Gotham S01E07: “Penguin’s Umbrella”

Varios misterios y arcos abiertos desde el piloto se van cerrando en “Penguin’s Umbrella”, en un capítulo que confirma la tendencia al alza de la serie.

Hemos comentado que la serie ha sufrido muchos problemas en sus inicios, pero que de a poco ha encontrado y refinado una formula que va funcionando mejor. Está semana, Gotham dio varios pasos más hacia definitivamente encontrar el ritmo necesario, al dejar absolutamente de lado la serialización, al menos en este capítulo, y tomar riesgos al poner a sus protagonistas en peligro y avanzar de manera más definitivas sus tramas. También es positivo que el final del capítulo, sirve para cerrar algunos de los “mini-misterios” que había planteado la serie, y abrir nuevas posibilidades donde puede crecer la trama. Esto, de la mano de que nuevamente la serie elija reducir la cantidad de personajes presentes en el episodio, algo que ayuda a suavizar una narrativa que en los primeros episodios tendió a lo caótico por la cantidad de protagonistas que manejaba.

Empezamos donde quedamos en “Spirit of the Goat”, con Cobblepot revelando al GCPD que efectivamente sigue vivo, y desatando la furia de Fish Mooney, quien sabe que El Pingüino sabe demasiado de sus planes por socavar el poder de Falcone, y representa un riesgo. Es por esto que Fish le propone a Falcone que maten al Pingüino y enfrenten directamente a Maroni de ser necesario, mientras Don Carmine Falcone desea una solución más pacífica. Fish le pide directamente a Maroni que le entregue a Cobblepot, y este simplemente le responde pidiendo al Pingüino que se disculpe. Estas escenas además de desatar el conflicto venidero del capítulo, sirven para relucir lo que mejor hace la serie, la rivalidad entre las mafias, los momentos pasivos-agresivos y en general el desarrollo del conflicto entre la familia Maroni y Falcone, que en este capítulo termina en confrontaciones directas.

Gordon, sabiendo que la mafia vendrá por él, saca a Barbara de la ciudad, y se prepara para efectuar un desesperado plan de arrestar a Falcone y el alcalde por sus múltiples crímenes y corrupción, en un intento de por caer ruidosamente, en vez de entregarse así como así. Antes que logre esto, es interrumpido por un tal Victor Zsasz (Anthony Carrigan), frió y despiadado asesino, que es encargado por Falcone de traer vivo a Gordon. En una de las secuencias más cargada con tensión y acción que nos ha ofrecido la serie hasta ahora, Zsasz llega a la misma comisaría de GCPD a buscar a Gordon. La frialdad con que Zsasz le pide a todos que vacíen la comisaría para llevarse a Gordon sin problemas, y como titubean la mayoría de los policías, hace un gran trabajo en mostrarnos a la vez el verdadero poder de la mafia en Gotham, y además dar los primeros indicios de que hasta para la corrupta policía de Gotham, entrar al cuartel a secuestrar a uno de los suyos puede ser demasiado. El tiroteo entre Zsasz y Gordon resulta muy bien, creando realmente la sensación que tal vez la vida de Jim no está en peligro, pero su integridad sí. También cabe alabar lo realista de la secuencia de acción, con Gordon rápidamente agotando sus municiones al estar en desventaja numérica, y recibir balazos en el abdomen y la pierna.  Lamentablemente, el rescate un tanto demasiado oportuno por parte de Montoya y Allen entorpece momentáneamente el ritmo del capítulo. Al menos, ahora que saben de la inocencia de Gordon, ambos prometen ayudarlo a cumplir su promesa a Bruce Wayne, y con esto se siente que ambos integrantes del MCU ganan algo de valor en cuanto a su aporte a la trama.

