The Walking Dead S05E04: “Slabtown”

latest

¿Se acuerdan de Beth? Volvió! No en forma de fichas, pero sí está de regreso en un nuevo capítulo de The Walking Dead que nos pone al día con sus desventuras.

Beth, Beth, Beth… Que bueno que los escritores de la serie se acordaron de ella -ciertamente más de lo que su propia hermana Maggie lo ha hecho en esta temporada- y nos entregaron un capítulo que nos pone al corriente con las desventuras de la menor de las hermanas Greene desde que fuera secuestrada -o como dirían sus captores, “rescatada”- de la compleja situación en que estaba junto a Daryl la temporada pasada, así como también tuvimos una respuesta al dónde se encontraba, una vez que la vimos despertar al final del ciclo anterior.

Y el lugar exacto era el Grady Memorial Hospital (un lugar real por cierto) de la ciudad de Atlanta -no deja de ser curioso que luego de 5 temporadas, aún todos los acontecimientos de la serie se hayan mantenido relativamente cercanos a dicho centro urbano, más considerando el viaje a Washington que les espera a nuestros personajes-. Los captores de Beth no eran más que policías, quienes se encontraban a cargo de la oficial Dawn Lerner (Christine Woods), la líder de dicho lugar y que mantenía no sólo el orden entre su grupo de sobrevivientes, sino que además una ilusión de normalidad dentro del caos, a la vez que esperaban impacientemente por un supuesto rescate -el cual, como sabemos nosotros, y como se los hizo ver Beth, nunca llegará-.

La policía, como le cuenta a Beth  el Doctor Steven Edwards (Erik Jensen) -único médico del hospital, y aparente aliado de la muchacha-, se vio en una posición de liderazgo luego de que el superior de Dawn, quien estaba previamente al mando, cometiera un error que les costara la vida a varios del grupo de sobrevivientes. Desde ese momento no sólo Dawn quedó al mando, sino que además se instauró un sistema especial de funcionamiento al interior del hospital, basado en el concepto de deuda: si tomas algo tienes una deuda, por lo tanto debes pagarla trabajando. Este sistema de organización laboral obviamente resulta beneficioso para el grupo en el poder -los policías- quienes constantemente cobran deudas debido a ser quienes mantienen el orden y protegen a los que ellos estiman como “débiles” de la constante amenaza de los zombies. Es esta también la forma en la cual procuran aumentar su fuerza laboral, ya que al “rescatar” gente como Beth, los introducen al funcionamiento de su grupo -ante la posibilidad de escapar, pese a las promesas de “libertad” una vez pagada la deuda-, y les obligan pagar la deuda de forma forzosa, trabajando para ellos.

slabtown_the_walking_dead

Ahora bien, el problema surge no sólo debido a lo viciada que está en su concepción esta particular “moneda de cambio” al interior del grupo, sino que además suma el hecho que varios de los policías -como el nefasto oficial Gorman (Cullen Moss)-, deciden actuar de acreedores de forma carnal, cobrando el pago de sus deudas mediante la violación de las pacientes del hospital, algo a lo cual la oficial Dawn hace vista gorda debido a que Gorman además ha intentado amotinar a los demás policías en su contra, por lo cual, amparada en un concepto bien prostituido de bien común (similar al que solemos escuchar de parte de varios sectores políticos diariamente), antepone su beneficio personal bajo justificación de actuar para la inmensa mayoría y la mantención del orden.

Y obviamente es en contra de Beth, la “recién llegada” contra la cual Dawn descargaría todas sus frustraciones, bien sea juzgándola de forma errónea al tratarla de débil o hacer referencia al cómo ella no sobreviviría en el mundo exterior (algo que la menor de las hermanas Green nos dejó más que claro que era perfectamente capaz de hacer luego de la temporada anterior), o desquitándose con ella luego de su accionar en las intervenciones quirúrgicas de un sobreviviente enfermo (que parecía ser de extrema importancia para Dawn, pese a los reparos del Dr. Edwards sobre no gastar insumos médicos en un sujeto que ya estaba perdido), o al estar presente en la amputación del brazo que realizan a una chica llamada Joan (Keisha Castle-Hughes, a quien veremos el próximo año en la quinta temporada de Game of Thrones como una de las “serpientes de arena”, las hijas de Oberyn Martell), primera fuerte señal para Beth de que las cosas no estaban bien y de que todo no era como parecía (de todas formas es algo que nosotros como espectadores sabíamos desde el comienzo, mal que mal, el capítulo no hizo intentos en ningún momento de ocultar el hecho de que las cosas estaban más que podridas en el hospital).

