Volantín Cortao (2013)

Los egresados de la carrera de cine de la UDD jamás imaginaron que su proyecto de titulación fuera tan exitoso. Recorriendo el mundo en los festivales de Roma, Lima y Locarno, y llevándose el recibimiento del público en el Festival de Valdivia, Anibal Jofré y Diego Ayala silenciosamente construyeron una obra que ha adquirido vida propia y vuela por el mundo como representante de lo mejor del cine nacional. Hablamos de “Volantín Cortao”, el nuevo estreno de #ChileTerritorioDeCine.

VOLANTIN-CORTAO_AFICHEFINAL_PRINT5-500x714

Cuesta imaginar un relato que refleje tan bien uno de los problemas importantes de un grupo considerable de la juventud chilena. “Volantín Cortao” se mete donde pocas veces habíamos visto cámaras, un centro del SENAME. Manuel (René Miranda) es un joven de 16 años que visita el centro luego de cometer un robo con intimidación. Claramente es reincidente. En sus palabras, él asalta a los que andan vendiéndola. Quizás en esta oportunidad la vendió, porque no se trata de una persona arrepentida que sienta que está en dicho establecimiento por un problema circunstancial. Por el contrario, su actitud es la de cumplir rápidamente con sus obligaciones para continuar con su vida. En este centro trabaja Paulina (Loreto Velásquez), una estudiante de trabajo social que se encuentra desarrollando su práctica, y a quien le encargan monitorear la evolución de Manuel. Su postura respecto a la intervención con los jóvenes es más moderna. Adopta una posición mucho más inclusiva que represiva, lo que vemos desde un primer momento cuando no denuncia a Manuel por portar una “mariposa”, y lo que le significa una reprimenda de sus superiores.

Rápidamente 2 historias paralelas se construirán. Una será la relación entre Manuel y Paulina. Una atracción, bastante sexual, surge evidentemente entre ellos. Paulina se tomará más atribuciones de las que normalmente se toma un monitor (por ejemplo lo acompañará a una fiesta o visitará su hogar), y Manuel por su parte, privilegiará encuentros con ella en desmedro de las juntas que realizaba con amigos del barrio. Desde entonces surge un cambio en Paulina, quien se abre a otra realidad social, acogiéndola con la mirada que tendrían pares y no con una mirada paternalista que recomienda un órgano que pertenece al gobierno. La segunda historia, muy ligada, es particular de Paulina. La forma de relacionarse con Manuel significa, directamente, una crisis de vocación para ella, crisis que se ve potenciada por los irregulares acercamientos que sufre por parte de su superior en el centro del SENAME. Este quiebre interno se muestra de varias maneras. Acercarse a Manuel es sólo una de ellas. Veremos además como Paulina se aleja de sus padres día a día, en una relación que hasta entonces, se nos mostraba bastante sana.

Todos estos sucesos en “Volantín Cortao” se muestran sin prejuicios. Ayala y Jofré nos muestran los reconocimientos de delitos y comisión de otros sin reproche o valoración alguna. No sólo hablamos de los que habría cometido Manuel, sino de las reacciones de Paulina al acoso de su jefe. Su cámara se graba en un plano horizontal. La idea es mostrarnos que ambos son jóvenes promedio. De distinta realidad social, pero promedio. No corresponde que los miremos desde un pedestal y los juzguemos. Por eso es sabia la decisión del equipo de la UDD de insertarse en el mundo de Manuel y Paulina, y no tanto en el centro del SENAME. Así, podemos descubrir la historia de Manuel que justifica totalmente su forma de ser. Hablamos de un niño que fue abandonado por su madre, que vive en una población violenta y que debe salir a trabajar a las micros para ayudar a su abuela-madre.

VolantinCortao

“Volantín Cortao” tiene una serie de potentes mensajes. El primero de ellos (que bien reconoce en su crítica Roberto Doveris) es la discriminación que se da entre ambos en un comienzo, y que después perdura entre Paulina y el círculo de amigos de Manuel. Si bien ni Manuel es tan pobre ni Paulina es tan cuica, a ambos los separan mundos de distancia. Es curiosa tanta distancia cuando no hablamos de grupos sociales que estén en los extremos. Para sorpresa de ambos, pero en especial de Manuel, se darán cuenta que son capaces de compartir ciertos códigos que demostrarán la sintonía entre ambos. El desenlace notable de su historia, muy sorpresivo en la forma pero quizás no tanto en el hecho, parece decirnos que en el fondo, Manuel y Paulina son iguales, como podemos serlo cualquiera de nosotros. Manuel ha debido responder constantemente a las pruebas que la vida le enfrenta, pruebas que sortea de una forma más violenta que otros porque a veces no ha tenido otra opción viable de enfrentarlas.

Hay otras discusiones que en el guión se toman brevemente pero que son también muy interesantes. La vocación a la hora de elegir una carrera, la violencia sexual de superiores a inferiores, son ejemplo de ello. Pero hay un mensaje claro que debe prevalecer. Para darnos cuenta de la realidad que viven otros, en especial quienes están más excluidos de la sociedad, basta compartir un día con ellos. “Volantín Cortao” es un llamada a no ser espectadores de las desgracias ajenas. La película no te pide una actitud de superhéroe. Basta sentarte a escuchar con ganas de entender. Lo importante es hacerlo sin prejuicios ni caricaturas, precaución que toman muy bien Ayala y Jofré sin disfrazar esta historia como una novela de amor entre el pobre y la princesa. Pueden (y deben) ver “Volantín Cortao” en todas las salas del Convenio #ChileTerritorioDeCine en 13 regiones del país.

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s