Tal vez donde más ha crecido la serie es en la relación Bullock-Gordon. Hemos mencionado antes que la dinámica de la pareja de detectives funciona bastante bien, pero en este episodio se siente además un crecimiento en la relación. Aun que predeciblemente Bullock reacciona con ira y enojo ante el hecho que Oswald sigue vivo, es agradable ver que la serie no dio marcha atrás a lo mostrado la semana anterior, y Harvey se ofrece ayudar a Gordon en su plan. Al igual que la semana pasada, a pesar de mostrarnos un lado más noble y “heroico” de Harvey, Gotham complementa eso mostrando simultáneamente su lado más cínico y degenerado,  ya que esté llega borracho y con una mujer a la casa de Gordon a ofrecer su ayuda. Al día siguiente, la dupla, armada hasta los dientes, arresta al alcalde y lo lleva a la mansión de Falcone, donde intentan arrestar al jefe de la mafia también, pero son frenados por la amenaza de que Zsasz tiene a Barbara y la matará si le pasa algo a Falcone. A pesar de la advertencia de Bullock de que es un bluff, Gordon recula y se rinde, y se revela que efectivamente Zsasz tenía a Barbara bajo su poder. Toda está secuencia tenía una tremenda carga emocional, donde realmente se palpaba la desesperación de Gordon y de Bullock, y se transmitía que en verdad era una jugada de último minuto que más que la intención de triunfar, debía servir para que por último la muerte de Gordon y Bullock sirviera para sacar a Gotham de su letargo mediante un acto más simbólico que útil. Dos eventos, que no son relacionados entre sí, salvan a último minuto a los detectives. El primer evento es la vuelta de Barbara, a pesar de la orden de Gordon de alejarse de Gotham. Este hecho sirve narrativamente para salvar la vida de Jim, pero se siente un tanto cliché y débil comparado a la tensión que había generado el episodio, además de no hacerle ni un favor al personaje de Barbara que no termina de sentirse redondeado. El segundo evento, tiene que ver con las maniobras del Pingüino.

Como habíamos mencionado, este capítulo marcho al ritmo de Oswald Cobblepot, que cimentó definitivamente su posición en la lucha de poder en Gotham en este capítulo. Muchas piezas finalmente caen en su lugar cuando se nos revela que el Pingüino llegó a un acuerdo con Falcone el día de su captura a manos de Fish, y que él pidió expresamente que Gordon estuviese a cargo de matarlo, a cambio de revelar a Falcone los planes de Mooney y Nikolai, y  prometer ser su soplón en la mafia de Maroni si sobrevivía. Está maniobra no sólo es genial porqué le da peso narrativo a Gotham, algo que necesitaba desesperadamente, pero también porqué realmente se siente arriesgada, y eso hace que el hecho que resultó tenga valor y agregue un aura de genialidad al personaje de Oswald Cobblepot. Esto combinado con la conversación del Pingüino con su mamá el capítulo pasado, da peso a que Oswald siente algún tipo de conexión con Gordon, llevando a pedir a Falcone ahora que no lo mate. De esta manera, uno se da cuenta que realmente Falcone hubiese matado a Jim y a Bullock de no ser por la intervención del Pingüino, lo que ayuda a fortalecer el personaje de Carmine Falcone, y ayuda a que la trama se sienta cerrada y consistente.

El avance que se siente es tremendo, y se agradece que el show se meta más de lleno en una narrativa más a largo plazo y profunda, pero aún hay varios detalles que tiene que pulir. Hay momentos donde Gotham adelanta de manera demasiado obvia sus giros, como Montoya preguntandole a Gordon si realmente está a salvo Barbara, y otros momentos donde el dialogo es derechamente malo o momentos que no terminan de cuajar en el episodio. A pesar de esto, “Pinguin’s Umbrella” es un paso en la dirección correcta, y nos deja optimista a lo que se viene en Gotham.

Notas al cierre:

  • La toma inicial con Oswald Cobblepot caminando de frente a la cámara apoyado por su propio paraguas con su caminar característico es genial. Finalmente adopta más de lleno su seudónimo.
  • Anthony Carrigan, el actor que encarna a Victor Zsasz, también interpretó a The Mist en The Flash.
  • Victor Zsasz es un villano recontra-conocido de los comics y bastante querido por los fans, que posiblemente no aprecien su personificación más carismática y sofisticada.
  • “Alive is a very broad category”
  • Vemos que acá Zsasz replica su marca característica de los comics, de marcar con un cuchillo en su cuerpo sus asesinatos. Al introducirlo en un momento más temprano en la mitología Batman, tiene sentido que el asesinato que perpetua es “recién” el número 28.
  • Hablando de demasiados personajes en un capítulo, Bruce y Alfred se sintieron un tanto forzados en este capítulo. Ya van varios capítulos donde sus escenas aportan poco y nada.
  • Cabe notar eso sí que Alfred una vez más muestra una fortaleza y habilidad física que destaca su faceta más militar al estilo de Batman: Earth One.
  • “Honk Honk”
Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s