pasó o es una fabricación de una memoria cada vez más inestables. Y para alguien con una reputación como la de Cauvin, parece ser un doloroso camino para un infausto final.

La película comienza como una sátira absurda del periodismo de propaganda (en particular porque la ayuda económica de Suiza a Portugal fue irrisoria) y termina siendo una evaluación de las cosas que logren que personas tan distintas logren un lazo inesperadamente fuerte. El giro de la película se da cuando nuestros protagonistas se enteran (en otra escena memorable de la película), gracias a sus equivalentes de la Radio Belga, que en Portugal ha ocurrido “la Revolución” (que a posteriori sería conocida como “La Revolución de los Claveles”) y ha caído el gobierno autoritario. El tono burlesco y sarcástico de la primera parte da paso a un tono un poco más solemne pero, al mismo tiempo, más liberado – coincidente con el ambiente festivo y esperanzador de quienes celebraban el retorno de la democracia.

El problema es, como ya mencionamos, que la mezcla de los diversos elementos no logra cuajar. Hay momentos que no funcionan, momentos que sí, y otros momentos que aparecen de la nada como sacados de otras películas (en particular, un repentino número musical), pero no logra un tono consistente. Hay detalles que llegan al corazón y momentos desperdiciados, todo envuelto en buenas intenciones y mucho cariño. Una cálida paleta de colores y música con ciertos tonos de jazz logran crear una atmósfera apropiada a la época, demostración del homenaje que el director realiza hacia las películas de esos años. Lástima que en otros aspectos la película no alcance las alturas esperadas.

Con todo, hay peores maneras de ocupar 1 hora y 20 minutos de su tiempo. “Les Grandes Ondes” es una simpática película con las suficientes pinceladas de comedia para entretener y buenos indicios de drama para emocionar. Los defectos en los que cae pueden perdonarse mientras las expectativas se mantengan bajas y no se espere una obra maestra que cambie la forma de ver la vida. Es como para ver en una tarde de verano y sonreír.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s