En este ambiente complejo para Beth, donde debe constantemente mantener una apariencia de debilidad -al menos, hasta antes del último cuarto del capítulo-, la vemos hacerse de dos aliados, o al menos uno real y uno aparente: el ya mencionado Dr. Edwards, el único médico restante en el hospital y que no sólo se muestra amable con Beth, ayudándola ante el acoso de Gorman (en una escena bastante perturbadora que involucra un chupete), y en general contándole y explicándole el funcionamiento del grupo de sobrevivientes desde los días de mayor caos generado por los zombies y el bombardeo de Atlanta por parte de la fuerza aérea, sino que es el único que parece mostrar interés en su bienestar personal (incluso dándole de su comida, para que no tuviera que deber aún más al grupo); y el otro aliado que tendrá es Noah (Tyler James Williams), otro paciente del hospital que es utilizado para trabajar y mantener la limpieza, pero que se encuentra planeando un escape para retornar a la seguridad que al menos -antes de terminar en el hospital- había sido su comunidad en Richmond, Virginia, fuertemente amurallada.

Lamentablemente las cosas para Beth se complicarán luego de que el Dr. Edwards le da adrede una instrucción errónea respecto a qué medicamento utilizar para tratar al paciente herido que había llegado hace poco, lo que provocaría su muerte. El bueno de Noah se sacrificaría para recibir el castigo que habría recibido Beth, situación la cual apuraría los planes de ambos para escapar del lugar.

La clave para escapar estaba en una llave del ascensor que mantenía en su oficina Dawn, por lo cual, debían extraerla de ahí. Beth estaba en ese acto cuando realiza 2 descubrimientos: Gavin Trevitt, el último paciente en entrar -mismo que Beth matara accidentalmente tras seguir órdenes del Dr. Edwards- también era un médico; y Joan, la chica a la que habían amputado el brazo, se había suicidado en la oficina de Dawn -lo que pronto haría que se convirtiera en zombie-. Para complicar las cosas, Gorman se apersona en el lugar y busca cobrar su crédito aprovechando la presencia de Beth, pero la chica, luego de engañarlo, lo golpea con un jarro de dulces, para luego dejarlo a merced de la ya zombificada Joan. La “vaquera chica” toma el arma del oficial caído, guía a los demás policías al lugar, y luego procede a escapar bajando por el ascensor de los “desperdicios” junto a Noah.

Beth-Elevator-Flashlight

Luego de una aparatosa caída -y la consecuente lesión de Noah-, viene una muy bien lograda secuencia de acción, utilizando la oscuridad del sótano, y la escasa luz que proporcionaba una linterna, para mostrar el escape de los dos y los balazos hacia los zombies que habitaban el lugar y se hacían cargo de los “desperdicios” (en cierta forma, recordó la oscuridad y el ambiente claustrofóbico que se siente al jugar “Doom 3”, por si alguien lo ha experimentado). A la salida del hospital, más zombies, pero cuando el escape parecía inminente, Dawn y los policías sobrevivientes se abalanzan sobre Beth, frustrando su escape, aún cuando la vemos sonreír ya que por lo menos Noah logró su cometido.

De vuelta en el hospital, vimos la destemplada reacción de Dawn luego de ser increpada por Beth ante el hecho que no recibirían rescate, y a lo viciado de su liderazgo al permitir que sus subalternos realizaran lo que quisieran amparados en el “bien común”. En cierta forma, la figura de Dawn Lerner está presente para efectuar comparaciones con Rick, no sólo por ambos ser policías, sino por la forma en que se vieron enfrentados en una situación de liderazgo, y aún teniendo en cuenta el rigor de las circunstancias que muchas veces no pueden controlar, ciertamente queda claro que Rick posee un liderazgo más fuerte, no sólo por ser constantemente quien -para bien o para mal- debe tomar las decisiones imposibles en los momentos más difíciles, sino además porque pese a todo lo que ha pasado hasta ahora -y a la brutalidad a la cual Rick Grimes ha debido recurrir cada vez con mayor frecuencia-, Rick todavía mantiene cierta humanidad, o cierta decencia que baña de moralidad sus decisiones: Rick no caería al nivel de Gareth de recurrir al canibalismo, no haría como Dawn y miraría para un lado mientras sus subalternos se dedican a violar gente, ni mucho menos llegaría a los niveles megalomaníacos del Gobernador.

