Love Actually (2003)

love-actually-poster

Comienzan las 27 horas de amor en Revius, donde por cada hora de la programación televisiva de la Teletón, iremos comentando una película centrada en el -incluya su calificativo favorito- amor.

God only knows…

Londres, a cinco semanas de la Navidad y la vida de un gran grupo de londinenses está a punto de cambiar gracias a ese sentimiento universal que le llaman amor. David, un novato y recién asumido Primer Ministro (Hugh Grant) no puede evitar sentir algo más que una relación profesional por su cándida y “plebeya” secretaria Natalie (Martine McCutcheon, por su parte la hermana del Primer Ministro, Karen (Emma Thompson) se encuentra inmersa en la rutina de un matrimonio de años con Harry (Alan Rickman), quien con el tiempo se ha visto atraído hacia su secretaria Mia (Heike Makatsch). En la misma oficina encontramos a Sarah (Laura Linney) quien lleva años enamorada de Karl (Rodrigo Santoro) uno de sus compañeros de trabajo; Sarah se encuentra entre los invitados a la boda de Peter (Chiwetel Ejiofor) y Juliet (Keira Knightley), planeada y llena de sorpresas por parte del mejor amigo de Peter, Mark (Andrew Lincoln) quien, a pesar de su mal carácter hacia ella, está secretamente enamorado de Juliet.

Otro de los asistentes a la boda es Jamie (Colin Firth), el que tras verse víctima de la infidelidad de su pareja, decide trasladarse a Francia con el objetivo de enfocarse en su escritura, donde conoce a la joven Aurelia, encargada de las labores del hogar del refugio de Jamie y con quien formará una conexión inmediata solo interrumpida por la barrera de idioma entre el inglés Jamie y la portuguesa Aurelia. En la recepción de la boda, un inmaduro Colin (Kris Marshall) se decide a viajar a Estados Unidos para combatir su mala suerte en el amor, idea que su amigo Tony (Abdul Salis) encuentra absurda y prefiere no darle mucha atención, mientras trabaja de asistente de cámara en escenas simuladas de sexo, donde John (Martin Freeman) y Judy (Joana Page) se conocerán. Mientras tanto, Daniel (Liam Neeson), un amigo de Karen y reciente viudo, debe hacerse cargo de rehacer su propia vida y la de su pequeño hijastro Sam (Thomas Brodie-Sangster), el que está empecinado en llegar hasta las últimas consecuencias de su inocente enamoramiento por una compañera de clase.

Todo sucede mientras en cinco semanas un otrora exitoso cantante, Billy Mack (Bill Nighy), intenta volver a posicionarse en lo alto de los rankings musicales con una versión navideña de su más grande éxito, siempre ayudado de su incondicional manager Joe.

love-actually-3

…What I be without you

Love actually is all around us“, dice el personaje de Hugh Grant a minutos de comenzar la película, y vaya que si nos rodea (al menos en las dos horas y quince minutos del filme). Y de todos los tipos posibles que podamos encontrar, primero en su faceta fácil, bonita y llena de expectativas: la ilusión inocente del “primer amor” en el caso de Sam, el amor que nace a pesar de la distancia y las dificultades con Jamie y Aurelia, el amor de los recién casados Peter y Juliet y la timidez entre Julie y John. Pero también en esa faceta devastadora y desgarradora que significa el desamor y la infidelidad entre Karen y Harry, la viudez de Daniel y el amor no correspondido de Mark hacia Juliet.

Una de las canciones más utilizadas durante la película es “Christmas is all around“, interpretada por el personaje de Bill Nighy, como recordatorio constante de la cuenta regresiva hacia la Navidad, fecha en que los sueños, expectativas y realidades de cada uno de los personajes saldrán a la luz para obtener el “final feliz” que todos desean. Para el epílogo, es “God Only Knows” ese clásico de The Beach Boys, el que toma el protagonismo para terminar de contarnos el desenlace de las historias que hemos seguido por más de dos horas.

De la pluma de Richard Curtis -también encargado del guion de simbólicas comedias románticas británicas como Four Weddings and a Funeral, las dos entregas de Bridget Jones y Notting Hill-, Love Actually cumple con entregar una comedia con las cantidades precisas de emociones: el evidente amor que le da su título y el cauce principal por el que cada personaje luchará a su manera, la incertidumbre ante los (casi en su totalidad) obvios desenlaces y, por qué no, los momentos que no fallan en identificarnos con un simple “wow, eso me pasó”. O “casi me pasó”. O “que bonito sería si eso pasara“.

Probablemente con esta película nos equivoquemos y la cantidad de amor no es la precisa, sino que pasa los límites de lo soportable para muchos. Pero esta no pretende ser una obra de autor, sino cumplir con entretener en base a las situaciones, ya sean positivas y negativas, de lo que conlleva ese muchas veces renegado sentimiento. Quizás nunca es demasiado amor.

Por eso, nos vemos en la próxima hora, porque Revius tiene mucho que amor para repartir y las películas en eso nos ayudarán en las 26 horas que quedan.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s