Para terminar, y mientras recibe curaciones de las heridas que le propinara Dawn, Beth encara una vez más al Dr. Edwards, debido a que ya sabe que él la utilizó para matar al Dr. Trevitt cuando ingresó como paciente, ya que sabía que si lo dejaba vivir, sus privilegios y seguridad por ser el único médico en el hospital se acabarían. Para terminar el capítulo, Beth armada con tijeras se aprestaba a ajusticiar a sus captores, pero no contaba con que en aquel momento ingresaría al hospital una nueva paciente, nada menos que Carol, de quien no sabemos la condición en la cual ingresa (o si acaso será parte de un plan para sacar a Beth de ahí, mal que mal, ¿quién dice que ella y Daryl no se encontraron con Noah y tomaron conocimiento de lo que ocurría?).

Así concluyó un nuevo capítulo de The Walking Dead, que no bien planteó una premisa interesante y un misterio atrayente, no presentó una solución adecuada. Esto puede deberse en parte al hecho no sólo de la poca familiaridad de muchos con Beth todavía (no bien Emily Kinney realizó un gran trabajo en el capítulo, considerando que era el único rostro familiar que teníamos para guiarnos), sino además al hecho de que el episodio no fue promocionado como la primera parte de un arco que tendría lugar ahí, por lo tanto, se esperaba una cierta resolución al capítulo que nunca llegó, no bien el misterio que terminó presentando al final fue lo suficiente para mantenernos enganchados.

Notas al cierre:

  • Trayendo de vuelta un elemento de la temporada anterior, y haciendo énfasis en el hecho que Emily Kinney también tiene una exitosa carrera en la música country, este capítulo contó con varias canciones a lo largo de él -que además contribuían a la sensación de normalidad que se experimentaba dentro del hospital-. Dichas canciones eran “Be Gone Dull Cage” de Kiev, “You Better Run” de Junior Kimbrough, y el clásico del blues “Nobody’s Fault But Mine” de Blind Willie Johnson.
  • Emily Kinney tiene la misma capacidad que posee Jenna Louise Coleman para colocar esos ojos de perrito enternecedores en variadas situaciones.
  • El cuadro que el Dr. Edwards tenía en su oficina era “La Negación de San Pedro”, pintado por Caravaggio, y que sirvió como su justificación para haber causado la muerte del otro médico, al recordar la historia de como Pedro negó a Cristo 3 veces para salvarse de la crucifixión. Por cierto, ni idea si el cuadro supuestamente era el original (que está en Museo Metropolitano de Arte de New York) o una copia.
  • “Slabtown”, el título del capítulo, viene de “Slab Town”, el antiguo barrio rojo de Atlanta y que se encontraba localizado durante el siglo XIX en el mismo lugar donde posteriormente sería erigido el Grady Memorial Hospital.
  • Cuanto de “Audition” en la escena de la amputación del brazo de Joan.
  • Los sobrevivientes del hospital se estaban manteniendo, aparte de cultivando sus propios vegetales, mediante el consumo de carne de cuye. Para Master Chef…

The.Walking.Dead.S05E04.Zaipoc.com_00_34_22_00007

Anuncios

3 comentarios

  • Pingback: The Walking Dead S05E05: “Self Help” | REVIUS

  • El capitulo es muy bueno , no tiene nada que envidiarle a los 3 que le antecedieron , y con eso quiero decir que tal vez esta 5ta temporada es la mejor de todas . La 1era temporada es muy buena, pero con una gran diferencia , en la 1era temporada la serie nos asombro por lo novedoso de sus planteamientos , y su casi brutal puesta en pantalla de algunas escenas , por eso , el ahora estar con una 5ta temporada que sigue asombrandonos es mas valioso . Un detalle que me llamo la atencion , en este estupendo capitulo es el momento que Beth sale del contenedor lleno de zombies , hay uno que ella mira con detenimiento y que tiene la cara del regordete “genio” que supuestamente estan llevando a Washington , estoy en lo correcto? o solo es una confusion de mi parte?

    Me gusta

  • Pingback: The Walking Dead S05E06: “Consumed” | REVIUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s